lastsupper.jpg

muérdeme

LPC en la biblioteca | Diciembre 08, 2006

cap.jpg

Nos provocan rechazo porque son el fruto insólito de una dentellada o de una cópula bestial, porque son híbridos antinaturales, compuestos informes; pero sobre todo porque su apariencia extraña, inaudita, parece revelar la perversidad de su alma menoscabada, sin interlocutor. ¿A qué se debe su ferocidad lunática, esa ferocidad que, por ser hombre, es maldad? El licántropo es un humano monstruoso, desamparado, sin identidad definida ni estable, un humano que experimenta una metamorfosis con la Luna llena, un ser que da aullidos de soledad y que mata provocando dolor gratuito. Es la suya una doble naturaleza, mitad hombre, mitad bestia, y eso, esa aleación incongruente, nos repugna, pues atenta contra el buen sentido y el orden natural, contra la sensatez y la estabilidad previsible de las cosas. El género de terror hizo suyo este miedo ancestral al híbrido, al monstruo, a la metamorfosis, porque ese cambio de naturaleza explicaría los instintos más dañinos, la propensión a infligir mal que anida en nuestra alma. Pulsión de muerte, la llamó Freud.

Justo Serna (gracias Marcos y Alberto :-) aprovecha La noche del lobo (Javier Tomeo, Anagrama) para reflexionar sobre la naturaleza licántropa y el terror de lo mutable. Un post muy bonito, aunque se le olvida lo fundamental, posiblemente (y no lo digo por mal) porque Justo no es señorita. Si lo fuera, sabría que el lobo visita siempre de noche y que, aunque es la naturaleza del hombre el darle caza, la nuestra es abrirle la puerta de atrás.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Gracias, Marta, pero no fui yo sino Alberto Haj-Saleh el que seleccionó ese artículo; al César lo que es del César.

Por otro lado, preciosa introducción la tuya.

Saludos.


Puesto por Marcos a las Diciembre 8, 2006 07:26 PM

Gracias a ti, Marta :-) Un placer.


Puesto por fanshawe a las Diciembre 8, 2006 08:05 PM

Exacto, Marta, puro rollo victoriano y fálico. Ni la más mínima capacidad de entender el encanto y lo atractivo de lo híbrido, su potencial liberador, por más miedo que pueda provocar.


Puesto por Antonio a las Diciembre 8, 2006 08:58 PM

Que no falte el clásico de "En compañía de lobos":

-Nunca comas una manzana que haya tirado el viento, nunca te apartes del sendero y nunca te fíes de un hombre cuyas cejas se juntan.

Otras citas sin desperdicio, de la misma película:

-Hay una moraleja:
ay de aquella que el sendero deja.

-No os fiéis de ningún forastero
si queréis elegir vuestro derrotero.

-Sed bellas, pero también sagaces:
un lobo se esconde tras mil disfraces.

-Ahora, como antes, es una verdad evidente:
cuanto más dulce la lengua, más afilado el diente.

(Las originales:

-Little girls, this seems to say
never stop upon the way.

-Never trust a stranger friend
no-one knows where it may end.

-As you're pretty so be wise
wolves may lurk in every guise.

-Now as then, 'tis simple truth:
sweetest tongue has sharpest tooth.)


Puesto por Lector Constante a las Diciembre 9, 2006 04:09 AM

Niña, no me extraña que no dejes tu dirección: eres más vaga que la chaqueta de un guarda. ¡Vuelve!


Puesto por marta a las Diciembre 9, 2006 05:09 AM

Quizás más que el terror de lo híbrido es a lo que era familiar hasta un momento dado y luego cambia, se transforma. "Unheimisch" decía Freud.


Puesto por ceryle a las Diciembre 9, 2006 08:10 AM

Vamos, que en definitiva no es más que el tradicional miedo al cambio y al caos que sufre crónicamente la especie humana. O lo que es lo mismo, "Ojalá vivas tiempos interesantes" con forma cuadrúpeda y peluda.


Puesto por Raven a las Diciembre 9, 2006 11:37 AM

Ya lo cantaba la amiga Chan Marshall:

"...Once I saw him in the moonlight, when the bats were a flying
I saw the werewolf, and the werewolf was crying

Cryin' nobody knows, nobody knows, body knows
How I loved the man, as I teared off his clothes.
Cryin' nobody know, nobody knows my pain
When I see that it's risen; that fool moon again

For the werewolf, for the werewolf has sympathy
For the werewolf, somebody like you and me..."

http://www.youtube.com/watch?v=d4Fd88BknBw


Puesto por Insignificante a las Diciembre 9, 2006 04:33 PM

Mi caperucita favorita:

http://girlswholikeporno.com/2006/08/27/mi-caperucita-favorita/


Puesto por Maria a las Diciembre 9, 2006 07:19 PM

Xacto, insignificante. Lo fascinante del hombre lobo, a diferencia del vampiro, que es vampiro y ya, es que en un momento dado todos podemos convertirnos pasajeramente en esa figura excluida y marginada.


Puesto por Antonio a las Diciembre 10, 2006 10:03 PM

O sea que el encantador de serpientes, el castor herido y ahora el hombre lobo: tres quimeras, tres licencias líricas para justificar conductas licenciosas.

Pero usted, damita, lo sabe, no necesita excusas para sus acciones.

Ah, sí, claro, necesita la poesía.
Suerte.


Puesto por Ondurman a las Diciembre 11, 2006 12:17 AM

Pues a mí el que me gustaba era el pavoroso hombre-conejo (wererabbbit) de la Maldición de las verduras.

jas! :\


Puesto por sublibrarian of the year a las Diciembre 11, 2006 10:01 AM

Vaya, y a mí se me ha roto la Silk-épil. Que Dios os pille confesadas.


Puesto por Dri a las Diciembre 11, 2006 12:06 PM