lastsupper.jpg

todo es mentira (I)

LPC en Reflexiones | Mayo 12, 2005

withgusto.gifQuien que asegura que todos decimos mentiras alguna vez es un mentiroso o un ingenuo. Todos mentimos todo el rato, es una de las aplicaciones que vienen por defecto con la interacción social. La diferencia entre lo normal y lo patológico no es tanto la cantidad de la patraña como la calidad de la misma. El límite no es el absurdo sino el ridículo: el mentiroso compulsivo no es el que miente mucho sino el que lo hace mal.

Imaginemos por un momento al hijo ilegítimo de una prostituta en su primer día de clase. Probablemente las pase putas (y perdonen la expresión) encarando la situación delante de los otros niños. Le caerán burlas, insultos, capones y hasta puede que alguna pedrada si el escenario es propicio. La inferioridad numérica descarta la defensa física y los hechos desnudos (su madre es prostituta), las demás. Sólo le queda una opción, y es la mentira. Si es espabilado podrá convencer a los otros niños de que su madre es una santa y su padre desconocido, un señor muy importante que vive lejos de la ciudad. Y aquí es dónde empieza la escala de grises. Cuanto más disparatada sea la mentira, más cerca estará del ridículo o del éxito. El mentiroso corriente dirá que su padre está forradísimo y que un día vendrá a buscarle para llevarle con él. El verdadero genio convencerá al mundo de que a su madre la preñó un ángel y que su padre es todopoderoso, señor del cielo y la tierra y que si no les parte la crisma por maltratarle en el patio es porque está esperando a que palmen y entonces se van a enterar.

El mentiroso patológico no es un ente diabólico capaz de construir las falacias más enrevesadas por el placer intrínseco de engañar a los demás. Empieza poquito a poco, casi sin querer, como una técnica efectiva de defensa personal y continúa por esa línea hasta la edad adulta, donde entran en juego otros factores como el poder y la vanidad. Pero una vez ha empezado, hay que cubrir todos los huecos. Por eso las mentiras siempre van a más.

Evidentemente, cuando decidimos sustituir un hecho por otra cosa que nos viene mejor, tomamos una decisión. Es como casarse con la primera novia o tirarte cada noche a cualquiera de las demás. Sólo hay una verdad y es ajena a nosotros. No podemos editarla, adornarla o exagerarla sin empezar a mentir. La mentira, sin embargo, es un abanico infinito de posiblidades que uno puede manejar a su antojo, el as en la manga, el recurso ganador. Una vez te acostumbras a probar platos distintos cada noche es muy difícil volver a la monogamia inicial. Para nosotros, pobres mortales perdidos en la tempestad de las jerarquías sociales, la tentación es siempre demasiado fuerte. Especialmente cuando la finalidad última es ligar.

Todos mentimos para ligar. Es un hecho: basta que la situación ponga una golosina a nuestro alcance y se den unas pocas condiciones medioambientales para que las invenciones más inverosímiles salgan por esa boca. En eso ustedes, caballeros, se llevan todos los premios. La primera es la relación de pareja. Si la hay, cambiamos a la novia por alguien con quien me veo los fines de semana. Si no la tenemos nos la inventamos, porque no tener pareja es síntoma inequívoco de amargada u/y/o perdedor. En ese momento mágico puede pasar cualquier cosa: el diseñador se convierte en ingeniero, el abogado en poeta, el cuartucho que compartes con cuatro impresentables se transforma en un estudio de meditación y tu gran pasión en la vida ya no es la cerveza; es la literatura, el cine, la arquitectura o la historia de la aviación. Todos somos más interesantes cuando la abstinencia aprieta. Mi patraña favorita de todos los tiempos es la de Yo lo de Angelina Jolie no lo pillo o A mi las supermodelos no me dicen ná.

Vamos, que yo no soy como los otros. Yo soy especial.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







No es por completar su relato pero la mentira se multiplica al iniciar el noviazgo. Cuando empiezan los primeros cafés (que son odiosos), el personaje que te inventas es una representación lo más parecida posible a la realidad que se quiere representar, sin que cante demasiado. Ahí es donde realmente uno debe hacer equilibrios para no meter la pata en el siguiente paso. Que te guste la poesía no siempre va a ser rentable, o que te vaya la estabilidad emocional, o que quieras conocer a sus padres... Todo es un esperar a ver qué mentira es la correcta y cuál la incorrecta, porque la verdad se descarta desde el principio, que son muchas opciones y muy poco tiempo para escoger.

Ah, y de verdad le digo que lo de Angelina no lo pillo. Ahora bien, las supermodelos, todas.


