lastsupper.jpg
la petite claudine

Breccia en las Montañas de la Locura

2403.10


brecciaenlasmontanas.jpg

We had expected, upon looking back, to see a terrible and incredible moving entity if the mists were thin enough; but of that entity we had formed a clear idea. What we did see - for the mists were indeed all too maliguly thinned - was something altogether different, and immeasurably more hideous and detestable. It was the utter, objective embodiment of the fantastic novelist’s "thing that should not be"; and its nearest comprehensible analogue is a vast, onrushing subway train as one sees it from a station platform - the great black front looming colossally out of infinite subterranean distance, constellated with strangely colored lights and filling the prodigious burrow as a piston fills a cylinder.

Enrique Breccia y HPLovecraft, At The Mountains Of Madness (Gracias, doctor)

Berlín ha entrado en calor

2003.10


Se impone full screen

El señor de las bestias

1803.10


Get the flash player here: http://www.adobe.com/flashplayer


El domingo pasado fui a ver la expo de Walton Ford y pienso volver varias veces antes de que la cierren, el 24 de mayo. Ford es famoso por sus enormes acuarelas de animales, retratos dramatizados a escala al estilo de los pintores naturalistas coloniales de la ilustración, como el ornitólogo francés Audubon y el británico John Gould. De una época en que las criaturas míticas de los relatos fantásticos llegaron a las ciudades por primera vez desde otros lugares del mundo.

En el Bestiario de la Hamburger Bahnhof, la mayoría de las piezas van acompañada de un texto, en algunos casos un extracto literario, en otros fragmentos de diarios donde se describe el espantoso final del animal retratado.

nota. Antes de seguir leyendo, sepan que la galería lleva notas, que se ven pasando el cursor por encima y que son interesantes. Algunas las he cogido de sus entrevistas, otras son los textos que acopañan al cuadro original

Sigue leyendo "El señor de las bestias"

Mark Twain by Edison (1909)

A ver si te lo aprendes

1803.10


La Fundéu BBVA, que trabaja con el asesoramiento de la Real Academia Española, señala también que cuando el apodo va acompañado del nombre real, el artículo que lo precede debe ir en minúscula, y todo (artículo y apodo) en cursiva o entre comillas, como en los siguientes ejemplos: Lola Flores, "la Faraona"; José Luis Rodríguez, "el Puma".

En algunos casos se prescinde del artículo, como en Manuel Marulanda Vélez, "Tirofijo", y en otros se puede anteponer el término "alias", como en Simón Templar, alias "el Santo"; o en Gonzalo Higuaín, alias "el Pipa".

La Fundación del Español Urgente indica igualmente que cuando los apodos no van acompañados del nombre real deben escribirse en letra redonda, es decir, sin comillas ni cursiva: "La policía apresó al Chino cuando asaltaba una joyería".

Gracias Elena

Hoy me entrevistan en Comunes

1803.10


No había vuelto a Comunes desde diciembre de 2008, donde hablamos de Elástico, de Copyfight y ya no recuerdo qué más porque empezamos en el zara con unos Daikiris de fresa y acabamos de cubatas detrás del Círculo de Bellas Artes.

Hoy me entrevistan a las 16:40 para hablar de Collaborative Futures, el libro a doce manos que escribí este año para Transmediale y que se pueden descargar aquí.

Expo ‘70, Osaka + Una ópera egipcia

1603.10


Yo lo he visto (via) con la voz en off y Las Alegrías de Manuel Vallejo el nuevo disco de Los Planetas de fondo, porque ya lo estaba escuchando y no iba a parar. Y le va bien. Dice Julio Ruiz que las alegrías están emparentadas con la jota aragonesa, aunque a mí me recuerda más a Santos que yo te pinté.

¿No es La bien querida la mujer más envidiada de la escena española?

Visconti, sudor y azufre

1503.10


Hammam-Bouquet.jpgHammam-Bouquet, un perfume de rosas para hombre, fue la primera fragancia de la casa Penhaligon's y salió a la calle en 1872. Hasta entonces, William Henry Penhaligon era un barbero del upper east side londinense que empezó su carrera haciendo friegas en el archifamoso London Hammam, el baño turco de la calle Jermyn, aparentemente un cruce entre Studio 54 y el Calígula de Gore Vidal.

