lastsupper.jpg
la petite claudine

A Conspiracy

2901.08


fetch.php.jpeg

… yes the “Allied” planes all would have been, ultimately, IG-built, by way of Director Krupp, through his English interlocks—the bombing was the exact industrial process of conversion, each release of energy placed exactly in space and time, each shock-wave plotted in advance to bring precisely tonight's wreck into being thus decoding the Text, thus coding, recoding, redecoding the holy Text…

It means this War was never political at all, the politics was all theatre, all just to keep the people distracted . . . secretly, it was being dictated instead by the needs of technology … by a conspiracy between human beings and techniques, by something that needed the energy-burst of war, crying, “Money be damned, the very life of [insert name of Nation] is at stake,” but meaning, most likely, dawn is nearly here, I need my night's blood, my funding, funding, ahh more, more. . . . The real crises were crises of allocation and priority, not among firms—it was only staged to look that way—but among the different Technologies, Plastics, Electronics, Aircraft, and their needs which are understood only by the ruling elite . . .

[Gravity's Rainbow, p. 521]


Santiago Sierra escandaliza Londres con una exposición de mierda

2901.08


sierra.jpg

El madrileño Santiago Sierra, posiblemente el artista contemporáneo español más famoso del mundo, acaba de exponer una obra en una galería de Londres consistente en 21 monolitos compactos de caca seca.

Una obra de mierda, podría decirse. Pero, aunque todos sabemos que Sierra no es el primer artista que hace una obra de mierda, esa no es la cuestión. Lo importante es que la materia prima de la obra ha sido recolectada a mano por mujeres de Nueva Delhi y Jaipur "cuya casta les impide tener otro trabajo que sacar la mierda de los baños públicos". Por si no lo han notado aún, Santiago Sierra es el artista de la conciencia. Pero no la suya, sino la de ustedes.

El artista como turista de la catastrofe. Hace dos años, la instalación de Sierra en Pulheim (Alemania) fue suspendida porque un grupo de judíos furiosos amenazaron con prenderle fuego. El artista había convertido una sinagoga en una improvisada cámara de gas, en la que los visitantes debían entrar de uno en uno, protegidos por una máscara de gas. Se llamaba Una protesta contra la banalización del Holocausto.

Hace cuatro, Sierra recogió diez emigrantes iraquíes en Londres, los puso contra la pared y los roció con espuma de poliuretano. Después esperó a que endureciera y grabó todo el proceso en video. Si no llevaran trajes y visores de protección, el arte les habría matado.

Sigue leyendo "Santiago Sierra escandaliza Londres con una exposición de mierda"

Julian en Dorkbot

1801.08


20080118_julianoliver.png

Hoy mi apuesto marido presenta Levelhead en Dorkbot Madrid
Galería OFF Limits, Escuadra 11.
Si llego, nos vemos allí.

Edith Wharton es la nueva Jane Austen

1801.08


wharton.jpg

Hay quien dice que el periodo más fascinante de la historia de Inglaterra, que es la época previctoriana donde se acuñó la palabra científico, se creó el primer ordenador y se construyó el palacio de Cristal, se puede estudiar a conciencia leyendo a Dickens y a Jane Austen. Del mismo modo, para entender el Nueva York de principios del siglo pasado, necesitan Edith Wharton.

Agotada Jane Austen para las editoriales y el cine, Wharton vuelve con la fuerza de cien mil caballos. Carmen ha escrito un artículo estupendo sobre la transición: Tiempo de releer a Edith Wharton.

Además: Irving Penn: El artista y su laboratorio y Cuando Gutemberg descubrió América, la historia de la primera imprenta de sudamérica.

She was a servant

1001.08


bresson01.jpg
Sontag por Cartier-bresson, 1972

David Rieff habla de su madre, Susan Sontag:

"My mother loved science, and believed in it (as she believed in reason) with a fierce, unwavering tenacity bordering on religiosity. There was a sense in which reason was her religion. She was also always a servant of what she admired, and I am certain that her admiration for science (as a child, the life of Madame Curie had been the first of her models) and above all for physicians helped her maintain her conviction -- and again, this, too, was probably an extrapolation from childhood -- that somewhere out there was something better than what was at hand, whether the something in question was a new life or a new medical treatment."

Me gusta especialmente que utilice la palabra servant y la manera en que, como ocurre con los que son esclavos por amor, en lugar de humillar a su receptor, lo haga más bello que ninguna otra palabra en el mundo.

Me recuerda a una película que vi de pequeña -una película muy mala, muy mala- en la que Nastasia Kinski le decía a un amante despreciado que la mayor ofensa se la hacía él a ella y no ella a él, porque al menos él había encontrado algo por lo que merecía la pena humillarse pero ella no, y esa era su miseria. Por suerte, a algunas nos queda Madame Curie.

