lastsupper.jpg

la revista esta en crisis de ideas, no de audiencia

LPC en media | Septiembre 11, 2006
magcovers.jpg

Nos hemos convertido en publicaciones prescindibles, sólo necesarias para pasar el rato mientras se espera turno para el médico -me decía hace poco el máximo responsable de un mensual-. Quizás porque en Internet se pueden encontrar gratis miles de cosas de cualquiera de los campos que nosotros ofrecemos de pago, quizás porque cada día se lee menos, quizás porque las promociones cada vez funcionan peor...

Lo publicaba hace unos días Arsenio Escolar junto con la noticia del cierre de la revista Gala y los datos penosos del OJD. Venía a decir que la crisis de las revistas de pago es peor que la de la prensa diaria. De la segunda hemos hablado hasta hartarnos. Aquí va mi opinión estrictamente personal sobre la primera.

Queridos editores de revistas: dejen de competir con las publicaciones online. ¡Llegan dos meses tarde! No me ofrezcan las primeras fotos del hijo de Angelina Jolie, hace dos meses que las he visto en Just Jared y en Go Fug yourself. En su lugar, ¿qué tal un repaso de su vida, obra y milagros o un divertido reportaje comparativo con Jennifer Aniston, desde el número de películas que ha hecho hasta el número de pie? No me vendan un reportaje fotográfico de las pasarelas de Paris y Londres porque hace dos meses que las he visto, en tiempo real, por streamming. Cojan esos trapos y contextualicen, comparen, dividan, asocien. Denme todo eso que yo no tengo y que no me da ningún blog: treinta años de experiencia trabajando en el sector, un grupo de profesionales trabajando a tiempo completo y dos meses de ventaja para meditar, construir y desplegar sus mejores armas. Algo que yo pueda recortar y guardar para más adelante. Algo valioso de verdad.

Confesiones de una adicta al papel satinado. Cuando yo era pequeña, en mi casa se compraban revistas, principalmente Marie Claire y Telva (mi madre) y publicaciones de la federación de ajedrez (mi padre). Mi vecina compraba el Vale y la Superpop y su padre, Penthouse y Playboy (por los artículos de política ;-). Menos las de ajedrez, yo me las leía todas de la mancheta al horóscopo: de Superpop me gustaba hacer tests con mi vecina y saber qué miembro de Duran Duran se hacía rayas en el camerino con las grupis de la fila uno. Del Vale, seguíamos con interés las desventuras a plazos de una aspirante a modelo cuya belleza la arrastraba de abuso en abuso, del padrastro al profesor de gimnasia, del conductor que la recoge en la carretera mientras escapa hasta el fotógrafo profesional que la convertirá en una estrella. El Vale, con su Justine de tercera fila y sus reportajes "de investigación" era porno duro comparado con el Penthouse, un paraiso de papel satinado con las criaturas más bellas, sofisticadas y glamourosas que nadie hubiera soñado. Yo adoraba a aquellas mujeres de miles de maneras que no voy a describir aquí. Mi favorita, sin embargo, era Marie Claire.

La Marie Claire de entonces también era una revista de moda. Pero había más cosas que recuerdo muy bien: reportajes sobre pioneras de la fotografía, relatos de ciudades de escritoras interesantes, biografías de grandes actrices, escritoras, escultoras, políticas; monográficos de los grandes fotógrafos, diseñadores, arquitectos. Había actualidad, literatura, política y cultura y no comprimido en una agenda de dos páginas mostrando exposiciones gastadas en ciudades a las que no podía ir. Y era divertida: recuerdo artículos tan desternillantes como aquel en el que se explicaba el SPM en clave de crisis de armario cuando yo ni sabía lo que era el SPM. Me reí tanto que aún me acuerdo. Era una revista para mirar, bonita y bien maquetada, pero sobre todo era una revista para tener y releer. Yo me pasaba semanas con cada número y guardaba mis artículos favoritos para leerlos una y otra vez.

