cabcat.jpg

Octubre 06, 2010

This painting is not available in your country

thispaintingisnotavailable.jpg

Paul Mutant, 2010
Acrylic on canvas
12" x 10"

Febrero 17, 2010

All mankind is of one author

lolitagunbook.jpg

All mankind is of one author, and is one volume; when one man dies, one chapter is not torn out of the book, but translated into a better language; and every chapter must be so translated...As therefore the bell that rings to a sermon, calls not upon the preacher only, but upon the congregation to come: so this bell calls us all: but how much more me, who am brought so near the door by this sickness....No man is an island, entire of itself...any man's death diminishes me, because I am involved in mankind; and therefore never send to know for whom the bell tolls; it tolls for thee.

Como casi todo el mundo, conocía esta cita de John Donne por el final -Por quién doblan las campanas- precisamente por una apropiación que a su vez generó muchas otras, pero no sabía que era suya. La mencionaba Jonathan Lethem en su famoso ensayo sobre el homenaje y el plagio, The ecstasy of influence, que a su vez homenajeba a otro o, dependiendo, hacía un uso indebido de material protegido por Copyright, la pescadilla que no cesa.

De los problemas que ha generado la gran burbuja de la propiedad intelectual, el plagio es posiblemente mi favorito porque es el popular y, por tanto, el que más confusión genera entre nosotros, los de a pié. Aunque he escrito mucho sobre eso, como Pero plagiar es otra cosa o El derecho a pensar, ninguna anécdota me gusta más que la que cuenta David Bravo sobre el club de fans de Andy y Lucas ni ningún texto me ha gustado tanto como Algo Prestado, de Malcolm Gladwel. Y el de Lethem, que Ballardian me ha recordado hoy.

El artículo trajo cola. Después de publicarlo, Lethem empezó Promiscuous materials, un proyecto donde invita a desconocidos a producir derivados de (algunas de) sus obras con una licencia personal e intransferible cuyas restricciones son artísticas, no económicas: si hay película, será un corto; si es teatro, será un acto de menos de 45 minutos, etc. Después de leerlo, los editores de Make empezaron la sección Appropriation in Creative Practice, de la que sale la bonita apropiación de Lolita que ilustra el post.

Y, naturalmente, el homenaje de Lethem parafraseando la ansiedad de Bloom murió por el camino y muchos citan a uno pensando que citran a otro, como demuestra el artículo del NYT sobre el cineasta Arnaud Desplechin:

Artists who believe in the mystique of originality are often reluctant to reveal their inspirations. But the magpielike Mr. Desplechin revels in what the writer Jonathan Lethem has called the ecstasy of influence. "I didn't invent anything," he said. "Being a director is not such a grand thing. My job is just to show the audience what I love."

Fue lo que le pasó a John Donne con el homenaje de Hemingway. Curiosamente, el proceso es reversible: hoy nadie se acuerda de por quién doblan las campanas, pero su reflexión sobre la naturaleza del autor es más relevante que nunca.

Enero 28, 2010

Collaborative Futures: un libro a doce manos

IMG_3843.JPGAdam ha ido a buscar la primera copia de Collaborative Futures, el libro que he escrito a diez manos ¡en una semana! junto con los muy formidables Mushon Zer-Aviv, Michael Mandiberg, Mike Linksvayer y Alan Toner, bajo la atenta supervisión de Adam. El mago croata Aleksandar Erkalovic, al que no había visto desde que me fuí de Zagreb, montó el editor mientras nosotros montábamos el contenido. Mago del código y de la noche: también montó a María..

La plataforma, por cierto, se llama Booki y no es menos formidable. Es GPL, mucho más fácil que un wiki y está diseñada para colaborar a muchas manos -esto es, a la vez- en libros de cualquier tipo, con un chat que hace a la vez de chivato y de twitter. El libro lo pueden leer, descargar, ampliar, mejorar, compartir, remezclar, distribuir desde aquí. Ha sido un encargo especial de Transmediale y lo presentaremos allí la semana que viene.

collab_fut.jpg
CF team - Faltan Adam y Alan y no se de quién es la foto...

Noviembre 02, 2009

Me gusta mi ADN, me gustas tú

Un juzgado mercantil de Barcelona ha condenado a dos empresas a pagar 90.000 euros al cantante Manu Chao y a su discográfica por plagio.

A pesar de los cuatro informes periciales aportados por la defensa para desmentir que las canciones eran similares, el juez justifica su decisión en el hecho de que se repite la frase 'Me gustas tú', alternada con 'Me gusta mi ADN'. Además, el ritmo, la melodía y la armonía de la canción del anuncio "evoca, recuerda y tiene cierta relación" con la original de Manu Chao.

Por todo ello, el juez estima parcialmente la demanda y condena a la editorial de 'ADN' y a la agencia TLC a pagar 70.000 euros a la discográfica Radio Bemba por daños patrimoniales y a Manu Chao otros 20.000 por daños morales.

Y me voy a callar.
Gracias Suli!

Octubre 20, 2009

Los nuevos dioses del Mar

seamonst.jpg

Del interesante artículo de Mónica López Ferrado en El Pais sobre la Guerra de patentes en el fondo marino, lo más importante aunque no lo parezca es esta cita:

"Las empresas acostumbran a querer llevarse entre el 98 e incluso el 100% de los royalties. Éste es un problema por el que se debe luchar, pero hemos tenido que pasar por ahí porque el investigador necesita ese dinero".

Nadie puede reprochar a una empresa el ser oportunista y querer sacar más tajada de la que le corresponde porque, según hemos establecido, su única responsabilidad con nuestra sociedad es respetar la ley. Pero, como bien dice Manuel Ferrer, investigador del CSIC, el investigador necesita ese dinero. Si los centros públicos se ven obligados a pactar con el diablo porque la administración descarga el bolsillo de los españoles en otros menesteres y la ley no estipula ni protege un modelo de intercambio que nos beneficie a todos, ¿de quién es la culpa?

La bonita Ilustración es de Stuart y Linda Mcfarlane para Medusa Island

Septiembre 02, 2009

Perpetual Storytelling Apparatus

perpetual_patent_storyteller-1.jpg

Después del deslumbrante Fulgurator, el misterioso Julius von Bismarck vuelve a la lista de premiados de Ars Electrónica con una instalación de carácter borgiano: Perpetual Storytelling Apparatus se descarga un fragmento de un bestseller de ficción y lo lee, eliminando articulos, conjunciones y otras cosillas sin sustancia extra-narrativa y procede a buscar todos los elementos de ese texto que corresponden a una patente registrada en una base de datos (google patent, imagino). Después la dibuja, junto con todas las patentes asociadas a esa primera patente, en un árbol genealógico interminable.

Estoy bastante post-vacacional y se entiende mejor viendo el video.

Junio 08, 2009

El partido pirata desembarca en el parlamento europeo

piratebay.png

El Partido Pirata sueco (PP) ha conseguido un escaño en las europeas con un 7.1% de votos. Al fin un ojo atento a las resoluciones y propuestas sobre Propiedad Intelectual en Bruselas.

Sobre los patrios, en Escolar.net

Noviembre 18, 2008

Un ratón entre rejas

mickeyballs.jpgMickey Mouse ha cumplido 80 años, pero no saldrá de la cárcel hasta dentro de 16, que es cuando expira el máximo de 96 años de prórroga aceptados en EE.UU. desde la última extensión del Copyright.

Cuando nació Mickey Mouse, en 1928, no se llamaba Mickey Mouse sino Steamboat Willie. Se llamaba así por Steamboat Bill Jr., una película de Buster Keaton que se había estrenado ese mismo año y de la que la animación era una parodia. Tanto es así, que cualquiera que tenga la edición en DVD de lujo de esta película puede ver la primera página de un guión donde dice "La orquesta toca las primeras estrofas de Seteamboat Bill", compuesta por Ren Shields y los Leighton Bros en 1910. O, en los términos que maneja la Disney hoy día, un crímen contra la cultura, los artistas y la humanidad en general.

Esto, por supuesto, no tiene nada de extraño. El imperio Disney ha crecido, no sin dificultad y varios nacimientos fallidos, gracias a material ajeno, especialmente las adaptaciones animadas de cuentos de hadas populares y una serie que años más tarde se convertiría en la maravillosa Alicia en el Pais de las Maravillas, basado en el clásico de Lewis Carroll.

Las dos caras del Copyright. Si lo hubiera hecho hoy, sin embargo, la compañía de el Estado de Lewis Carroll habría inerpuesto una demanda contra la compañía de Walt Disney por infringir el derecho intelectual de la obra de Carroll, publicada en 1865, sin pasar primero por caja, la empresa se habría hundido antes de empezar y ya no habría Mickey Mouse, ni Walt Disney ni, probablemente, más Alicia.

Por suerte para Disney, para Carroll y para nosotros, en aquel entonces el Copyright todavía existía para "promover el Progreso de las Ciencias y de las Artes, asegurando a los autores e inventores el uso restringido de su material durante un tiempo limitado".

Limitado es la palabra clave. Significa que los autores pueden vivir de su trabajo y seguir creando, pero no monopolizarlo de manera que la cultura se atasque. Gracias a esa limitación, Disney consiguió popularizar para siempre una de las obras más maravillosas jamás escritas y afianzar la industria de la animación en tiempos difíciles, cumpliendo su función de alimentar al artista y proteger el desarrollo cultural.

La limitación era de 42 años. Desde entonces, Disney otras compañías del sector han ejercido como grupo de presión para extender esa limitación hasta el infinito, la última vez en el año 2000 con la Sonny Bono Copyright Term Extension Act. Esta extensión, que tuvo lugar cuatro años antes de que la Disney perdiera al ratón, fue rebautizada como la Mickey Mouse Protection Act por los cientos de millones que la compañía invirtió para evitarlo. Como dice el famoso profesor de derecho y fundador de Creative Commons Lawrence Lessig, el copyright se renueva cada vez que Mickey Mouse está a punto de entrar en el dominio público porque Disney no quiere dejar que otros hagan con Mickey lo que hicieron ellos con el legado de los hermanos Grimm.

Quien roba a un ladrón. Lo peor es que, aunque sea irrelevante, es que Mickey Mouse ni siquiera era suyo. Walt Disney, que puso su voz al personaje durante 17 años, contaba que el roedor se le "apareció" en un sueño que tuvo en el tren. Supuestamente, en el sueño se llamaba Mortimer pero, como a su mujer no le gustaba el nombre, se convirtió rápidamente en Mickey y el resto es historia. En otra ocasión se dijo que fue inspirado por un ratón domesticado que jugaba entorno a su mesa de dibujo de Kansas City.

Lo cierto es que Mickey Mouse nació de la mano del dibujante Ub Iwerks para la productora Cinephone, un proyecto que compró la Disney para compensar la pérdida de los derechos de su estrella Oswald, el conejo afortunado, a manos de la Universal. Y, por eso, que hace 50 años habría sido importante y que hoy es sólo un tecnicismo, es posible que Mickey Mouse consiga liberarse de su prisión interminable.

Si no, el ratón seguirá cumpliendo sentencia bajo el yugo de la Disney. Quizá para siempre.

Este articulo, ilustrado, editado y con sus correspondientes enlaces, mañana en ADN.es.

Septiembre 24, 2008

La cultura después de la piratería

tecnobrega.jpg

Dicen que la industria del disco está en proceso de autoliquidación, que la del cine se tambalea y que la cultura agoniza sin remedio, asesinada por drogadictos que no valoran el sufrimiento de Maria Carey ni el talento de Sarah Jessica Parker lo suficiente como para pagar por ellos. Curiosamente, los paises donde las compañías se han rendido casi del todo están superando el trauma con una explosión de creatividad sin precedentes.

Inspirado por la formidable introducción al tema de Ronaldo Lemos en la última edición de Ars Electronica (.mp3), JL explica hoy los ejemplos de Nigeria y Brasil y qué es eso del Tecnobrega...

Brasil es un país que casi se ha quedado sin industria del disco. La primera multinacional del sector, Sony BMG, editó el año pasado sólo 13 títulos de autores brasileños, en un mercado de más de 180 millones de habitantes. Pero el negocio de la música brasileña en Brasil goza de un excelente estado de salud; sencllamente, se ha mudado a otro lugar.

(...) en el otro lado del Atlántico se encuentra la única industria del cine que ha crecido exponencialmente durante la última década: la nigeriana. En este país africano se rueda 1200 películas al año, trescientas más que en la India y casí el doble que en Estados Unidos. Y ninguna se estrena en los cines.

Todo empezó en 1992 según la versión más aceptada de la historia, por accidente. Un mayorista llamado Kenneth Nnebue no sabía como deshacerse de una gran partida de cintas vírgenes VHS que había comprado a un fabricante en Taiwan. Pensando que quizás podría librarse de ellas más facilmente si no estuviesen vacías, se decidió a producir una película, Living in Bondage. Contra todo pronóstico vendió más de 750.000 copias, y animó a muchos otros a hacer lo mismo.

Hoy en día, las películas producidas en video digital y rodadas en casas, comercios y otros espacios cotidianos -En Nollywood no tienen platós ni estudios- superan en popularidad en su país y en buena parte de Africa a las producciones norteamericanas.

Sigue leyendo La cultura después de la piratería en ADN.es

Septiembre 18, 2008

fake

Apparently any image can be “copyrighted” if an artist gets there with it first. From Roy Lichtenstein’s Ben-day dots and Andy Warhol’s silkscreens, it’s a short leap to Jeff Koons’ or Damien Hirst’s or Takashi Murakami’s factories turning the stuff out.

Shock value is enough for a copyright, whether it’s a putrefying shark or a platinum, diamond-studded neo-Augsburg memento mori or a three-dimensional cartoon or a huge, shiny toy dog. With money proliferating and more and more of it pouring into the “art” market, rarity generates lower, not higher prices. Beckmanns and Tanguys cost less than Warhols or Basquiats or Richard Princes.

So what constitutes a fake? With old masters, connoisseurs devote themselves to distinguishing the master’s hand from the assistants’, and this can be done, even with objects from the pre-humanist period, when the patronage was religious and strictly formulaic.

Sigue leyendo The art factory and the death of the connoisseur, una reflexión sobre la naturaleza del original.

Junio 16, 2008

Una historia oral de la Red

arpanet.jpg

Liferfe me ha mandado este enlace increíble con una rave sobre los mapas en Baltimore y, todo serendipia, me he encontrado el primer mapa de la Red, de Joyce Reynolds. En 1982, la Red Arpanet tenía 88 ordenadores y el diagrama casi parece croche.

Y digo serendipia no por los mapas, que han sido la gran obsesión del año en mi casa, sino porque precisamente hoy me había leído el último Vanity Fair (el de Angelina), donde celebran el 50 aniversario del nacimiento del ARPA con una historia oral de la Red: How the Web Was Won.

Bob Taylor: There were individual instances of interactive computing through time-sharing, sponsored by arpa, scattered around the country. In my office in the Pentagon I had one terminal that connected to a time-sharing system at M.I.T. I had another one that connected to a time-sharing system at U.C. Berkeley. I had one that connected to a time-sharing system at the System Development Corporation, in Santa Monica. There was another terminal that connected to the Rand Corporation.

And for me to use any of these systems, I would have to move from one terminal to the other. So the obvious idea came to me: Wait a minute. Why not just have one terminal, and it connects to anything you want it to be connected to? And, hence, the Arpanet was born.

Todos los capítulos están online y recomiendo mucho leerlos:

I: The Conception

II: The Creation

III: The Web

IV: The Browser Wars

V: Going Public

VI: Boom and Bust

VII: Modern Times

VIII: The Last Word

Bola extra: Galería de protagonistas.


Me gusta especialmente una cosa que dice Paul Baran:

I get credit for a lot of things I didn’t do. I just did a little piece on packet switching and I get blamed for the whole goddamned Internet, you know? Technology reaches a certain ripeness and the pieces are available and the need is there and the economics look good—it’s going to get invented by somebody.

Junio 06, 2008

De repente, el Napster Europeo

Promusicae y las cuatro grandes discográficas internacionales (Warner Music Spain s.a., Universal Music Spain, Emi Music Spain y Sony BMG Music Entertainment) acaban de demandar a Pablo Soto, creador de Blubster, el programa español de intercambio de archivos más descargado de la historia.

La demanda se fundamenta en dos cosas: la primera; que sus programas -Blubster, Rockitnet, Piolet y Omeno- incitan a los usuarios a descargar contenidos protegidos. La segunda, que su empresa compite de manera desleal con las discográficas porque, aprovechando su contenido, está ganando dinero al insertar anuncios publicitarios.

Blubster tiene un contador que, en el momento de publicación de este artículo, suma 15,564,964 descargas del programa. En el momento de redactar la demanda, las discográficas hicieron un cálculo que ellos definen de "conservador": si cada usuario de Blubster ha descargado al menos una canción de su repertorio y cada canción vale un euro, Blubster le ha costado a la industria 13.029.599 euros, 2.167.942.859 de las antiguas pesetas, que reclaman en concepto de daños y perjuicios.

Pero ¿qué quieren las discográficas realmente?

Los abogados de Soto, Javier de la Cueva y David Bravo, piensan que las discográficas incurren en varias contradicciones y que sus actos, por otra parte, revelan intenciones mucho más interesantes.

"En primer lugar -explica De la Cueva- acusan a Pablo de fomentar las descargas de música ilegales cuando, en España, hay un sector de la música libre reconocido por ocho sentencias y definido por otras dos". En segundo lugar, "le acusan de competencia desleal por no poner filtros para que sus productos no pasen por las Redes P2P".

"Esto es especialmente ridículo -observa.- Las redes están fuera del control de Pablo Soto porque, gracias a dios, no son suyas. Y, si la industria necesitan poner límites a sus propios productos, deberían pagar a sus propios desarrolladores para hacerlo".

"Sus costes de exclusión del mercado, páguelos usted -termina.- Yo no tengo por qué estar vigilando su finca". Pero el verdadero caso, creen los abogados, es otro muy distinto.

En una entrevista que concedió a CNet el pasado mes de abril, Douglas Merrill -ex-directivo de Google y nuevo CEO de EMI- defendió las bondades del P2P y destacó lo mucho que puede ayudar a las compañías discográficas. Dos meses más tarde, tanto EMI como Universal habían firmado un acuerdo con la empresa Qtrax, cuyo único producto ofrece "acceso a música mediante redes P2P de intercambio de archivos" basado en publicidad.

"Lo que estan intentando las discográficas -explica De la Cueva- es quitar del mercado a los que ya tienen protocolos de P2P para ocupar su sitio. Quieren controlar el canal de distribución de música libre para que este no se desarrolle. Y eso sí es competencia desleal".

¿Puede ser ilegal escribir un programa legal?

El software de Pablo Soto es un sistema de intercambio de archivos que los usuarios instalan en su máquina para conectarse a una red descentralizada con otros usuarios. Su funcionalidad es sencilla: permite mover archivos de gran tamaño entre los usuarios a gran velocidad, independientemente de que esos archivos hayan sido generados o adquiridos legalmente o no.

Por su diseño y su intencionalidad, Blubster no responde al perfil de programas considerados ilícitos dentro de la legislación, como aquellos diseñados para infiltrarse veladamente y activarse en equipos ajenos (como los virus), o los llamados seriales, keygens y cracks, diseñados expresamente para romper los mecanismos de seguridad de un producto (como el sistema anticopia en un DVD) o para acceder a un programa o sistema sin pasar por caja, generando claves pirata.

"Si algunos -o muchos- de esos usuarios usan el software de manera ilícita -argumenta Javier de la Cueva, abogado de Soto junto con David Bravo,- el programador no puede ser más responsable de su comportamiento que un fabricante de cuchillos sobre un asesinato con arma blanca".

Pablo Soto, por su parte, está asombrado: desde que lanzó el primer P2P ¡han pasado ocho años! Y, menos soprendentemente, cree que "se han pasado con los millones".

