lastsupper.jpg

How to Make a Fake

LPC en copyfight | Diciembre 21, 2006

elvis.jpg

Algo tarde pero a tiempo, me he estampado contra éste maravilloso artículo en el NYMag. Les traduzco un poquito:

"El vaso de Lilas" no es una de las obras más importantes de Paul Gauguin. Es una obra de "gama media", lo que significa que cambia de manos con frecuencia por tan sólo unos cientos de miles de dólares sin levantar mucho polvo. Pero, en mayo de 2000, esta pintura demostró que todavía era capaz de volver algunas cabezas. Cuando Christie’s y Sotheby’s lanzaron sus catálogos para las subastas de arte moderno, descubrieron con asombro que las dos ofrecían la misma pintura -y las dos pensaban que la suya era la original.

Una de las pinturas era claramente falsa. Las casas de subasta mandaron las dos pinturas a Sylvie Crussard, una experta en Gauguin del instituto Wildenstein en Paris. Las puso una junto a la otra y en pocos minutos identificó la de Christie’s como la que, como se dice en el delicado argot del mercado del arte, "no estaba del todo bien". Aun así, era la mejor falsificación de Gauguin que había visto nunca. "Era un caso único de semejanza" -se maravillaba Crussard. -"Nunca se ven dos trabajos que se parezcan tanto".

Christie’s transmitió la noticia a los espantados dueños en la Gallery Muse de Tokyo, que no tenían la menor idea de que fuera falsa. La pintura original volvió a Sotheby’s, donde su dueño -el dealer newyorquino Ely Sakhai- la subastó con éxito por 310,000 dólares. Pero cuando el FBI siguió la pista del falso Gauguin, descubrieron algo todavía más sorprendente: la fuente original no era otra que el propio Ely Sakhai.

Como sabrán los que asistieron a las proyecciones de F for Fake, el fantástico documental de Orson Welles, durante el primer episodio de Copyfight, la falsificación de arte es una tradición antiquísima que se remonta a los principios mismos del arte occidental. Los romanos sentían tal pasión por la escultura griega que los talleres de trabajo estaban llenos de réplicas indistinguibles del original. Thomas Hoving, antiguo director del Metropolitan Museum of Art, comentó que hoy día es prácticamente imposible distinguir el original griego de la copia romana. Después los europeos copiaron a los romanos y, en la edad media, las copias de despojos de cristo y pañitos de la vírgen se multiplicaron tan milagrosamente como los trozos del muro de Berlín: cada iglesia quería tener su cosita sagrada para fomentar el turismo de peregrinación y hacer una colecta digna. El más famoso de esta guisa es el Sudario de Turín, un pañito de lino rectangular de 436 cm de largo y 110cm de ancho tejido a espina de pescado cuya única particularidad es haber envuelto el cuerpo de cristo. En el siglo XIV.

El arte en la era de la reproducción mecánica. No se les puede culpar. ¿Quién de los que me están leyendo son capaces de distinguir un original de una copia? Nos tenemos que fiar, ¿no? ¡Vaya chollo! La mayor parte del tiempo, la diferencia entre el original y la falsificación ha sido la palabra de una parte interesada, bien fuera la iglesia, un coleccionista en desgracia o un dealer newyorquino con vicios caros. ¿En qué deja eso al original? Ayer un amigo decía que, en relación con el arte, la gente se imagina millares de giocondas y las siente inmediatamente devaluadas. Sin embargo, una de las características de "lo digital" es la copia perfecta, por lo que -a diferencia del falso Gauguin- el original es indistinguible de su copia. ¿Es por tanto menos valioso? Y si no lo es, pero sus copias son copias perfectas, ¿son todas y cada una de ellas igual de valiosas que el original?

Hagamos un pequeño experimento. Cojamos cincuenta amantes del arte en una habitación con diez cuadros. Si les dijéramos que todos los cuadros son copias, les echarían un vistazo y se marcharían rápidamente. Pero si les dijéramos que todos son copias menos una, se lanzarían entusiasmados a las búsqueda del original, como si un aura mágica se desprendiera del lienzo igual que la divinidad de los santos. Y, cuando por fin reveláramos el tesoro escondido (aunque fuera una de las copias escogida al azar), todos dirían "aaaaah" y empezarían a hablar entre ellos de cómo se dieron cuenta de que aquel cuadro era "diferente" aunque no estaban del todo seguros por este detalle de aquí. Porque, por supuesto, el original es diferente. Aunque las dos casas de subastas de arte más importantes del mundo tengan que pagar a una franchute para que les diga cuál es.

La importancia del original -especialmente en el mundo del arte digital -no es el valor histórico de mirar una pieza que haya sido tocada por la gracia de un genio que murió en la miseria, ni el valor moral de poseer la pieza legítima, garantizada, la que -volviendo al delicado argot del mercado- está bien. El verdadero valor del original es que existe. Es una regla de tres simple: para que haya una copia tiene que haber un original. Una vez existe, la copia no un crímen que deriva de él sino su eco, la onda expansiva de su grandeza. Y Warhol no inventó la réplica, sólo la mecanizó.

