lastsupper.jpg

superhéroes

LPC en Reflexiones | Abril 09, 2006
superman_posture.jpg

El superhéroe es la materialización psicosomática de nuestro sentido de la justicia. El típico fan de la Marvel es el niño tímido e inteligente que se sienta en un rincón de la clase dibujando, leyendo y alimentando un creciente complejo de estar siempre en el sitio equivocado, en el momento equivocado. Y lo es porque su sentido de la justicia -o, más bien, de la injusticia- se desarrolla de manera más temprana y directa que el de los otros niños. A él le parece injusto que los demás le castiguen por lo que sabe, lo que le gusta y, en definitiva, por lo que es. El resto, mientras tanto, trabajan su sentido de la normalización, que es mucho más corriente que el de la justicia, como de uno a cien. En términos académicos se conoce como tall poppy syndrome: cabeza que sobresale, cabeza que hay que cortar. Es moneda corriente en los colegios, universidades, asociaciones de todo tipo y también en la Red, como ustedes bien saben. Por culpa de este desafortunado desajuste, el niño del que hablamos pasa gran parte de su adolescencia imaginando un Super-Yo (es decir, un Super-El) capaz de cortar las burlas con una frase incontestable, sorprender al abusón con un gancho de izquierda o rescatar el sombrero de la niña más guapa de clase de lo alto del tejado con un doble salto mortal. Todo en pretérito pluscuamperfecto, a toro pasado y con bullet time: entonces le hubiera cogido y le hubiera dicho. Y todos me habrían mirado como diciendo. Y entonces me iría tranquilamente y todos habrían pensado ¡qué pasada chaval!

El superhéroe hace las veces de repartidor de justicia, vengador y galán al mismo tiempo. En los comics y en las películas es generalmente un outsider que trabaja en el anonimato o al márgen de la Ley: su papel es hacer justicia en un mundo en el que la Justicia está ocupada haciendo Política o envuelta en alguna conspiración. En nuestras fantasías, es el que vuelve a la escena del crimen y pone las cosas en su sitio. Pero, como observa Alan Moore -con perdón- hay un pequeño problema: el superhéroe es un crio alienado y vengativo que quiere hacer justicia en sus propios términos. Cuando ese niño encuentra por fin su lugar en el mundo, el superhéroe que sobrevive es la parte que no.

El sueño de la razón. Yo viví brevemente con un psicópata que tenía una fantasía recurrente. Lo llamaba "pegarse con tios en bares": un hombre -generalmente un conocido mío- llegaba al bar en el que estábamos sentados y hacía o decía algo grosero, como darme un cachete en el culo o proponerme una obscenidad. En su fantasía, él le ponía en su sitio con una frase ocurrente, a lo Clint Eastwood, en la que le advertía que no insistiera a la par que se ganaba la admiración de todo el bar. Eso sí que es un hombre -murmuraban en el bar. Pero el intruso estaba borracho y cometía un segundo error. Entoces mi novio psicópata le sacaba a la calle y le daba una paliza de muerte, para escarnio del intruso y satisfacción personal. Mi novio el psicópata se pasaba las horas muertas imaginando esta escena, en una especie de masturbación patética y compulsiva que le ayudaba a soportar sus celos cuando yo quedaba con algún amigo para tomar un café. Ese era su Super-Yo, su sentido de la justicia. Cuando nuestra relación deterioró, a los dos meses de haber empezado, su Super-Yo siguió golpeando a mis amigos y conocidos en noches imaginarias pero su yo real era demasiado cobarde para hacer una cosa así, así que empezó a golpear a mis gatos. En esta actividad, su sentido de la justicia se manifestaba doblemente: hacer daño a los gatos le hacía sentirse mejor y yo recibía el peor de los castigos posibles.