El articulo original, con enlaces, en ADN.es

Mayo 05, 2008

Lo que no saben de Einstürzende Neubauten

en.jpg
Lo explica Alberto Montreal hoy, en ADN.es:

Gracias a internet, se han erigido en un ejemplo para muchos otros. Ellos lo llaman Supporters Project, un modelo experimental basado en el mecenazgo, que empezó hace seis años y que se basa en un intercambio entre los fans y el grupo. Una terapia, como ellos la llaman, en el que la banda gana independencia, abandona su discográfica multinacional -en este caso Mute, distribuida por EMI- y se concentra en la parte más creativa. De hecho, en estos cinco años han publicado la friolera de diez discos. Ya hay bandas que en este sentido les imitan, como Marillion.

Sigue leyendo Einstürzende Neubauten, el nuevo modelo de artista-empresario

Abril 13, 2008

Adidas secuestra las rayas

224940-2.jpg

Cada vez quedan menos cosas en el mundo que no tengan dueño. Hace tres días, sin ir más lejos, el mundo perdió las rayas, que ahora pasan a ser propiedad para uso y explotación de Adidas, la compañía alemana que hace las zapatillas que gustaban a Jesse Owens, a Muhammad Ali y a toda una generación de adoradores del britpop.

Por obra suya y gracia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), Adidas podrá impedir a otros fabricantes de ropa deportiva utilizar, no sólo tres, sino también dos y cuatro rayas en las mangas de sus camisetas. Y así, hasta la cinco. Al parecer hay unos cabrones suizos que también hacen zapatillas y que llevan pintándoles cinco rayas desde 1966.

Disfruten el resto de Adidas secuestra las rayas en el que mañana será el enriquecido, revitaminado y remineralizado ADN.es

Febrero 22, 2008

Lessig 08

Lawrence Lessig se presenta al Congreso. Gracias compañero.

El Atomium cumple los 50 en plena posesión de copyright

Nosotros lo celebramos con una foto (pagada por EFE) y un artículo de mi último fichaje estelar, Ángela Precht:

Pese a ser un mónumento científico (al átomo) que se expone en un espacio público (la calle) con dinero público (belga), el Atomium tiene una pequeña particularidad: tiene Copyright. Pero no de la manera habitual, que prohibiría la reproducción exácta del monumento si el permiso explícito y la firma de su autor. Al Atomiun no se le pueden hacer fotos. O sí se puede, pero si se hacen, no se pueden distribuir, intercambiar o publicar sin pagar los correspondientes derechos de reproducción.

Extraño como parece, no es un caso único. Lo mismo ocurre, por ejemplo, con la iluminación de la torre Eiffel, a la que no se puede hacer fotos de noche sin pasar por caja. La estructura, diseñada por el ingeniero francés Gustave Eiffel para la Exposición universal de 1889 está libre de derechos, pero el juego de luces que la ilumina, diseñado por la firma francesa la francesa Blachere para su primer centenario, están protegidas por derecho de autor. Todas las parejas que celebran allí su viaje de bodas deben prescindir de la foto con torre de fondo salvo que lo hagan a plena luz del día o se abstengan de mandarsela a sus primos o ponerla en la Red.

Sigue leyendo El Atomium cumple los 50 en ADN.es

Enero 07, 2008

The Future of Reading (A Play in Six Acts)

Anthony Quayle, Arthur Miller, Mary Ure and Peter Brook.jpg
De izquierda a derecha: Anthony Quayle, Arthur Miller, Mary Ure y Peter Brook

Act I: The act of buying

When someone buys a book, they are also buying the right to resell that book, to loan it out, or to even give it away if they want. Everyone understands this.
Jeff Bezos, Open letter to Author’s Guild, 2002

You may not sell, rent, lease, distribute, broadcast, sublicense or otherwise assign any rights to the Digital Content or any portion of it to any third party, and you may not remove any proprietary notices or labels on the Digital Content. In addition, you may not, and you will not encourage, assist or authorize any other person to, bypass, modify, defeat or circumvent security features that protect the Digital Content.
Amazon, Kindle Terms of Service, 2007


Act II: The act of giving

[I]f he lent her his computer, she might read his books. Aside from the fact that you could go to prison for many years for letting someone else read your books, the very idea shocked him at first. Like everyone, he had been taught since elementary school that sharing books was nasty and wrong…
Richard Stallman, The Right to Read

[Y]ou can’t give them as gifts, and due to restrictive antipiracy software, you can’t lend them out or resell them.
Newsweek, The Future of Reading


Sigue leyendo The Future of Reading (A Play in Six Acts)

MÁS: El futuro de la industria del libro I y II

Diciembre 14, 2007

Vivir para ver

Con la enmienda a punto de llegar al Congreso, una de los principios de la filosofía neocon está a punto de cumplirse: en momentos de crisis, lo improbable puede hacerse inevitable. En este caso, que el partido de Mariano Rajoy lidere la lucha por los derechos de los consumidores y usuarios de soportes digitales.

País.

Noviembre 04, 2007

The piracy paradox

models.jpg

En el número especial de estilo del Newyorker, James Surowiecki hablaba del primer esfuerzo serio por parte de los diseñadores americanos de imponer un control sobre la propiedad intelectual de sus diseños (Fashion Originators Guild of America, 1932) y sobre lo que Kal Raustiala y Christopher Sprigman, expertos en leyes, llaman la Paradoja de la Piratería:

The paradox stems from the basic dilemma that underpins the economics of fashion: for the industry to keep growing, customers must like this year’s designs, but they must also become dissatisfied with them, so that they’ll buy next year’s. Many other consumer businesses face a similar problem, but fashion—unlike, say, the technology industry—can’t rely on improvements in power and performance to make old products obsolete.

Raustiala and Sprigman argue persuasively that, in fashion, it’s copying that serves this function, bringing about what they call “induced obsolescence.” Copying enables designs and styles to move quickly from early adopters to the masses. And since no one cool wants to keep wearing something after everybody else is wearing it, the copying of designs helps fuel the incessant demand for something new.

MAS: Ready to share, Ready to Wear! (esta gente, por cierto, ha publicado un libro)

Octubre 04, 2007

Radiohead dinamita la industria discográfica

RH.jpg
Lo prometido es deuda.

Radiohead no son los primeros en saltarse a la industria y conectar la oferta y la demanda al margen de las empresas intermediarias. Prince ya regaló su último disco con un diario británico, aunque al mismo tiempo demandó a todos los sitios web que publicaron sus canciones sin permiso. Tampoco son los primeros en vender su disco "por la voluntad"; la discográfica Magnatune lleva años alentando a sus clientes para que sean ellos los que pongan precio a sus discos, y todo ello sin dejar de obtener beneficios con este modelo de negocio.

Pero sí son el primer grupo de primera división en hacer la apuesta, el día que muchos esperaban y otros temían desde hace mucho tiempo.

De kamikazes, nada Su propuesta es más inteligente y menos arriesgada de lo que parece. Su disco llegará a las redes P2P al mismo tiempo que a la calle y cualquiera que quiera descargarlo gratis podrá hacerlo sin ayuda de la banda. Sin embargo, con este gesto, Radiohead da un voto de confianza a sus fans (en lugar de llamarles piratas y llevarles a juicio como hacen otros) y comienza un bonito experimento. Al final de este año sabremos cuánto creen los fans que deberían pagar por un disco y qué pasa con la distribución de CDs cuando hay un valor añadido.

De momento, la revista New Musical Express ya ha empezado una encuesta para resolver la primera cuestión, con resultados sorprendentes: los fans, de hecho, pagan. La media está en cinco libras, algo más de siete euros. Sin embargo, el modelo que proponen Thom Yorke y los suyos no termina de entusiasmar a todos los artistas e integrantes de la industria discográfica.

En Elástico, media reflexión de Jose Luis de Vicente: Cuatro reflexiones sobre Radiohead y la economía del cariño (1).

Octubre 02, 2007

El nuevo disco de Radiohead cuesta lo que tú quieras

nice cup of tea.jpg

Ayer en ADN, algo que llevábamos esperando mucho tiempo:

Con una parquedad espartana, Jonny Greenwood ha resuelto de golpe las tres grandes dudas que han torturado a los críticos desde principios de este año: el próximo disco de Radiohead saldrá a la calle el 10 de octubre, se llamará In Rainbows y no estará respaldado por ninguna compañía discográfica; lo van a vender por la web.

Y todavía mejor: se podrá descargar gratis, directa y legalmente desde la página de la banda. Lo único que piden es la voluntad.

Por fin, uno de los grandes ha dado el salto. Mañana, en ADN, mucho más.

Agosto 31, 2007

jacobsen vs katzer

El culebrón, largo y enrevesado, se remonta a 2002. Katzer patentó como suya la idea codificada en uno de los programas de la JMRI que, curiosamente, había sido publicado sólo tres días antes. En 2005, KAMIND empezó a enviar facturas en las que reclamaba el pago de 29 dólares por cada copia descargada en Internet de JMRI, a razón de 200.000 dólares mensuales. Jacobsen debía, así, pagar una fortuna por distribuir el software que había creado, precisamente, a quien se lo había usurpado.

Después de otro chusco incidente con tintes jurídicos, en el que Katzer "advertía" a los responsables de la Universidad de Berkeley de la conducta "fraudulenta" de Jacobsen y les avisaba de que la institución podría estar "patrocinando" esa conducta, lo que la convertiría en responsable (Berkeley ignoró este comunicado), la paciencia de Jacobsen se agotó.

La historia -de la que el titular me parece provocativamente inadecuado- se puede leer hoy aquí y es interesante para cualquiera que haya pensado alguna vez en usar una licencia distinta del "Todos los derechos reservados" antes de soltar un código, un libro o una canción.

Pero antes de sacar conclusiones -¡cambiad el titular!- lean porfavor la calmada, informada y siempre inteligente explicación de Barahona:

¿El programa se distribuye libremente, aunque con una serie de condiciones... o en cambio se distribuye sólo si se cumplen las condiciones? Es un matiz sutil, pero fundamental.

Julio 01, 2007

Arde Roma

eminem.jpg

Eso de arriba es la instantánea de una larga agonía. Acompaña a la primera parte de una serie sobre la caída del imperio discográfico y que cuenta cómo toda la culpa la tiene la indústria por razones que ustedes, queridos lectores, se saben ya de memoria.

Lo raro es que el dedo acusador es el de Rolling Stone.

MÁS: The Economist: a Change of Tune:

Junio 01, 2007

by popular demand

by_popular_demand.png

Hace unos seis meses, Dell abrió una web llamada Ideastorm.com. A través de esa página, los usuarios tendrían la oportunidad de decirle a la empresa lo que querían. En muy poco tiempo, Dell se encontró con 145.898 usuarios solicitando una distro de linux preinstalado.

Hubo sus más y sus menos. Hoy ésto es lo que se ve cuando llegas a Dell.com.

Por votación popular. Con dos cojones.

Mayo 08, 2007

Introducing ... the starving artist

cantafford.jpgUno de los chistes recurrentes de David es el de aquel que se baja la biblioteca del conocimiento universal. Según la RIAA, la SGAE y todas las asociaciones de su categoría, ese es un dinero robado porque, si no fuera por el P2P, el usuario se la habría comprado esa misma tarde. Muchos artistas que se autoproducen se dan cuenta de que grabar un disco puede ser caro -si quieres hacerlo con músicos de estudio y un productor profesional es un disparate de caro- y que tocar en cafés da para poco, especialmente si lo haces con tres personas más. Cristina García entiende que tocar una vez al mes en un café de Madrid no le da para cubrir los gastos de su CD autoproducido. Pero parece pensar que, sin la descarga de música en la Red, vendería más discos. Lo que dice Cristina no es ningún disparate y me juego el brazo a que es la opinión de casi todo el mundo. Pero están haciendo la cuenta de la lechera y así los números no salen bien.

Esta es la web de Cristina, desde donde se pueden descargar algunos extractos de su disco Piel de Acuarela. ¿Creeis que Cristina tendría más posiblidades si la música no se pudiera descargar gratis de la Red?

Mientras me documentaba para el artículo sobre la impresión digital, tropecé con una figura retórica que me dió mucho que pensar: la edición de vanidad. Es el término con el que la industria editorial se refería a los autores que pagaban de su propio bolsillo la edición de sus libros. La expresión, evidentemente despectiva, ha caído en desuso principalmente porque la figura del autoeditor ya no equivale al autor mediocre pero cabezota que ha sido rechazado de puerta en puerta hasta acabar pagando en lugar de cobrar. Con la edición de discos ha ocurrido más o menos lo mismo, pero a mayor escala, porque editar un libro todavía cuesta mucho más dinero que editar un disco; y escribir un libro sigue siendo mucho más sacrificado que componer una canción. Lo que no ha cambiado es el sueño del artista de ser "descubierto" por las masas cuando la industria no ha sabido entender su talento. Antes todos querían ser el genio que tocaba en el metro cuando pasó un masca de RCA y le tocó con su varita mágica. Hoy todo el mundo quiere ser Artic Monkeys. Con emule o sin emule, eso es practicamente un milagro.

Desde un punto de vista puramente práctico, es más fácil que ocurra el milagro en un contexto abierto donde tu obra circula libremente sin cargas adicionales que en un entorno cerrado en el que tus posibles fans tengan que pagar de antemano. Otra cosa es que, cuando el éxito no llama a tu puerta, es más fácil culpar a la piratería (o al machismo o al favoritismo o al mal de ojo) que reconocer tu propia mediocridad. En eso tampoco hemos cambiado nada.

Gracias a todos los que me habeis mandado este enlace.

Mayo 02, 2007

Digg on, digg!

Si están siguiendo la telenovela de ahí abajo, les informo que se ha puesto espectacular. Despus de retirar dos veces la que hoy es la secuencia más famosa de la Red (repitan conmigo: 09-f9-11-02-9d-7...), Kevin Rose (como portavoz del equipo Digg) ha dicho que tenían que elegir un lado y han elegido el de los suyos. Además, lo ha dicho bonito y lo ha dicho bien:

(...) después de ver los cientos de historias y leer miles de comentarios, nos lo habeis dejado bien claro. Preferiríais ver cómo Digg se hunde luchando que someterse a una gran compañía. Os escuchamos y, con efecto inmediato, no volveremos a eliminar ninguna historia con dicho código y asumiremos las consecuencias cuales quiera que sean.

Y, si perdemos, qué cojones. Al menos lo hicimos luchando.

Hablando con Julian de todo esto, creemos que prueba dos cosas:

- no subestimes el número de linuxeros que hay en la Red
- no subestimes su capacidad para enfrentarse a todo lo que es enemigo de su concepto más básico de libertad: I won't pay for air, I won't pay for water and I won't pay for code.

Digg on, Digg!!

PD. Dicen las malas lenguas que el cease and desist no viene de la MPAA sino de los sponsors.

Mayo 01, 2007

09 F9 11 02 9D 74 E3 5B D8 41 56 C5 63 56 88 C0

La RIAA puede mandar a sus perros y tirar la entrada de nuevo, pero ya da igual: con 12.977 diggs y subiendo, la clave que necesitamos para ver películas HD-DVD en Linux está más protegida que nunca.

Y, si esta clave cambiara, también daría igual. El sistema de encriptado ha sido ya resuelto y está siendo implementado en un programa llamado BackupHDDVD.

Spread the love.

Actualización. Alrededor de los 15.500 diggs, la entrada ha desaparecido. Jay Adelson cuenta qué pasó.

We’ve been notified by the owners of this intellectual property that they believe the posting of the encryption key infringes their intellectual property rights. In order to respect these rights and to comply with the law, we have removed postings of the key that have been brought to our attention.

En Slashdot, unos cuantos cientos de usuarios se preguntan sobre cuánto tiempo tardará un usuario en dejar la secuencia prohibida en los comentarios (0), si la secuencia prohibida es la representación hexadecimal de un enorme número primo (no), si realmente se puede copyright ... ear un secreto y si memorizarlo será ilegal.

En el Boletín del Taller de Criptografía de Arturo Quirantes Sierra se cuenta cómo recuernos lo hizo:

Según cuenta él mismo, lo primero que hizo fue empollarse las especificaciones AACS (recordemos, están en http://www.aacsla.com/specifications/specs091/AACS_Spec_Common_0.91.pdf). Intentó ver si Km estaba en la memoria del ordenador (de ahí sacaron las TK poco antes, ver el boletín pasado), pero no le aparecía cuando hacía un volcado de memoria. El motivo era que, una vez calculado el VUK (ver Paso 2), la clave de medio Km era innecesaria, así que se borraba de la memoria. Inteligente medida. Pero inútil, porque arnezami se limitó a usar un programita para ralentizar el reproductor. En el momento en que aparecía a escena la clave de medio, !botón de parada! Volcado de memoria, y !ya tenemos el premio! Asombroso.

MAS. Pensé que la camiseta era la bombra (a primera hora de la mañana, más rápido que el hambre) pero ésto es casi mejor: Oh Nine, Eff Nine (eleven oh three) (¡Gracias Pontifex!)

Abril 23, 2007

unesco: aprovechando que el pisuerga pasa por caja...

c82b2f050a94835e2c1a09da750580c7AfficheUnesco200.gif ... han decidido convertir el día del libro en "El Día del Libro y del Copyright":

El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural. La idea de esta celebración partió de Cataluña (España), donde este día es tradicional regalar una rosa al comprador de un libro.

El éxito de esta iniciativa depende fundamentalmente del apoyo que reciba de los medios interesados (autores, editores, libreros, educadores y bibliotecarios, entidades públicas y privadas, organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación), movilizados en cada país por conducto de las Comisiones Nacionales para la UNESCO, las asociaciones, los centros y clubes UNESCO, las redes de escuelas y bibliotecas asociadas y cuantos se sientan motivados para participar en esta fiesta mundial.

Me gustaría, pero no me lo he inventado. Está todo aquí. (via)

Marzo 04, 2007

daft punk, contra la pared

18614637.jpg

Algunos se han muerto del susto: resulta que Daft Punk ¡cogen sus riffs de otros músicos! Y lo que pasa, que el rumor se convierte un ejemplo, el ejemplo en una lista y acabamos en youtube escuchando a Barry Manilow, Sister Sledge y grupos llamados Breakwater. Y lo que aprendemos por el camino, no sólo de música sino del mundo real.

Yo estoy con Marxy: Breakwater es un nombre perfecto para una banda ficticia y molaría que los robots hubieran hecho un grupo fantasma para montar un escándalo. Pero también pienso que, con conciertos así, por mí pueden patentar la balalaika. Y que siga la fiesta.

BOLA EXTRA: The Ecstasy of Influence + Deconstructing Art

Febrero 23, 2007

¿De quién era el puente blanco de bilbao?

¿Del arquitecto que lo hizo o del ayuntamiento que lo pagó? Como dice Antonio, una interesante pregunta para una clase sobre derecho de la propiedad intelectual: Santiago Calatrava ha amenazado con demandar al ayuntamiento de Bilbao por "permitir un enlace que vulnera el diseño original de su pasarela". Y el alcalde dice que el puente es suyo y que se lo folla cuando quiera. Algo me dice que Iñaki Azkuna está a punto de descubrir lo que algunos ya sabíamos: que las leyes de propiedad intelectual no siempre tienen sentido común.

Tras recordar que el Consistorio bilbaíno es el «legítimo dueño del puente» por «más derechos de propiedad intelectual» que el arquitecto valenciano tenga sobre la pasarela, el alcalde no tuvo ningún reparo en tachar al reconocido urbanista de «dictador» y le volvió a retar a verse las caras en los tribunales. «A ver quién le mete el paquete a quién», desafío.

Iñaki Azkuna tampoco disimuló el «hartazgo» que le generan los «recelos» y «continuas salidas de tono» de Calatrava «en todo este tema». «¿Quién se cree que es para decir que Arata Isozaki, un arquitecto muy reconocido por cierto, no puede hacer el puente que le corresponde? El Plan General de Bilbao ya contemplaba la posibilidad de que se hiciese una pasarela en la zona mucho antes de que Santiago Calatrava idease su puentecito», recordó Azkuna. En este sentido, el alcalde aseguró que le parece una «barbaridad» tener que pedir permiso al arquitecto valenciano para construir una pasarela diseñada por Isozaki. «Como si lo queremos quitar dentro de veinte años», dejó caer.