A lo largo de mi adolescencia he estado enganchada a muchas revistas de música, de cine, de diseño, de arquitectura. En algún momento las cambié por fanzines, mucho más divertidos, interesantes y locales. Después, dejé de comprar. Y no porque mi conexión ADSL cubriera todas mis necesidades.

¿Y si les regalamos unas zapatillas de playa? Hace unos años colaboré brevemente para una revista del ramo que, ni era Marie Claire, ni era de la misma casa. La experiencia fue bochornosa: aunque estaba dirigida a un público más joven que Marie Claire, el sentido del humor y la actualidad cultural estaban completamente fuera de lugar porque lo divertido no es serio, como todo el mundo sabe. Como un manual de autoayuda al revés, la revista era -y sigue siendo- un insulto a la inteligencia y una biblia del self-hate: manuales para encontrarse defectos que sólo existen en contraste con supermodelos fotochopeadas, psicólogas que hablan de la pareja a través del sacrificio -¡a los catorce años!-, interminables propuestas comerciales sólo asequibles a una audiencia que no compraría dicha revista ni para tenderla en un charco antes de bajar del coche. Por aquel entonces el espacio de reportajes estaba estrictamente dedicado a las andanzas de la familia Beckam y las "guapas del mes". Hace dos años les ofrecí un artículo práctico sobre los blogs (qué eran, como empezar uno, los mejores blogs españoles, etc) y ni la redactora jefe ni la directora sabían lo que era un blog. De nada sirvió que les diera cifras, que les hablara de Blogger o que les explicara que todo el mundo, de Avril Lavigne a las gemelas Olsen, tenía uno. 20 millones de personas Sí pueden estar equivocadas. No sé si en dos años han cambiado de opinión porque aquella fué nuestra última conversación, pero me imagino que no. La última vez que la vi en el kiosco regalaba unas gafas de sol de plástico y un camisón.

Hubo un tiempo en que el lector no era gilipollas. Revistas como Rolling Stone, Vogue o Vanity Fair publicaban a los mejores escritores, fotógrafos y diseñadores de su tiempo. Lo sabemos porque aún se reeditan libros como "Lo mejor de Rolling Stone" y esos libros, a pesar del anacronismo, son mucho más interesantes que la revista misma, que en el mejor de los casos es un catálogo comercial caro que compite con la explosión de creatividad, ingenio, diversión, talento e independencia de la Red. Internautas desagradecidos.Sin embargo, hay quien sobrevive: hace unos días The Guardian publicaba un artículo- entrevista al director del New Yorker, David Remnick, en el que se trataba de resolver el misterio que mantiene viva una publicación seria en blanco y negro. Con beneficios. La respuesta, por supuesto, es de sentido común: respetando la inteligencia de tus lectores y cuidando el talento de tus colaboradores.

Leí en la página de Malcolm Gladwell que su contrato con el New Yorker establece una determinada cantidad de palabras al año. Siempre y cuando las cumpla, puede escribir sobre cultura, medicina, leyes, sociedad, carreras, entrevistar a domadores de pulgas o al ministro de asuntos exteriores. El New Yorker entiende que su curiosidad, su inteligencia y su talento están por encima de las secciones de una revista y le premian con completa libertad de acción. Sus colaboradores agradecen la confianza escribiendo artículos asombrosos y sus lectores, comprando más de un millón de ejemplares a la semana. Para una revista en blanco y negro no está nada mal.

Queridos editores de revistas: ustedes no pueden competir con la Red en inmediatez ni en variedad de recursos audiovisuales, pero tienen dos meses para pensar y una ventaja fundamental: papel. Habrá quien no esté de acuerdo pero, como lectora habitual en ambos formatos, van a tener que darme algo mejor que una pantalla TFT para que empiece a tomarme la Red en serio como alternativa al papel. Yo pago por contenidos que llegan antes a la Red que a mis manos porque es la diferencia entre un hotel de cinco estrellas y un hostal. He estado suscrita al New Yorker y lo volveré a estar el mes que viene, aunque pueda leerlo en la Red y me cueste tres veces más por vivir en Europa. Hasta hace unos años compraba Wired con regularidad hasta que se convirtió en el catálogo de gente cool y cacharros cool que es ahora. Y me estoy planteando suscribirme al VirginiaQR, al McSweeney's Quarterly Concern. Y puteada, porque no son suficientes y porque me gustaría leer más en español.