Cuando una panda de chavales le echan la soga a un perro y lo arrastran con el coche hasta que algún extremo se rompe -la soga, el perro- también hay un superhéroe en escena, el mismo que mató a la mendiga en Barcelona y que nos sonríe en las fotos de Abu Ghraib: el que se siente satisfecho torturando a alguien que no se puede defender. Y lo justifican de mil maneras (era un chucho apestoso, una negra de mierda, apestan como ratas, ensucian la ciudad) pero se están vengando de una situación que les supera. De sus padres, de sus profesores, de sus jefes, de las chicas que les rechazan o los chicos que les desprecian a los que culpan -quizá con razón- de sus propias vidas patéticas. Y están huyendo desesperadamente del vacío total: emburrecidos por una educación deficiente y alentados por la basura televisiva, se han vuelto incapaces de encontrar otras fuentes de inspiración. Son demasiado cobardes para asumir consecuencias y no soportan el dolor o el fracaso, por lo que jamás se enfrentarían a alguien de su tamaño. Necesitan una gran superioridad numérica o experimentar su poder con un alguien completamente indefenso: un perro famélico y maniatado, un gato enfermo acorralado en un callejón. Después lo graban en video, le sacan fotos, lo comentan, lo celebran. Probablemente repitan. Mis felicitaciones al Ministerio de Educación, aquí estamos muy motivados. Un día, la frase mágica, el campanazo. El subidón: la próxima vez cogemos a un tío ¿eh? Venga, un tio. Venga va.

Quien dijo que la violencia sólo engendra violencia tenía más razón que un santo. Y peor: la violencia no resuelta genera una obsesión. Yo tengo la mía. Desde hace cinco años, voy una y otra vez al mismo lugar y sigo la misma pauta: disparar a bocajarro a un grupo de varias personas que hay allí. Son personas que no conozco, caras que no he visto jamás. El motivo de mi presencia -mi Superpresencia- es algo que ellos han hecho: entrar en una perrera de Tarragona, atar a quince perros y seccionarles las patas con una motosierra. Cuando los cuidadores llegaron a la mañana siguiente, algunos aún estaban vivos. El código penal establece dos años de carcel para aquellos que descargan música protegida de la Red y una multa para los que torturan a un animal hasta matarlo. Ellos ni siquiera fueron perseguidos y nadie les denunció. Personalmente, no creo en el castigo capital y mi convicción se basa en las deficiencias de los sistemas donde se aplica. Mi superyo, sin embargo, tiene sed de sangre: quiere que no estén, que no sean nunca más.

A mi no me gusta mi superhéroe. Yo preferiría que se dedicara a responder a los bocazas con una frase incontestable, sorprender al abusón con un gancho de izquierda o rescatar el sombrero de la niña más guapa de clase de lo alto del tejado con un doble salto mortal. Como dice este texto que fue el primer enlace que publiqué en esta web: Believe me, I want to be happy. You stand in my way.

La Ilustración es, efectivamente, un boceto de la serie All-Star Superman a cargo de Grant Morrison y Frank Quitely.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







mierda, Marta, me costó horrores borrar esa pesadilla innombrable. Lo de la perrera.


Puesto por jesúsb a las Abril 10, 2006 12:38 AM

No entiendo porqué pides perdón a Alan Moore, creo que incluso le gustaría mucho tu entrada.


Puesto por 1052 a las Abril 10, 2006 01:14 AM

Un día como el de hoy solo podía acabar leyendo un texto así.

Todo lo que pensaba escribir sobre ello, creo que me llevaría demasiado espacio, por lo que evitando el afán de protagonismo en tu "casa". He decidido dejar aqui una muestra de admiración, dejando en tu buzón electrónico algo un poco más extenso.

Mis corneas son suyas (ya que casi leo más este sitio que otros medios)

Kixx

M.


Puesto por M. a las Abril 10, 2006 01:19 AM

Creo que cuando estás algo cabreada escribes mejor ;)


Puesto por ifrit a las Abril 10, 2006 01:21 AM

Pues yo soy ese niño con la mente en constante fantasia, en la que se reactua mi vida una y otra vez buscando siempre la toma perfecta, esa que me hara ganar el corazon de una Petite, corregir una injusticia o librarme de cualquier situacion adersa con esa frase oportuna y sagaz sacada del mejor de los guiones.