A mí también me pone que haya demanda; el resultado determinará qué parte de una construcción pagada con dinero público pertenece al dominio público y cómo afecta a la legislación un caso que enfrenta al autor con una administración pública. ¿Puede la administración hacer "remeclas" de una obra que ha pagado de su bolsillo? Ay, la emoción...

Aquí el artículo en El Correo Digital.

Febrero 20, 2007

el mapa de la propiedad intelectual

royaltymap.jpg

En Worldmapper:

Over half (53%) of the value of all royalty and license fees paid in 2002 were received in one territory: the United States. Large proportions of these fees were also received in Japan and the United Kingdom.

These fees are the payments made by someone who wants to use an idea, invention or artistic creation that legally belongs to someone else.

Lo he visto aquí y viene de aquí.

Enero 25, 2007

At the Mountains of Sickness

flora.jpg

Como estoy enferma, no me voy a estirar mucho. Aquí unos cuantos enlaces que deberían llamar su atención.

Flora ha tenido cinco dragoncillos y medio sin tener contacto carnal con ningún dragón. Aquí, con menos pruebas, unos llevan de guerra santa desde el siglo III y otras desde lla década de los 70.

Get a first life. Fornicate using your actual genitals! (via)

Nacho Vigalondo abre un blog en El Pais. Si mis películas le parecen una birria, al menos déjeme intentar caerle bien. Querido doctor, la foto que ilustra la noticia podría ser un paso en la dirección correcta.

La sombra de JG Ballard es alargada. El Guardian sigue la pista del escritor en la música pop, de David Bowie a Burial, el último grito de Bristol. When it comes to authors in pop, you can't beat Ballard. Sure, Steinbeck inspired a Springsteen album or two, Camus prompted the Cure's Killing An Arab and Bulgakov led Mick Jagger to write Sympathy for the Devil, but those are isolated cases.

Shut Up, Hooker me recuerda a aquel interludio famoso de Notorious B.i.g.: you mothafuckin' gangsta killin', mutha fuckin black mafia ass muthafuckin, you, (oooh my god) you chronic smokin', Oreo cookie eatin' ... ¡pickle juice drinkin'!

La gala de los Goya será retransmitida este año con media hora de retraso para poder editar determinados momentos de la gala, con el fin de "enriquecerla y darle ritmo". En japón, cuarenta personas (entre ellos profesores universitarios y críticos culturales) han visitado al director Satoru Mizushima en su domicilio particular, para hablar sobre su proyecto "Nanking No Shinjitsu" (La verdad sobre Nanjing). No que tenga nada que ver. Just saying.

Jose Antonio Millán resume algunas reflexiones sobre El Canon en la Ley del Libro: Legislar sobre lo que no se conoce bien, consultando imperfectamente a las partes implicadas, y resolver en favor de los lobbies más poderosos en contra del desarrollo de un país que se está convirtiendo casi exclusivamente en un consumidor digital, éste es el resumen de lo ocurrido.

The Atlantic sobre el declive de las revistas dedicadas al bello sexo: Are We Not Men? Down the ladder from Playboy to Maxim. Me encantaría leerlo, junto con el fin del glamour aéreo pero yo tampoco tengo suscripción. ¿Algún suscriptor en la sala?

El síndrome del desplegable central: How Men Can Overcome Objectification and Achieve Intimacy with Women (Jossey Bass Social and Behavioral Science Series). Un rayo de esperanza en este oscuro mundo de hombres trastornados por la visión devastadora de una teta en el delicado periodo que va desde el final de la lactancia a la luna de miel.

Ya tenemos la formación del Coachella 2007 y los cabezas de cartel son Bjork, Red Hot Chili Peppers y Rage Against the Machine. Si no fuera por los indies de recambio pensaría que nos han mandado a 1994.

Los esfuerzos combinados de expertos en Harvard y Carolina del Sur han llegado a una conclusión poco sorprendente: el MDMA podría aliviar el sufrimiento de pacientes con trastornos post-traumáticos o enfermedades terminales. Ahora sólo les queda decidir si el mundo merece la prescripción.

Dell's lanza una línea open-source de ordenadores personales. The n Series desktop solution provides customers with a DimensionTM E520, E521 or C521 desktop without an installed or included Microsoft® operating system. Y están tirados de precio. Tirados, tirados.

Las mujeres también son divertidas. En respuesta al Porqué las mujeres no son divertidas, Laura Kipnis contesta que las mujeres SÍ pueden ser divertidas y que ella conoce, al menos, a dos. Y su artículo es tan coñazo que prácticamente le da la razón.

Enlaces cthulhu del día: Day after the Day of the Tentacle y .. Guillermo del Toro y Matthew Robbins podrían (o no) estar preparando una adaptación al cine de At the Mountains of Madness (via). Digo podrían porque esta historia nos lleva rondando casi un año y no les quiero partir el corazón.

Enero 15, 2007

las perversiones de la petite claudine

Mucha gente me ha dicho que no me leen porque esta página no pasa los filtros del proxy de su empresa. Yo pensaba que era una manera educada de decir que no me leen porque no les sale del coño, como cuando dices "ya te llamo yo" o "te quiero como amigo", que son maneras educadas de decir algo distinto.

Tenía que haber visto el experimento de fanshawe, censurando a LPC. Al parecer los filtros de sus oficinas, administraciones y universidades tienen sus propias ideas acerca de lo que es pernicioso y lo que no, incluyendo los videojuegos, los bañadores y las licencias copyleft. Haberlo dicho antes, hombre!

BOLA EXTRA: There's a Mac in my top, babe

Enero 13, 2007

La comisión europea ahorra dinero con el software libre

La Comisión Europea ha publicado su Estudio sobre el impacto económico del software de código abierto en innovación, etc. realizado en seis organizaciones públicas en seis paises de la Unión europea. De la mudanza de dichas organizaciones a sistemas de software libre, han sacado las siguientes conclusiones:

-la transición cuesta dinero a corto plazo (en instalación y entrenamiento) pero es un gasto mínimo y recuperable en menos de un año.

-la transición ahorra dinero a medio y largo plazo en costes de software y licencias.

-la transición de sistemas propietarios a OpenOffice apenas ha sido detectada por los funcionarios, por lo que el coste inicial, tanto económico como de tiempo y esfuerzo, ha sido cero.

Hay algo que decir acerca de la línea de comandos como interfaz universal: los iconos cambian pero las palabras no. Aprender a trabajar con un formato que nos resulta tan natural como el lenguaje no sólo es más fácil, además nos evita tener que desaprender lo aprendido cada vez que una compañía llega con un "concepro revolucionario" para el escritorio. Los expertos dicen que costará millones a las empresas enseñar a sus trabajadores a utilizar el nuevo microsoft word.

Curiosos, interesados y angloparlantes en general podrán leer el estudio completo en html y PDF. Los no tan curiosos pero sí un poquito, pueden leer las conclusiones originales (que son cuatro parrafitos de nada) después de pinchar en "leer más". (via groklaw)

Conclusions. Our analysis has been performed on six organizations in different European countries. The majority of them are public bodies. The organizations have followed different types of migration on the base of their context.

We have investigated the costs of migration, and the cost of ownership of the old and the new solution differentiating them between the costs of purchasing and the costs of ownership of the software solutions. Special attention has been put on the intangible nature of the costs. Costs have been classified in categories defined trough existing studies and selected by a top down approach called Goal Question Metric. This instrument has been also used to define the questionnaires used to collect the data.

Our findings show that, in almost all the cases, a transition toward open source reports of savings on the long term – costs of ownership of the software products.

Costs to migrate to an open solution are relevant and an organization needs to consider an extra effort for this. However these costs are temporary and mainly are budgeted in less than one year. The major factor of cost of the new solution – even in the case that the open solution is mixed with closed software – is costs for peer or ad hoc training. These are the best example of intangible costs that often are not foreseen in a transition. On the other hand not providing a specific training may cause and adverse attitude toward the new technology. Fortunately those costs are limited in time and are not strictly linked to the nature of the new software adopted.

We also investigated the productivity of the employees in using Microsoft office and OpenOffice.org. Office suites are widely used and are a good test bed and representative for a comparison on issues like effort and time spent in the daily routine of work. Delays in the task deliveries may have a bigger impact than costs on the organization's management. Our findings report no particular delays or lost of time in the daily work due to the use of OpenOffice.org.

Enero 10, 2007

pero plagiar es otra cosa

A las sociedades que viven del trabajo de otros les interesa que la diferencia entre el plagio y todo lo que no lo es (homenaje, cita, remezcla, referencia, derivado, paralelismo, inspiración, etc) sean cada vez más pequeñas. Afortunadamente, llevan las de perder: un plagio es lo que pasa cuando alguien coge un trabajo que no es suyo y lo firma con su nombre, y todo lo demás es todo lo demás.

Dos casos diferentes, pero iguales. Hace 27 años, Jacob Epstein copió y pegó 53 párrafos de Martin Amis en su primera novela "Wild Oats" y la firmó con su nombre. Hace un año, Ian McEwan tomó dos párrafos de las memorias de Lucilla Andrews y los añadió a su propia novela con unos ligeros retoques. McEwan incluyó una nota al final citando a Andrews como inspiración y ha reconocido su deuda con la escritora en entrevistas y lecturas públicas; Jacob Epstein no dijo nada. A pesar de las diferencias, en el tono y en la forma, los dos usaron el trabajo de otra persona y lo firmaron con su nombre. Los dos plagiaron. Y ya está.

Epstein y McEwan son culpables del mismo crimen. Sin embargo, Epstein fué excomulgado por la comunidad de escritores mientras que McEwan está siendo defendido fervientemente por un puñado de grandes firmas que incluye, irónicamente, al propio Martin Amis. Thomas Keneally llegó a decir que McEwan no había plagiado porque la ficción de depende de cierto valor añadido al material original y McEwan ha añadido un valor. Pero la diferencia entre el plagio y la copia no es moral sino literal. "La casa de los espíritus" de Isabel Allende es una copia de "Cien años de Soledad" pero no es un plagio, porque la copia no es literal. Los dos párrafos de Ian McEwan, sí.

Las excepciones. McEwan se ha defendido diciendo que la escena plagiada describe un proceso muy específico y que la descripción de dicho proceso deja poco márgen de maniobra. Este es un problema habitual en contextos científicos y técnicos como, por ejemplo, la programación. Cuando un programador escribe un bloque de código está creando una receta para conseguir un resultado concreto. Hay un número limitado de caminos para llegar al mismo sitio, algunos más rápidos y elegantes que otros. Dicen que el código perfecto es aquel al que no se le puede añadir ni quitar nada. Si consideramos la naturaleza misma de los lenguajes de programación, cuanto más perfecto sea ese código, más posiblidades hay de que otro programador con el mismo propósito y el mismo talento llegue a la misma conclusión. Esto no se considera un robo, salvo que la longitud de la coincidencia sea estadísticamente inverosímil. En la literatura y en el arte, ese tipo de coincidencia es prácticamente imposible. Puede que un mono inmortal tecleando infinitamente una máquina de escribir acabe firmando un HAmlet pero, de momento, no se sabe de ningún escritor que tenga tanto tiempo.

El problema se habría resuelto de manera sencilla en una nota a pie de página con la referencia correspondiente. Y McEwan no lo hizo, por eso plagió. A algunas sociedades les interesa que la distinción sea difícil para desarticular nuestros esfuerzos por liberar la cultura de sus codiciosas manos pero no lo es. Cuando defendemos el derecho a utilizar, remezclar y distribuir material ajeno, no defendemos el derecho a hacerlo ignorando al autor original. ¡Ya le gustaría a la SGAE que tuviéramos tanto morro! Lo que defendemos es el derecho a hacer uso de nuestra propia cultura, de nuestra propia lengua, en nuestros propios términos como lo han hecho todos los grandes novelistas, filósofos, científicos y artistas a lo largo de la historia.

El mito del genio y el copyright. Otra cosa es que la pretensión de originalidad sea una ilusión vanidosa y moderna, fomentada por tres industrias con intereses egoístas: la del arte, la del entretenimiento y la editorial. El genio -a ser posible atormentado, indigente o al menos un poco excéntrico- es mucho más publicitario que el esfuerzo de una vida.

Cuando presentó su relación E=mc2 en la revista Annalen der Physik en 1905, Einstein había usado de manera literal el Principio de Relatividad de Poincaré (1904) y se calló como una puta hasta 1955, cuando un historiador llamado Whittaker le puso en evidencia. Poincaré, por su parte, basó gran parte de su trabajo en el de Hendrick Lorentz, a quien atribuyó generosamente la paternidad de sus conclusiones. El trabajo derivativo es la arquitectura fundamental del desarrollo científico, y basarse en el trabajo de otros no es ningún desmérito. Pero Einstein presentó ideas ajenas como si fueran propias y Poincaré hizo referencia a ideas ajenas para llegar a conclusiones propias. La diferencia sigue estando clara.

Un "iluminado" siempre tendrá más glamour que un laboratorio de veinte personas trabajando noche y día en una institución. Es como si tuviera más mérito que la verdad te pegue en el ojo en un momento de inspiración divina a que sea la culminación de cuarenta años de trabajos forzados. Irónicamente, esto nos llevaría de vuelta a Platón. Pero, si las ideas están por ahí sueltas hasta que alguien llega y las identifica, ¿podemos hablar de autor?

Algo prestado, el artículo de Malcolm Gladwell que recomiendo con tanta frecuencia, lo explica muchas veces mejor que yo:

When I read the original reviews of "Frozen," I noticed that time and again critics would use, without attribution, some version of the sentence "The difference between a crime of evil and a crime of illness is the difference between a sin and a symptom." That's my phrase, of course. I wrote it. Lavery borrowed it from me, and now the critics were borrowing it from her. The plagiarist was being plagiarized. In this case, there is no "art" defense: nothing new was being done with that line. And this was not "news." Yet do I really own "sins and symptoms"? There is a quote by Gandhi, it turns out, using the same two words, and I'm sure that if I were to plow through the body of English literature I would find the path littered with crimes of evil and crimes of illness. The central fact about the "Phantom" case is that Ray Repp, if he was borrowing from Andrew Lloyd Webber, certainly didn't realize it, and Andrew Lloyd Webber didn't realize that he was borrowing from himself. Creative property, Lessig reminds us, has many lives—the newspaper arrives at our door, it becomes part of the archive of human knowledge, then it wraps fish. And, by the time ideas pass into their third and fourth lives, we lose track of where they came from, and we lose control of where they are going. The final dishonesty of the plagiarism fundamentalists is to encourage us to pretend that these chains of influence and evolution do not exist, and that a writer's words have a virgin birth and an eternal life. I suppose that I could get upset about what happened to my words. I could also simply acknowledge that I had a good, long ride with that line—and let it go.


nota. Me recuerda Julian que sí hay un contexto en el que sí se puede usar el trabajo ajeno sin referencia pero sin plagiar: la sátira.

La palabra "sátira" viene del latín "satura", que significa "plato lleno" o "mezcla". A veces, la sátira es una copia literal sacada de contexto para destacar sus elementos ridículos o enojosos. Aunque utiliza una obra ajena sin mencionar al autor, no es un plagio porque el autor original está implícito en la copia, hasta el punto de que sólo tiene sentido cuando el lector o la audiencia es capaz de identificarlo. Por eso la ley reconoce la sátira como una excepción al copyright y el plagio sigue siendo ilegal y vergonzoso.

MAS: Plagiarize, Plagiarize, Plagiarize... | El escándalo Kaavya Viswanathan/Opal Mehta en el Harvard Independent (I, II y III) | Dead Plagiarists Society (Google Book Search is a plagiarist's nightmare) + Girl Interrupted (How Kaavya “Wrote” Opal Mehta, Got into Harvard, and Got into Trouble)

Diciembre 31, 2006

23C3: On Free, and the Differences between Culture and Code

Tenía mis notas preparadas para hablaros del congreso del Chaos Computer Club pero el atentado me ha quitado las ganas. Hasta que se me pase el mosqueo podeis leer las de Regine y Sasha en WMMNA.

Por otra parte, googlevideo tiene las charlas de Lessig (arriba) sobre las diferencias entre Cultura y Código y de Josi Ito sobre World of Warcraft. Entre algunas otras cosas. La organización ha prometido subir los videos de los streammings y hay un repositorio para que los visitantes vayan dejando su documentación. En al menos una de las series salgo yo ;-)

ESPECIAL FIN DE AÑO. Aquellas almas cándidas que se encuentren en Berlin y no sepan qué hacer con el último día del año pueden acompañarnos aquí.

Diciembre 21, 2006

How to Make a Fake

elvis.jpg

Algo tarde pero a tiempo, me he estampado contra éste maravilloso artículo en el NYMag. Les traduzco un poquito:

"El vaso de Lilas" no es una de las obras más importantes de Paul Gauguin. Es una obra de "gama media", lo que significa que cambia de manos con frecuencia por tan sólo unos cientos de miles de dólares sin levantar mucho polvo. Pero, en mayo de 2000, esta pintura demostró que todavía era capaz de volver algunas cabezas. Cuando Christie’s y Sotheby’s lanzaron sus catálogos para las subastas de arte moderno, descubrieron con asombro que las dos ofrecían la misma pintura -y las dos pensaban que la suya era la original.

Una de las pinturas era claramente falsa. Las casas de subasta mandaron las dos pinturas a Sylvie Crussard, una experta en Gauguin del instituto Wildenstein en Paris. Las puso una junto a la otra y en pocos minutos identificó la de Christie’s como la que, como se dice en el delicado argot del mercado del arte, "no estaba del todo bien". Aun así, era la mejor falsificación de Gauguin que había visto nunca. "Era un caso único de semejanza" -se maravillaba Crussard. -"Nunca se ven dos trabajos que se parezcan tanto".

Christie’s transmitió la noticia a los espantados dueños en la Gallery Muse de Tokyo, que no tenían la menor idea de que fuera falsa. La pintura original volvió a Sotheby’s, donde su dueño -el dealer newyorquino Ely Sakhai- la subastó con éxito por 310,000 dólares. Pero cuando el FBI siguió la pista del falso Gauguin, descubrieron algo todavía más sorprendente: la fuente original no era otra que el propio Ely Sakhai.

Como sabrán los que asistieron a las proyecciones de F for Fake, el fantástico documental de Orson Welles, durante el primer episodio de Copyfight, la falsificación de arte es una tradición antiquísima que se remonta a los principios mismos del arte occidental. Los romanos sentían tal pasión por la escultura griega que los talleres de trabajo estaban llenos de réplicas indistinguibles del original. Thomas Hoving, antiguo director del Metropolitan Museum of Art, comentó que hoy día es prácticamente imposible distinguir el original griego de la copia romana. Después los europeos copiaron a los romanos y, en la edad media, las copias de despojos de cristo y pañitos de la vírgen se multiplicaron tan milagrosamente como los trozos del muro de Berlín: cada iglesia quería tener su cosita sagrada para fomentar el turismo de peregrinación y hacer una colecta digna. El más famoso de esta guisa es el Sudario de Turín, un pañito de lino rectangular de 436 cm de largo y 110cm de ancho tejido a espina de pescado cuya única particularidad es haber envuelto el cuerpo de cristo. En el siglo XIV.

El arte en la era de la reproducción mecánica. No se les puede culpar. ¿Quién de los que me están leyendo son capaces de distinguir un original de una copia? Nos tenemos que fiar, ¿no? ¡Vaya chollo! La mayor parte del tiempo, la diferencia entre el original y la falsificación ha sido la palabra de una parte interesada, bien fuera la iglesia, un coleccionista en desgracia o un dealer newyorquino con vicios caros. ¿En qué deja eso al original? Ayer un amigo decía que, en relación con el arte, la gente se imagina millares de giocondas y las siente inmediatamente devaluadas. Sin embargo, una de las características de "lo digital" es la copia perfecta, por lo que -a diferencia del falso Gauguin- el original es indistinguible de su copia. ¿Es por tanto menos valioso? Y si no lo es, pero sus copias son copias perfectas, ¿son todas y cada una de ellas igual de valiosas que el original?

