lastsupper.jpg

tomie

LPC en comics | Noviembre 03, 2006

tomie.jpgTomie es una Carmilla asiática, con la variante de que no se conforma con devorar pacientemente a su mejor amiga con apasionados besos de amor. Tomie es una vampira impecablemente postmoderna, postfreudiana y postnuclear; seduce en masa con su belleza de lolita de ultratumba y se extiende como ébola, provocando un deseo irrefrenable que se vuelve inesperadamente asesino. Su truco es conseguir que sus admiradores la maten y la corten en pequeños pedacitos conducidos por un instinto irrefrenable que se va tan rápido como llegó, dejándoles consternados y/o dementes. Pero esos pedacitos se convierten en un virus de consecuencias funestas: de una manera u otra, la mutilada vuelve y aniquila con un poder que tiene poco de sobrenatural; el deseo y el sentimiento de culpa.

Y me gusta especialmente porque, salvo el detalle reanimator, la pequeña Tomie es una femme fatale de libro. No está loca, ni está maldita ni trata de vengar la muerte de un padre que se suicidó arrojándose al vacío desde lo alto de un campanario en una noche de luna llena porque le descubrieron responsable de un desfalco con el que trataba de cubrir las deudas contraídas en la mesa del casino local dirigido por un multimillonario corrupto donde trataba de salvar a su familia de la vergüenza y la ruina antes de que su pobre princesa entonces preadolescente se quedara sin mucama y le preguntara ¿quién cuidará de mi ahora papa? Tomie no es el engendro conductista de una infancia traumatizada, una familia tarada o una maldición rencorosa. No es mala, ni buena ni más responsable de sus crímenes que la manta raya de matar cazadores de cocodrilos. Tomie es fatal y punto, como tiene que ser.

A mi me enganchó mi hermano del alma, como a tantas otras cosas. Tomie es, además, la fruta inmadura de Junji Ito, creador de Uzumaki, una terrorífica historia medio gótica, medio art-decó que conocen ustedes muy bien. En japon ha provocado once películas infumables, medio millón de episodios de deririo paranoide y varios intentos de suicidio/asesinato porque en japón estas cosas ya lo saben que se las toman muy a pecho. En España acaban de ser publicados dos Tomies (I y II) que contienen (casi) todas las Tomies.

Y hasta aquí puedo leer.

MAS: Time: Horror Tales from the Far East | Falling, comic de Junji Ito.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Ito es el maestro del terror japonés moderno. Es una suerte que por fin la gente pueda estar teniendo acceso a su trabajo en España, como también está pasando con Hideshi Hino. Otro grande entre los grandes.


Puesto por Manuel a las Noviembre 4, 2006 01:11 AM

ahhh siiii Manuéee........??? ahhhhhhhhh!!! aaaiiiiinn!!

..uuuuhh!!


Puesto por Enséñameaviví a las Noviembre 4, 2006 08:36 AM

Delicioso como siempre, aunque se coló la 'j' en 'enjendro' (María Moliner dixit)


Puesto por Spleen a las Noviembre 4, 2006 09:45 AM

Sin ser ningún experto en horror japonés, yo no desecharía tan rápido la primera entrega fílmica de Tomie, la de 1999, de la que entendí sólo unas pocas secuencias y que ahora recuerdo como una especie de ensayo pocho de El Club del Suicidio que se aleja con bastante fortuna de los típicos espectáculos de horror nipón post-Sadako.


Puesto por Tones a las Noviembre 4, 2006 09:52 AM

Uy, pues tendré que leérmelo. (Pobre padre de Tomie)


Puesto por le petit ecolier a las Noviembre 4, 2006 11:10 AM

Pero qué burra XDDDDDDD

ya lo he corregido. Gracias Spleen!


Puesto por marta a las Noviembre 4, 2006 11:39 AM

Que bien, a mi también me encantan los psicópatas sin psicoanalista. Y con falda escocesa no te digo nada. Que nadie piense mal, es que me gustan, por las buenas.


Puesto por Marga F. Rosende a las Noviembre 4, 2006 06:38 PM

tu segundo párrafo es lo mejor que te he leído en semanas :)
te visita la musa últimamente? ;)


Puesto por bleuge a las Noviembre 4, 2006 09:34 PM

no se conforma con devorar pacientemente a su mejor amiga con apasionados besos de amor

Como si fuera poco :).


Puesto por Antonio a las Noviembre 4, 2006 10:56 PM

Mi tesis es genial. De una forma perfectamente legitima, puedo justificar el releerme "Carmilla". Allí encuentro:

"and with gloating eyes she drew me to her, and her hot lips travelled along my cheek in kisses; and she would whisper, almost in sobs, 'You are mine, you shall be mine, and you and I are one for ever.' Then she has thrown herself back in her chair, with her small hands over her eyes, leaving me trembling".

Suena interesante la japo, no obstante. Lo bueno es que también puedo justificar(me) esa investigación...


Puesto por Antonio a las Noviembre 4, 2006 11:07 PM

Pinta estupenda tiene, gracias Petite!!!


Puesto por Pau a las Noviembre 7, 2006 11:37 PM

Como idea generadora, la de Tomie es interesante, ahora bien, su realización gráfica es mediana comparada con Uzumaki (el otro best-seller de Ito -http://www.lambiek.net/artists/i/ito_junji.htm-) y el desarrollo bastante monotemático. Insisto (y que nadie se me enfade), comparado con sus espirales, Tomie sabe a poco.
Ah, Uzumaki también está publicado en español ;)


Puesto por Little Nemo's Kat a las Noviembre 9, 2006 12:38 AM