lastsupper.jpg

self-hate economies

LPC en Reflexiones | Mayo 04, 2007

Mi amigo Carlos trabajó durante años en una conocida tienda de discos de segunda mano en el centro de Madrid. Yo iba a buscarle al salir de la facultad y muchos días tenía que esperar a que barriera, cerrara la caja, tapara los discos del mostrador y bajara la reja. Por estar entretenida, por ayudar y por cultivar el trastorno obsesivo-compulsivo que alguno de ustedes, queridos lectores, han identificado hace tiempo, yo me dedicaba a ordenarle los discos. Alfabéticamente, cromáticamente, por género, por década, por sello... you name it. A veces llegábamos tarde al cine porque no soportaba marcharme sin dejarlo todo en su lugar correspondiente. A la semana siguiente, sin embargo, volvía a reinar el caos y tenía que volver a empezar.

Yo pensaba que los fanáticos del vinilo eran unos retorcidos que llegaban y me mezclaban a Alan Parsons con Abba y a Bauhaus con Stone Temple Pilots con la única intención de picarme el hígado y arruinarme la noche. Carlos barría, me miraba y callaba. Tardé años en enterarme de que era el propio Carlos quien deshilaba por las mañanas lo que yo hilaba por las noches. A los buscadores de discos-me explicaron- les gusta rebuscar. Y, mientras rebuscan en busca de lo que quieren, es muy probable que encuentren algo que no sabían que querían por el camino. Así, en lugar de un disco, vendes cinco. Y sanseacabó el ordenar.

Hace un tiempo entré en una de estas tiendas orgánicas y libres de karma que te vende salchichas de soja, jabones de avena y tomates "raf" y ví que tenían unos pimientos del piquillo de la misma marca que los que se pueden comprar en Día a un precio escandaloso. Pensé: ¿ves? Si los del Día se molestaran en ordenar las cosas un poco y cambiar la iluminación podrían cobrarnos más por los mismos artículos como hacen los listos del karma-free. Como dice mi madre, hay cosas que te cuesta lo mismo hacerlas bien que hacerlas mal. Como hacer la cama o poner la mesa o colocar cartones de leche unos sobre otros en horizontal. Pero luego entré en el Día y descubrí que, en realidad, los pimientos estaban al mismo precio. Y entonces caí: al Día le interesa mantener el chic de posguerra para que nosotros pensemos que no hay nada más barato en la tierra, aunque no sea verdad. Uno no mira lo que paga en el Día porque entiende que, sea lo que sea, es lo menos que puede pagar. La misma ciencia, mejorada, se aplica a los vuelos de bajo coste.

La diferencia entre un vuelo de Iberia y un vuelo de Ryanair no es el tiempo que tardas en llegar de un sitio a otro ni el café gratis ni la simpatía del auxiliar, es el sadismo. Primero, te cambian el horario de aviones cuando les sale del coño. Te bajan el peso máximo permitido por maleta casi a la mitad y te cobran el kilo extra como si fuera caviar rumano. No numeran los asientos, para que hagas cola durante dos horas o te osties con un italiano para poder sentarte con tu acompañante. Te comprueban el pasaporte cada medio metro y te hacen quitarte los zapatos en los scanners. Te hacen subir por las escaleras con los motores en marcha. El piloto te espamea con la bienvenida, la merienda, los perfumes, su predicción del tiempo y sus memorias de la infancia al 190% de los decibelios recomendados por si has planeado pasar el vuelo inconsciente y te has comido un valium antes de despegar. Te venden un café de mierda por cuatro libras y media, siete libras si viene con una madalena pringosa de la que te ya te estas arrepintiendo nada más empezar. Y todo para demostrarte que el vuelo no puede ser más barato porque, lo que no les das en metálico, se lo pagas en humillaciones. Si tú no te respetas lo suficiente como para pagar cien euros más y viajar como las personas, ¿quién te va a respetar?

Me recuerda a una tira de Mafalda donde Susanita venía a decir que era una pena que hubiera pobres pero que con esas casas de mierda, esa ropa de mierda y esos peinados de mierda, ¿a qué aspiran?



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Me ha encantado esto.

En realidad, hay que mirar bien lo de los precios (sobre todo con Ryanair). A veces descubres que, después de todo, NI SIQUIERA es más barato.


Puesto por marmota a las Mayo 4, 2007 08:40 PM

Otras veces sí es mucho más barato, claro. :)


Puesto por marmota a las Mayo 4, 2007 08:42 PM

Hay gente a la que le cuesta mucho ganar esos cien euros y posiblemente no le sobran. Esos cien euros son más del 17% del salario mensual de los que cobran el salario mínimo interprofesional en España, que es de 570,6€


Puesto por Jordi a las Mayo 4, 2007 08:46 PM

_he de decir que lo barato se paga caro y lo caro también... la de veces que he sufrido retrasos con Iberia...

_a mí también me ha gustado el post y sobre todo la parte de los discos :D


Puesto por _yh a las Mayo 4, 2007 09:00 PM

¡Qué gran verdad lo de rebuscar entre los vinilos! Paro lo que a mí personalmente me gusta es rebuscar entre libros y cómics viejunos, jejeje.


Puesto por cheto a las Mayo 4, 2007 09:43 PM

Jordi, no te has enterado de nada.