Puesto por El Gran Mimón a las Mayo 12, 2005 05:56 PM

Todos mentimos para ligar, claro. El secreto del Amor Eterno no es otro que la Mentira Eterna.

Yo soy especial, y guarrete, como el Tim Burton de Joaquín Reyes. En cuanto a Angelina... no sé, esos morros tan pronto me dan morbo como grima.


Puesto por Andrés a las Mayo 12, 2005 06:39 PM

Estoy con Andrés en lo de Angelina. Y en cuanto a las supermodelos, lo de que Ester Cañadas le resulte guapa a alguien me parece un misterio. Y lo mismo podría decir de algunos sex symbols improbables (como Pamela Anderson), que no me ponen nada.

En lo de mentir para ligar, nadie está libre de adornar un poco las cosas o de intentar dar una buena imagen, pero de ahí a rebajar de categoría una relación de pareja o a inventársela hay un trecho que, personalmente, nunca he recorrido.


Puesto por johnnylingam a las Mayo 12, 2005 07:10 PM

si, todos mentimos pero algunos lo hacemos a la inversa.
Por ejemplo, yo que soy arquitecto digo que trabajo en la construcción.
-Ah,¿Que eres, albañil?.

- Más o menos.

Una manera muy práctica de saber lo que piensa la gente.

PD1. a mi me funciona.
PD2. no soporto a los metroasexuales e-lustrados


Puesto por pues yo mismo a las Mayo 12, 2005 07:29 PM

victimas y usuarios satisfechos de un sistema asimilado tras siglos de herencia y adaptación al medio que a cada momento parece rebelarse. Eso somos. Y ellas son... Jorge Wagensberg lo dice bien(cito de memoria): "No es necesario que los leones sean más rápidos que las cebras, basta con que sean más rápidos que la más lenta de ellas".


Puesto por jesúsb a las Mayo 12, 2005 08:07 PM

Pues yo lo de la Angelina si lo pillo... y mucho. La tia que se lo crea, y le guste oirlo, o es que es tonta o es que ya le gustas y se autoengaña muy bien.

Por otra parte, me aburre mentir en esas situaciones para conseguir impresionar a alguien. Me aburre y/o irrita someterme a examen de esa forma, aunque entiendo que sea necesario porque la carne es debil, miserable e infinitamente traidora. Asi que o no lo hago, o me invento mentiras que me divierten a mi mismo sin que me importe el (mal)efecto que pueda causar en la otra persona. Asi me va.


Puesto por Antonio a las Mayo 12, 2005 08:21 PM

A mí los mentirosos nunca me han dado miedo. Los que me dan miedo son los sinceros: esos sí que tienen peligro.
(Vaya, hemos tocado un tema parecido ambas, aunque mi post es más triste, qué le vamos a hacer.)


Puesto por Bo Peep a las Mayo 12, 2005 10:01 PM

Hola. Te llevo leyendo desde hace tiempo y ésta es la primera vez que escribo. Y lo hago simplemente para decirte que cada vez escribes mejor, que cada vez me atrapas antes y me sueltas más tarde.
Un besazo.


Puesto por Ginóbili a las Mayo 12, 2005 10:09 PM

Mentir para ligar. Pues depende de lo que esperes del ligue. Si solo quieres que sea un ligue, pues bien. Si lo que estás buscando es otra cosa, me parece un error.


Puesto por mir a las Mayo 12, 2005 10:44 PM

Por eso lo mejor es conocerse cuando las dos personas estan lo suficientemente borrachos como para no poder inventar historias... al menos al principio. Una vez que el primer paso está ejecutado (con las facilidades que el alcohol proporciona) ahí deberán surgir las mentiras, pero estan no deberán ser tan trascendentes.-


Puesto por He dicho a las Mayo 12, 2005 11:12 PM

A mi me ha llegado a dar vergüenza del rollo que suelto en algunos momentos. Lo peor es el ligón-cultureta; no, que va lo peor que todos lo hemos sido alguna vez


Puesto por sopistant a las Mayo 12, 2005 11:51 PM

Ratifico en ramillete de situaciones propicias para la mentira, aunque no podemos dejar olvidada su posible uso terapeutico. Y no me refiero a la mentira "piadosa", que está muy bien, aunque lo de piadosa deberia decidirlo la otra persona.
Me refiero a la mentira inconscientemente planeada para forzar un cambio de situación.-¿Esta noche me lanzo?- ¿Que tal como te fue?- Y tu que pasaste toda la noche leyendo a Miguel Hernandez en un banco lamentadote una y otra vez de tu falta de valor .-De coña, me solté, se lo dije todo, es mia.- A partir de entonces mientras saltas un obstaculo tras otro intentando manterner de cara a tus amigos el escenario de una relación que no existe mas que en tu cabeza, se está produciendo el verdadero objetivo de todo este enredo. Mientras te vas inventando pasajes de tu relación ficticia, el ejercicio de proyección del futuro deseado te impulsa cada vez más a la consecución de lo que dejaste escapar esa noche de otoño. Y al final, aunque solo sea por poder presentarles tu novia a los amigo despues de 6 meses, ¡que ya olia a chamusquina! te acabas lanzado, aunque sea primavera. Y cerrando el circulo de la mentira que se convirtió en verdad. (Para ser el primero vaya rollo)