Ustedes, editores de revistas, están aburridos. No confían, ni en sus colaboradores, ni en sus lectores.Es algo que tienen en común con los blogs que llevan tanto tiempo en el ajo que publican de manera mecánica, como quien dispensa coca-colas en el mueble bar. Esos también pierden visitas. Y, mientras tanto, yo y otros tantos como yo nos compramos revistas extranjeras de contenido semimediocre porque queremos una buena excusa para alejarnos del ordenador. Nos duele la cabeza. Nos duelen los ojos. Denos algo que podamos mirar, leer, recortar y guardar para más adelante. Algo valioso de verdad. Y lo compraremos.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Al fin y al cabo, todo hay que currarselo, no? Renovarse o morir, que decían... No hay una fórmula del éxito que te vaya a servir eternamente.


Puesto por Elaine Marley a las Septiembre 11, 2006 03:46 PM

Últimamente me duelen las manos de aplaudirle... ¡Si es que tiene razón!

¿Tan difícil es identificar en qué se puede competir y en qué no?

Los regalos los pillo en los chinos: dénme revistas que no tire en cada mudanza, revistas que quiera poner en las estanterías, y yo también se las compraré.


Puesto por Maiko a las Septiembre 11, 2006 04:02 PM

Dios, no presiones, NO PRESIONES. Yo soy de tu misma opinión, punto por punto, pero lo mío es más jodido. Yo ESTOY dentro, y tengo que convencer día a día a quienes me rodean de dar menos importancia a la actualidad y más a la profundidad. En mi caso concreto lo voy consiguiendo poco a poco, pero en otros que conozco bien y muy de cerca, es una labor poco menos que imposible.


Puesto por Tones a las Septiembre 11, 2006 04:25 PM

Me admira su capacidad de análisis. Si fuera editor la contrataría. Mi madre, sin embargo, dice que es una mala influencia, porque estuve a punto de comprarme uno de esos ordenadores portátiles "de Alicia en el país de las maravillas" y ahora, igual hasta me suscribo al New Yorker.


Puesto por loretxoa a las Septiembre 11, 2006 05:20 PM

Más razón que una santa.


Puesto por JL a las Septiembre 11, 2006 05:40 PM

Estoy totalmente de acuerdo contigo y con el resto de personas que han dejado su comentario, pero mi caso es mucho más trágico, vosotros los que entendéis otras lenguas diferentes del castellano podéis acudir a publicaciones inglesas que os levanten un poco la moral, pero yo...yo...¿qué coño hago?


Puesto por A.N.A. a las Septiembre 11, 2006 07:18 PM

Aprender inglés??


Puesto por Idaho a las Septiembre 11, 2006 08:00 PM

oh, compren la revista a-minima, o Revista de Occidente (aunque sean de segunda mano), o Brumaria.
Señores editores de revistas: también pueden evolucionar y hacer la versión on-line. Sean de los primeros y acapararán mercado. Era broma, con blogs como éste, uds no se van a comer un torrao.


Puesto por jesúsb a las Septiembre 11, 2006 08:44 PM

Pero es que el cambio de mentalidad parece imposible. Veáse un sector que conozco bien como las revistas de cine o el Qué Leer (que es algo así como el Fotogramas de la revistas de literatuar: "para todos los públicos"). La profundidad es cada día más paupérrima. Y sobretodo tanto en Fotogramas como en Qué Leer, lo más jodido es que hay sus all-stars. Y siguen sin tener espacio.