Pero, volviendo a los dos Gauguins, y en caso de que no hayan leído el artículo que ha motivado este post, les recomiendo al menos que sigan la receta del New York Magazine para ser un falsificador de éxito: compra un Gauguin mediano. Duplícalo. Cuela los documentos originales en la copia. Vende las dos pinturas a dos coleccionistas crédulos mientras el mundo del arte mira para otro lado.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







grandes links/descubrimientos los de hoy: patty smith escribió el happy birthday (y encima le debo dinero) y el nutrido syllabus del prolífico heriberto yepez...


Puesto por d a las Diciembre 21, 2006 08:43 AM

El otro día un link a la tesis del ángel de la historia, hoy el arte en la epoca de la reproducción mecánica... ¿Hemos estado leyendo a Benjamin últimamente? ;)


Puesto por filosofoenparo a las Diciembre 21, 2006 09:26 AM

Por suerte, eres incopiable en la blogosfera. Y no trates de ser una medianía para engañarnos. Nos daríamos cuenta.


Puesto por Urbinaga a las Diciembre 21, 2006 09:31 AM

En el arte digital no existen originales. Las copias son duplicados y el valor del original no puede ser tenido en cuenta, toda vez que un duplicado sea el mismo original y desde el primer hasta el último dígito binario de uno se halle presente en el otro.

Sin embargo si puede entenderse como las obras seriadas, litografías o grabados de los cuales se imprimen una serie de ejemplares y se destruye finalmente la plancha original. Si estamos hablando de obra plástica, en este caso la plancha es un CD. Pero claro, el original es el CD, las impresiones son copias. Como vamos a destruir el original??

Lo bonito del arte digital es que es totalmente imperecedero. Jamás le quitará el sueño a un conservador-restaurador el paso de los años sobre la obra. Se pueden hacer sucesivas copias del CD original y, si destruimos este, la nueva será tan original como su predecesora. Desde el punto de vista de la lógica, eso sí.

Yo que me licencie en bellas artes con la especialidad de Restauración y Conservación, sufrí tanto ante la imborrable huella del tiempo (y de las malas restauraciones) en las obras de arte, que cuando terminé la carrera me compré una Wacom y no volví a coger un puto pincel.


Puesto por Sr Pocacossa a las Diciembre 21, 2006 03:23 PM

Una de las reliquias que más iglesias han reclamado tener es el santo prepucio. Si bien algunos teólogos pensaban que jubió al cielo con el resto de Cristo, uno incluso lo identifico como los anillos de Saturno.


Puesto por Evil Preacher a las Diciembre 21, 2006 05:50 PM

Una de las reliquias que más iglesias han reclamado tener es el santo Prepucio. Si bien algunos teólogos pensaban que subió al cielo con el resto de Cristo, uno incluso lo identifico como los anillos de Saturno.


Puesto por Evil Preacher a las Diciembre 21, 2006 05:51 PM

A quien le importa el original!!! Creo que lo más original es darse quanta que vivimos en un mundo sin originales, solo con copias de copias de copias. Los últimos originales de subastan el Sloterbyes a precios inalcanzables, no sé si para ustedes, però desde luego para mí. Quiza la señorita Claudine, con todo el tinglado blogosférico pueda permitir-se un Gaugin de gama media. Lo que és yo, con robar-me alguna postalucha de vez en cuando quedo colmado de pasión artística y ansia de genialidad.

Siempre de ustedes.
Ignatius.


Puesto por Ignatius a las Diciembre 21, 2006 10:05 PM

Estos fraudes a los millonarios son un justo castigo que aumenta la justicia distributiva. Que prueben a ser originales a la hora de hacer testamento y se acuerden de esos artistas que no cenan caliente. No le cuelan un gol así a quien aprecia las angulas o el sonido de un stradivarius, sino al que compra movido por razones ajenas al placer artístico.


Puesto por Sr.Marqués a las Diciembre 21, 2006 11:05 PM

Además de Ely Sakhai, otros falsificadores interesantes han sido Elmyr de Hory (el de F for fake), Han van Meegeren o David Stein.


Puesto por Orgasmatrix a las Diciembre 27, 2006 11:24 AM

Sobre la sábana de Turín, si te aburres algún día tienes en ella para unas cuantas columnas.

Hasta el carbono-14 ha quedado en entredicho en el debate de si es real o no.

Y no de cualquier manera: expertos en las técnicas de datación (no me pidas datos de memoria) han declarado que las pruebas que lo ponían en el siglo XIV estaban mal hechas.

Yo no estuve cuando se tejió la sábana, y un cura amigo mío decía que su fé no se basa en un trapo, pero el trapito da para un trabajo de investigación de historia de las reliquias (en el sentido amplio, no en el religioso) realmente interesante.


Puesto por a las Diciembre 27, 2006 11:44 AM

Beauty is in the eye of the beholder.


Puesto por Libertual a las Diciembre 27, 2006 11:48 AM

pobrecito walter benjamin. a veces uno se cansa de tanta beatería y sentimiento de religiosidad en torno al arte. ¿para cuándo una jornada de piernas abiertas?


Puesto por hydrotérapie fantastique a las Diciembre 30, 2006 03:20 PM

El problema de las falsificaciones es en primerisimo lugar que los llamados expertos no dan citas solamente a los millonarios o a la mafia del arte "LOS MANDARINES" que muchos de los llamados expertos son del mismo grupo y validan lo que les conviene, existen muchas obras originales que no quieren ver o simplemente no regresan las llamadas o los e- mails.


Puesto por luis aguirre morales a las Mayo 25, 2007 01:01 AM