Puesto por Mentiroso en continuo arrepentimiento a las Mayo 13, 2005 12:04 AM

"Siempre que comienzo una relación, miento. No importa si es pasajera o tiene visos de ser permanente, no lo puedo evitar. Siempre lo hago. Tampoco importa el tamaño o el carácter de la mentira, es simplemente el hecho de hacerlo. A veces miento sobre mi edad, otras sobre mi familia. Si no estoy en un día creativo miento sobre mi trabajo, o sobre lo que he estudiado, o sobre mis hobbies. A veces, si quiero provocar, puedo mentir sobre mis inclinaciones sexuales también. O sobre mis creencias religiosas. No, no es que este enfermo. Si ya sé que es lo que está pensando, pero déjeme explicarle. Creo que es una forma de sentirme protegido. Cuando uno se relaciona, y confía en el otro, le entrega, como decirlo... mucho poder. Eso. Mentir es un reaseguro, una forma de saber que en última instancia y a pesar de todo se puede salir ileso"
El comienzo de un cuento que escribi hace mucho. Me resulto inevitable citarlo.
Saludos


Puesto por luis a las Mayo 13, 2005 12:35 AM

hola!
a mí me parece un poco pasado de moda esto de la mentira.
yo no suelo mentirles a las parejas que he tenido. ni a las más ocasionales. para mí es más divertido ver sus caras cuando les cuento con quién estuve anoche.

chau!

Gilda.


Puesto por Gilda a las Mayo 13, 2005 05:22 AM

Al final -o al principio- todo eso de mentir no es más que la piedra fundacional de la civilización. Al principio hubo un bicho que se creyó el cuento de "no soy un animal" y por arte de birlibirloque se transformó en ser humano, olvidándose de todo el resto y cazando otros animales hasta extinguirlos y arrasando con la selva tropical... Pero ese no era el punto, claro. La sociedad se sostiene en la mentira (es cosa de seguir el tema de la guerra de Irak y ya basta) en todos los ámbitos. Todo el mundo miente todo el tiempo, incluso cuando creen ser honestos, porque están utilizando como referencia una realidad que no es tal, sino que se trata de valores y principios y toda esa macana mediatizada y pasada por cedazo.
By the way, curiosa coincidencia de tema con Bo Beep, a quien me he leido hace un rato. ¿Se ponen de acuerdo?


Puesto por Silvio Astier a las Mayo 13, 2005 09:16 AM

Yo mido 1,95, peso 110 kg, tengo cara de bruto y cuantas más canas voy teniendo, más me parezco a Sean Connery.

No importa lo que diga o el papel que me invente. No hay mentira posible.


Puesto por Roberto a las Mayo 13, 2005 10:28 AM

Pero el peor no es el que miente, si no el que traga.

Al que miente ha de disculparsele por que busca un mundo ideal, por que desea sentirse noble o por que quiere echar un saludable casquete. La persona que se traga las animaladas que otro le cuenta con una sonrisa en los labios es una persona peligrosa capaz del integrismo más aberrante.
¿¡A quien se le ocurre, por poner un sencillo ejemplo, que para entrar en el reino de los cielos, no solo hay que ser virgen, si no además no haber pecado de pensamientos impuros!? El tipo que lo dijo la primera vez se echaría hoy unas risas estupendas al ver cómo hay gente que, aún hoy, después de volver a casa, arremete con las disciplinas y se desgarra las carnes por que no ha podido apartar la mirada de los tobillos desnudos de su compañera de vagón. Menos mal que a nuestro bromista preferido no se le ocurrió añadir "Y además de no tener pensamientos impuros hay que tirarse pedos por el ombligo", por que tendríamos unas misas muy ruidosas.

Ahora, y esto es absolutamente verídico, cuando a mi amigo Gerardo, que está en las Galias, le preguntan las chicas si es cierto que por aquí hay tanto torero suelto, el contesta que no hay otra verdad más grande en el mundo. "Resulta"- explica amablemente, como quien tiene la gentileza de explicar alguna obviedad -"que allí en España puedes librarte del servicio militar si te haces torero."- y finaliza -"Muchos lo hemos hecho." Cuela siempre. 10 de 10. Sin excepción. Me siento incapaz de culpar a Gerardo de que las pobres chicas vuelvan a casa engañadas...