Puesto por Alvy Singer a las Septiembre 11, 2006 09:43 PM

Entiendo el placer del texto impreso y la elegante tipografía del New Yorker, pero si me suscribiese (pasta aparte) ¿de dónde sacaría tiempo para leerlo? Prefiero imprimir mi particular selección del New Yorker, New York Review of Books y London Review of Books, amén de otras joyitas seleccionadas por aldaily.com.

Por cierto, que no se asuste nadie, pero la otra revista que vende un millón de ejemplares a la semana por respetar la inteligencia del lector, abrirle ventanas al resto del mundo y darle contexto y datos a raudales es The Economist.

Pues si las revistas andan mal, ¿qué decir de los periódicos?


Puesto por Juan a las Septiembre 12, 2006 02:23 AM

Tienes mucha razón. Yo también crecí leyendo el Marie Claire y el Elle de mi madre. En cambio, ahora, cada vez que compro una revista femenina se me cae de las manos y no sólo no las guardo y me sobreviven a las mudanzas, sino que las tiro al llegar a mi parada de metro.

Soy periodista y he estado 'dentro' de algunas redacciones. Desde que bajaron las ventas, la política no ha sido mejorar el producto sino abaratar costes. Se llenan páginas con fotos de agencia con 'el look de Eva Longoria' y unos ridiculísimos pies escritos por la becaria. De la misma forma, se evita encargar reportajes a colaboradores especializados. Todo lo hacen los escasos redactores en plantilla a golpe de Google, por supuesto.

Y lo peor de todo, se creen que cuela. Sin embargo, las ventas siguen cayendo y nadie entiende porqué...


Puesto por ceri a las Septiembre 12, 2006 09:14 AM

Todo esto está muy bien, pero hay mucho más: la crisis no sólo es de contenidos. A veces no es en absoluto de contenidos. Hay revistas con contenidos que interesan a un buen número de lectores, que se compran en el quiosco, que se acaban cerranddo. ¿Te suena Maxim? Y se cierran porque se gestionan mal, porque no se invierte en su lanzamiento, ni se piensa en otro marketing que no sea dar navajas multiusos como regalo y, sobre todo, porque se vende la publicidad como se vendía hace 20 años.

Lo que pasa es que este tipo de mala gestión nunca la reconocen los editores, porque eso sería echarse las culpas a ellos mismo y no al grupete de periodistas que hace la revista y que son "despedibles" y "sustituibles", no como ellos, los editores, que tienen contratos blindados que, por supuesto, no van a anular ellos mismos.

Y seguiría, pero paso, que quiero disfrutar de mi paro.


Puesto por El exjefe a las Septiembre 12, 2006 09:22 AM

Tres nombres: Afal, NuevaLente y FotoVisión. Tres maravillas que no se volverán a repetir porque ese espíritu se perdió por el camino... A cambio tenemos revistas cool, muchas de ellas gratuitas, con un diseño y maquetación de muerte pero con unos contenidos que importan más bien poco. Parece que la originalidad ha muerto. Yo solo pido que copien, que echen una mirada al pasado y se mojen de algo más que las ansias de un buen precio por un reportaje mediocre...


Puesto por Pequeña Delirio a las Septiembre 12, 2006 09:50 AM

Tres nombres: Afal, NuevaLente y FotoVisión. Tres maravillas que no se volverán a repetir porque ese espíritu se perdió por el camino... A cambio tenemos revistas cool, muchas de ellas gratuitas, con un diseño y maquetación de muerte pero con unos contenidos que importan más bien poco. Parece que la originalidad ha muerto. Yo solo pido que copien, que echen una mirada al pasado y se mojen de algo más que las ansias de un buen precio por un reportaje mediocre...


Puesto por Pequeña Delirio a las Septiembre 12, 2006 09:51 AM

Maxim? Pffff


Puesto por fREn a las Septiembre 12, 2006 10:40 AM

Petite, chicos, esa también ha sido mi guerra. Pelearte con un editor "que no entiende" porque las mujeres jóvenes rechazaban unos contenidos sin contenidos y hacer oídos sordos a las sugerencias de sus redactoras con el mismo perfil que las potenciales lectoras...