El secreto

1001.08


2158776463_0b3d42dee1_o.jpg

Es bonita esta casa, ¿verdad? Fue lo que pensó una familia de Carolina del Sur cuando la compró, hace unas semanas. Ahora piensan -y cito textualmente- que lo que había en aquella casa "era una pesadilla que superaba sus pesadillas más salvajes".

¿Tuberías rotas? ¿Tejas kamikaze? ¿Cucarachas? ¿Ratas, tejones, gusanos? ¿Cadáveres? ¿El fantasma de una madre rencorosa que emparedó a su hijo el día antes de su boda porque no podía tolerar que viviese feliz con una mujer que no fuera ella?

Ojalá. A veces, aterrados lectores, la realidad supera con mucho a la ficción. (via)

nota. Esta historia es tan peculiar que he tenido que crear una categoría nueva por primera vez en años. Sólo hay una historia relacionada con una casa que me parezca, ahora en caliente, más aterradora que ésta, pero es ficción. Y prefiero que la cuente Antonio.

You must escape or die

1001.08


thefeminists2.jpg

Me encantaría acordarme de dónde encontré ésto pero acabo de actualizar la última página de cultura del día y tengo el cerebro de membrillo. En cualquier caso, fíjense en una cosa: la parte del título que más miedo da es un número.

The Future of Reading (A Play in Six Acts)

701.08


Anthony Quayle, Arthur Miller, Mary Ure and Peter Brook.jpg
De izquierda a derecha: Anthony Quayle, Arthur Miller, Mary Ure y Peter Brook

Act I: The act of buying

When someone buys a book, they are also buying the right to resell that book, to loan it out, or to even give it away if they want. Everyone understands this.
Jeff Bezos, Open letter to Author’s Guild, 2002

You may not sell, rent, lease, distribute, broadcast, sublicense or otherwise assign any rights to the Digital Content or any portion of it to any third party, and you may not remove any proprietary notices or labels on the Digital Content. In addition, you may not, and you will not encourage, assist or authorize any other person to, bypass, modify, defeat or circumvent security features that protect the Digital Content.
Amazon, Kindle Terms of Service, 2007


Act II: The act of giving

[I]f he lent her his computer, she might read his books. Aside from the fact that you could go to prison for many years for letting someone else read your books, the very idea shocked him at first. Like everyone, he had been taught since elementary school that sharing books was nasty and wrong…
Richard Stallman, The Right to Read

[Y]ou can’t give them as gifts, and due to restrictive antipiracy software, you can’t lend them out or resell them.
Newsweek, The Future of Reading


Sigue leyendo The Future of Reading (A Play in Six Acts)

MÁS: El futuro de la industria del libro I y II

24C3 o lo que los reyes dejaron hoy en mis zapatos

601.08


1198933379_f.jpg

De repente, ya es 2008. Les felicito con retraso. Yo escapé a Berlín hace un par de semanas y acabo de volver, después de tirar unos cohetes, beber vino del Rhin y disfrutar el 24C3, el maravilloso congreso del Chaos Computer Club. Es mi evento favorito; si no han ido nunca, hay que ir. Si no para hablar, al menos para escuchar, fabricar pequeños mandos que apagan los televisores, interrumpen las llamadas celulares o parpadean cuando entran en territorio RFID. Este año, he aprendido a abrir cerrojos. ¿Qué han aprendido ustedes? Ahí está. Hay que ir.

Las charlas, bien es verdad, fueron más flojas que el año pasado y no hubo tanto Steampunk como prometíeron, aunque sí algún pulpo, algo de porno y una máquina indescriptible calentando sopa el primer día en el hall. A cambio, las camisetas de este año eran bien bonitas y los temas fueron más o menos los de las 23 ediciones anteriores a esta: seguridad, desarrollo, cómo salvar la tierra cuando llegue el día del juicio final y nuestro único talento sea saltarnos el login de las redes wifi del aeropuero de Stansted y cosas que podrían salir el La Mosca (Cronenberg, 1986) o en algún capítulo de Alias especialmente molón.

Sigue leyendo "24C3 o lo que los reyes dejaron hoy en mis zapatos"



CTHULHU DEL DÍA
malamorp.jpg
MALAMOR (via)



LPC en tu buzón

fast food



ESPECIALES
web2_thumb.jpg

NOTAS SOBRE INTELIGENCIA COLECTIVA
I. Inteligencia Colectiva my Ass
II. La Blogosfera 2.0

LOS 10 SIGUIENTES

CopyFight Files: nuestro proyecto paso a paso

  

  

  



Encuentra cosas
Web LPC   



   S I D E F L I C K R




Patrocinados
nocompres.jpg


Patrocinadores
cdmonlogo3.gi

liferfe.jpg

movable_type.png



counter statistics