lastsupper.jpg

Cortazar inédito

LPC en la biblioteca | Mayo 24, 2009

cortazar_4.jpg

Hoy en El Pais, bajo el proverbial lametón de cojones a la curiosa mezcla de hombre teórico y tipo de acción que habita hoy el Reina Sofía, hay cuatrro textos de los que Aurora Bernárdez encontró manuscritos hace tres años entre las cosas de su difunto marido, y cuya totalidad publica Alfaguara esta semana que entra bajo el título Papeles inesperados.

Se trata de tres Cronopios y la historia poco corriente -no sabría si inacabada o de final abrupto- de un chantaje accidental y descacharrante, que podría dar lugar a una estupenda comedia del horror castizo en manos del Vigalondo de Código 7 y las 7:35, si tuviera tiempo y ganas.

Copio un fragmento:

Era un concierto excelente y me asombró la técnica de Ricci, su manera inconcebible de transformar el violín en una especie de pájaro de fuego, de cohete sideral, de kermesse enloquecida. Me acuerdo muy bien del momento: la gente se había quedado como paralizada con el remate esplendoroso de uno de los caprichos, y Ricci, casi sin solución de continuidad, atacaba el siguiente. Entonces yo pensé en mi tía, por una de esas absurdas distracciones que nos atacan en lo más hondo de la atención, y en ese mismo instante saltó la segunda cuerda del violín. Cosa muy desagradable, porque Ricci tuvo que saludar, salir del escenario y regresar con cara de pocos amigos, mientras en el público se perdía esa tensión que todo intérprete conjura y aprovecha. El pianista atacó su parte, y Ricci volvió a tocar el capricho. Pero a mí me había quedado una sensación confusa y obstinada a la vez, una especie de problema no resuelto, de elementos disociados que buscaban concatenarse. Distraído, incapaz de volver a entrar en la música, analicé lo sucedido hasta el momento en que había empezado a desasosegarme, y concluí que la culpa parecía ser de mi tía, de que yo hubiera pensado en mi tía en mitad de un capricho de Paganini. En ese mismo instante se cayó la tapa del piano, con un estruendo que provocó el horror de la sala y la total dislocación del concierto. Salí a la calle muy perturbado y me fui a tomar un café, pensando que no tenía suerte cuando se me ocurría divertirme un poco.

[Sigue leyendo el Manuscrito hallado junto a una mano en El Pais]


Aun no se qué pensar de esta fiebre de lo inédito. Por un lado me retuerzo pensando qué sería de mí si alguien cogiera las porquerías que jamás publiqué ni publicaría -artículos que se me pudrieron por el camino, poemas sobre alguno de los imbéciles de los que me enamoré antes de los 20- y me las echara encima como una manta de hormigón armado. Me entristece que la viuda del pobre Bolaño se haya lanzado en brazos de Andrew Wylie, el Chacal, en lugar de cumplir con los deseos del difunto y dejarlo todo en manos de Echevarría y la venebable Carmen Balcells.

Por otro, me maravilla la solidez inmediata con la que entramos en la obra de Bacon mirando los restos de su estudio y la pila de documentos íntimos -sus cuadernos de pintura, sus recortes de periódico y manuales de lucha- juntos en una habitación.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







No pude evitar soltar un par de carcajadas con la entrada de la tía del protagonista.
Qué inteligencia la de Cortázar, con ese final se carga lo que más de un crítico considera poco creíble en narrativa.
Tremendo Cronopio.


Puesto por Jordi a las Mayo 25, 2009 10:04 AM

A bote pronto, se me ocurren dos cosas a favor de la publicacion de todos los ineditos (y "publicacion" no es solo ponerlos a la venta en librerias, sino depositarlos en un archivo para que los investigadores tengan acceso a ellos: ensenhar la ropa sucia es ensenhar la ropa sucia, da igual que haya mirando 20 o 20 millones):

a) Kafka.

b) A los muertos todo les da igual.

Eso si, pobre Bolanho...


Puesto por Antonio a las Mayo 25, 2009 09:20 PM

Antonio, tramposo... "depositarlos en un archivo para que los investigadores tengan acceso a ellos" ¡no es lo mismo!
El ejemplo perfecto es el famoso manuscrito de Nabokov, apo para investigación, no para publicación. Si las familias y las entidades de gestión no pudieran lucrarse de un trabajo que no es el suyo, todo el mundo respetaría a los muertos.

Pero si publican El Tercer Reich de Bolaño o El original de Laura (si es que existe), yo me los leo, igual que me leí los cuatro capítulos de Plegarias Atendidas, las cartas de Philip Larkin y los diarios de Sylvia Plath.


Puesto por marta a las Mayo 26, 2009 10:03 AM

Pues yo creo que si es lo mismo: la cuestion es mostrar o no las debilidades de un autor, los momentos de flaqueza, esas obras que no quiso que conocieran desconocidos.

Y bueno, es verdad que hay una cierta diferencia en que yo tenga acceso a un manuscrito depositado en la biblioteca de libros raros de Harvard a que ese manuscrito salga publicado y todo el mundo lo pueda leer. Pero es una cuestion de difusion de la humillacion, no de que esta no se produzca. Por ejemplo, un companhero estaba recientemente revisando las notas que Pedro Salinas preparaba para sus clases y estaba descojonandose (y con el todos aquellos con los que compartia los mejores pasajes en Facebook) con los errores gramaticales y ortograficos de don Pedro.... Y es que aunque sepas que a lo mejor no deberias leerlo, quien se resiste...


Puesto por Antonio a las Mayo 28, 2009 10:52 PM

"Pero es una cuestion de difusion de la humillacion, no de que esta no se produzca".

Pero la humillación es y debe ser evitada. Como académico especializado en literatura tu sabes distinguir las herramientas del genio de los frutos del genio y aprovecharlos para analizar sus procesos. Pero un lector de la calle no debería encontrar las obras pensadas para publicación sentadas en la misma mesa que los descartes y las caras B. Aunque nos guste pensar que a los grandes autores están tan tocados por la gracia divina que les salen las metáforas tal cual, la mayor parte de las veces hay un trabajo titánico detrás de cada palabra y cualquier otra cosa es excepción o posesión diabólica.

Quizá sea el momento de que las grandes editoriales creen un formato específico para ese tipo de material. Entonces me parecería bien.

Un placer discutir contigo, como siempre ;-)


Puesto por marta a las Mayo 30, 2009 01:06 PM