Hagamos un pequeño experimento. Cojamos cincuenta amantes del arte en una habitación con diez cuadros. Si les dijéramos que todos los cuadros son copias, les echarían un vistazo y se marcharían rápidamente. Pero si les dijéramos que todos son copias menos una, se lanzarían entusiasmados a las búsqueda del original, como si un aura mágica se desprendiera del lienzo igual que la divinidad de los santos. Y, cuando por fin reveláramos el tesoro escondido (aunque fuera una de las copias escogida al azar), todos dirían "aaaaah" y empezarían a hablar entre ellos de cómo se dieron cuenta de que aquel cuadro era "diferente" aunque no estaban del todo seguros por este detalle de aquí. Porque, por supuesto, el original es diferente. Aunque las dos casas de subastas de arte más importantes del mundo tengan que pagar a una franchute para que les diga cuál es.

La importancia del original -especialmente en el mundo del arte digital -no es el valor histórico de mirar una pieza que haya sido tocada por la gracia de un genio que murió en la miseria, ni el valor moral de poseer la pieza legítima, garantizada, la que -volviendo al delicado argot del mercado- está bien. El verdadero valor del original es que existe. Es una regla de tres simple: para que haya una copia tiene que haber un original. Una vez existe, la copia no un crímen que deriva de él sino su eco, la onda expansiva de su grandeza. Y Warhol no inventó la réplica, sólo la mecanizó.

Pero, volviendo a los dos Gauguins, y en caso de que no hayan leído el artículo que ha motivado este post, les recomiendo al menos que sigan la receta del New York Magazine para ser un falsificador de éxito: compra un Gauguin mediano. Duplícalo. Cuela los documentos originales en la copia. Vende las dos pinturas a dos coleccionistas crédulos mientras el mundo del arte mira para otro lado.

Diciembre 20, 2006

David Bravo: "eres un producto"

Desde Operación Triunfo, que es el mayor icono de ese triste panorama musical, Jesús Vázquez ha dicho, refiriéndose expresamente a las descargas de Internet, que "robar música, robar estas ideas es un delito y además es acabar con ella". Resulta paradójico que este programa de karaoke caro que cada año lanza al estrellato cantantes que son absolutamente indistinguibles entre sí diga tener miedo a la copia.

David Bravo: los reyes magos son los padres.

Diciembre 17, 2006

La Free Software Fundation dice: Vista KK

gNewSense.jpgEsta mañana leí en slashdot que la Free Software Fundation ha empezado una campaña llamada Bad Vista con el doble propósito de denunciar los daños causados por Microsoft Windows Vista a los usuarios de ordenadores y promover alternativas de software libre que respetan la seguridad y la privacidad de los usuarios.

John Sullivan, director de la campaña, ha declarado que el nuevo sistema operativo de MS no es más que un Windows parcheado que acapara el control del usuario sobre su propio ordenador. Es evidente que Windows ya es propietario y muy restrictivo -ha dicho - pero las novedades de Vista lo convierten en un caballo de Troya que nos colará todavía más restricciones. Vamos a concentrar nuestros esfuerzos en explicar cómo funciona, cómo resistirlo y por qué todo esto es importante.

Genial. Vista es una estafa a mano armada y un desprecio personal de los muchos que nos hacemos todos los días por pereza, cobardía, miedo o pura imbecilidad (aquí está el artículo sobre WV que escribí para Consumer hace un mes. El titular no es mío). Pero ¿cuál es la alternativa que propone la FSF para que los usuarios de Microsoft dirijan sus temblorosos pero esperanzados ratones hacia una nueva vida de libertad, algarabía y amor? ¡Oh, no sé! ¡Qué emocionante! ¿Ubuntu? ¿Mandriva? ¿Open Suse quizá?

No, pequeño saltamontes. La distribución que la FSF considera más apropiada para todos aquellos usuarios que jamás han conocido un sistema operativo diferente de Windows es gNewSense. De los gNewSense de toda la vida. *

Bill Gates debe de estar aterrorizado. Abriéndose las venas con un liveCD en un jacuzzi de Redmond.

*La nota. Sí, ya lo sé. El motivo por el que la FSF ha elegido gNewSense es porque no tiene drivers binarios, que son software propietario que algunas empresas (como ATI, nVidia, Lexmark, etc) facilitan para asegurarse de que sus productos funcionan como dios manda (o funcionan) en nuestro ordenador. Vanidades burguesas como: escaners, cámaras de fotos, impresoras. Efectos especiales en videojuegos que cuestan 60 euros por los efectos especiales. Cosas que un usuario de Vista no echará de menos cuando emprenda su feliz viaje hacia nosotros, la comunidad.

Me gustaría añadir que, a diferencia de las otras distros mencionadas, gNewSense no tiene comunidad, su página web es una puta mierda y para colmo sólo está en inglés. No sé en qué rayos está pensando la FSF.

Diciembre 12, 2006

Aprobada la proposición no de ley para la (no) promoción del software libre

El Barrapunto:

"Hoy, en el Pleno del Congreso de los Diputados, el PSOE presentará una Proposición No de Ley (PNL) para la promoción del Software Libre... supuestamente, porque el texto en realidad impide que la Administración pueda requerir software libre en la contratación pública (véase punto 7) y no se exijan estándares abiertos, entre otros "detalles". Por si la cosa no oliera a coartada para despues aprobar de rositas la tan denostada LAE, nos encontramos con que en el blog de la proponente alardean de emplear la definición de software libre que aparece en un wiki, en lugar de hacer referencia a la FSF o simplemente enumerar las cuatro libertades básicas. ¿Estamos ante un Congreso 2.0?"

En Periodistas 21:

Los socialistas presentan esta tarde una proposición no de ley (pdf) para la promoción del software libre. Es una iniciativa engañosa y que acaba por no valorar el sofware bajo ninguno de los tipos de licencia abierta.
Todo lo contrario, repite miméticamente los argumentos del lobby de empresas de sistemas propietarios y cerrados (Iniciativa para la Elección de Software) y no incluye ninguna de las definiciones oficiales de la GNU (Licencia Pública General o GPL) ni de la Fundación para el Software Libre (FSF), pero tampoco ninguna de las propuestas por la Unión Europea.
Los socialistas votaron hace un año contra una iniciativa de IU, ERC, BNG y Chunta Aragonesista porque obligaba a "comprar y utilizar siempre este tipo de software", según la diputada Lourdes Muñoz Santamaría, que firma y defiende ahora, un año después, la iniciativa socialista.
La diputada esgrime "el criterio de que en todo concurso público o compra de aplicaciones o desarrollos a medida por parte de la Administración Pública se deben evaluar tanto las soluciones de software libre como las de propietario -en el caso existir-; es decir, no se pretende imponer un tipo de software pero sí que como mínimo se valoren opciones de software libre"

La propuesta ha sido aprobada. Como decía Juan esta tarde, en Francia el Parlamento y los diputados usarán Linux. En España, los nuevos ordenadores de los diputados funcionan con Windows XP.

Diciembre 08, 2006

¡no me dijo que era puta!

Hoy en Barrapunto:

Una usuaria de Kazaa, que en su momento fue demandada por la RIAA (y condenada) por usar ese programa para compartir archivos en Internet, ha demandado a su vez a la empresa detrás de Kazaa ya que el programa "se vendía prometiendo descargas gratuitas, estaba diseñado de tal manera que ponía una carpeta para compartir archivos con otros usuarios de Kazaa sin que avisara al usuario de tal cosa y además instalaba un spyware que hacía que esa carpeta se siguiera compartiendo incluso si se desinstalaba el programa".

Está claro: la culpa la tienen las madres.

Diciembre 06, 2006

la herencia de dorothy parker

dorothy_parker.jpgEs bien sabido que, cuando Dorothy Parker murió a los 67 años -más o menos en la ruina, alcoholizada y, sola- donó toda su herencia -los cuatro chavos que tenía y, mucho más importante, sus derechos de autor- a Martin Luther King Jr y su causa por la igualdad racial en América. Lo que no es tan conocido es que, en su testamento, designó a su amiga Lillian Hellman, mujer de Dashiel Hammet y escritora de prestigio, el cargo de albacea literaria.

Según cuenta Margareth Meade, biógrafa de la escritora más emblemática de Nueva York, Hellman ejerció su cargo con más celo de lo que habría sido conveniente por motivos poco literarios.

Quizá bajo la sospecha de que a Hellman no le hacía falta el dinero, aunque aún más porque creyera apasionadamente en la igualdad racial, Parker había decidido ubicar su nido, del tamaño de un gorrión, donde pudiera dar fruto. Toda su herencia, incluyendo derechos de autor y regalías, fue dejada al reverendo Martin Luther King Jr, hombre a quien no había conocido, pero al que admiraba locamente. Si King eventualmente moría, todo iría para la Naacp, el movimiento por los derechos civiles y la igualdad racial al frente del cual estaba el pastor afroamericano.

Hellman entró en el juego que más le gustaba. Hasta su muerte, fue la omnímoda albacea y ejecutora de los derechos de Parker. No le faltaron requerimientos. La Biblioteca del Congreso norteamericano en Washington, que es la biblioteca más grande del mundo, y la de la Universidad de Syracuse en el estado de Nueva York, pidieron la donación de los papeles póstumos de Parker. Algunas de las principales editoriales neoyorquinas, G.P. Putnam’s Sons, Charles Scribner’s Sons, Random House, Harper & Row, y Viking, querían encargar una biografía de Parker.

La correspondencia entre Hellman y sus abogados demuestra cuán rígidamente usó sus derechos sobre la obra de Parker. De hecho, su respuesta a prácticamente todos los pedidos fue “No”. Negó el derecho para que se estrenara una producción de Broadway con la actuación de Julie Harris y canciones de Cole Porter, aunque resulta difícil entender cuáles podrían haber sido sus razones. En el caso de los posibles biógrafos, alegó siempre que Parker se oponía a empresas de este tipo.


Con el tiempo, se hicieron más claras cuáles eran las verdaderas objeciones de Hellman a una biografía. Temía que un biógrafo intrépido, excavando en el pasado de Parker, descubriera las mentiras de Hellman acerca de su pasado, y eso era algo a lo que ella no quería arriesgarse para nada. Por un tiempo, triunfó gracias a esta estrategia, que hasta ahora siempre le había funcionado. Finalmente, las fabulaciones fueron descubiertas por los propios biógrafos de Hellman. Entre tanto, su autobiografía An Unfinished Woman fue un gran éxito, y en 1970 ganó el National Book Award, con lo que reparó en que las memorias eran lo suyo.

Técnicamente, el cargo de albacea finalizaba para Hellman cuando King murió y la Naacp se convirtió en propietaria de la herencia. Pero Hellman no quiso saber nada de tecnicismos, y empezó una batalla legal que acabó sólo en 1972 con un fallo de los tribunales contra Hellman. En una entrevista con el New York Times Book Review, Hellman todavía seguía con su latiguillo: “Una cosa es tener un sentimiento real a favor de los negros, pero esa sentimentalidad ciega por la Naacp, un grupo tan conservador que hasta muchos negros no le tienen el menor respeto, es otra. Seguro que estaba borracha cuando hizo eso”.

Diciembre 04, 2006

creative qué?

Sentencia del 29 de Noviembre, 2005, en la Audiencia Provincial de Pontevedra, Sección 1ª (rec. 3008/2005):

Pues bien, centrado en semejantes términos el debate del recurso de partida conviene señalar que el documento aportado por el demandado-recurrente como licencia de uso musical libre (creative commons) no pasa de constituir un mero folleto informativo acerca del contendo de la misma y asimismo carente de toda firma, no pudiendo, por ende, serle atribuido ningún valor.”

Nuevo no es no, pero yo no lo había visto antes. gracias tortuga (via y via)


Noviembre 27, 2006

Seis excepciones a la DMCA

1. Trabajos audiovisuales incluídos en la biblioteca de cualquier colegio o el departamento de cine o comunicaciónes de cualquier universidad, cuando la excepción se aplica con el propósito de crear recopilaciones de partes de aquellos trabajos para uso educativo en la clase por parte de estudiantes o profesores.

2. Aquellos programas y videojuegos distribuídos en formatos que han quedado obsoletos y que requieren el medio o el hardware original para poder funcionar, cuando la excepción se aplica con el propósito de preservar o archivar una copia de trabajos digitales publicados en un archivo o biblioteca. El formato se considerará obsoleto cuando la máquina o el sistema necesario para aplicar el trabajo en dicho formato ha dejado de fabricarse o está razonablemente fuera de circulación en el mercado.

3. Programas informáticos protegidos por dispositivos de seguridad que impiden el acceso debido a una disfunción o daño y que han quedado obsoletos. Un dispositivo de seguridad se considerará obsoleto si ya no se fabrica o su sustituto o parche no está razonablemente disponible en el mercado.

4. Trabajos literarios distribuídos en formato electrónico (ebook) cuando todas las ediciones digitales existentes de dicho trabajo (incluyendo ediciones digitales publicadas por entidades autorizadas) contienen controles de acceso que impide la función de audio-lectura del libro o el uso de lectores que renderizan el texto en formatos especializados.

5. Programas informáticos en forma de firmware que permiten el uso de dispositivos telefónicos wireless para conectarse a la red de comunicaciones telefónicas wireless (?) cuando la excepción se realiza con el único propósito de conectarse legalmente a una red de comunicaciones telefónicas wireless.


nota: mientras las traduzco, ésta me parece la más graciosa.

6. Grabaciones de audio y trabajos audiovisuales con dichas grabaciones de audio, distribuídas en formato CD y protegidas por sistemas de protección digital que controla el acceso a trabajos adquiridos legalmente y que crean o exponen fallos de seguridad o vulnerabilidades que comprometen la seguridad de ordenadores personales, cuando la excepción se realiza con el único propósito de probar de buena fé, investigar o corregir dichos fallos de seguridad o vulnerabilidades.

nota 2. Ahora que he acabado, ésta es sin duda la mejor. De buena fé. Qué graciosos. El truco es, por supuesto, crear excepciones a una ley que, según su propia ley, no debería existir en absoluto. Al menos en los USA los lobbies son públicos.

Advierto que la traducción es rápida y descuidada y recomiendo que lean el original aquí. Gracias Dani.

Octubre 31, 2006

El derecho a pensar

06-large.jpgHace más de diez años, mi amigo Jose Luis Pumarega comenzó una serie de cuentos con un personaje central: el Veloz Poeta Astrofisico. En honor a la verdad, el Veloz Poeta Astrofisico no era poeta sino traficante: viajaba de planeta en planeta vendiendo poemas de distintos autores, que estaban prohibidos en todas las galaxias por sus efectos intoxicantes sobre la población. En el mercado negro intergaláctico existía una jerarquía de autores, una escala de pureza. Un poema de Ruben Darío te hacía flotar durante varias horas; una elegía de Rilke colocaba mucho más. A los gobernantes de dichas galaxias no les interesaba que sus ciudadanos se colocaran porque se volvían difíciles. Los que no quedaban tan ensimismados que ya no soportaban su trabajo diario se volvían violentos y contestatarios y todos, sin excepción, quedaban enganchados de por vida. Con su pequeña obra cómica de ciencia ficción y sin preverlo siquiera, mi amigo le dio la razón a los lobbys del copyright: la poesía ofrece un beneficio inmenso a aquellos que la consumen. Les ayuda a pensar.

Sciencia Donum Dei Est, Undi Vendi Non Potest

Que el acceso a la cultura -la filosofía, la historia, las artes y las ciencias- ayuda a pensar no es una idea moderna ni revolucionaria, lo revolucionario es el derecho a pensar. Por motivos políticos y religiosos, la capacidad de leer y escribir ha sido un derecho limitado a las clases favorecidas durante gran parte de nuestra historia. Siglos antes de nuestra era, los griegos ya creían que las ideas llegaban al poeta por gracia de las Musas y otros dioses, un regalo divino que debían compartir. Los poetas, fabulistas e historiadores no eran autores sino mensajeros de lo divino y reproducían sus copias a mano por medio de escribas o esclavos entrenados a tal efecto. Pero sus obras no eran colocadas en tiendas y vendidas al por mayor, sino repartidas entre familiares y colegas, reservando una copia para la memoria, es decir, biblioteca familiar o real. Que el acceso a dicha biblioteca estuviese reservado a los nobles no generaba ningún problema: el resto no sabía leer. Que la gracia de las Musas estuviera reservada a las familias nobles tampoco resultaba extraño, puesto que aquellas estaban más cerca de los dioses que la plebe vulgar.

En China, donde inventaron la primera imprenta a mediados del siglo X, Confucio se declaraba traductor de Dios y rechazaba como inmoral la comercialización del conocimiento, reservado a aquellos cercanos a Dios (1). En tierras islámicas, el mismo Koran era un dictado de Dios a Mahoma, palabra que era estudiada y transmitida a los hombres por aquellos más cercanos a EL, del mismo modo que Moises reproducía la palabra de Dios. Tras la caída del Imperio Romano hasta el siglo XVI, Occidente tuvo a la Iglesia como única empresa editorial, dedicada a copiar, editar y distribuir la palabra de Dios por medio de monjes escribanos. Sciencia Donum Dei Est, Undi Vendi Non Potest (La sabiduría es un regalo de Dios y por lo tanto no puede ser vendida). Durante todo el Renacimiento, las ciencias y las artes florecieron gracias al patronazgo de la iglesia y la nobleza, pero su generosidad era interesada y estricta. El artista al servicio del poder sigue siendo artista, pero no es autor. El autor no pudo tomar posesión de su propia consciencia, independizándose de sus mecenas y de Dios, hasta la Ilustración, dos siglos después de Gutemberg.

El invento de Gutemberg y las primeras leyes de Copyright

La imprenta china consistía en planchas de madera talladas, una mejora sensible con respeto a la copia manuscrita que funcionaba a la perfección con los ideogramas. La genialidad de Gutemberg consistió en partir las tablas en caracteres individuales de plomo fundido que pudieran ser redistribuidos una vez acabado el proceso, tal y como hacemos hoy. Aunque las producciones más notables de la nueva tecnología fueron textos eclesiásticos como las bulas de indulgencia del Papa Nicolas V y la famosa Biblia de Gutemberg, la versatilidad del sistema y la resistencia de las placas aligeraron el proceso de producción y muchos empresarios avispados se lanzaron al negocio editorial, comprando las obras directamente de los autores y adquiriendo el derecho exclusivo de reproducirlas a perpetuidad. Hicieron falta casi 200 años para que se decidiera que “para siempre” era demasiado tiempo. Fué entonces cuando llegó la primera ley de Copyright, conocida como el Estatuto de la Reina Ana.

El monopolio a perpetuidad de los editores mantenía un mercado de ediciones limitadas y caras, por lo que el derecho a leer seguía estando reservado a nobles y ricos que se las podían permitir. Esto convenía a la corona tanto como a la Iglesia porque, como eran cuatro gatos, mantenían un control directo sobre lo que se publicaba y lo que no, pero tenía sus desventajas. El Estatuto de la Reina Ana, aprobado por el parlamento inglés en 1710, establecía un plazo de copyright de 14 años, renovable por un máximo de 28 años si el autor seguía vivo. A partir de este momento, la obra quedaba a disposición de cualquiera que pudiera reproducirla. Se hizo de este modo para animar la creación y proteger la inversión del editor (que pagaba al autor por los derechos sobre la obra), pero sobre todo para facilitar el acceso a la cultura al mayor número posible de gente, permitiendo la producción de ediciones baratas y asequibles al cabo de un tiempo prudencial. Por primera vez se reconocía la necesidad de extender la cultura a todos los rincones del reino. Leer ayuda a pensar, y pensar ayuda a construir una economía más rica, variada y avanzada para la nación.

