lastsupper.jpg

El camino de los dioses

LPC en la biblioteca | Febrero 08, 2006

davis_tetsuo_web300.jpgEn la cultura japonesa hay algo mucho peor que morirse y es cambiar. Lo más terrible -y lo más habitual- que le puede pasar a un personaje de un manga o un anime no es que lo aniquilen y cuelguen sus tripas a la vista de todos para escarnio de amigos y familiares sino que haya cambiado. Que ya no sea lo mismo. El pais del sol naciente está poblado por seres extraños y espeluznantes que son o han sido el amor verdadero de alguien, el hijo adorado de alguien, el benévolo maestro que, en algún momento de su vida, ha mutado hasta convertirse en entes malignos con un destino trágico: la destrucción, suya y de todos los demás.

El cambio también juega un papel relevante en la cultura occidental pero siempre como catarsis, como crisis transicional que cambia, ya no la naturaleza sino la actitud del individuo, generalmente para mejor. El cambio es de tipo moral porque su tragedia no es fatídica sino castigadora o iluminadora, como cuando San Pablo se encuentra con un rayo de Dios en un matojillo camino de Damasco y se pega tal susto que se queda ciego tres dias pero todo para bien. La cultura popular japonesa entiende el cambio como una invasión casual que, aunque en un principio otorgue al anfitrión fuerzas y poderes sobrenaturales que se celebran con alegría, deriva rápidamente en un secuestro físico y anímico que convierte al individuo en algo que no es, siempre para mal. Y se manifiesta como una tendencia irrevocable hacia el biomorfismo, la maquinización y, en general, la monstruosidad. En la naturaleza, la belleza es armonía, equilibrio y paralelismo (dos manos, dos ojos, dos pies...). Cuando la naturaleza es traicionada, lo primero que desaparece es esa belleza, que es derrocada por un despliegue imparable de formas irracionales e impares. La clásica, una miríada de tentáculos creciendo a la vez en todas direcciones y destrozando literalmente el cuerpo de su portador. Hasta diría que aquí es donde nace ese dualismo tan japo de la inocencia que mata. La perfección con que la pequeña colegiala adorable finge su propia indefensión radica en el hecho de que no hay uno sino dos personajes en escena. Ella es tan inocente como parece. Es lo que no es ella lo que la hace matar.


Durante muchos años he pensado que esta peculiaridad era la herencia postnuclear del único pais que ha vivido el apocalípsis y ha vuelto para contarlo. Y tenía todo el sentido del mundo pero, una vez más, me equivocaba. Todo ésto viene de muy atrás y se llama Shinto, el camino de los Dioses.

El Shinto es la religión más arcana en Japón. No tiene biblia ni fundador y sus leyendas han sido traspasadas de generación en generación a través del arte, la literatura y las abuelas. En nuestro aburrido y estirado mundo occidental lo llamamos "supersticiones", pero cuando el supersticioso se llama Miyazaki lo llamamos orgia de cratividad. Dios castigue a los críticos. Es la segunda en practicantes después del budismo, con la que ha coexistido desde su "importación" en el siglo VI. Es tan vieja como el mismo Japón y se fundamenta en los principios de la naturaleza.

kodama.jpg
En el Shinto no hay buenos ni malos. A diferencia de las religiones monoteístas occidentales, los absolutos no existen y las normas no son normas sino una especie de justicia divina o "karma" por el cual todo en esta vida (y en otras) acaba ocupando el lugar que le corresponde. Por eso, todo aquello que existe tiene un espíritu o aspira a tenerlo, hombre, animal, mineral o cosa. Los dioses Shinto se llaman Kami, y son espíritus sagrados que adoptan la forma de elementos y conceptos importantes para la vida, como el viento, la lluvia y los rios ... y el arroz. Hay templos especiales para rezar al espíritu del arroz y su Kami se llama Inari. Al morir, los hombres y mujeres se convierten en Kamis ancestrales, y son reverenciados por su familia como protectores de la casa. Sólo aquellos que han sido extraordinarios en su vida mortal como fundadores de clanes, grandes guerreos o políticos de relevancia tienen sus propios templos o shrines y una iconografía especial.