Por suerte mis peliculas no tienden al terror, me resulta suficiente reeditar y rodar mis escenas hasta que todo saliese bien y nadie resultara herido (como peliculas reales resultarian terriblemente empalagosas), no mas de lo debido, en las que si fuera yo el desdichado que sufre la perdida de una Petite no rodaria mis nuevas escenas para correjir los errores o para hayar esa forma ingeniosa con la cual reconquistar su corazon.

Yo llamaria a esto "Sindrome de Peter Parker" en donde mis grandes poderes conyevan grandes responsabilidades, pero bueno, ese soy yo. Pero esos actos atroces llenos de brutalidad, abuso y crueldad me huelen a otras peliculas, a otras corroñas, a otros personajes alimentados mas que por el animo de ser un superheroe que luego se desvirtua a ser solo ese vilano buscando el momento de desatar la venganza y la destruccion ¿"Sindrome de Anakin"? (algun buen comiquero podra sugerir personajes mejores que los mios que encajen con estos arquetipos) menuda tanda de sindormes "frikineanos" =P

Busque un poco para saber mas sobre el "tall poppy syndrome" y lo que encontre no encajo con lo que se cuenta laPetite hoy http://www.answers.com/topic/tall-poppy-syndrome


Mucho tiempo leyendo este blog ¿que puedo decir de el que no se sepa? me encanta, hoy no pude resistirme y hago mi primer comentario =)


Puesto por ovatsug a las Abril 10, 2006 01:26 AM

Por aca va la cosa http://www.bullyonline.org/schoolbully/gifted.htm


Puesto por ovatsug a las Abril 10, 2006 01:40 AM

No puedo, cuando pienso en éste tipo de cosas, dejar de pensar que en el fondo, se trata de un asunto de fuertes y débiles, y débiles más débiles. Y es triste.


Puesto por Fu a las Abril 10, 2006 02:11 AM

Te leo hace bastante, y te recomiendo, pero algunas veces no estoy de acuerdo o simplemente hablas de cosas que no entiendo.

Pero hoy he escrito por primera vez, porque no me queda más remedio que convertirme en tu clá personal y aplaudir a rabiar.
Con algo de resentimiento, ya le gustaría a mi superheroe imaginario escribir algo tan bueno, esclarecedor y necesario como este artículo.


Puesto por Yoyo a las Abril 10, 2006 07:25 AM

Supongo que siempre está la otra parte, aquellos que sí dan el paso y acaban dando la respuesta aguda al bocazas que le desafía en clase. Pero después de todo, fíjate Petite que les das esa explicación, esa oportunidad. Yo lo hago con frecuencia, exprimirme las meninges para explicarlo todo, lo que sea.

Hace relativamente poco una buena amiga mía, inteligente, divertida, agradable y físicamente impactante, fue dejada por su chico después de nueve meses sin mediar "otra" o "peleas" o... nada. Ella desgranaba en sus mails las teóricas razones por las que eso había sucedido, análisis complejísimos. Ha empezado a sentirse mejor cuando ha encontrado que la respuesta más ajustada a "Por qué" era "porque sí".

Eso es lo que me da realmente miedo. Tú das una posible explicación. A mí me aterroriza el "porque sí".

Pequeña recomendación literaria: "El adversario", de Emmanuele Carrère. Está en anagrama. Un intento por meterse dentro de la cabeza del hombre malvado. Falla.