La primera Ley de Propiedad Intelectual llegó a España en 1762, y a Alemania y Francia en 1791, después de la Revolución Francesa. Europa se separó de la tradición anglosajona creando la figura del derecho de autor en favor del creador sobre el editor. Cada sistema de reproducción mecánica ha generado leyes que regulan su reproducción, cuya función es mantener la tensión entre los intereses económicos del editor y la responsabilidad gubernamental de favorecer el desarrollo cultural de sus países. En las últimas décadas, sin embargo, los derechos de autor se han ido estirando hasta los 70 años posteriores a la muerte del autor, llegando a los 100 años en algunos países. Ese crecimiento en el derecho de explotación ha crecido paralelo a los derechos mismos sobre las obras, que han pasado de lo literal (la reproducción literal de un texto, una pintura o una canción) a lo abstracto (la obra derivada del original o las ideas detrás del mismo). Las grandes compañías editoriales y mediáticas, las grandes corporaciones de software y las multinacionales del entretenimiento presionan, por medio de lobbys, a sus respectivos gobiernos para que las leyes protejan un monopolio cada vez más exclusivo y excluyente de la producción cultural. La tensión entre los intereses editoriales y los ciudadanos se ha perdido, devolviendo el privilegio de pensar a la aristocracia de nuestro tiempo: las grandes corporaciones, los herederos y las sociedades de derechos. Y tenemos buenas razones para creer que sus intereses son menos elevados que los de los poetas griegos, los historiadores romanos o Dios.


EL COPYRIGHT EN LA PRÁCTICA: Tres casos ejemplares

Stephen James Joyce y James Joyce: la locura de poder. El 16 de Junio es la efeméride más famosa de la literatura contemporánea. Es Bloomsday, el día en que Leopold Bloom y Stephen Dedalus se encuentran y recorren Dublín en el Ulysses de James Joyce. Hace dos años, la ciudad de Dublín decidió celebrar su primer centenario con un festival de tres meses: reJoyce Dublin 2004. A los tradicionales recorridos turísticos se sumaron una superproducción de Exiles -la única obra de teatro de Joyce- en el teatro nacional, lecturas, tertulias abiertas con los más prestigiosos académicos, exhibiciones de manuscritos originales y todo tipo de eventos conmemorativos en la Biblioteca nacional, la televisión nacional, la radio nacional y el Centro James Joyce. Iba a ser el festival más grande jamás dedicado a un autor que no fuera Shakespeare y tiraron la casa por la ventana: 700.000 libras, más de un millón de euros para una fiesta literaria sin precedentes. Una semana antes del festival, el único heredero del escritor informó al gobierno irlandés que les demandaría por infracción de copyright si alguien recitaba una sola línea de la obra de Joyce.

Fue una catástrofe. Dos años antes, el gobierno irlandés había pagado 12,6 millones de libras por más de 500 páginas originales escritas por Joyce, incluyendo los bocetos de ocho episodios de Ulysses y las pruebas de Finnegans Wake, que constituían la pieza central de la exhibición de la Biblioteca Nacional. En vísperas del festival, aterrorizado, el gobierno propuso un cambio de emergencia en la legislación para impedir que la biblioteca nacional se enfrentara a un juicio. Tanto las lecturas como la representación de Exiles quedaron canceladas.

Stephen James Joyce, que tenía nueve años cuando su abuelo murió, es el heredero absoluto de la obra de Stephen Joyce desde mediados de los ochenta, cuando compró los derechos que no había heredado de un familiar alcoholizado en apuros. Desde entonces se ha hecho famoso -y multimillonario- gracias a cuatro actividades que deberían tener poco o nada que ver con el desarrollo cultural: insultar, prohibir, acosar y demandar.

En 1998 prohibió las lecturas del Ulysses en vivo por la Red. En el 2000, canceló el estreno de la versión musical del famoso monólogo de Molly Bloom en un festival de Edimburgo. Obligó a la Biblioteca Nacional de Irlanda a retirar documentos sobre Lucia Joyce que habían sido donados por la familia de Paul Léon, secretario personal del escritor. Poco más tarde prohibió a un compositor irlandés el uso de 18 palabras de Finnegans Wake porque, por decirlo de manera educada, a mi mujer y a mí no nos gusta tu música.

Desprecia a los académicos e insulta a los biógrafos, los universitarios y los editores de revistas especializadas. Amenazó, acosó y chantajeó sistemáticamente a la profesora Carol Shloss para que abandonara una biografía de Lucía Joyce, hija de James Joyce. Stephen considera que es su derecho y su deber proteger la obra de su abuelo de las garras de los académicos y las editoriales, pero eso no explica su complacencia en marearlos durante años o su costumbre de boicotear en el último minuto aquellos eventos en los que el publico general se vería especialmente beneficiado, como las reediciones baratas, las lecturas públicas o los documentales para la televisión.

Su control sobre la obra de Joyce habría entrado en el dominio público el 31 de diciembre de 1991, 50 años después de la muerte del autor, pero la regulación europea decidió extender dichos derechos por 30 años más desde el 1 de julio de 1995. Además de su nieto, el estado de James Joyce es protegido por la Sociedad de Autores -miembro de IFRRO (Federación Internacional de Organizaciones de gestión de derechos)- junto con los de Bernard Shaw, Virginia Woolf, Philip Larkin, E. M. Forster, Rosamond Lehmann, Walter de la Mare, John Masefield o Compton Mackenzie.

El estado de John Cage y The Planets: la codicia.A mediados del año 2002, el estado de John Cage demandó al grupo The Planets por plagiar una composición protegida por Copyright. El album Classical Grafitti de The Planets incluía un minuto de silencio llamado, lacónicamente, A One Minute Silence, que el productor había incluido como un recurso de estilo para separar el disco en dos partes. Fueron acusados de plagiar el famoso 4’33" , una pieza de 273 segundos de silencio compuesta por John Cage en 1952.

La cagada, si se me permite, fue ponerle título. De haber incluido el minuto sin decir nada, el disco habría sido legalmente original gracias a su vulgaridad; todos los discos incluyen silencios entre canción y canción. Pero, de haberlo hecho así, algunos fans habrían pensado que el disco era defectuoso o realmente corto, y lo habrían sacado del reproductor sin escuchar la otra mitad. Consciente del problema, Mike Batt decidió marcarlo. Y, ya metidos en harina, hacerle un pequeño homenaje al maestro Cage firmando el silencio como Batt/Cage. Era una broma. A Batt no se le ocurrió que alguien, ni siquiera Cage, pudiera poseer el silencio. Su sorpresa fue tal que, cuando llegó la denuncia, se permitió otra broma: dijo que su silencio era mejor que el silencio de Cage porque había dicho lo mismo en menos tiempo. Eso fue antes de perder el juicio, que se saldó con un cheque de seis cifras a favor de los demandantes y que probablemente acabó con su sentido del humor.


Coca-Cola y Sharad Haksar: la censura. Sharad Haksar, león de plata en la edición de Cannes de 2005 y uno de los fotógrafos más reputados de la India, recibió una demanda judicial de Coca-Cola por una fotografía de grandes proporciones situada en una calle principal de Chennai. En dicha fotografía se ven un bombeador de agua y varios recipientes de barro vacíos, con un enorme anuncio de Coca-Cola de fondo. La misma imagen se puede ver a lo largo y ancho de la India, pero no en foto sino en verdad; los anuncios de la empresa estadounidense están en todas partes y la gente hace colas de varias horas para recoger agua potable que necesitan para vivir. Sin embargo, la foto no es costumbrista, es una denuncia: entre las colas y los anuncios hay una estrecha relación que Sharad Haksar ha querido señalar. Las zonas en las que las fábricas de embotellado de la empresa se han asentado sufren cortes de agua continuos y los residuos de las naves contaminan los sembrados, envenenando plantaciones y animales. Esa relación tampoco es un secreto; la "sequía" ha llegado al extremo de levantar fuertes protestas en varias poblaciones, porque la falta de agua no les deja sembrar, ni criar ganado, ni vivir. En Plachimada, en el estado de Kerala, los vecinos han impedido que Coca-cola instale su enésima planta de embotellado. Llevan intentándolo dos años.

En su denuncia, Coca-Cola Beverages Private Limited exigió que el panel fuera retirado "de inmediato y de manera incondicional" y el pago de dos millones de rupias (37.000 euros) por daños y perjuicios, pero no acusó a Haksar por difamación sino por infracción de su propiedad intelectual. Aunque se trata de un caso evidente de censura, la ley está de su parte: la foto contiene una imagen que Haksar no tiene permiso legal para utilizar. Amparado por la ley, el uso directo del copyright como herramienta de control y censura se ha vuelto cada vez más habitual en los últimos años. En los libros Free Culture de Lawrence Lessig y Copia este libro, de David Bravo, se pueden encontrar muchos ejemplos más.

CONCLUSIONES

Parafraseando al escritor Malcom Gladwell (2), la diferencia entre un crimen de maldad y un crimen de locura es la diferencia entre un pecado y un síntoma. No podemos culpar a aquellos que, como los herederos de Joyce y John Cage, utilizan la ley para sacar provecho de su situación. Ni siquiera podemos culpar a las empresas por abusar de su poder acallando denuncias o eliminando a la competencia, porque eso es lo que hacen las empresas. Por egoísta, disparatada, dañina o codiciosa que resulte su actitud, no es pecado sino síntoma, el síntoma de una ley enferma que debe cambiar.

Las leyes de Copyright y de Propiedad Intelectual, al igual que los colegios, las bibliotecas y las universidades, no se crearon para que existiera una industria que se lucre de nuestras necesidades ni para devolver el privilegio de pensar a unos pocos en detrimento de todos los demás, sino para que existiera un desarrollo cultural que nos beneficie a todos de todas las maneras posibles. En una sociedad sana, los intereses de la industria sólo son relevantes para la legislación en cuanto redundan en beneficio de todos y nunca, en ningún caso, se superponen al derecho de los ciudadanos a pensar, a crear y, en definitiva, a ser. Y ser no es poder elegir y consumir sino poder crear nuestras propias elecciones y ser libres. Cualquier ley que contamine esa libertad es una ley enferma que necesita desaparecer.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
++ El Derecho a Pensar es un articulo que escribí el verano pasado para la Revista Libre Pensamiento, publicado en el número como parte del especial "Libre acceso a la cultura libre". La revista se edita cuatrimestralmente a iniciativa de la secretaría de comunicación de la central anarcosindicalista Confederación General del Trabajo (C.G.T.).

Además del papel, mi articulo ha sido publicado aquí y el resto de los articulos de tan interesante dosier le seguirán más adelante.

+ He citado de memoria después de casi diez años y, como estaba usando la mia (mi memoria), he convertido al Veloz Poeta Astrofísico en el Increíble Poeta Intergaláctico. Como ven, ha permanecido lo único que no era, poeta. La descripción de la obra, gracias a dios, es fiel al original. Ahora sólo me queda esperar a que Jose Luis lo encuentre y lo publique.

++ La ilustración es un retrado de Eleanor Read

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
NOTAS:

1) Además, los mismos caracteres de la lengua china son obra de la naturaleza y, por lo tanto, no pueden ser poseídos por ningún mortal. Como tan bien explica el ensayo de John Perry Barlow “Vender Vino sin Botellas”*, era el contingente y no el contenido lo que se podía comprar y vender. http://biblioweb.sindominio.net/telematica/barlow.html

2) Malcom Gladwell, Damaged [The New Yorker, 24 de Febrero de 1997] http://www.gladwell.com/1997/1997_02_24_a_damaged.htm

Octubre 29, 2006

Señores de la SGAE

he dejado a un amigo un libro que se llama "El Retorno de los Dragones", de Margaret Weis y Tracy Hickman. Es un libro que forma parte de las Crónicas de la Dragonlance, una de esas series de libros en las que aparecen elfos, enanos y dragones. Se lo leyó en un par de meses, no le gustó mucho y me ha reconocido que no se lo va a comprar.

Por otra parte este mismo amigo me dejó la película "El Último Mohicano", que me gustó mucho. Pero no pagué nada por verla, y no pienso comprarme el DVD porque no me gustó tanto.

He de reconocer que en mi primer año de facultad me compré un juego de ordenador, llamado "Resident Evil 2", una maravilla con la que disfruté pasando miedo. Tras pasármelo, se lo dejé a, al menos, 7 personas más. Todas se pasaron el juego, disfrutando al menos tanto como yo con él. Ninguna se lo compró tras pasárselo.

Todos estos reconocimientos vienen a cuento de conocer su doctrina según la cual el intercambio de ficheros en Internet (el sistema P2P, entre ellos el famoso E-mule) es algo perverso por permitir a mucha gente disfrutar de obras con derechos de autor no pagando por ello. Dicen ustedes que el que disfrute una película o un videojuego debe hacerlo porque ha pagado por ello, que compartir videojuegos o películas o música sin pagar hace que los artistas creadores pierdan dinero, y que en la práctica se les está robando.

Esta reflexión, que pueden terminar de leer en el blog de Raul Sanchez (via) me recuerda a un comentario que leí hace años en Slashdot. Decía: cada vez es más dificil no quebrantar la ley. Habrá que acabar con la fea y destructora costumbre para el artista de dejar las cosas a la gente de gratis- dice Raul después de pensarlo un poco, porque se dejan productos culturales a otras personas que los disfrutan sin pagar. ¡Que se vayan a la biblioteca!

Ay no, espera. Que eso también es robar.

MAS: Calvo quiere prohibir los descuentos a los libros para no convertirlos en "mercancías" (via)

Septiembre 25, 2006

Pettibon: Los derechos intelectuales se están convirtiendo en un obstáculo para la creación

medium_every-chord-in.jpg

Sus primeros dibujos conocidos fueron portadas de una banda punk, Black Flag, de la que formaba parte su hermano. Actualmente no hay colección de arte contemporáneo que se precie que no cuente con alguna obra suya. Sus dibujos cercanos a la estética del cómic llevan casi siempre textos retorcidos, punzantes o de una extraña mística que se queda rondando la cabeza.

(...) "Mis primeras referencias eran las historietas de humor político en los periódicos, las que salen en las páginas editoriales. Ése es mi principal punto de partida. Yo tomo prestado de todo y de todos lados, personajes de la televisión, de los dibujos animados", explica.

Sus trabajos usan con frecuencia citas literarias de escritores como Henry James, John Ruskin, Marcel Proust, William Blake o Beckett. Citas textuales, préstamos. En el tira y afloja de la piratería y los derechos de autor, hoy en día una técnica como el collage no podría haberse inventado. "El copyright se ha convertido en un asunto de política económica, incluso desde entidades como Disney, que nunca hizo nada original en su historia. Los derechos intelectuales se están convirtiendo en un obstáculo para la creación y están extendiendo esas trabas hacia el futuro".

El articulo entero sobre Raymond Pettibon, en Babelia.

Septiembre 22, 2006

el sin-sentido de las patentes

LesMiserables.jpgEscribiendo un artículo a las horas habituales me encuentro que Salvador Peiró tradujo uno de mis textos favoritos sobre las patentes de software. Patent Absurd fue escrito por Richard Stallman y publicado en el Guardian en junio del año pasado, y es importante porque explica maravillosamente la diferencia entre el Copyright y la patente, dos primas de la familia de la Propiedad Intelectual cuya confusión causaba problemas al ministro de industria francés, Patrick Devedjian.

Para conseguirlo, Stallman cambia software por literatura y se pregunta: ¿qué pasaría si Victor Hugo tuviera que enfrentarse a patentes sobre la producción literaria?

Una novela y un complejo programa moderno tienen varios aspectos en común: ambos son de gran tamaño y implementan muchas ideas. Supongamos que una ley de patentes hubiera sido aplicada a las novelas en el 1800; supongamos que estados como Francia hubieran permitido las patentes de ideas literarias. ¿Cómo esto habría afectado a los escritos de Hugo?. ¿Cómo serían los efectos de las patentes literarias comparados con los efectos del copyright literario?
Consideremos la novela Les Misérables, escrita por Hugo. Dado que fue escrita por él, el copyright le pertenecía sólo a él. Él no tuvo miedo de que otro extraño pudiera llevarlo a juicio por infracción de copyright y ganarlo. Eso era imposible porque el copyright cubre sólo los detalles de propiedad de una obra, y solo restringe la copia. Hugo no copió Les Misérables, así que el no corría peligro alguno.

Las patentes funcionan de forma diferente. Estas cubren ideas - cada patente representa un monopolio en la aplicación de una idea, que se describe en la patente misma.

Aquí va un ejemplo de hipotética patente literaria:

*Demanda 1: un proceso de comunicación que presenta en la mente del lector, el concepto de un personaje que ha estado encarcelado largo tiempo y se vuelve agresivo contra la sociedad y la humanidad. *Demanda 2: un proceso de comunicación que de acuerdo con la demanda 1, donde dicho personaje encuentra a continuación redención moral a través de la bondad de otro.

*Demanda 3: un proceso de comunicación que de acuerdo con las demandas 1 y 2, dicho personaje cambia su nombre durante la historia.


Si dicha patente hubiera existido en 1862 cuando Les Misérables fue publicada, la novela hubiera infringido todas las 3 demandas - todas estas cosas le ocurrieron a Jean Valjean en la novela. Hugo podría haber sido juzgado y hubiera perdido. La novela podría haber sido prohibida en efecto, censurada - por el propietario de la patente.

Ahora consideremos una hipotética patente literaria:


*Demanda 1: Un proceso de comunicación que presenta, en la mente del lector, el concepto de un personaje que ha estado en la cárcel por un largo periodo de tiempo y a continuación cambia su nombre.

Les Misérables hubiera también infringido dicha patente, porque también casa con la historia de la vida de Jean Valjean.

Todas estas patentes hubieran cubierto la historia de un personaje en una novela. Estas patentes se solapan, pero no precisamente se duplican unas a otras, así que podrían ser todas válidas simultáneamente - todos los propietarios de las patentes podrían haber llevado a juicio a Víctor Hugo. Cualquiera de ellos podría haber prohibido la publicación de Les Misérables.

Podrías pensar que estas ideas son tan simples que no hay ninguna oficina de patentes que las hubiera registrado. Nosotros los programadores nos asombramos por la simplicidad de las ideas que las patentes de software reales cubren - por ejemplo, la Oficina Europea de Patentes ha registrado una patente sobre la barra de progreso, y otra sobre los pagos realizados con tarjetas de crédito. Estas serían graciosas si no fueran tan dañinas.

Otros de los aspectos de Les Misérables que podría también haber caído con las patentes. Por ejemplo, podría haber una patente sobre sobre un ficticio retrato de la batalla de Waterloo, o una patente de utilizar el lenguaje parisino de la calle. Dos juicios más.

De hecho, no hay límite en el número de diferentes patentes que podrían haber sido aplicables para llevar a juicio al autor de un trabajo como Les Misérables. Todas los propietarios de patentes que digan que se han ganado un premio por el progreso literario que sus ideas patentadas representan - pero estos obstáculos no promoverían el progreso de la literatura. Solo lo obstaculizarían.

De todas formas, una patente muy amplia podría haber hecho todos estos asuntos irrelevantes. Imagina patentes con amplias demandas, como estas:

Proceso comunicativo estructurado con narración que continua a través de muchas páginas.
Una estructura narrativa que a veces se asemeja a una fuga o improvisación.
Una intriga articulada alrededor de la confrontación de personajes específicos cada uno a su vez poniendo trampas al resto.
Quién hubieran sido los propietarios de las patentes? Podrían haber sido otros novelistas, quizás Dumas o Balzac, que habrían escrito dichas novelas - pero no necesariamente.

No es necesario escribir un programa para patentar una idea de software, así que si nuestras hipotéticas patentes literarias siguen el sistema de patentes real, estos propietarios de patentes no tienen que haber escrito novelas, o historias, ni nada - excepto formularios de patentes.