El perfume, inspirado en el aroma a sudor y sulfuro del los baños, evoca una época edwardiana de decadencia y exceso. De todos los perfumes de la casa, HB continuó siendo el favorito de Penhaligon hasta su muerte y de otro sibarita amante del sudor y el azufre edwardiano: Luchino Visconti.

"Recuerdo -contaba el que fue su amante y asistende de cámara Franco Zefirelli- cuando filmamos La terra trema, en 1947."

Vivíamos entre gente pobrísima porque Sicilia, en ese momento, era una región de una pobreza medieval. Cada día Visconti tomaba un baño caliente a la mañana y otro a la noche en agua perfumada con esencia de Penhaligon, el perfume que uso hasta hoy, Hammam bouquet. Francesco Rosi y yo, que éramos sus asistentes, nos quedábamos de pie junto a la bañera con el fin de informarlo sobre el balance de la jornada y recibir sus instrucciones para el día siguiente.

En la misma entrevista Zefirelli cuenta que Visconti "el comunista" despidió a dos asistentes por no cepillar bien a sus gatos, pero eso es otra historia que merece ser contada en otra ocasión. Cuando la compañía estuvo a punto de desaparecer junto con todas sus fragancias, Zefirelli la compró para que su amante no tuviera que cambiar de perfume.

17visconti_slide01.jpg

Antes de lanzarse a por un frasco, sepan que Zefirelli soltó la compañía hace años y que Luca Turin dice que la versión moderna es bastante chunga, mayormente debido a que sus ingredientes principales han sido prohibidos por la Unión Europea o por su precio en el mercado. Hoy por hoy y hasta nueva orden, los amantes del baño turco, el sudor y el sulfuro tendrán que conformarse con la sauna y L'Etat Libre d'Orange.

Generación Facebook

1503.10


ER6tt.png

Dice fogo que lo ha visto en reddit.

La tía Julia

1403.10


latiajulia.jpgMurió hace unos días La tía Julia, de La tía Julia y el escribidor, la novela que publicó Mario Vargas Llosa en 1977 y que relataba su romance prohibido, escapada y boda clandestina con Julia Urquidi Llanes, su propia tía, once años mayor que él. Lo contaba en lo suyo Edmundo Paz Soldán, junto con la única foto que he visto de la tía boliviana, una mujer bellísima, mucho más bonita de lo que yo la imaginé.

Julia Urquidi conoció a Mario Vargas Llosa en Lima, ciudad a la que había llegado luego de su primer divorcio. Se casó con Vargas Llosa en 1955. El matrimonio duró ocho años. Posteriormente vivió en Washington y volvió a Bolivia para establecerse en La Paz. Julia recibió con ambivalencia la publicación de la novela, dedicada a ella ("a Julia Urquidi Illanes, a quien tanto debemos yo y esta novela"): agradeció a Mario la novela, reconoció que le gustaban partes de ella, pero también se sintió "amargada" de que pusiera su vida "al descubierto". A principios de los ochenta, cuando se enteró del rodaje de una telenovela basada en La tía Julia y el escribidor, todo cambió: según Julia, la telenovela la presentaba como "una seductora de menores". Eso la motivó a escribir su propia versión de los hechos, Lo que Varguitas no dijo, libro publicado en 1983. El libro se enfocaba más en los años del matrimonio y el divorcio, que no narraba la novela -centrada en el noviazgo prohibido, y en la que el relato de la relación termina con la fuga y el posterior casamiento a espaldas de la familia, en Chincha, una ciudad a doscientos kilómetros de Lima--, y provocó la ruptura entre Julia y Vargas Llosa.

Sigue leyendo La tía Julia

Periodismo Vital

1303.10


El 11 Congreso de Periodismo Digital de Huesca, que es el viaje de fin de curso donde los del gremio se miran, se emborrachan, se canean al futbolín y se cantan rancheras nocturnas, acaba de terminar. Aquellos del gremio que no han estado en Huesca necesitan leer el ABCedario Oscensis Wikipédico por lo que pueda pasar.