Como vosotros, supongo, podría comentar muchos ejemplos sangrantes pero uno que me llegó a desconcertar totalmente fue el encargo de un reportaje sobre un deporte determinado para el que investigué bastantante y luego escribí con humor añadiendo comentarios divertidos e inusuales de los expertos...

Cuando lo publicaron lo habían reducido a una lista seca de instrucciones, direcciones y a un catálogo de complementos para su práctica. Cuando pregunté porqué deshechaban un trabajo ya hecho mi editor comentó que había que "deshacerse de la literatura", que a la gente no le interesa, pero de las personas que leyeron ambos textos ninguna acabó el segundo ya que comentaban que no decía nada que no supieran ya.

Ni que decir tiene, la revista quebró.


Puesto por Ari a las Septiembre 12, 2006 10:46 AM

Pero es que en este país hay mucho listo.
"Me vas a decir tú a mí como hacer las cosas" (pronúnciese como si se estuviera apretando con los diente un puro de los baratos). Y así nos va, en las revistas, en las oficinas, en las empresas,en todas partes.


Puesto por Allegra a las Septiembre 12, 2006 11:34 AM

Tenéis todos razón. Hice una sustitución en la más famosa de las revistas masculinas y el director editorial era un tipo casposo que no sabía absolutamente nada de revistas, lo sé porque se jactaba de no leerlas. Las sugerencias que hacía eran completamente delirantes y se justificaban con frases como "porque lo digo yo", "a mí me gusta así", "eso no le interesa a nadie" (es decir, eso no me interesa a mí), etc.
Naturalmente, las ventas con este tipo cayeron en picado, quitaron un pliego de páginas y, por supuesto, dijeron a la redactora (o sea a mí) que no había presupuesto para hacer un contrato. Eso sí, el petardo del director editorial nos contaba cada día las novedades de su garaje (era adicto a los cochazos) y había que aguantarse. Cuando terminé mi sustitución, me pire aunque me ofrecieron quedarme (sin contrato, of course, como falsa autónoma).


Puesto por ceri a las Septiembre 12, 2006 12:15 PM

Estupendo blog. Muy interesante.
Seguiré leyéndolo.


Puesto por drinking gaseosa a las Septiembre 12, 2006 01:27 PM

"un grupo de profesionales trabajando a tiempo completo"

¿Te refieres a los becarios? ¿O hablas de otro país que no es el mío?


Puesto por Ruibérriz a las Septiembre 12, 2006 02:21 PM

No se dónde has trabajado tú, en las doce revistas en las que he trabajado yo siempre ha habido un grupo de profesionales (generalmente desesperados) trabajando a tiempo completo.


Puesto por marta a las Septiembre 12, 2006 02:29 PM

En las que he publicado yo, también, pero están restringidas a un público minoritario. Creo que, a la vista de los resultados, se puede poner en duda la profesionalidad de la plantilla en muchos casos.


Puesto por Ruibérriz a las Septiembre 12, 2006 03:22 PM

exactamente,... lo que pasa es que quieren competir con internet en costes y pretender dar castañas que no le interesan a nadie, excepto cuando espera en el aeropuerto o en el dentista.

Pero claro la información de verdad cuesta dinero, horas, empleados bien pagados, profesionales,... eso no lo quieren pagar (como muchas empresas en muchos sectores).

Pues ahí tienen sus resultados. Que les aproveche.