Puesto por El pequeño a las Mayo 13, 2005 10:50 AM

Ni tanto ni tan calvo. Yo a mí pareja actual no le dije ninguna mentira y por eso me va bien.

Creo que en el texto se mezclan churras con merinas y se generaliza injustamente. Si una persona me gusta como para tener una relación estable, mentirle no me parece lo mejor. Si a una mujer tengo que mentirle para gustarle y decirle cosas como "yo lo de Laetitia Casta no lo entiendo", entonces esa mujer no me interesa como pareja estable ni me interesará jamás. Otra cosa es el ligue ocasional, de discoteca, ahí la cosa cambia porque el objetivo también cambia.

Como dice Antonio, me molesta sobremanera sentirme sometido a examen cuando estoy con una persona y tener que medir mis palabras continuamente, así que no lo hago. Si ello conlleva perder una oportunidad con alguien, es que esa persona no se merecía esa oportunidad.

Con esto no quiero decir que nunca mienta, en sitios como el trabajo lo hago constantemente porque si no me caen todos los marrones y acabo haciendolo todo, pero si empiezo por tener que actuar continuamente tambien con mi pareja apaga y vamonos.


Puesto por enhiro a las Mayo 13, 2005 10:50 AM

Yo anoche mentí para ligar. Acerca de unos logros muy específicos de mi reciente vida profesional. Luego me sentí estúpido cuando la chica se alejó bostezando: debí haberla soltado más gorda, porque total, ¿qué más da "editor en jefe" que "director general"? (Por ejemplo)

Aún así, no me merecía.

(Esa es mi mentira favorita: lo que pasa es que yo me conozco mis trucos)


Puesto por Tones a las Mayo 13, 2005 11:05 AM

Siempre se miente en defensa propia. Otra cosa es que se le coja tanto el gusto al asunto, que empiece a mentirse gratuitamente.


Puesto por Joaquim a las Mayo 13, 2005 11:38 AM

Buena reflexion,aunque no se hasta que punto lo tomas como algo inevitable para el se humano, y por lo tanto uno solo se puede resignar y aceptar que tiende a mentir.

Punto en el cual discrepo,pero de todas formas buena reflexion,me has sacado una sonrisa.

Saludos


Puesto por soide a las Mayo 13, 2005 01:13 PM

Mi forma de mentir favorita es la no mentira, la ocultación de una verdad que no me gusta o sé que no le va a gustar o presentársela de tal forma que crea que es mentira. Total, el camino de la verdad a la mentira es muy corto.


Puesto por baron a las Mayo 13, 2005 01:14 PM

Me disculpan la larga autocita, pero me hacía ilución recuperar este texto:

'La mentira es la argamasa que nos mantiene unidos. Formamos comunidades en torno al conjunto de mentiras que hemos decidido creer, y usamos la televisión, la WWW, los media, para darles la consistencia necesaria.
El secreto del éxito de una sociedad está en defender esos tópicos tanto más vehementemente cuanto menos los cree.
Mentir es consustancial al ser humano. Ningún otro animal está tan capacitado biológicamente para el fraude: cada músculo de nuestra cara, cada inflexión de la voz... ¡el lenguaje!

TEOREMA:
a.- nuestra capacidad para formar sociedades ha determinado nuestro éxito como especie
b.- La capacidad de engañar al prójimo es la más poderosa habilidad social
c.- Por tanto esa facilidad para el engaño ha sido motor fundamental en nuestro desarrollo evolutivo.
Tan bien lo hacemos que hasta conseguimos creernos nuestros propios embustes... Quizá eso ha determinado la escasa relevancia del arte en el occidente actual. Después de un siglo mostrando sus costuras, dejando ver el mecanismo oculto, haciendo evidente lo que siempre ha sido: una exquisita falacia, el mundo ha decidido que no desea engaños que no parezcan verdades. Ante quien nos dice: CRÉEME SI TE DIGO QUE TE MIENTO, hemos preferido cualquier engaño pomposo, porque ¿qué clase de mentira es la que presume de serlo?
Así, muerta la mosca del arte a cañonazos de sinceridad, nos sentamos en su tumba y disfrutamos del verdadero aroma de las flores... de plástico

DS, mayo 2002'


Puesto por a las Mayo 13, 2005 01:46 PM

Y eso que no has comentado el asunto de la edad, cuando 18 años se convierten en 25 o 26 (tras unas copas es realmente fácil) y de bachiller o priero de alguna carrera se pasa a estar haciendo un master y a saber cuantas ocsas más.