Puesto por fanshawe a las Abril 10, 2006 09:56 AM

Hace mucho que te leo, y primer comentario; así que acumulo ideas:
1º: enhorabuena por el merecido premio 20'. Cuando leo petite la envidia sana me corroe pq es la imagen de blog que a muchos nos gustaría tener ;-)
2º superhéroes: mi revelación fueron Nikita, Kill Bill...; pues soy más audiovisual que de cómic. Ahora planeo un trabajo de doct. sobre la maravillosa Kill Bill, a la que ningún crítico le ha encontrado el sentido real, tan vinculado a este post tuyo. La mitología griega viene a mi mente como fuente (como en tantos casos), a través de la anábasis. Los superhéroes son nuestra mitología actual.
3º tb me sirve este post para continuar mis comentarios sobre accionismo vienés y demás; dónde la postura real, aunque "artística", de la violencia me puede negativamente. Me das argumentos para seguir por ahí.
4º Mi yo-superhéroe intenta ser de los de frase cortante. Pero cuando una sufre un acoso continuado, el vengativo alienado que hay en mí se despierta. Al que aparca desde hace 3 meses delante de mi garage pese a avisos y denuncias. Al que por chulería se atreve a denunciarme falsamente y arrancarme mi vado a mordiscos. A ese.... a ese si me si me gustaría hacerle un "dibujito" tipo Kill Bill.


Puesto por el-alya a las Abril 10, 2006 11:38 AM

ovatsung, no se que entendiste tu por el sindrome este del tall-poppy, pero tu link sólo reafirma la visión de petite.
Aunque dp de ese flirteo virtual....en fin..


Puesto por el-alya a las Abril 10, 2006 12:10 PM

El que no se consuela es porque no quiere.


Puesto por El injusto a las Abril 10, 2006 12:58 PM

Excelente post, que curiosamente he leído mientras una de mis lecturas es APOCALÍPTICOS E INTEGRADOS de Umberto Eco.

¡Un saludo!


Puesto por Alvy Singer a las Abril 10, 2006 01:07 PM

el-alya ... pues es muy posible que mal interprete ya que mi ingles no es infalible, pero me parece entender que ese termino tiene dos usos distintos, por eso despues postee el segundo link en donde ya si la definicion va por donde el post apunta.

Y lo del filtreo virtual no te creas, que eso de ser un latin-lover-posteador no me va para nada, de esos que van de blog en blog (o en flirk y sitios similares) piropeando a ver que les cae como extension de sus actividades en el msn me parece patetico xDD

Pero si venia al caso mi "coqueteo" por ilustrar mi idea siguiendo lo dicho en el articulo. Hey! eso si, he de admitirlo y con orgullo ¡La Petite me gusta! por eso vengo regularmente a ver que nos cuenta y que cosa interesante nueva aprendo, que no ha sido poco a lo largo del tiempo que llevo leyendo este blog, ya solo por eso se merece mi admracion.


Puesto por ovatsug a las Abril 10, 2006 02:07 PM

Muy buen artículo, pero disiento de tu visión: existe, cada día, más gente que hace de su superyo algo bueno.

"El superhéroe hace las veces de repartidor de justicia, vengador y galán al mismo tiempo. En los comics y en las películas es generalmente un outsider que trabaja en el anonimato o al márgen de la Ley: su papel es hacer justicia en un mundo en el que la Justicia está ocupada haciendo Política o envuelta en alguna conspiración."

No creo que tal afirmación sea cierta: el superhéroe no siempre reparte justicia.

Por eso la observación de Moore es cierta, teniendo en cuenta que incluso los superheroes suelen representarse bajo el yugo de las ideas y de los conceptos humanos.
Es por eso que tan a menudo se les ha usado políticamente para hacer propaganda.

PD: Los bocetos son cojonudos... ¿fuente?


Puesto por Psicópatas Corp. a las Abril 10, 2006 03:59 PM

El comienzo de su texto no sólo me ha retrotraido a una infancia plagada de lecturas de empijamados, sino que asimismo me ha hecho recordar ese grandísimo librito redentor de niños enclenques que era "Tarzán de goma", de Ole Lund Kierkegaard.

(Psicópatas Corp, apostaría mi colección de tebeos a que son bocetos de Frank Quitely para la nueva colección de él y Morrison, All Star Superman).


Puesto por Phoskito a las Abril 10, 2006 04:39 PM

Frank Quitely, me lo imaginaba.

Se me cae la baba con ese tipo... hay portadas y números suyos de Nuevos X-Men que son memorables.

PD: creo que a cualquier lector de comics se le quitan las tonterías leyendo el "Amnios Natal" de Moore...


Puesto por Psicópatas Corp. a las Abril 10, 2006 04:54 PM

Gracias por este texto. Duele, pero gracias.