Lo he seguido a través de petezín y de mi donostiarra preferido (granadino de adopción, por culpa de una belleza). Ha sido, desde luego, raro: lo ha abierto Maruja Torres y lo ha cerrado Montse Dominguez. Montse, aunque va de lego y nadie lo dice, le encargó a Nacho Escolar la primera sección de noticias sobre la Red en la televisión española, para su diario de la noche en T5. Pero me pareció que este año se han bajado muchos oráculos y ha habido sitio para más periodistas. Los que van a aprender cosas lo agradecerán.

Se ha cocinado el Pacotto unas Reflexiones oscenses que huelen rebién, a cambio y a mejor:

1. Triunfa el ponente que expone con humildad su camino, no el ingeniero con planos.
2. El periodista que lleva 15 años hablando de nuevos medios es que ni los ha visto.
3. Si un periodista va a un Congreso sin saber qué va a decir es que nunca sabe qué va a decir.
4. El periodista que se hipnotiza con el retrovisor se la pega, seguro, porque nunca ve lo que le viene.
5. La cuestión no es el periodismo digital: es si los periodistas entienden el periodismo.
6. El periodista charlatán es un cansalmas.
7. El periodista profeta es un estafador.

Sigue leyendo las Reflexiones oscenses porque hay más. Mis favoritas son la 7, la 12 y la 16.

Miguel Delibes, Rey de la Montaña

1303.10


"Todos aspirábamos a ser escaladores y nuestro sueño inexpresado era coronar un día el Tourmalet en primer lugar. Recuerdo que en aquellos años adquirí entre mis amigos cierta fama de escalador. ¿Es que poseía yo, en realidad, algún don para escalar mejor que ellos? Yo siempre he sospechado que subir cuestas en bicicleta es una de las mayores maldiciones que puede soportar un hombre, escalador o no. Pero ante el repecho de Boecillo, con su pronunciado recodo y su empinamiento súbito, en la parte final, yo no me amilanaba, dejaba pasar a mis amigos primero y luego les rebasaba como si nada pedaleando a un ritmo loco, a toda velocidad:

-Claro, es que a Delibes no le cuesta -comentaban ellos.

Yo mantenía la superchería. Sonreía. Tácitamente les daba la razón, porque esa era la carta que me convenía jugar: fingir que no me costaba. Y con un muchacho al que no le costaba subir las cuestas no se podía competir. De modo que de acuerdo con mi manera de pensar, lo aconsejable para llegar a Rey de la Montaña era poner cara de palo, incluso esbozar una sonrisa, mientras la procesión iba por dentro. Aguantar, que no trascendiera al rostro el sufrimiento interior y la fatiga física, era una baza segura para que el competidor desistiera de alcanzarnos. Nada desanima tanto a un corredor como observar que el contrincante realiza con la sonrisa en los labios algo que a él le supone un esfuerzo sobrehumano. Ponerme la máscara fue el secreto de mi éxito como escalador: ni piernas, ni bofes, ni garambainas. A mí me costaba subir el repecho de Boecillo tanto como a José Luis Fando, el gordo de la clase, pero lo disimulaba y mis compañeros, al verse rebasados por un tipo alacre, que no se quejaba, a quien no le dolían los muslos ni se le aceleraba el corazón, se sentían descorazonados y se sentaban en la curva a charlar un rato y descansar, en tanto yo coronaba el cerro en solitario, de un tirón. Pero, al rebasar la cumbre, me tumbaba boca abajo a la sombra de una acacia y sujetaba el corazón contra el suelo para que no se me escapase del pecho. Luego, al llegar a casa, no podía comer, tenía que meterme en cama un ratito hasta que se me pasara el sofoco:

-Claro, es que a Delibes no le cuesta.

