lastsupper.jpg

hay un tifón para cada isla exótica (canciones que matan)

LPC en Reflexiones | Diciembre 06, 2006

eliott_erwitt.jpg

Tenía planeado hablar un día del Castor Herido en contraposición con la Histérica Insoportable Que Se Cree Bruja, tan bellamente representada en la persona única de Tori Amos. Crucifícame, estoy perdida, creo que soy una pasa, es que no soy lo suficiente para tí. A dónde vas pequeña niña. sálvame sálvame, etc. Me inspiró especialmente una crítica de su colección de singles "Tales of a Librarian" para Salon que decía, no sé si con ironía o sin ella:

Since Amos sforzandoed onto the nascent alt-rock scene at the apex of grunge with her bench-humping cover of "Smells Like Teen Spirit," she's written about the physical effects of love and hate, about spirituality playing out on the body's battlefield. Earthquake as bad-love orgasm. Bad love as laceration. Shame as crucifixion. Menstruation, sex, rape, miscarriage, pregnancy -- as, well, as themselves.

Después me di cuenta de que no estaba haciendo crítica constructiva. Y que, en la música pop, para quejarse siempre hay tiempo, mientras que el talento de veras sólo viene a matar.

Canciones que matan. Carly Simon siempre será recordada por su pulla con un actor presumido, titulada you're so vain (you probably think this song is about you). Lo bonito de esta canción que todos nos sabemos porque la ponían todo el rato en radio 80 no es que le llame vanidoso a Warren Beaty (su hermana dijo de él que era la única actriz con un oscar que no se había tirado todavía) sino que luego va y le niega la mayor: que la canción está dedicada, efectivamente, a él. Y por una amante despechada. Mucho más reciente y con más mala ostia está la que le mete la cantante de los Dresden Dolls a un ex-novio gilipollas que la debió de putear a fondo, backstabber. Aunque aquí, más que amargura, lo que hay es mucho schadenfreude: después de decirle irónicamente que se han convertido en disco de oro y que trate de contener su entusiasmo le dice por cierto, ¿todavía trabajas en la droguería? Me recuerda un poco -salvando las distancias- a aquella canción de Carlos Berlanga, Si no es por mí (repartirías), solo que Carlos es tan maravillosamente complejo que la cosa empieza en reproche y acaba en confesión, como un Jaime Gil de Biedma borracho de Jobim. Que un dios generoso les tenga a los tres juntos en una playa blanca cubierta de estrellas.

Pero no me interrumpan que se me va. Estas dos canciones, a diferencia de las de la Amos, sólo las podría haber escrito una mujer y son maravillosas. Las dos que vienen, sin embargo, fueron escritas por un hombre y medio y son la piedra filosofal de mi amor a la música pop: I dont wanna get over you y La Piña Conseguida.

La primera, parte de las 69 canciones de amor de Stephen Merrit/Magnetic Fields, es una de las canciones más clarividentes jamás escritas sobre la naturaleza del amor. Y por una vez-alabado sea él, que todo lo ve y todo lo siente- no le mete el dedo en el ojo al amante fugado ni a un ex rompehuevos; se va a patear a la víctima y a todo aquello que hacemos por amor y que no es amor ni se le parece. Con un par. Tiene momentos bellísimos, de ternura infinita, como Somebody not too bright... que me encogen el corazón porque lo contienen todo, incluída esa figura verdaderamente trágica y querible cuya única virtud es ser un sitio blando donde caer en un mundo que pertenece a otra. Pero lo más maravilloso es la pequeña lección del final: or I could make a career of being blue / I could dress in black and read Camus / smoke clove cigarettes and drink vermouth / like I was 17 that would be a scream. Nadie ha descrito nunca tan bien la vanidad inmensa del luto por un corazón roto. Compórtense, gente. Nadie dijo que la vida fuera fácil.

Finalmente, La Piña Conseguida de Sr. Chinarro fué una de las mejores canciones del 2003 para el RDL pero debería haber sido al menos la canción de la década. Stephen Merritt sería mi letrista favorito en el mundo si no existiera Antonio Luque y esa canción, que me arranca carcajadas de la mala baba que tiene. A veces hasta me da pena (una pena egoísta, imperdonable) que se haya convertido en un apuesto marido y un feliz papá.

Van a llover las piñas en la playa. Si cada disco que saca Luque es un poco más Luque y un poco mejor (nada fácil, son todos maravillosos), La piña conseguida es una obra de puro genio, la cojas por donde la cojas y Luque es el amante despechado más inteligente, divertido y despiadado que haya conocido el pop español. A Luque le rompe el corazón una pseudo-Anaïs Nin a la que le gusta follar con artistas pero prefiere casarse con un banquero. Endemoniado, a medio camino entre la rabia, el desprecio y los celos, empieza diciéndole "estará orgullosa tu madre", para acabar convocando un desastre durante su luna de miel.

A falta de la canción misma -que se llevó mi ordenador a la tumba- acabo la disertación con la letra, picada de memoria.


LA PIÑA CONSEGUIDA
(El Ventrílocuo De Sí Mismo, Acuarela 2003)

Di a tu madre que ya tienes mono mono, la piña conseguida.
La lata que el gitano toca en la taberna con un ritmo radio-fórmula.
Cuéntale a los vigilantes del museo que tocar es importante,
tocar es importante.

Al cuarto oscuro los papeles del seguro, la piña conseguida.
De las manitas del cerdo vienen bastante gramos por lata.
Tú y tu mono mono en las islas Galápagos, en las islas Galápagos.
Del dibujante de los apuntes a ráfagas.

Hay un tifón para cada isla exótica, van a llover las piñas en la playa.
Las etiquetas de las latas son novelas del super, un tanto patrióticas.
El jurado te escupe. No es importante, no es importante.
Es mejor la piña conseguida, la piña conseguida, la piña conseguida.

----------------------------------------------------------------------------------------------

*Es posible que haya algún error en la letra. También es posible (hasta probable) que la canción vaya de otra cosa y que yo lo haya imaginado todo. No me lo digan jamás.

**La foto que ilustra este post es New York City, de Eliott Erwitt.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Pues yo si creo que va de otra cosa, pero claro, eso en realidad da igual. Hay un Luque para cada uno de nosotros. Y no, no te preocupes, no te contaré de qué va en mi universo chinarro


Puesto por Miguel a las Diciembre 7, 2006 10:01 AM

Hoy me perdí un rato, no entendí bien a que viene todo y mucho menos el porque de esta foto de Eliott Erwitt. Tal vez después de leerlo uno se siente pequeño como el triste perro.
Por cierto nunca supe si realmente el “punctum” –según R. Barthes- era el sombrero o la triste mirada del animal.


Puesto por xnem a las Diciembre 8, 2006 10:05 AM

Hoy me perdí un rato, no entendí bien a que viene todo y mucho menos el porque de esta foto de Eliott Erwitt. Tal vez después de leerlo uno se siente pequeño como el triste perro.
Por cierto nunca supe si realmente el “punctum” –según R. Barthes- era el sombrero o la triste mirada del animal.


Puesto por xnem a las Diciembre 8, 2006 10:07 AM

Uf!

Los tres y te suicidas.

Yo paro en I think I need a new heart.


Puesto por sublibrarian of the year a las Diciembre 11, 2006 10:36 AM

¿Qué significa entonces Quiromántico?


Puesto por david a las Diciembre 12, 2006 12:13 AM