Puesto por teo a las Abril 10, 2006 08:33 PM

Buen texto, buen desarrollo. Me ha hecho sentir.

Contradictorio, esperanza y tristeza, razón y rabia. Sobretodo, mucha rabia.

Por momentos, al ver esas imágenes, uno desea volverse como ellos.
Perder la capacidad de percibir el dolor ajeno, y sacar las garras de wolverine.


Puesto por koas a las Abril 10, 2006 11:18 PM

interesante volver a la infancia por unos momentos... ésta es la primera vez que te leo y creo que volveré a hacerlo. sigue escribiendo, un saludo.
p.d. como hago para tener mi propio blog y poner ahi mis textos, alguien me lo sabe explicar?


Puesto por domemu a las Abril 11, 2006 12:31 PM

Me ha sorprendido este articulo, petite claudine, hace tiempo que lo tenía pendiente para leer. He de admitir, que aunque en ocasiones, paso muy rápido por tu blog, en otras, merece una profundidad única.

Gracias por entregarnos cosas como estas.

Un abrazo anónimo


Puesto por Escribiente a las Abril 12, 2006 10:37 AM

No lo entiendo, el caso de los 15 perros de Tarragona es antiguo y está cerrado

"Tarragona, 4 de noviembre de 2001: 15 perros de una perrera de la Sociedad Protectora de Animales de Tarragona aparecen con las patas delanteras cortadas, lo que obliga a su sacrificio... Investigaciones posteriores condujeron hasta Domingo F. M., un enfermo mental con trastornos esquizofrénicos internado en un centro psiquiátrico de Reus. Domingo se declararía posteriormente autor de los hechos, y, el 16 de octubre de 2002, fue condenado a seguir un curso de formación psiquiátrica (ya que fue considerado mentalmente perturbado por el juez) y a pagar 1502 euros a la Sociedad Protectora de Animales de Tarragona."
http://www.dreamers.com/defensadelrol/articulos/cronica.htm

Saludos


Puesto por pasabaporaqui a las Abril 12, 2006 06:52 PM

Me has dibujado. Fui y, tal vez, sigo siendo ese niño, dibujando, leyendo y alimentando un creciente complejo de estar siempre en el sitio equivocado, pero algunas veces he pegado ese gancho y he rescatado el sombrero de la chica, y me he quedado con la chica en la competencia más desfavorable. Y si lo pienso, también le debo haber dado un par de coscorrones al gato, hasta que aprendí a respetarlos y admirarlos. Y a la vez ya no soy ese superhéroe, aunque en algunos sueños soy tan leve que vuelo con solo pensarlo; ahora soy un muñeco de madera, y hago hablar a mi ventrílocuo. No sé si sirve como carta de presentación.
Un beso


Puesto por jorgealberdi a las Abril 13, 2006 06:17 AM

Bravo, excelente artículo. Me quito el sombrero y si no te importa, haré una reseña en nuestro blog (Procnatur Lleida).

Yo y mi Super-Yo te saludamos efusivamente ;)


Puesto por Jose M. Muñoz a las Abril 13, 2006 11:47 AM

Que bonito, me ha hecho recordar tiempos de infancia, tiempos que ya no están y que han desaparecido, en lo más profundo de mi cabeza, juntamente con toda esa mierda que me hicieron comer. Seguiré leyendo a ver que encuentro.


Puesto por Marc Palau a las Abril 15, 2006 02:45 AM

Jej, la verdad es que al leerte no he podido dejar de sentir/pensar "eso te pasa por tener gatos"... Últimamente los gatos me rozan, me arañan y se comen mi comida...

Al menos ese dañino superhéroe cuando se materializa ha tenido tiempo de reducirse a algo más aceptable, más racional. Soñarse violento es mejor que serlo, golpear muebles mejor que seres y maltratar animales --lo siento pero-- mejor que personas. A veces cuesta ser bueno,

Saludos, Claudine,

--qd


Puesto por qd a las Abril 25, 2006 06:09 PM