Llegué a pensar que mi impostura era la impostura de Trueba, de Ezquerra o del francés Vietto, en el Tour de Francia. El que sabía fastidiarse sin poner cara de fastidio, ese era el Rey de la Montaña"

Un recuerdo de Ander, visto gracias a Fogo

MÁS: Mi abuelo miguel de su nieta, Elisa Silió | Especiales en El ABC, El Mundo y El País

El otro Delibes

1203.10


delibes.jpg

De los obituarios que leo -algunos perpetrados sin cariño por becarios maldispuestos para el archivo de moribles- me quedo con el propio texto que dejó Delibes como introducción a sus obras completas y que publica hoy La Información.

Advierto que es tristísimo, y que a mí me afectó mucho más que la noticia de su muerte, hace unas horas. En él cuenta que murió como escritor hace doce años en la sala de un quirófano y que acabó como más temía, "incapaz de abatir una perdiz roja ni de escribir una cuartilla con profesionalidad". Y que el otro Delibes, el que le sobrevivió, se dedicó a la vida contemplativa.

Pero también describe a un hombre que dedicó su vida a su verdadera pasión, y lo hizo con verdadera pasión, hasta que ya no pudo. Ojalá pudiera yo, que me pierdo en la más minúscula de las efervescencias, decir lo mismo.


Después de El hereje
Aunque viví hasta el 2000..., el escritor Miguel Delibes murió en Madrid el 21 de mayo de 1998, en la mesa de operaciones de la clínica La Luz. Esto es, los últimos años literariamente no le sirvieron de nada.

El balance de la intervención quirúrgica fue desfavorable. Perdí todo: perdí hematíes, memoria, dioptrías, capacidad de concentración... En el quirófano entró un hombre inteligente y salió un lerdo. Imposible volver a escribir. Lo noté enseguida. No era capaz de ordenar mi cerebro. La memoria fallaba y me faltaba capacidad para concentrarme. ¿Cómo abordar una novela y mantener vivos en mi imaginación, durante dos o tres años, personajes con su vida propia y sus propias características? ¿Cómo profundizar en las ideas exigidas por un encargo de mediana entidad? Estaba acabado. El cazador que escribe se termina al tiempo que el escritor que caza. Me faltaban facultades físicas e intelectuales. Y los que no me creyeron y vaticinaron que escribiría más novelas después de El hereje, se equivocaron de medio a medio. Terminé como siempre había imaginado: incapaz de abatir una perdiz roja ni de escribir una cuartilla con profesionalidad.

Sigue leyendo "El otro Delibes"

San Francisco Panorama + The Parallel Encyclopedia

1103.10


Hoy estuve en Motto, una librería que es nueva en el barrio y allí encontré el periódico de Dave Eggers. Hace poco vi que Mario Tascón twitteaba sobre el San Francisco Panorama diciendo que "si se hicieran así los periódicos tendrían más tiempo de vida asegurado". Y me pareció raro, porque Mario dirige un periódico y no se parece en nada al de Eggers. No será por falta de talento.

El de Eggers se vende en casa a 5 dólares la pieza y según el propio Eggers ya ha recuperado la pasta, recordando que si lo hiciera todos los días los costes por ejemplar serían menores. En esta entrevista esta entrevista dice que invitan a todos "a que cojan prestado las ideas que quieran, a que roben lo que quieran. Cualquier cosa para levantar los periódicos". Dave Eggars piensa, como yo, que la crisis de los medios no es de pasta sino de ideas y que el periodico es un formato maravilloso que debe evolucionar, no desaparecer. El San Francisco Panorama es su manera de decirlo.

batia_suter_08.jpg

Pero lo que más me ha gustado de la librería ha sido The Parallel Encyclopedia de Batia Suter, un diccionario visual de sinónimos y antónimos, compuesto de negativos, de 292 páginas. No lo había visto nunca ni había oído hablar de él. Es maravilloso, pero costaba 45 euros y como soy una borrica lo he dejado allí.

batia-suter-dipt.jpg

Mañana mismo voy a buscarlo.


Dakota breaks bad

1103.10


Y yo que no entendía porqué Dakota Fanning andaba por ahí sin Tom Cruise ni la modestia que caracteriza sus apariciones públicas.