Puesto por ColdWind a las Mayo 13, 2005 02:03 PM

Solo uno de los chicos con los que he salido me "engañó" inventándose una personalidad ficticia.
Se transformó en una especie de cultureta, cosa que a mí me repele, pero como me ponía mucho, pase por encima ese defectillo.
Para cuando descubrí que lo suyo eran los derbys Madrid-Barca y las cervezas con los colegas ya había pasado el morbo y le dejé.
Yo nunca miento en mis relaciones, para lo demás no descanso.


Puesto por Monica Geller a las Mayo 13, 2005 06:08 PM

Si mi madre fuera una puta, me cagaría en tu puta madre, por mentiroso tú y el maricón de tu padre. Pero no te enojes, es metira, aunque, lo mejor es que lo dudes.


Puesto por Anomia a las Mayo 14, 2005 05:27 AM

Escuchar a Tori Amos, mientras se uno ve espeluznado la lacra de un Michael Jackson pseudo "pseudo" de la abstinencia.
Carecer de recursos para abrirme a los abrazos, sí yo soy un mentiroso y quiero cariño.
Si paseara por un supermercado en mi carrito sólo metería más insultos y despojos, Marta he leido todo tu almacén, me ha llevado 3 semanas, el mundo ha cobrado parte de mis amortizaciones en saliva. Aquella conla que borraba en el marmol los dibujos de chicos desnudos antes que vinieran mis...
Sigue, escribiendo mi burbuja, vieja y patrañosa.

Marta sigue respirando,sigue


Puesto por David Saä Viccenzo Estornell Cánovas a las Mayo 14, 2005 02:03 PM

Ahora que estamos entre mentirosos; aprovecho para decir alguna que otra verdad, estoy mintiendo o quizas estoy dando un punto de vista distinto a lo que realmente he vivido. Se puede mentir mucho en una relacion pero siempre hay amor verdadero cuando hacemos el amor. Eso es lo unico verdadero y es donde no podemos mentir; no podemos decir ke somos buen@s en la cama cuando lo estamos haciendo. El sexo es algo verdadero. No puedes decir ke tu polla mide 30 cm cuando lo estas haciendo.No puedes decir ke aguantas 1 hora cuando te has corrido en el primer asalto. MAS SEXO Y MENOS MENTIRAS. Hay esta la verdad.


Puesto por manuel a las Mayo 15, 2005 05:51 PM

Y sin embargo nada está escrito, nada tiene por qué ser verdad. Si el mundo entero decide ser como es allá el, pero uno siempre conservará la libertad de imitarlo o inventar su propio camino.
Yo no miento cuando ligo.


Puesto por matthew a las Mayo 16, 2005 02:28 PM

Es un problema de poco dinamismo: más bailar y menos hablar. Se habla demasiado, y eso da un estress...

Y si finalmente os decidís a hablar a pesar de todo, no hace falta que seais sinceros. El cortejo es un juego que se convierte en un divertido artificio si se juega con ingenio. ¡Ay, pero..!


Puesto por a las Mayo 16, 2005 11:11 PM

Bah, todos buscamos redescubrir el orgasmo y le decimos a nuestra victimilla que somos taxistas y que le llevamos a casa cuando ni tenemos coche ni nos llamamos Javier, que cantaba Pablo. Si merece la pena le contamos la verdad hasta que comprobamos que no hemos descubierto nada, nos subimos a nuestro taxi y nos vamos por la vereda.


Puesto por ca´d a las Mayo 18, 2005 06:45 PM

creo k debemos ser sinceros con nosotro mismos, y darnos cuenta que realmente con las mentiras no solo engañamos a la pareja si no a nosotros.


Puesto por margarita a las Febrero 18, 2006 05:57 AM

Bueno en realidad las mentiras es algo que cambia segun la persona, yo por ejemplo he mentido siempre a mis enamorados, siempre les he dicho " tu eres el primero" porque asi queria que fuera y la unica forma de que asi fuera era decirlo que rayos , ahora me arrepiento no lo niego , pero pienso que si el me quiere me perdonara o no?, si no lo hace no me quiere? , ademas es el segundo enamorado que tengo jejeje , mm le menti mi edad aja? me quite año y medio? pero para el amor no hay edad, nole veo el sentido exactamente pero, vaya que trae problemas, y vaya que siel me perdona no lo dejaria nunca

Y si no me perdona leccion aprendida ,o no?


Puesto por maritza a las Octubre 6, 2006 06:05 AM