Las compañías parásitas de patentes - un negocio que no produce más que juicios y condenas - están creciendo

Esta analogía puede ayudar a los no programadores a ver que hacen las patentes de software. Las patentes de software cubren características, como la definición de abreviaciones en un procesador de textos o el recalcular la ordenación natural en una hoja de cálculo.

Cubren algoritmos que los programas necesitan utilizar. Cubren aspectos de los formatos de fichero, tales como los nuevos formatos de ficheros de Word de Microsoft. El formato de vídeo MPEG 2 está cubierto por 39 patentes americanas diferentes.

Al igual que una novela habría infringido muchas patentes literarias distintas a la vez, un programa puede infringir muchas patentes diferentes a la vez. El identificar todas las patentes infringidas por un gran programa es una trabajo tan enorme solo se ha hecho una vez.

Un estudio del 2004 acerca de Linux, el kernel del sistema operativo GNU/Linux encontró que este infringía 283 patentes americanas distintas. Esto significa que cada una de las 283 distintas patentes cubre un proceso computacional encontrado en alguna parte de las miles de páginas de código fuente de Linux.

El texto de la directiva aprobada por el consejo de ministros claramente autoriza las patentes que cubran las técnicas software.

Sus seguidores? exigen el requisito a las patentes de que estas tengas "carácter técnico" - pero no lo tendrán. Es sencillo el describir un programa de ordenador de forma "técnica", dijeron las mesas de apelación de la Oficina Europea de Patentes.

La mesa está al corriente de que su comparativamente amplia interpretación del término "invención" en el Artículo 52 (1) EPC incluiría actividades tan familiares que su carácter técnico tiende a ser ignorado, tales como el acto de escribir utilizando lápiz y papel.

Cualquier software útil puede ser "cargado y ejecutado en un ordenador, red de ordenadores programada o otro aparato programable" con vistas a realizar su trabajo, que es el criterio en el artículo 5 (2) de la directiva para patentes para prohibir hasta la publicación de programas.

La forma de prevenir que las patentes software encajonen el desarrollo del software, es sencilla: no autorizarlas. En la primera lectura, en el 2003, el parlamento Europeo adoptó las enmiendas necesarias para excluir las patentes de software, pero el consejo de ministros retractó la decisión.

Los ciudadanos de la UE deberían de telefonear a sus MEPs sin retraso, apremiándoles a sostener la anterior decisión del parlamento en la segunda lectura de la directiva.

© 2005 Richard Stallman (rms@gnu.org). La copia directa y la distribución de este artículo completo están permitidas en todo el mundo y sin royalty en cualquier medio siempre que esta nota se preserve.

· Richard Stallman lanzó el sistema operativo GNU (www.gnu.org) en 1984 y fundó la Free Software Foundation (fsf.org) en 1985. Gérald Sédrati-Dinet dio con los ejemplos citados en este artículo.

Enlace a la traducción completa de El Sin-sentido de las patentes. Gracias Salvador.

Septiembre 18, 2006

liberar la historia

La aprobación de un conjunto de leyes “memoriales”, a las que recientemente se ha sumado un encendido debate parlamentario en torno a la proposición de ley de penalización de la negación del genocidio armenio, ha abierto en Francia un interesante y legítimo debate acerca de los límites que sería deseable trazar entre la libertad de investigación de los historiadores y la represión judicial de la divulgación de determinadas versiones de la historia. En diciembre de 2005, diecinueve historiadores de renombre (entre otros, Elisabeth Badinter, Marc Ferro, Mona Ozouf, Jean-Pierre Vernant, Pierre Nora, Pierre Vidal-Naquet y Michel Winock) publicaron en un popular diario1 un manifiesto, titulado “Libertad para la Historia”, en el que declaraban su tajante rechazo de “las cada vez más frecuentes intervenciones políticas en la estimación de sucesos del pasado y los procesos judiciales contra historiadores y pensadores”.

La batalla por la memoria y el olvido de la historia, de Ana Nuño.
El Manifiesto original y la traducción al castellano

Gracias Yonderboy

Septiembre 13, 2006

wizards of OS

show_bildgrafitti.jpg

Hace quince años del lanzamiento de la GPL, diez desde que John Perry Barlow declaró la Independencia del Ciberespacio y cinco del nacimiento de Wikipedia. Como dicen en Wizards of OS, es momento de sentarse y hablar.

Del 14 al 16 de este mes, el Columbia Hall y el Columbia Club de Berlin acogen la cuarta entrega de un festival sobre cultura libre y software libre llamado Wizards of OS. El programa es ambicioso e incluye conferencias, proyecciones y talleres que empiezan a las nueve de la mañana y duran todo el dia. En la lista de casi cien invitados están Lawrence Lessig, Larry Sanger, el jefe del departamento de cultura digital en el ministerio de cultura de Brasil, Andrea Glorioso, Cornelia Sollfrank (!) y Ronaldo Lemos. Todas las charlas se pueden seguir por streamming.

No me vengan con que lo he dicho muy tarde porque la entrada cuesta un ojo de la cara. Ustedes no saben, repito, no-sa-ben lo que nosotros llegamos a hacer para darles no uno sino dos Copyfights gratis, con Lawrence Lessig y toda la tropa. Si hay un sólo rincón en el cielo para los comisarios de eventos culturales, lo tenemos cogido por al menos un 17% de eternidad.

Y aquí en Berlin es temporada alta cuando hace sol.

Julio 24, 2006

los tipos de la red

fontambro.jpg

En 1996, Microsoft lanzó un proyecto para la Red llamado 'Core fonts for the Web'. La finalidad del proyecto era crear un grupo unificado de fuentes 'seguras' y libres que pudieran ser leídas sin problemas por todos los navegadores. El paquete incluía las familias que utilizamos todos: Arial, Comic Sans MS, Courier New, Verdana, Times New Roman y Webdings.

La empresa estipuló que las fuentes se liberaban para toda la comunidad Web y todas las plataformas, lo que explica por qué los usuarios de Windows, MacOSX y Linux comparten la misma tipografía. El proyecto, sin embargo, se dió por terminado en agosto del 2002, cuando esas fuentes ya se habían convertido en las más populares de la Red. Aunque siguen siendo gratuitas, todas esas fuentes están protegidas por Copyright, lo que permite su uso pero impide su modificación.

Según expertos como Hakon Wium Lie (CEO de Opera y creador de las hojas de estilo CSS), “esta situación atenta contra las libertades básicas de la Red” y ha empezado una guerra para acabar con el monopolio de Microsoft.

Mi último artículo para Consumer es sobre tipografía en la Red y se puede leer aquí. También puedes echar un vistazo a mi consola favorita, la GP2X

MÁS: M$ forgotten monopoly | Five Steps to Font Freedom

TYPOS: Dafont | Creamundo | 1001 Fonts | identifonts | Apostrophic Laboratories | Font-Portraits: Free and good

Julio 20, 2006

Industria musical y cultura libre: hoy en el CCCB

Hoy a las siete y media, como parte del ciclo ciclo MP7: músicas en proceso, el CCCB de Barcelona acoge un debate-concierto sobre el estado de la industria discográfica tras el impacto de Internet y las licencias de contenidos libres. Será una de las raras ocasiones en que se sentarán en la misma mesa representantes de las dos posturas enfrentadas, moderadas por una voz neutral, el periodista Bruno Sokolowicz, de la excelente netradio ScannerFM.

En la mesa estarán sentados José Neri, el conocido directivo de la SGAE; Gerardo Sanz de EMI representando a las discográficas multinacionales, y el el otro lado Angel Luis Lara de La Dinamo y Raul Tudela de Creative Commons. Parece una excelente oportunidad para hacerle algunas preguntas a los ponentes, sobre todo al señor Neri.

Y después del debate, un concierto en el que uno de los músicos más inteligentes de la escena electrónica global , dj/rupture, presenta su nuevo proyecto en directo: Nettle.

Lee el resto del post en Elastico.

MAS: Según Fernández-Lerga, secretario general de la SGAE, el canon no perjudica al consumidor (gracias Yonderboy)

Junio 29, 2006

Más de 300.000 obras gratis para celebrar los 35 años del libro electrónico en Internet

El Proyecto Gutenberg y la World eBook Library se unen en una feria virtual que ofrecerá un millón de textos en 2009.

recorte.jpeg

La Feria Mundial del Libro electrónico permitirá descargar de forma gratuita desde el próximo 4 de julio más de trescientas mil obras en formato digital, 10 veces el número de volúmenes que se encuentra en una biblioteca media. La iniciativa celebra el 35 aniversario de la publicación del primer eBook publicado online, la Declaración de Independencia de EE UU. El objetivo de sus principales impulsores, el Proyecto Gutenberg y la World eBook Library (Biblioteca Mundial de eBooks) es "reducir la ignorancia y el "analfabetismo".

Nuestros proyectos -dice el fundador de la World eBook Library- se basan en la premisa de que todo el mundo debería poder acceder a una biblioteca pública global. ¡Qué casualidad! Los nuestros también.

La noticia entera en El Pais.

Junio 27, 2006

a los americanos ya no les gusta la industria farmacéutica

drug-companies-1.jpgDice Marcia Angell que la industria farmacéutica ha caido tan bajo en el favor de los americanos que las encuestas la sitúan más o menos en el fondo de la lista, por encima del tabaco y las compañías petrolíferas pero debajo de las aerolíneas y las agencias de seguros.

Angell identifica dos razones: un precio muy superior al del resto de los países occidentales y el efecto del lobby farmacéutico sobre la seguridad social.

Many older people have become all too aware of the fact that the new Medicare drug benefit, as a result of pressure from the powerful pharmaceutical lobby, specifically prohibits Medicare from using its huge purchasing power to bargain with drug companies for lower prices (even though it is allowed to regulate doctors' fees and hospital payments). This prohibition adds to the disillusionment with a bill that is not only weirdly byzantine but provides far less help than it might, and it increases resentment toward the pharmaceutical industry.

Pero le falta una tercera, la peor: el mercado de patentes farmacéuticas mata más gente a lo largo del año que todos los conflictos bélicos juntos, un genocidio a cara descubierta en el que cinco empresas acaparan el 25% del valor de la producción mundial y están respaldadas por la ley.

MÁS: Patentes y Genocidio | Brasil amenaza con expropiar patentes de medicamentos | La Gran Farma | El árbol de anís estrellado

READ: Patentes, regulación de precios e innovación en la industria farmacéutica (PDF) | Patentes e innovación: entre la industria farmecéutica y los mercados libres de ideas.

Junio 24, 2006

Fundación Copyleft

Fundación Copyleft iniciará su singladura el próximo mes de octubre de 2006, invita formalmente a la participación de todos los agentes de la cadena de valor de las artes, la cultura y las ciencias así como personas físicas y jurídicas interesadas en el copyleft.

Junio 13, 2006

Plataforma Todos a Favor del Canon

Lleva la contraria a tu vecina. Destaca entre tus amistades. Defiende sin avergonzarte. Necesitamos el canon. Créenos.

No queremos que el Gobierno nos dé dinero
porque a la gran mayoría,
no nos alcance para llegar a final de mes.
Queremos ser libres para crear y producir.
Como siempre.

Ayúdanos para que sigamos componiendo,
cantando, interpretando, bailando,
guionizando, dirigiendo pelis y series para ti.

Es nuestro derecho, es tu derecho.
Sal a la calle, navega en Internet,
grita a los cuatro vientos:

¡si al Canon!

Irma, se piensa que es una coña por lo mal diseñada que esta y, sobre todo, por la canción. Pero es que Irma, que dios la bendiga, no sabe con quién trata.

In other news, Ramoncín dice ahora que respeta Sabina como artista y que no ha tenido con él ninguna pelea. Y que su trabajo en la SGAE es un acto "solidario y gratuito".

Junio 03, 2006

The Pirate bay: hundido tu madre

180px-The_Pirate_Bay.jpgThe Pirate Bay ha vuelto a la carga, con un logo que refleja los últimos acontecimientos y el animo de la organización. Cuando la policía sueca entró en su casa fue un poco como cuando los nacionales tomaron la plaza del Dos de Mayo para registrar las mochilas de los viandantes y requisar el alcohol: la ley aun no existía pero algo acaba de sanseacabarse. La MPAA celebró la redada y el cierre de la bahía de la manera habitual; cigarros habanos, champán y gran profusión de adjetivos que se recogen en el manual del contraterrorismo internacional. Un día mas tarde, la pagina web de la policía sueca caía víctima de un ataque DOS (Denial of Service). ¡Han sido los piratas esos! -le comunicó a la prensa la mujer del jefe de policía. Cuando le preguntaron a que obedecían sus sospechas, contesto repetidas veces: no se, me dio la impresión. Como dice mi Paco que son un peligro para si mismos y para los demás ...*

Volveremos en cinco minutos, triunfantes y victoriosos. Los responsables de Pirate Bay, cuya eficiencia a la hora de recordar a las multinacionales americanas que Suecia continua pegada a Europa y tiene legislación propia les ha convertido en leyenda, ni siquiera pestañearon cuando la policía irrumpió en sus casas y se los llevó detenidos por infracción y asistencia para la infracción de copyright. Dijeron que estarían de vuelta en dos días, aunque estaban siendo optimistas: han tardado tres. La bahía ha renacido en Holanda y van a aprovechar el caos de los últimos días para remodelar la casa. Mientras eso ocurre, el sistema de búsqueda quedara deshabilitado y todo estará patas arriba durante unas semanas, por lo que recomiendan a los usuarios tirar de Google por el momento, añadiendo "site:thepiratebay.org".

Resumen: Entrevista con el administrador, video de la redada (premiun version en Pirate Bay) y ataque a la página de la policia.

*Nota de la A: en sueco en el original.

Mayo 24, 2006

¿podemos depender del software propietario?

Enrique Puertas ha hecho una interesante observación acerca de la legitimidad de las evidencias recogidas bajo código cerrado:

Hace unos meses, en unas charlas de seguridad que se dieron en la UEM, nos comentaron que el Grupo de Deltos Telemáticos de la Guardia Civil utiliza el programa "EnCase Forensics" para recopilar evidencias cuando investigan posibles delitos informáticos.

Ese software es un programa cerrado, de una empresa de Estados Unidos.
Sabiendo esto me asalta una terrible duda. ¿Se pueden usar esas evidencias en un proceso legal? Si acusan a alguien de un delito porque han encontrado evidencias usando ese software, ¿No estaría esa persona en el derecho de solicitar examinar el código fuente de ese programa? ¿Cómo puede tener esa persona la certeza de que esas evidencias no han sido inducidas por terceros, quizás por intereses económicos? O simplemente, como saber que un programa no tiene un error que ha provocado unos resultados erróneos?

Esta nota tan interesante me recuerda a una divertida anécdota personal: hace dos años nos invitaron al festival de cine fantástico de Neuchatel. Era uno de esos casos en los que, en lugar de un fee, te ofrecen la experiencia: en este caso, tres noches en el hotel más maravilloso de Europa. Doy fe: el Palafite es uno de esos hoteles que juegan en otra liga. Cada habitación es un apartamento completo sobre el lago, con jacuzzi, pantalla gigante, orquídeas, una cafetera de 400 euros y jabones de Bulgari. Cuando llegas al hotel te dan una tablet y un teléfono móvil. El móvil era un móvil. Pero la tablet era la navaja suiza del hotel; desde ella se podia controlar todo el apartamento: persianas, cortina para los mosquitos, música, canales de televisión, cierre de seguridad en puertas y ventanas, regular la luz, pedir que te traigan fruta a las cuatro de la mañana y leer tus blogs favoritos sentada en la terraza. Eso era lo bueno. Lo malo es que la tablet funcionaba con software propietario y, dos semanas después de nuestra visita, el sistema cogió un virus.

En el festival me contaron que al menos dos personas quedaron encerradas en el hotel y tardaron mas de 24 horas en sacarlas porque la empresa responsable había quebrado y ya no ofrecía atención al cliente. Oooops.

Mayo 18, 2006

Hear it, Click it, save it, Get Sued

snoop_billboard.jpg

Y lo de get sued, por una vez, no tiene relación alguna con la presencia de Snoop Doggy Dogg. La RIAA acaba de demandar a XM, una de las compañías pioneras de radio por satélite, por Inno, una suerte de iPod que salió al mercado hace tres semanas (400$) y que permite a los usuarios de XM radio guardar hasta 50 horas de música desde sus programas de radio favoritos bajo el lema "Hear it, click it, save it". Unsurprisingly, la RIAA reclama que el servicio es una infracción de copyright -en palabras de la asociación, un massive wholesale infringement- y exige el pago de 150.000 dólares por cada canción (!!)copiada por los usuarios de XM. La empresa ha prometido defender su postura en los tribunales y ha acusado a las compañías discográficas de utilizar la demanda como medida de presión en sus negociaciones sobre el precio de las licencias.

La noticia entera: Labels Sue XM Radio Over Inno Recording Device.
via

Febrero 03, 2006

Copyfight II: Eric Doeringer

doeringer.jpg

Les recuerdo que Eric Doeringer, el mantero más famoso de la escena del arte digital ha plantado ya sus ilegales en la puerta de Santa Mónica como parte del último día CopyFight II. JL ya lo explica en Elástico pero quédense con un detalle: los únicos enemigos que tiene Doeringer son los museos, las galerías y las editoriales. Los artistas que copia -salvo uno que dejaré que adivinen ustedes solos- son sus mayores fans.

Le tienen allí hasta las siete, en un pequeño tenderete de copias perfectas y amañadas, que el dia de mañana valdrán mucho más. Esperamos que las autoridades no nos desmantelen la exhibición pero, en el peor de los escenarios, trátenle como se merece; el resto del equipo estamos ya en Transmediale. No dejen de saludar si pasan por Berlin.

Febrero 02, 2006

más arte ilegal

2dpaula.jpg

Tones lo cuenta como siempre muy bien. Es la historia de la primera bajista de Gorilaz, su historia de amor frustrada con 2d y la explicación de porqué Murdoc tiene rotos los dientes y la nariz. Y también explica cómo unos piratas -mafias rusas y mejicanas- matan la música, la cultura y hasta el amor con sus prácticas deleznables de apropiación indebida. Corto y pego:

2.- En la entrevista que Albarn y Hewlett concedieron a Neil Gaiman (tócate los cojones) hace cuatro meses para la revista Wired recordaban que a Matt Groening le encanta coleccionar merchandising falso de los Simpsons. El que puede comprar en México es su favorito. Lo considera una forma de admiración al alcance de pocos fans, a pesar de la obvia intención pecuniaria que tienen los ítems que compra compulsivamente. Albarn y Hewlett opinan de forma similar, cosa lógica dada la naturaleza cortapeguista de sus canciones, y dan permiso expreso a sus fans para que fanfictioneen como les parezca.

3.- Irina Bolshakova es uno de los casos más llamativos: es una jovencísima dibujante rusa que ha imaginado cómo empezó la historia de amor entre 2D y Paula, un parche oficial en la historia del grupo que apenas ha sido mencionado. Ignorando por completo la continuidad oficial de Gorillaz (ahí tienen las versiones 2.0 de los miembros del grupo, en contradicción espaciotemporal con el momento en el que ella y 2D se conocen), y clonando con una habilidad pasmosa el estilo de Hewlett, inventó un romántico encuentro en París con una serie de cinco ilustraciones que son puro caramelo para los fans.

Enero 29, 2006

Patent Trolls

RoadEngine.gif

Las 'patent trolls' normales no tienen laboratorios ni fábricas, ni agencia de marketing ni tiendas; sólo abogados y un comité de dirección. Puesto que no inventan ni fabrican nada, no pueden pedir sus propias patentes al organismo que las certifica, pero si comprarlas a otros. Tienen predilección por compañías que han caído en desgracia y están dispuestas a vender lo que les queda a precios muy por debajo del mercado. Más tarde usan esas patentes para llevar a juicio a terceros por desarrollar una idea de su propiedad, reclamando sumas astronómicas por lucro ilegítimo. Llegaron con la burbuja de las 'puntocom' y engordaron con la crisis. Cada vez hay más de su especie; cada batalla que ganan es una pérdida para la innovación.