Si pinchan en "seguir leyendo" pueden buscar las (5006)7 diferencias. Y quiero añadir que a mí siempre me gustó más Joan Jett que Debbie Harry. Para quejas, insultos y rupturas, me estoy lavando el pelo.

Sigue leyendo "Dakota breaks bad"

Here she comes now

903.10


hereshe500.jpg

The sick'ning stars @ Clara Darling

Good Morning youtube: This Too Shall Pass

503.10


Derecho al olimpo Goldberg de la excelencia. En Wired hay un cómo se hizo.

La actualidad, los clásicos y yo

503.10


Anna_Wolf-500.jpg

Dice Calvino en Por qué leer a los clásicos que todos los verdaderos lectores tienen un libro que es "su" libro.

Conozco a un excelente historiador del arte, hombre de vastísimas lecturas, que entre todos los libros ha concentrado su predilección más honda en Las aventuras de Pickwick, y con cualquier pretexto cita frases del libro de Dickens, y cada hecho de la vida lo asocia con episodios pickwickianos. Poco a poco él mismo, el universo, la verdadera filosofía han adoptado la forma de Las aventuras de Pickwick en una identificación absoluta.

Y que, muchas veces, lo descubres en la escuela.

Mi primera escuela fue El Tesoro de la juventud, donde vienen resumidas las grandes obras de Shakespeare, Dante y Dostoievski y que más tarde me leí enteras en cuanto descubrí la biblioteca de Canillejas. En esa época, de preguntarmelo, mi clásico habría sido sin duda La divina comedia, aunque ahora pienso que me gustaba su mitología sangrienta y que el cielo nunca me lo acabé, porque me parecía un tostón. Después, en el último año de instituto nos hicieron leer dos libros de los que, como hacen sólo los grandes, me cambiaron para siempre: Cinco horas con Mario y San Manuel Bueno mártir. Qué afectado y estúpido me pareció el monólogo de Molly Bloom después de haberme leído el de Carmen. Qué vacío y artificial me parecíó todo el realismo mágico sudamericano, el existencialismo francés y el Sturm und drang alemán después de visitar Valverde de Lucerna y su vida secreta y subacuática.

En mi primer año de universidad leí a los Adornos y a los Wigtensteins, que estaban muy en la pomada, pero a los 17 a mí sólo me importaban los iluminados: Genet, Nietzsche y Antonin Artaud, Strindberg y William Blake, Octave Mirabeau, Mishima, Los niños terribles de Cocteau, Ariel de Sylvia Plath. Me obsesioné con Rilke y con La tierra Baldía hasta aprenderme las dos o tres primeras páginas de memoria, aunque traducidas al español. Mi religión era el éxtasis o la nada. Me entraron aires apocalípticos y empecé a escribir poesía. Me colgué con Carson McCullers, con Flannery O'Connor. Me enamoré de una fan de Marguerite Durás y la dejé por un imbécil que citaba a Gonzalo Suarez pensando que citaba a Lord Byron. Un fin de semana tomé demasiado ácido y amanecí en las afueras de Toledo con un desconocido que pintaba retratos de puertas. Poco después me fuí un fin de semana a Londres y descubrí Charing Cross Road.

Es necesario decir que Charing Cross Road ya no es lo que era entonces.

Sigue leyendo "La actualidad, los clásicos y yo"

Contemplation and revelation

303.10


RealityHunger.gifAcabo de abrir Reality Hunger: A Manifesto, el libro de David Shields que ha calentado tanto al gremio. Aparentemente, el libro es puritita intertextualidad; está construído sobre las citas de otros, en formato aforístico y, como 120 días de sodoma, su intención es vulnerar todas las normas de civismo literario para desmontar la falacia del género, la autoría y la ilusión de realidad.

De momento, me gusta. No tanto como a Jonathan Lethem o a Coetze. Me gusta también su introducción en The Believer.

The world exists. Why recreate it? I want to think about it, try to understand it. What I am is a wisdom junkie, knowing all along that wisdom is, in many ways, junk. I want a literature built entirely out of contemplation and revelation. Who cares about anything else? Not me.