Puesto por bocazas a las Mayo 4, 2007 09:59 PM

Muy buena entrada. Aunque la técnica de tu amigo carlos es la misma que la de los supers y demás, desordenar las cosas para que vayas buscando y ANDA! galletas sabor boquerón!! esto hay que probarlo, a la saca.

Snif :_( mi gastao 17 euros en libros... malditos libros... me han hecho lo mismo quel cabrón del carlos, han puesto AHÍ "la llamada de cthulhu".

(Esque yo no se porqué pero en la comunidad valenciana en la vida veo libros de lovecraft)


Puesto por Djiaux a las Mayo 4, 2007 10:48 PM

tanto trabajo ordenando para nada ...jejeje, con estas cosas del marketing nunca se sabe


Puesto por lorena a las Mayo 4, 2007 11:17 PM

Djiaux, los cefalópodos huyen de zonas de paella ;)
Me ha gustado mucho Petite.


Puesto por wu a las Mayo 4, 2007 11:23 PM

Oye Petite... ¿no habrás estado leyendo últimamente "El economista camuflado"? Le dedica un capítulo entero a estas cuestiones, empezando por los carísimos cafés del starbucks y terminado con... ¡los supermecados!

Y si no has oído hablar del libro... ¡buen momento para comenzarlo, que es el libro de economía de moda del momento!

Un saludo


Puesto por Andrés H. a las Mayo 5, 2007 04:03 AM

Muy bueno, y qué razón tienes sobre Ryanair. Son puntuales, las cosas como son, pero si te pasas aunque sea unos gramos de los 15 kg permitidos, ya te la están clavando los muy ratas. La maldición del emigrante pobre y el estudiante erasmus.


Puesto por cayetana a las Mayo 5, 2007 10:50 AM

Si me pagasen por cada vez que inconscientemente ordeno los montoncitos de flyers sobre los mostradores de las tiendas podría viajar siempre con Iberia y en primera. Sí, yo también sufro ese síndrome obsesivo-compulsivo que te empuja a alinear ortogonalmente las pilas de libros en el Fnac después de haber comprobado que no hay nadie observando. La misma manía que hace que se te pongan los pelos de punta cuando ves por la ventanilla del avión como lanzan tu maleta por los aires y cae al suelo antes de ser metida en la bodega.


Puesto por Maite a las Mayo 5, 2007 11:07 AM

Petite Petite, cada vez escribe usted mejor, enhorabuena.

No sé en qué lo aprecio, salvo que no sea en la mayor facilidad para interesarme por cualquier cosa que usted escribe.

Enhorabuena.


Puesto por hagaki a las Mayo 6, 2007 01:15 PM

Buah, lo de los discos, la estrategia de la venta cruzada de toda la vida. Ayer mismo fui de compras con mi hermana por un Madrid a-ba-rro-ta-do, primeros de mes, nueva temporada en las tiendas, en fin... y ella, que iba buscando un pantalón, acabó comprando... tacháááán... un quita pelusas en el H&M, ¿qué os parece?
Y lo de Ryanair... es verdad, pero yo procuro evadirme, un libro, un MP3, un antifaz y unos tapones, y ni magdalena ni nada... (si me propongo ahorrar, voy a por todas, jeje, si cobran por mear, NO meo, aunque REVIENTE)
Muy bueno tu blog, soy nueva desde hoy, repetiré, Petite...


Puesto por Chloe a las Mayo 6, 2007 05:29 PM

Parece que he tenido suerte con Ryanair, viajé una vez con ellos y todo fué normal (cambiaron la hora del vuelo 2 o 3 veces, pero fueron menos de 5 minutos), seguramente me ahorré problemas al llevar solo equipaje de mano y poco...

...y que cosas, la última vez que viajé con Iberia se retrasó el vuelo casi una hora (un fin de semana normal), pagué bastante más por la decima parte de recorrido y utilizaron contra mi la técnica inversa a la del Dia: las azafatas están más buenas, te dan un periódico sonrientes y parece que lo que has pagado de más y el retraso vale la pena.


Puesto por ColdWind a las Mayo 7, 2007 12:04 AM

Me parece que hace mucho que no viajamos con Iberia... ;)


Puesto por Paul M. a las Mayo 7, 2007 09:51 AM

Muy buen post. Nos malcrias, Petite.
Comparto el síndrome y la culpa por ordenarles las cosas a los demás. Maldita manía.
Por cierto, hace un tiempo escribí sobre lo mal que les caemos a los dueños de supermercados quienes hacemos la lista de la compra. Por eso, también, de aprovechar las ventas al descuido de quienes se pasean sin rumbo entre las góndolas.
Saludos.


Puesto por Laura a las Mayo 7, 2007 02:12 PM

Tejer y destejer, tejer y destejer...
si ya lo decía Homero el economista...


Puesto por Lord E. a las Mayo 7, 2007 06:29 PM

Tejer y destejer, tejer y destejer...
si ya lo decía Homero el economista...


Puesto por Lord E. a las Mayo 7, 2007 07:10 PM

Ya se te extrañaba, muy buen post


Puesto por raven a las Mayo 8, 2007 06:21 PM

Uh, mi madre estudió publicidad y desde pequeña me recalcaba estas malévolas estrategias "de desorden" cuando íbamos de compras. Lástima que no haya conseguido colarle lo mismo con el desorden del agujero infecto donde duermo.
Por cierto, tu blog es exquisito. A partir de ahora, siempre tendrá para mí sabor a caldo de arroz de sobre.


Puesto por Belsan Empress a las Mayo 10, 2007 11:12 PM