lastsupper.jpg

there are more things

LPC en cthulhu | Marzo 15, 2007

Borges emitió su más célebre juicio sobre Lovecraft en el epílogo del Libro de Arena:


El destino que, según es fama, es inescrutable, no me dejó en paz hasta que perpetré un cuento póstumo de Lovecraft, escritor que siempre he juzgado un parodista involuntario de Poe. Acabé por ceder; el lamentable fruto se titula "There Are More Things".

No es que esta acusación debiera preocuparnos: Borges fue siempre amigo de la provocación y la polémica. Además, en esta ocasión fue tan injusto con su víctima como consigo mismo: There Are More Things está muy lejos de ser un cuento lamentable.

Tampoco deberíamos suponer que estaba simplemente mal informado, que conocía a Lovecraft sólo superficialmente. Prueban lo contrario los concisos párrafos que le dedica en el capítulo «Novela policial, "Science Fiction" y el lejano oeste» de su Introducción a la literatura norteamericana. Difícilmente se podría decir más, transmitir tanta información y con tanta exactitud, en tan poco espacio. Sin duda este resumen es una de las mejores presentaciones de Lovecraft que se han escrito:


HOWARD PHILLIPS LOVECRAFT (1890-1937) nació en Providence, Rhode Island. Muy sensible y de salud delicada, fue educado por su madre viuda y sus tías. Gustaba, como Hawthorne, de la soledad y aunque trabajaba de día lo hacía con las persianas bajas.

En 1924 se casó y fijó su residencia en Brooklyn; en 1926 se divorció y volvió a Providence, donde retomó su vida de soledad. Murió de cáncer. Detestaba el presente y profesaba el culto del siglo XVIII.

Lo atraía la ciencia; su primer artículo trataba de astronomía. En vida publicó un solo libro; después de su muerte, sus amigos reunieron en volúmenes su obra considerable, antes dispersa en antologías y revistas. Estudiosamente imitó el patético estilo de Poe y escribió pesadillas cósmicas. En sus relatos hay seres de remotos planetas y de épocas antiguas o futuras que moran en cuerpos humanos para estudiar el universo o, inversamente, almas de nuestro tiempo que, durante el sueño, exploran mundos monstruosos, lejanos en el tiempo y en el espacio. Entre sus obras recordaremos The Colour Out of Space (El color que cayó del cielo), The Dunwich Horror (El horror de Dunwich), The Rats in the Wall (Las ratas en la pared).

Dejó asimismo un epistolario copioso. Al influjo de Poe cabe agregar el del cuentista visionario Arthur Machen.

Sigue leyendo Lovecraft según Borges, de Carles Bellver Torlà en el dossier de Malacandra.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Se caso en el 24 y se divorció en el 19?


Puesto por Carlos a las Marzo 15, 2007 10:02 AM

CArlos, es que se arrepintió muchísimo...

Corregido, gracias :-)


Puesto por marta a las Marzo 15, 2007 10:23 AM

A mi entender no es casual que Borges se lamente del patético estilo de Lovie, una de las principales características de su literatura (como bien dice imitado de Poe, pero de una manera muy personal), ya que sus relatos consistían en eso, en final patético, en el sentido más puro de la palabra, casi con un regusto a pathós trágico griego. Finales a menudo previsibles, inevitables, pero no carentes de un agudísimo sentido escénico.

Además, Borges tenía un Necronomicón. ;)

PD: Me encanta que celebres el 70 aniversario.


Puesto por enfantterrible a las Marzo 15, 2007 12:00 PM