Aunque algunos objetos especiales -como esa espada en la que están pensando- son creados con alma, la mayoría de los objetos deben ser virtuosos durante cientos de años para adquirir una. Pero, una vez la tienen, pueden volverse vengativos bakemono y castigar a aquellos que no les trataron bien. Bakemono significa "algo cambiado", es decir, algo cuya naturaleza ha mutado. Como en Shinto todo aquello que vive es bueno por naturaleza, aquellos que han cambiado se convierten en mónstruos. Los tsukumogami son objetos encantados que adoptan formas monstruosas y atormentan a los hombres que salen de la ciudad.

Si quieren saber más, asomen sus naricillas al proyecto Obakemono, una guia Gaijin al fantástico mundo del folklore japonés. Ojo a la sección de Shigeru Mizuki y sus representaciones de las criaturas del Yōkai. Y ya que estamos tampoco se pierdan a Reiko, la típica niñita demonio perfectamente normal de ojos rojos, orejas puntiagudas e interminables ansias asesinas.

Una vez más, via drawn y avistado también por Circ.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Me ha encantado. Me confieso desconocedor de toda este mundo, Miyazaki aparte. Me gusta esa filosofía de "no absolutos", está lleno de matices. Muchas gracias.


Puesto por fanshawe a las Febrero 8, 2006 06:36 PM

Perdona pero yo llamo superstición a lo de San Pablo, y añado que su cambio fue para mal de todos (vease la Iglesia Católica). Pero te felicito por ayudar a que los "occidentales" dejemos de ser tal, de hecho, al occidente de Galicia está Japón y al oriente de Asturias, también está Japón.
Un beso.


Puesto por enviado isérgico a las Febrero 9, 2006 12:17 AM

Me ha encantado esta explicacion, desconocia la existencia de esa religion, pero mis contactos con la cultura japonesa me decian que algo tenia que haber para que tratasen a las cosas con tanto respeto.. ale, ahora me toca volver a ver todas las peliculas de Miyazaki san y tantas otras. Por cierto, bonito dibujo de Tetsuo con la capa roja..
Ganbate Petite


Puesto por xavitron a las Febrero 9, 2006 12:23 AM

Emocionado tras observar que le ha prestado atención a esta cultura tan fascinante y cambiante... y sobre todo por descubrir a mi auténtico ídolo -el Tetsuo de Akira- en la primera imagen... que no había visto nunca y que me ha fascinado.

Sigo sin comprender como las personas que creen saber de cine y las emociones que él desprende no hayan observado joyas como "The Ghost In The Shell: Innocence" o muchas otras joyas del anime-ción de este gran mundo de luces y sombras.

Gracias


Puesto por Steam Man a las Febrero 9, 2006 08:51 AM

Recomiendo desde aqui el visionado de Mushishi, solo via p2p y fansub, muy en la linea de miyakazi y muy, muy shintoista.
Gracias por los buenos ratos delante del ordena petite.
:)


Puesto por wu a las Febrero 9, 2006 10:44 AM

cómo viste googlear un poco y contarse algo "del Japón"
claro que sí :D


Puesto por Asiamola a las Febrero 10, 2006 09:02 AM

"cómo viste googlear un poco y contarse algo "del Japón""

Gerardito hijo, además de trol eres un imbécil.


Puesto por Angel a las Febrero 10, 2006 05:04 PM

Steam Man, GITS-Inocence creo que tiene calidad y dificutad en la misma medida, es otra de las que necesitan un 2º visionado, creo. Por cierto, me ha encantado tu blog. Mi recomendación: "Avalon" de Mamoru Oshii. La vi hace un tiempo en el festival de cine fantástico de Sitges y aluciné.

--
jajaja, que es eso de googlear? Yo uso JAL (Japan Airlines) :o
Envidia?
;P


Puesto por xavitron a las Febrero 11, 2006 01:09 AM