¿Protección de la Propiedad Intelectual o extorsión legal? Una empresa puede, por ejemplo, patentar un método para recordar la información personal de un usuario en una tienda virtual. Más adelante, la empresa quiebra y vende todo lo que tiene en el mercado de la 'segunda mano': sillas, mesas, floreros, ordenadores e incluso sus patentes. Una 'patent troll' adquiere la patente y, como consecuencia, todas las empresas que tienen una tienda online, y usan la tecnología patentada que ha adquirido la 'patent troll', reciben una carta: o pagan, o vamos a juicio.


Patent Trolls es mi último artículo para Consumer.es y lo puedes leer aquí. Todos los ejemplos mencionados en el artículo están basados en hechos reales.

Enero 24, 2006

Copyfight II: primer ciclo de conferencias en Santa Mónica

cs.jpgCENTRE D'ART SANTA MONICA (CASM)
JUEVES 26 / VIERNES 27 ENERO
Entrada Libre.
// Dos días de discusión y debate sobre el estado actual de la lucha contra el copyright restrictivo y los nuevos retos de la cultura libre. Con David Bravo, José Cervera, David Casacuberta, Ignacio Escolar, Marta Peirano, Oscar Abril Ascaso y José Luis de Vicente.//

Además: Presentación de "Crime Scene", del artista danés Mogens Jacobsen.
Dos ordenadores precintados por un cordón policial intercambian entre sí hasta el infinito material protegido bajo Copyright. Una instalación cuya exhibición ha sido prohibida en dinamarca.

El pasado mes de julio,desde Elástico y junto a Oscar Abril Ascaso organizamos Copyfight, un encuentro que reunió en Barcelona a creadores, pensadores y activistas defensores de la reforma de la propiedad intelectual para mostrar los argumentos y las iniciativas de los que pensamos que no hay más solución que el cambio de las reglas del copyright. Este jueves y viernes próximo, los comisarios del proyecto y algunos amigos como David Bravo, José Cervera y David Casacuberta nos volvemos a reunir para hablar con perspectiva de todo lo que surgió durante aquellos días;de lo -mucho- que ha ocurrido desde entonces en los distintos frentes de la lucha por otra propiedad intelectual; y de los problemasque desde entonces se han vuelto más evidentes y urgentes.

El jueves, el periodista y blogger José Cervera (no creo que necesite demasiada presentación) y servidor hablaremos sobre el impacto de la crisis del derecho de autor en la cultura escrita, literatura y pensamiento, y Marta y David Casacuberta -activista, artista digital, pensador profesor universitario- sobre videojuegos, arte digital y software libre.
El viernes, Nacho Escolar y David Bravo hablarán sobre música, cine y cultura de masas, y cerraremos los dos días con una mesa redonda entre todos los participantes.

Pero además, el viernes se presentará de manera oficial la instalación "Crime Scene", con la presencia de su creador, el artista danés Mogens Jakobsen. s una pequeña red “Peer to Peer” de sólo dos ordenadores. Cada ordenador almacena en su disco duro una serie de materiales protegidos bajo copyright (programas comerciales de software, música y vídeos). En este circuito cerrado se está intercambiando información de alto valor comercial. El valor hipotético de los bits - y la presunta ilegalidad de la acción- es consecuencia del estátus legal de los archivos almacenados. Los archivos en esta red nunca llegan a ser utilizados: los MP3 no se reproducen, la copia de Photoshop nunca se llega a instalar.
Al enfrentarse a este acto de copia en la línea entre lo legal y lo ilegal, el visitante debe decidir si está presenciando un delito. Y si lo está haciendo, ¿debería interrumpir el proceso que se está llevando a cabo? Mucha más imformación sobre Crime Scene en esta entrada anterior.

Las actividades son en el auditorio del Centre d'Art Santa Mónica (final de las Ramblas, metro Drassanes) las tardes del jueves y el viernes de 5 a 9. Y la entrada es por supuesto totalmente libre.
Os esperamos; esperamos que esto sea sobre todo una conversación agradable entre los que nos reunamos allí.

Después del salto podeis encontrar el cuadro completo de horarios de estos dos días.

JUEVES 26 ENERO

LITERATURA Y CULTURA ESCRITA

17:00h José Luis de Vicente
18:00h José Cervera

SOFTWARE Y CULTURA DIGITAL

19:00h Marta Peirano
20:00h David Casacuberta

VIERNES 27 ENERO

MUSICA Y CULTURA POPULAR

17:00h Ignacio Escolar
18:00h David Bravo

19:00 Mesa Redonda con todos los participantes, moderada por Oscar Abril Ascaso.

20:00 Presentación de la instalación "Crime Scene" a cargo del artista, Mogens Jakobsen.

Copyfight II: Punto de Consulta

copyfight2fotos.jpg
Esta semana y la siguiente empiezan las actividades más importantes de nuestro proyecto Copyfight en el barcelonés Centro de Arte Santa Monica. Hoy mismo tendreis toda la información sobre lo que sucederá este jueves y viernes en su auditorio. Pero antes queremos recordaros que hasta el 5 de marzo sigue abierto el punto de consulta Copyfight; una amplia selección de textos, sonidos e imágenes alrededor de la crisis de la propiedad intelectual y la emergencia de la cultura libre. Estáis más que invitados a visitarlo.

En el Punto de documentación Copyfight se pueden consultar:


  • Textos y bibliografía. Más de treinta libros y publicaciones nacionales e internacionales sobre copyleft, apropiacionismo artístico, collage, reforma de la propiedad intelectual y licencias libres. Acceso a la Biblioteca de Cultura Libre de Elastico.net.

  • Videoteca Copyfight. Grabaciones a la carta de las conferencias de Lawrence Lessig, Cory Doctorow, John Perry Barlow, Jimmy Wales (Wikipedia), Carrie McLaren (Illegal Art) y Holmes Wilson (Downhill Battle), celebradas el pasado julio en el CCCB de Barcelona dentro de la primera parte de COPYFIGHT. Entrevistas con Barlow, Wales, Doctorow, David Bravo, Ignasi Labastida, Jesús Barahona, Jose Antonio Millán, y otros participantes en el evento.

  • Selección de proyectos comisariales. Publicaciones, documentación audiovisual y digital de exposiciones, festivales y simposios celebrados alrededor de la revisión de la propiedad intelectual. Con la colaboración entre otros de Copy-art.net, Copycult, Plagiarismos, Illegal Art y Jornadas Kopileft. Destaca especialmente la presencia de Copilandia, el proyecto desarrollado por el colectivo GRATIS que se celebró en Sevilla simultáneamente a la inauguración de COPYFIGHT en el CASM.

  • Licencias Libres. Una mesa de documentación sobre diferentes licencias legales para creadores que permiten modelos más flexibles de organización de los derechos de autor, como Creative Commons o Arte Livre, entre otras.

  • Proyectos Artisticos. Piezas a cargo de artistas visuales que tratan desde diferentes perspectivas las crisis del copyright y el impacto de las estructuras de control de la propiedad intelectual sobre la sociedad y la creación contemporánea. Con trabajos de Jordi Mitjà, BCNova, Pierre Hyughe, Eric Doeringer y Euskadi-TM, entre otros.

El Punto de Consulta Copyfight está en el Centro de Arte Santa Monica, justo al final de Las Ramblas. Abierto de 11 a 8 de martes a sábado y los domingos por la mañana. La entrada, por supuesto, es totalmente libre.

Enero 19, 2006

Mogens Jacobsen en Gizmodo...
¡y en CopyFight!

powerofmind.jpgJonah Coin Operated Brucker-Cohen entrevista al danés Mogens Jacobsen para Gizmodo. El mismo Mogens Jacobsen -de los Jacobsen de toda la vida- cuya pieza "Crime Scene" adorna el punto de consulta de Copyfight en Santa Mónica.

G: “Crime Scene: Installation for 2 Computers” examina la legalidad del intercambio de archivos en Internet. ¿Qué tratabas de conseguir con este trabajo? Y ¿por qué es ilegal en Dinamarca?

MJ: Hace años que discutía sobre “new media art” con la gente del circuito del arte -dueños de galerías y gente de museos. Todos parecían super interesados en la escena del “new media art”. Pero al final siempre resulta que lo del “new media art” no era más que “arte multimedia”—cosas hechas con ordenadores mostrando impresionantes gráficos interactivos en la pantalla o proyectados en la pared. Asi que quise alejarme del arte multimedia, que es algo que esencialmente me parece un invento de la industria para vender más ordenadores como centros de entretenimiento caseros. ¡Queria hacer algo que fuera realmente aburrido! Una pieza que consistiera en ordenadores de oficina realmente sosos. Y no sería interactiva sino ni mostraría ningún gráfico molón. Y el tema del intercambio de archivos es un asunto que me asombra especialmente cuando ves la contradicción entre la legalidad y lo que ocurre en el mundo real. Y al mismo tiempo me rompí la cabeza tratando de imaginar qué era legal y qué no. Y al final me rendí. Así que hice esta instalación de la manera más simple posible: dos ordenadores intercambiando archivos. Nada más. Sin usar los archivos para nada, ni siquiera para escucharlos.

Tras mostrar la pieza en la Galeria Electrohype, en Suecia, un grupo de comisarios de museos y funcionarios del Ministerio de Cultura me preguntaron si me gustaría participar en un estudio acerca de los problemas para mostrar net.art en los museos. Huno muchas reuniones con representantes de la industria discográfica y sus abogados. Al final todo acabó en un papel que dice que la pieza es ilegal y no puede ser expuesta o vendida en Dinamarca.

Por suerte en España todavía no. Asi que ya saben: Por favor, visite Nuestro Bar. ¡Es gratis!

Enero 10, 2006

arte ilegal

minnie1dh.jpg

por Jesus Bordas (versión censurada)

Enero 06, 2006

Copyfight II

P2Pcrimescene.jpg

El segundo y último segmento de CopyFight abrió sus puertas el 17 de diciembre en Santa Mónica, pero no se me asusten: las conferencias no empiezan hasta el uno de febrero. Lo que tienen en el centro hasta el cinco de marzo es el punto de consulta que hemos preparado los elásticos en colaboración con Óscar Abril. Además de la instalación de Morgen Jacobsen que ya nos enamoró en su puesta de largo dos años atrás, hay vídeos, libros, entrevistas y las grabaciones de todas las conferencias que tuvieron lugar en el CCCB.

De las conferencias ya hablaremos más tarde. Pronto, quiero decir. Sigan conectados.

Octubre 30, 2005

creative commons slovenija!

ccsl.pngHace dos dias se presentaron las Creative Commons eslovenas y la traducción de Free Culture a la lengua local en Ljubljana. El festival, un precioso evento organizado por Ljudmila (el mejor medialab de Eslovenia y generoso patrón de All the Code you Never Gave Me) contó con el propio Lessig (Should Copyright Include the Exclusive Right to Copy?) y varios proyectos libres en cinco áreas de la cultura: literatura, música, fotografía, cine e híbridos.

Aquellos afortunados que dominen el esloveno, en la página hay una lista de todo el material presentado y las selecciones de comisariado para audio y texto. Entre las estrellas, Freesound, el banco de sonidos libre encabezado por Bram de Jong que también estuvo en Copyfight, y la primera obra licenciada bajo las CC.si: Ljudmila Promo Film.

Julio 25, 2005

la tortuga y la petite

logo_tortuga.png

Julio 12, 2005

COPYFIGHT: meet Lawrence Lessig (Cordoba bis)

Lessig_forehead.jpgUstedes me permitirán (da igual que no lo hagan, sin embargo) que comience este presentación de una de las tres grandes cabezas de COPYFIGHT con una convencional, tópica, gastada referencia personal a mi primer y último no encuentro con el Prof. Lawrence Lessig: no encuentro en tanto que todo se limitó a sentarme entre el público y ver, en otro mítico Lessig vs Valenti, cómo destrozaba lento y sin pausa al presidente de la MPAA una tarde temprana de otoño, en Harvard. Lessig aún no había cumplido los cuarenta ni publicado su segundo libro, The Future of Ideas, ni mucho menos el tercero, Free Culture, ni fundado aún Creative Commons, esa iniciativa para reescribir el concepto de propiedad intelectual dotándolo de una flexibilidad inexistente después de poco más de dos siglos de historia. Ni había avanzado en el caso Eldred, que llevaría hasta el Tribunal Supremo (o Constitucional) estadounidense, cuestionando la constitucionalidad de la Sonny Bono Act y atacando a la industria que la inspiró, esa industria que, cada vez que el copyright del Ratón Mickey está a punto de expirar, logra una extensión del plazo de todos los copyrights en lo que constituye, de facto, un copyright a perpetuidad en perjuicio de creadores y público en general. Todo eso le quedaba por hacer, pero sin embargo, ya había ayudado a diseñar constituciones en el desparecido bloque soviético y publicado el seminal Código y otras leyes del cibespacio, sobre el peligro de que una arquitectura técnica dictada por las grandes corporaciones y los gobiernos impusiera leyes en el ciberespacio no aprobadas por ninguna cámara legislativa ni supervisadas por ningún tribunal humano. También había demostrado una prodigiosa inteligencia y buen gusto buscándose una cátedra de derecho en el norte de California, Stanford por más señas.

Lawrence Lessig estará en Barcelona, participando en COPYFIGHT el sábado a las ocho de la tarde. Es un verdadero placer para nosotros tenerlo en este evento. Nuestra traducción de Cultura Libre se terminó cuatro meses después de la publicación de su libro, y fue posible precisamente a la licencia Creative Commons. Cuesta entenderlo en la vieja Europa, pero se hizo así posible la difusión de su libro en la segunda lengua de los EE.UU., una de las cuatro grandes lenguas a nivel mundial. Salida a la Red algo más de cinco meses más tarde, ha llegado recientemente de forma comercial a las librerías españolas.

Y ahora que básicamente he presentado a Lessig y dado la información fundamental sobre su conferencia, me vuelvo al 2000.

Suspenso entre un “mucho tiempo después” y “tardes lejanas”, Lessig expuso con claridad un concepto sencillo de entender, al menos en la tradición legal anglosajona: el copyright es un medio, no un fin. Un concepto, añado largamente yo por varios parrafos, profundamente extraño a la tradición continental de inspiración francesa. Francia, ese país con decenas de quesos en peligro de extinción, se sentirá amenazada, dicen, por un tal modelo anglosajón, pero en el campo de la propiedad intelectual muchos de sus principios han triunfado en el mundo, tanto desde el punto de vista conceptual (el autor de una obra tiene unos derechos inalienables sobre ella, unos derechos que hay que defender constantemente contra todo tipo de amenazas que no dejan de crecer) como el práctico (plazos de copyright cuanto más largos, mejor; control sobre todo tipo de obras derivadas, a extender automáticamente a nuevos formatos, nuevas formas artísticas). Desde 1791 el modelo de copyright francés (que ni siquiera se llama así, sino que, evocando la declaración aprobada dos años antes, recibe el universal, esencial nombre de “derechos de autor”) es una ameba que, automáticamente, tiende a fagocitar todo el espacio cultural. El que haya tardado en hacerlo tan sólo indica que ciertos potenciales necesitan décadas para realizarse.

Pero en el ámbito anglosajón el copyright es (o era) eso, copy-right, derecho de copia. Un medio para enriquecer a la sociedad, un incentivo para que los autores creen y enriquezcan a la sociedad con sus obras. El copyright es un monopolio con plazo limitado que reserva al autor el derecho a controlar la distribución de sus obras y, con el tiempo, el uso que se pueda hacer de ellas. NO es (o era) el control absoluto a perpetuidad sobre todo el ámbito de la cultura. NO es (o era) una patente a perpetuidad para imponer una economía del permiso sobre la creatividad ajena. NO es (o era) una forma de efectuar un cortocircuito sobre la circulación de ideas, motivos artísticos ni elementos tomados y reactualizados en un acerbo común en continuo crecimiento y transformación.

O por decirlo de otra forma: en el ámbito francés, los derechos de autor son parte de la creación del individuo moderno y están en la línea de la declaración de los derechos del hombre de 1789; es también una respuesta inmediata a la proliferación a veces anónima y siempre aparentemente incontrolable de escritos en esos años, una forma de limitar y regular el derecho a la libertad de expresión consagrada por esa misma declaración. Los derechos de autor son, desde su nacimiento en Francia en 1791, una herramienta del Estado para controlar a los autores. En el ámbito anglosajón, por el contrario, el copyright tal y como cristaliza en 1774, no hace más que crear una mercancía de naturaleza definida con precisión que los autores venden en un mercado de bienes simbólicos en los que los editores tienen el poder. Y el copyright fortalece aún más su posición al dejar perfectamente claros sus derechos sobre lo que compran, derechos previamente un tanto vagos pero que ahora son muy claros y, gracias a la progresiva adopción de la tradición legal francesa, más y más extensos. De ahí que en el ámbito anglosajón pueda surgir el concepto de work-for-hire, en el cual los creadores pueden vender todos sus derechos, perfectamente definidos por las leyes de la propiedad intelectual, a las grandes corporaciones, fundamentalmente de la música y el cine, que pueden hacer con ellos lo que quieran. Se combinan así los peores elementos de ambas tradiciones, y el resultado son presuntos y llamativos escándalos artísticos como el que Ted Turner coloree una película en blanco y negro de John Huston contra la voluntad de sus herederos (quienes lograron ante un tribunal francés que esa versión no se pudiera emitir allá), o que Michael Jackson permita el uso de “Revolution” en un anuncio de Nike en contra de los deseos de su único creador vivo, Paul McCartney.

No obstante, en otros casos las violaciones de los derechos del autor no son mas que origen de obras infinitamente valiosas. Ignoremos los estudios de la estupenda huella del hitita en la Odisea. Saltemonos (el mito de) las cuatro manos escribiendo y rescribiéndose en el Pentateuco. Eso son historias de influencias literarias presentes desde siempre y aptas sólo para estómagos académicos de hierro. Las broncas de abogados son más entretenidas, así que pasemos a incidentes que serían un escándalo para los impulsores de los derechos de autor y, unos meses más tarde, el corte de 40.000 cabezas durante el Terror; pasemos a imaginarnos demandas por violación del copyright que podrían radicalmente rehacer la historia del arte. Pensemos que, con el régimen del copyright actual, Shakespeare tendría que haber pedido permiso para escribir Hamlet y El rey Lear. Habrá, supongo, quien no vea claro que la última es la obra más alta de la literatura occidental; nadie duda, sin embargo, de que la primera es la más importante para la aparición de la conciencia del individuo moderno. Parece absurdo imaginarse a Shakespeare pidiendo permiso para crearlas y, no obstante, ambas son remakes de obras teatrales representadas por primera vez quince años antes. El rey Lear tiene una complicada gestación en cuyo guiso es ingrediente clave el que se inspire fielmente en tres escenas de una obra anónima escrita ca. 1590 tal vez por George Peele, un bohemio Max Estrella de la época que murió en la ruina; el texto se publicó el mismo año que se representó la obra de Shakespeare. En cuanto a Hamlet, se trató de reactualizar una obra que ya existía once años antes, una obra perdida que se cree escrita por Thomas Kyd, quien murió a causa de las torturas infligidas en los interrogatorios que siguieron a la muerte de su compañero de piso, el presuntamente ateo y ciertamente sodomita Christopher Marlowe. Quien sepa algo de Hamlet dirá que la obra ya deriva, vía Belleforest, de una tremebunda crónica danesa del siglo XII. Quien sepa algo más no ignorará que la aparición del fantasma, ese elemento fundamental en la trama y la mecánica espiritual de Hamlet, es un añadido original y novedoso de la obra perdida en la que Shakespeare se inspira. Pero Shakespeare nunca pidió permiso a los herederos de Peele ni a los de Kyd. Se sospecha que se metió en serios problemas con Jacobo I a cuenta de El rey Lear, pero nunca dependió de la autorización de nadie para escribir algo.