MÁS: Lee un extracto del libro y su Autobío en InterLitQ

Philip Larkin READS Philip Larkin

La física narrativa

203.10


antonio-jimenez-morato.gif

Aunque la ciencia haya determinado a día de hoy la existencia de más de tres, todos aprendimos en las clases de física y química del colegio que son tres los estados fundamentales de agregación de la materia que se presentan de modo más habitual para su estudio: sólido, físico y gaseoso. La idea del taller propone la tarea transversal de trasladar las características que sirven para clasificar cada uno de los estados de la materia a los patrones narrativos.

Antonio Jimenez Morato y yo fuimos juntos al instituto, pero no le volví a ver hasta la presentación oficial de Contexto, donde me hizo esta foto. Hoy se dedica a leer, a escribir, a Vivir del cuento en las redes y en las ondas y a dar talleres de escritura. A mí los talleres de escritura siempre me parecieron una extrañeza, pero su introducción al últimoes tan simpática y burbujeante que me parece bien repetirla, aunque sea aquí.

Siempre que le leo me da pena que ya no seamos vecinos.

La ficción

103.10


albertodepedro-imagination.jpg


Hablando en general, pocas cosas entusiasman tanto a cierta clase de alumno de escritura que la noticia de que la novela de ficción ha muerto -con todos esos argumentos, personajes y dialogos vulgares, sentimentales, burgueses (y difíciles de ingeniar). Cuando la imaginación te falla es un alivio saber que ya no es un elemento necesario del oficio de escribir.

Walter Benjamin, Arcades

La foto es del gran Alberto de Pedro
El mural, de BTOYandrea (gracias eva!)

Alicia restaurada (1903)

103.10


Alicia llegó al cine hace poco más de 100 años, 37 después de que Lewis Carroll la escribiera y ocho después del nacimiento del cine. Con doce minutos, fue la producción más larga del cine británico de la época.

Fue adaptada y dirigida por Cecil Hepworth and Percy Stow y basada en las ilustraciones originales de Sir John Tenniel. Casi todos los actores son miembros de la familia Hepworth, incluyendo a su señora como la reina roja y al gato de la casa como el gato de Cheshire.

La versión en youtube se ve como el carajo, es la que han recuperado con gran esfuerzo los restauradores del archivo nacional de cine británico, que ha aprovechado el estreno de la Alicia de Burton para abrir una temporada de Alicias en su salón.




CTHULHU DEL DÍA
malamorp.jpg
MALAMOR (via)



LPC en tu buzón

fast food



ESPECIALES
web2_thumb.jpg

NOTAS SOBRE INTELIGENCIA COLECTIVA
I. Inteligencia Colectiva my Ass
II. La Blogosfera 2.0

LOS 10 SIGUIENTES
Murió hace unos días La tía Julia, de La tía Julia y el escribidor, la novela que publicó Mario Vargas...

El 11 Congreso de Periodismo Digital de Huesca, que es el viaje de fin de curso donde los del gremio...

"Todos aspirábamos a ser escaladores y nuestro sueño inexpresado era coronar un día el Tourmalet en primer lugar. Recuerdo que...

De los obituarios que leo -algunos perpetrados sin cariño por becarios maldispuestos para el archivo de moribles- me quedo...

Hoy estuve en Motto, una librería que es nueva en el barrio y allí encontré el periódico de Dave Eggers....

Y yo que no entendía porqué Dakota Fanning andaba por ahí sin Tom Cruise ni la modestia que caracteriza...

The sick'ning stars @ Clara Darling...

Derecho al olimpo Goldberg de la excelencia. En Wired hay un cómo se hizo....

Dice Calvino en Por qué leer a los clásicos que todos los verdaderos lectores tienen un libro que es...

Acabo de abrir Reality Hunger: A Manifesto, el libro de David Shields que ha calentado tanto al gremio. Aparentemente, el...

+ MUCHOS MAS POSTS


CopyFight Files: nuestro proyecto paso a paso

  

  

  



Encuentra cosas
Web LPC   



   S I D E F L I C K R




Patrocinados
nocompres.jpg


Patrocinadores
cdmonlogo3.gi

liferfe.jpg

movable_type.png



counter statistics