lastsupper.jpg

Aquel a quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco

LPC en la biblioteca | Febrero 07, 2007

saddle.gifParece que ese sentimiento de culpa que arrastramos los afortunados -eso de pensar que la felicidad tiene un precio- no es la herencia judeocristiana; es el hybris.

La religión griega ignoraba el concepto de pecado tal como lo concibe el cristianismo, lo que no es óbice para que la hibris parezca la principal falta en esta civilización. Se relaciona con el concepto de moira, que en griego significa ‘destino’, ‘parte’, ‘lote’ y ‘porción’ simultáneamente. El destino es el lote, la parte de felicidad o desgracia, de fortuna o desgracia, de vida o muerte, que corresponde a cada uno en función de su posición social y de su relación con los dioses y los hombres (véase en el artículo moira la división del mundo realizada por los tres grandes Crónidas, que determina el destino de cada uno). Ahora bien, el hombre que comete hibris es culpable de querer más que la parte que le fue asignada en la división del destino. La desmesura designa el hecho de desear más que la justa medida que el destino nos asigna. El castigo a la hibris es la némesis, el castigo de los dioses que tiene como efecto devolver al individuo dentro de los límites que cruzó.

Herodoto lo expresa claramente en un significativo pasaje:

Puedes observar cómo la divinidad fulmina con sus rayos a los seres que sobresalen demasiado, sin permitir que se jacten de su condición; en cambio, los pequeños no despiertan sus iras. Puedes observar también cómo siempre lanza sus dardos desde el cielo contra los mayores edificios y los árboles más altos, pues la divinidad tiende a abatir todo lo que descuella en demasía. — Historia, VII, 10



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Una interpretación distinta, esta vez a manos de los hombres. También Herodoto en Historia:

Trasibulo saca al enviado de Periandro a paseo fuera de la ciudad, y éntrase con él por campo sembrado, y al tiempo que va pasando por aquellas sementeras, le pregunta los motivos de su visita, y vuelve a preguntárselo una, y otra, y muchas veces. Era, empero, de notar que no paraba entretanto Trasibulo de descabezar la espigas que entre las demás veía sobresalir, arrojándolas de sí luego de cortadas, durando en este desmoche hasta que dejó talada aquella mies, que era un primor de alta y bella.

Donde Trasibulo responde así a la pregunta de Periandro sobre qué hacer para lograr mantener a su pueblo sumiso y acobardado bajo su mandato.

Desprovista de los matices divinos o mitológicos, la misma conducta desde los griegos a El Príncipe.


Puesto por Spleen a las Febrero 7, 2007 09:10 AM

Teoría del conformismo?


Orgía de némesis!!! ;)


Puesto por Paul M. a las Febrero 7, 2007 12:00 PM

Sí, los griegos de las pòlis tendían a cargarse (destierro o pena de muerte) a quienes destacaran en exceso olvidando la "areté" cívica, y lo hacían democráticamente, además, sin necesidad de razones válidas salvo el mero consenso; la justificación divina era la excusa perfecta. Resulta bastante lógico en un mundo donde la comunidad está por encima del individuo, concepto extraño en nuestra sociedad actual en la que se adora a los líderes y se forjan continuamente ídolos que son modelos a imitar.


Puesto por Dri a las Febrero 7, 2007 12:31 PM

En otro contexto distinto se suele decir eso de que nadie es profeta en su tierra. Y en otro más de andar por casa (y por eso tiene mucha razón) estaba la parábola del ojo del culo.


Puesto por Neikos a las Febrero 7, 2007 12:32 PM

"La religión griega ignoraba el concepto de pecado tal como lo concibe el cristianismo".

No es tan sencillo. Mucho se ha repetido esa aseveración pero es discutible. Se habla de la religión griega oficial y se olvida con facilicidad la importancia del orfismo entre las clases populares, (y no tan populares: filósofos presocráticos).Una cosa es la religión del Estado y la de los poetas, y otra la del pueblo llano.
Pitágoras y Platón arrojan pistas al respecto.La creencia en un juicio después de la muerte con premio y castigo; y la necesidad de purificarse en vida, con un estricto control del cuerpo, cárcel del alma, son elementos a tener en cuenta.
No es casualidad que el cristianismo cogiese préstamos de estos filósofos u otros como Antístenes o Empédocles.


Puesto por El Juan Pérez a las Febrero 7, 2007 11:57 PM