Como tampoco Mozart a la hora de aprovecharse del libreto de Da Ponte para Las bodas de Fígaro. La obra de Beaucharmais estaba, de hecho, prohibida en Viena, lo cual no impidio que Da Ponte, empleado como libretista por el Palacio, produjera un texto que no solamente empleó Mozart sino al menos otro compositor, que escribió su propia ópera con él. Llegado el momento, el Emperador, harto de la música mozartiana tras los dos primeros actos decidió seguir la historia de Fígaro con la música de esta otra obra. Nadie pidió permiso a Beaucharmais para convertir su comedia en libreto, y Mozart no tuvo que pedirle permiso a nadie para crear, ni en ese momento ni cuando da Ponte le metió mano al Don Juan de Bertati para Don Giovanni.

Como tampoco pidió permiso a nadie el creador del mejor album de la historia. 24 canciones desoladas, 24 singles perfectos inspirados en un libro de poemas de un autor muerto un año antes de que Schubert compusiera su Viaje de Invierno. Como tampoco lo pidió cuando puso música a cientos de poemas, muchos de ellos de los mejores poetas de su tiempo. Nadie recordaría hoy al pobre y lánguido Mueller de no ser por ese impenitente violador del copyright.

Podría poner más ejemplos de productivos usos sin autorización explícita. Mencionar cómo las putas de Londres atraían a los clientes cantando cierto número de María Magdalena en la adaptación que al inglés hizo Haendel de su temprano oratorio la Resurezzione. Preguntarme según qué lógica los derechos de autor pueden regir los usos de la obra literaria europea más importante del pasado siglo, la de Franz Kafka, si su mera supervivencia supone una violación de los deseos del autor, de sus derechos, si ninguno de sus herederos directos sobrevivieron al genocidio nazi. Pensar que las grandes obras del siglo XX, el siglo del copyright, que usan intensa y agresivamente otras obras lo hacen con creaciones de muchos siglos atrás: La muerte en Venecia, Fedra de Platón, o el Génesis en José y sus hermanos o, acercándonos, la obra de Goethe en el Doktor Faustus de Thomas Mann; el Ulises ya sabemos; Las ciudades invisibles, en la que un “genovés” reimagina al veneciano Marco Polo. Toda esta intertextualidad, aunque viva, huele a museo. Y de todas formas, el abanico de opciones no deja de estar radicalmente limitado. Coppola pudo hacer lo que quiso con El corazón de las tinieblas porque su copyright ya había expirado a nivel mundial en 1974. Con el régimen de hoy habría precisado el permiso de los herederos de los derechos sobre una novela publicada casi 80 años antes. No cuesta trabajo imaginarse a unos herederos Neocon negándole el permiso, a pesar de todo el dinero del mundo, para esa representación alucinada y alucinante de la intervención estadounidense en Vietnam.

Acabada esta breve (y pedante) historia universal de la “piratería”, volvamos a Lessig: el copyright es un medio, no un fin. Y el fin es una cultura viva, y una cultura solamente puede estar viva cuando es libre, cuando los usos creativos de las obras anteriores no precisan el permiso de nadie. Por mucho que se proclame una concepción trasnochada de la idea de autoría, la creación cultural es un proceso de colaboración, de actividad colectiva. La idea del autor idiosincráticamente individual, genialmente original, tiene un parto complejo entre finales del s. XVIII y el s. XIX, pero es en parte un invento de cierta generación de poetas románticos (Byron, Shelley) para crear un star system del que beneficiarse comercialmente al darle un valor de marca a sus creaciones. Byron, Just Read It... y los consumidores agotaron Childe Harold con la misma avidez que lo hacen hoy con X&Y. El autor autónomo no se murió nunca porque jamás existió, pero los derechos legales que esa estrategia publicitaria produjo sí existen, las consecuencias de esa entelequia estética son tangibles, y lo que Lessig viene a proponer es recuperar el equilibrio entre la industria y los autores inactivos o muertos (pero no demasiado muertos, ay) y los activos y vivos y la sociedad general que disfrutaría de sus obras si pudieran crearlas, con plazos muchos más cortos y con un alcance mucho más limitado.

Junio 23, 2005

elastico y oscar abril presentan...

copyfightlogo.jpg
CENTRO DE CULTURA CONTEMPORANEA DE BARCELONA
15-16-17 JULIO / ENTRADA LIBRE

wiki.jpg lessig22.jpg spread5_1.jpg spread4_2.jpg

Lawrence Lessig / John Perry Barlow / Cory Doctorow / Jimmy Wales, Wikipedia / Downhill Battle / Illegal Art / David Bravo / Carlos Sánchez Almeida / Platoniq / Creative Commons España / José Antonio Millán / Jota, Los Planetas / Bea, Nosoträsh / Hernán Casciari / Bordergames / Pablo Soto, Blubster / Freesound Project / Talleres Abiertos: Processing con Area3 / Blender con Selectparks / PureData con Riereta / ...

... y ahora ya saben lo que me ha mantenido ocupada todo este tiempo. Los detalles, en la web de COPYFIGHT. Tres dias de conferencias, presentaciones, talleres y proyecciones que tomarán el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona entre el 15 y el 17 de julio. Son ustedes muy bienvenidos :-)

La nota de prensa, después del salto.

copyfightlogo.jpg
CENTRO DE CULTURA CONTEMPORANEA DE BARCELONA
15-16-17 JULIO / ENTRADA LIBRE

COPYFIGHT REUNE EN BARCELONA A LOS MAYORES EXPERTOS EN CULTURA LIBRE Y LA REFORMA DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

Lawrence Lessig, Wikipedia y John Perry Barlow encabezan más de una veintena de conferencias, talleres y presentaciones en el CCCB.

www.elastico.net/copyfight

Los efectos del copyright y el alcance de las leyes de la propiedad intelectual sobre el desarrollo cultural se han convertido en uno de los debates más acalorados de los últimos años. Todos quieren proteger la cultura, pero ¿de quién? ¿De los artistas? ¿De los consumidores? ¿Es la cultura un artículo de lujo? ¿Se puede poseer? Estas contradicciones enfrentan hoy a gobiernos e instituciones públicas, a empresas con sus propios clientes, a las sociedades de gestión de derechos con sus propios artistas.

COPYFIGHT es una reflexión acerca de los modelos de creación y propagación artística, la legitimidad del proceso creativo y la influencia de las leyes de propiedad intelectual sobre el desarrollo de la cultura. El evento reunirá en Barcelona a los mayores especialistas en propiedad intelectual y cultura libre, como el abogado Lawrence Lessig, el mayor experto en ciberderecho y fundador de Creative Commons; John Perry Barlow, autor de la “Declaración de Independencia del Ciberespacio”y fundador de la Electronic Frontier Foundation y Cory Doctorow, novelista, colaborador de Wired y editor de Boingboing, el weblog de cultura digital más leído de la Red. También presentarán sus proyectos los responsables de Wikipedia, la enciclopedia libre del conocimiento humano; Downhill Battle, el grupo más activo de la Red contra los abusos de la industria de entretenimiento e Illegal Art, presentando su colección de obras de arte en conflicto con la legislación vigente. Participarán importantes representantes de la industria cultural española como Jota, líder del grupo de pop independiente Los Planetas y José Antonio Millán, editor del Diccionario de la Real Academia en CDROM.

COPYFIGHT está dirigido y coordinado por Oscar Abril Ascaso y el colectivo Elástico (Antonio Cordoba, Marta Peirano, José Luis de Vicente, Ignacio Escolar).

CONFERENCIAS. Cada día la mesa estará dedicada a un área de la cultura: literatura y cultura escrita, música y entretenimiento y software y cultura digital. Lawrence Lessig expondrá el modo en que la industria del entretenimiento regula la creatividad de los artistas por medio de
las leyes de la propiedad intelectual y por qué el copyright se renueva cada vez que Mickey Mouse está a punto de entrar en el dominio público. John Perry Barlow hablará del mercado de las ideas y de la independencia de la comunidad virtual. Cory Doctorow contará cómo se gana la vida vendiendo novelas que permite descargar, copiar y distribuir libremente en Internet.

Entre los invitados nacionales, el editor digital Jose Antonio Millán explicará por qué el patrimonio lingüístico debe ser libre. El novelista Hernan Casciari valorará su experiencia como escritor en la
blogosfera. Pablo Soto, músico, productor y responsable de dos de las redes de intercambio más populares de la Red, hablará del intercamio de archivos como herramienta de promoción para los músicos. Bram de Jong, leyenda de la programación de audio, presentará su banco de sonidos
libres asentado en la Pompeu Fabra de Barcelona. Amador Fernández-Savater, editor de Acuarela libros, explicará cómo se pueden vender libros que se pueden fotocopiar; Jota, cantante y guitarrista de Los Planetas y Bea, guitarrista del grupo Nosoträsh, contarán de qué viven realmente los músicos y Jesús Barahona, miembro de Hispalinux y fundador de Barrapunto, hablará de la importancia del software libre.

Cada mesa contará con un abogado especializado en formas de distribución y licencias alternativas, ciberderechos y cultura digital.

Los periodistas Jose Cervera, Ignacio Escolar y Marta Peirano moderarán los debates.

PRESENTACIONES ESPECIALES. Una presentación artística cerrará el ciclo de conferencias cada día: Illegal-Art presentará una amplia colección de obras que rompen los límites de la Propiedad Intelectual; Downhill Battle repasarán sus campañas mediáticas contra la censura, el abuso y el monopolio de las grandes multinacionales sobre artistas y consumidores y Jimmy Wales hablará de Wikipedia, la enciclopedia infinita del conocimiento universal construida, editada y ampliada cada día por miles de personas en la Red.

INSTITUCIONES. Representantes de administraciones, universidades y medios de comunicación discuten sobre Cultura Libre y analizan de qué manera las instituciones españolas se pueden beneficiar de los modelos alternativos de propiedad intelectual.

TALLERES. Cada mañana habrá un taller de introducción a un programa libre de creación artística: Blender, una aplicación para realizar animaciones y videojuegos en 3D a cargo del diseñador de videojuegos Julian Oliver; Processing, un entorno de programación alternativo a Flash y Director y Pure Data, el programa favorito de los Vjs para generar y manipular imágenes y sonido en tiempo real.

DESCARGAS. Habrá un espacio de descarga de música libre y textos relacionados con la cultura libre y la propiedad intelectual a cargo de Platoniq y Elástico respectivamente. Todo se puede descargar, tostar, reutilizar, imprimir, remezclar y distribuir libremente sin quebrantar la ley.

PROYECCIONES. El auditorio del CCCB proyectará una selección de películas, cortos y documentales relacionados con la apropiación artística, la obra derivativa y la cultura del “corta y pega”. Entre otros, “F for Fake” de Orson Welles sobre los falsificadores de arte, el clásico “Sonic Outlaws” sobre el “Culture Jamming” y dos obras de Virgil Vildrich, ganador de 32 premios internacionales y nominado al Oscar al mejor cortometraje.

CONSULTA LEGAL. Nueve abogados y expertos en Propiedad Intelectual donan una hora de su tiempo para asesorar a los asistentes y aclarar cualquier duda que puedan tener sobre derechos de autor, licencias y copyright.

COPYFIGHT es una iniciativa de Oscar Abril Ascaso y de Elástico (Antonio Cordoba, Marta Peirano, José Luis de Vicente, Ignacio Escolar).

FECHAS Y HORARIO:
Viernes 15 de Julio a Domingo 17 de Julio. De 11:00h a 22:00h.

LUGAR:
Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona
C/ Montalegre 5, 08001 Barcelona
Tel. 93 306 41 00 Fax. 93 306 41 01

Más información:
www.elastico.net/copyfight

Enero 17, 2003

Mickey Mouse gana la guerra del Copyright

eldred.jpg

La lucha por el derecho a la cultura y a la información acaba de perder una gran batalla. El pasado miércoles, la Corte Suprema estadounidense dio por zanjado el caso Eldred contra Ashcroft, en que se defendía la necesidad de ajustar la duración de los derechos sobre las creaciones artísticas a un tiempo más razonable. Tras un año de argumentaciones, siete de los nueve miembros del gran jurado han decidido que la última extensión de Copyright, que es la ley que protege la propiedad intelectual, no sólo es perfectamente constitucional sino que, además, es necesaria. De este modo, se aplaza durante veinte años más la posiblidad de rescatar antiguas joyas de la literatura, de la música o el celuloide; de reinterpretar a muchos de los clásicos contemporáneos o, sencillamente, de poner a disposición del público obras de incalculable valía. Los dos jueces que dieron su voto en contra, John Paul Stevens y Stephen Breyer, declararon que el congreso estaba cometiendo un grave error.

La última actualización de la Ley del Copyright lleva el nombre del cantante y después congresista Sony Bono, y fue firmada por el presidente Clinton en pleno affaire Lewinsky, en octubre de 1998. La medida se tomó con tanto secreto y se consideró tan exagerada que, desde un primer momento, levantó una oleada de protestas entre ciertas comunidades intelectuales. La CTEA (Copyright Term Extension Act) de Bono prolonga el derecho privado sobre la creación individual a setenta años tras la muerte del autor, noventa y cinco años del estreno o edición de la obra en caso de que el propietario legal de los derechos sea una empresa. Y las obras que hayan sido creadas antes de 1978, tendrán noventa y cinco años de protección, sean de quien sean. Las pequeñas editoriales que preparaban la reedición de antiguas rarezas, páginas web que ponían a libre disposición de los usuarios grandes obras maestras de la literatura y artistas de todo el mundo que recuperaban iconos de los primeros años veinte para sus creaciones tuvieron que parar las máquinas. Cientos de miles de obras cuyos derechos privados estaban a punto de pasar al dominio público quedaron vedadas. Hasta el año 2019.

No todo el mundo estaba de acuerdo…

Eric Eldred no quiso conformarse. En los últimos años había ido construyendo una pequeña biblioteca exquisita en su página web, recopilando libros que hace tiempo que no se editaban, buscando las ilustraciones más delicadas para acompañarlos, añadiendo glosarios, biografías, cronologías. Al principio sólo quería despertar la pasión por la lectura en sus tres hijas, ayudándolas a comprender mejor “La Letra Escarlata”, de Nathaniel Hawthorne. Después, fue ampliando su pequeña colección con cuentos del XIX, relatos de aventuras, poesía; y la gente empezó a visitar su web. La página era legal: todos los libros de su biblioteca estaban ya libres de copyright. La Asociación Nacional de Humanidades reconoció la Eldritch Press como uno de los veinte mejores sitios de humanidades en la Red. La Sociedad Nathaniel Hawthorne y la William Dean Howells enlazaron su página. Después Clinton firmó la CTEA y el resto de su proyecto se fue al traste.

Lawrence Lessig se puso en contacto con Eldred tras leer uno de sus indignados artículos en un periódico local. Catedrático de derecho en la universidad de Stanford y uno de los mayores expertos del mundo en ciberderecho, Lessig se ha convertido en el héroe indiscutible de la causa por la liberación del copyright. Propuso a Eldred defender su causa contra la nueva ley y, como se dice vulgarmente, lo demás es historia.

El juicio: Eldred contra Ashcroft

Lessig presentó una queja contra el gobierno en nombre de Eldred. Sumó a la protesta a varios de sus colegas del Centro Berkman por Internet y la Sociedad de Harvard, a la prestigiosa firma Hale & Dorr de Boston para hacerse cargo de los aspectos técnicos, y reunió a nueve co-demandantes, entre ellos Higginson Books y la Asociación Americana para la Conservación Cinematográfica.

El argumento de Lessig era claro: el congreso tiene el poder de promover el progreso de la ciencia y de las artes útiles, asegurando por un tiempo limitado a los autores e inventores el derecho exclusivo sobre sus respectivas creaciones e inventos. Lo dice el artículo primero, sección 8, cláusula 8 de la Constitución de los Estados Unidos de América. La clave de esta cláusula está en “limitado”, entendiendo que, tras un tiempo prudencial, la obra queda a disposición de todo el mundo, para disfrute generalizado. En 1790 era de 17 años. Al alargar durante 70 y 95 años ese tiempo, el congreso falta a su deber de limitar esa retención de la obra a favor del gran público. Además, esa protección impide la readaptación de obras que ya se consideran clásicos, una inspiración que al propio Shakespeare le sirvió de gran ayuda. "Victor Hugo debe de estar retorciéndose en su tumba después de ver lo que la Disney ha hecho con su Jorobado de Notre-Damme" ironizaba Dan Gilmor, reputado columnista en el San Jose Mercury News cuando empezó el jaleo. "Pero es lo que pasa cuando tus creaciones son del dominio público. Nuevos artistas las reinterpretan y el arte sigue su curso”

Lo que vale hoy en día un ratón

Hay otra cosa. Los hechos parecen probar que la renovación de esa ley tiene relación directa con la presión política y social que las grandes corporaciones que poseen derechos de copyright han ejercido sobre los congresistas. “La corporación Walt Disney –afirmó Lessig en una conferencia- ha conseguido promover un total de 11 enmiendas en la ley del copyright para aumentar su duración de 17 a 95 años. Probablemente, Walt Disney no quiere que otros hagan con el ratón Mickey lo que ellos han hecho con la obra de los hermanos Grimm”. Efectivamente, hubo un desembolso disparatado de dinero en forma de contribuciones desinteresadas por parte de la Disney, Warner Brothers, la Asociación Americana de Estudios Cinematográficos y la Sociedad Americana de Compositores, Autores y Editores durante el ciclo electoral 97-98. Según un Centro de Responsabilidades Políticas, estas corporaciones y sus comités de acción política distribuyeron más de 6.5 millones de dólares entre los miembros del Congreso.

El profesor Dennis Karjala, un experto en el tema que reunió a más de cuarenta profesores en leyes contra la extensión del copyright, tampoco tuvo miedo de acusar la evidencia: “Tenemos unos cuantos copyrights famosos a punto de expirar. Y sus dueños no van a permitir que sus ríos de dinero se sequen”.
De no ser por la revisión del 98, Mickey Mouse sería hoy propiedad de todos. Ahora, sin embargo, nadie podrá entonar “Happy Birthday to you” hasta el 2031 sin incurrir en delito. O comprar la licencia, claro.

El derecho a la cultura

Como decíamos, el pasado miércoles se ha perdido una batalla. Sin embargo, algo ha ocurrido. Mientras que en 1998, la nueva ley se firmó sin dar más explicaciones, es poco probable que vuelva a ocurrir. Esta batalla ha llamado la atención de los premios Nobel de economía Milton Friedman y Kenneth Arrow, de Intel Corporation, de la Free Software Foundation y de varias asociaciones de libreros que no dejarán que el intento sea fallido. Y ha revelado algo importante: que son los lectores, los melómanos, los cinéfilos, los estafados. Que estamos hablando de un derecho fundamental, el derecho a la cultura. “¿A quién han robado?- reclama Dan Gilmor- A ti. A mí”. Otro abogado famoso escribió una vez: “La creación no puede, por naturaleza, ser propiedad de nadie”. Se llamaba Thomas Jefferson.

Este articulo fue publicado el 17 de enero de 2003 en la revista de tecnología GSMbox.


copyfight_petite.gif
proyectos elásticos





++++


free_culture-thumb.jpg

free culture
en español


++++


GET CREATIVE
getcreativesmall.gif
Un vídeo CC
sobre el Copyleft




GALERIAS de LPC


techmuseumzagreb.GIF

+ + + +

bollywoodgal.JPG



¡Y más cosas!

20minutos.gif




patent_square.gif


~~~~~~~~~~

alternate text


BIBLIOTECA
PEQUEÑA GUIA DEL HIPERESPACIO
Free Culture
Move your MP3
El bello sexo
Tokio ni itta koto ga arimasu ka?
Estimulantes


Almacén

Una joven petite

El garaje




Creative Commons License

This work is licensed under
a Creative Commons License
XML