Puesto por moscacojonera a las Septiembre 12, 2006 05:56 PM

porque se tiene trabajando a los empleados muuuchas horas, que eso no quiere decir que el curro sea mejor... es lo mismo que me pasa a mi... me tienen encerrado aqui en el curro y lo que hago es escribir aquí... ¿por qué? porque la empresa es casposa, la manera de trabajar casposa, los jefes casposos, no se ves posibilidades por ninguna parte de aspirar a algo interesante...

estoy seguro que comparto esa sensación con muchos muchos muchos empleados. Es lo mismo que habéis escrito más arriba.. que las empresas van estupendamente, nosotros vivimos cada día peor, y se sigue funcionando dentro de las empresas con una mentalidad medieval: entras para hacer lo que te mandan y punto. Y para mandar se contrata a los que "mas caña meten" al mismo tiempo que menos criticos son con "los de arriba".

Así les va. Espero que les dure mucho tiempo el no saber por donde tirar. Mientras están perdidos, nosotros nos dedicamos a colaborar en muchos medios que dan informacion DE VERDAD en internet.


Puesto por moscacojonera a las Septiembre 12, 2006 06:02 PM

Yo sigo esperando el segundo numero de la revista SCOOP debo de ser el único.Hechos son amores y no buenas razones.


Puesto por Urbinaga a las Septiembre 12, 2006 06:48 PM

Yo la única de aquí que me compro es el "Así son las cosas", que es un semanario que invoca a "El caso" pero que no, y que aún así me puede. En realidad es una roña catedralicia, pero contiene titulares como: "Y ahora, el padre" o "Claudia está muerta", así, en plan giallo.

Escribo en unas cuantas revistas, con seudónimo o sin él -me da igual-, que jamás leo más que de uvas a peras para pillarles el tono y la idiosincrasia, por profesionalidad o algo. A partir de ahí soy una puta. Triste pero ingresando. Y siempre cachonda, oigan. Y me es más fácil escribir mierda que enjundia, que la enjundia que tendría cabida ahí tampoco sería tal o al menos no sería la enjundia que a mí me interesa. Yo quiero escribir en el News of the World.

El inglés lo malaprendí sin querer, como el francés y el italiano, comprando revistas de fuera porque esto era un erial, así que no es excusa. El inglés siempre ha estado ahí, y el erial también. ¿La "Loka" ya no es hardcore como el "Vale"? Que alguien me aclare eso porque no lo tengo claro.

El "Wired" me sigue entreteniendo algunos viajes, pero ya no va a la estantería, ahí estamos de acuerdo; y estoy suscrito al "Fortean Times" pero no sé si voy a renovar, porque tengo los tres últimos números ahí encima, retractilados todavía. Un sindiós. Mi vida interior está de un desfragmentado que no es ni normal. Lo que sí me duele es que se me acaba de morir el "Psychotronic Video", una de las publicaciones más disfrutables del planeta, y aquel papel de offset chungo sí que no lo sustituía la pantalla, y esa sí que me daba un tempo y una cosa de sofá orejero que voy a añorar mucho...

Bah, creo que estoy sonando muy desencantado, y en general me lo paso muy bien. Pero es que estoy en la playa, apurando, y ahora llueve, tócate los huevos.


Puesto por R. a las Septiembre 12, 2006 09:46 PM

Soy adicto al cuché y no me estoy quitando. El medio podría ser vehículo de analfabetismo funcional porque las letras... como que se me escapan cada vez más. El nivel de las fotos y técnica de composición golea al de los textos. Mirando las que conservo acabo de descubrir que además de la esperanza de encontrar buenos temas he perdido el patriotismo. Más sitio para libros no es un final tan malo.


Puesto por Sr.Marqués a las Septiembre 12, 2006 10:43 PM

Todavía en la playa. Qué cabrón XDDDDDDDDDD!!!

Si no es por amor, a partir de los doce años el vale ya no se justifica ni con metadona, y mis vecinos se compraron un piso en otro barrio y se llevaron a su hija con ellos. No la eché de menos (a la penthouse, sí)

Murió la psychotronic video. Si es que no somos nadie joder. No somos nadie.


Puesto por marta a las Septiembre 12, 2006 11:42 PM

gracias por los posts tan buenos que nos regalas.

pues a mi, ademas de la "New Yorker", me gusta la "Wire" (no confundir con la "Wired") y el "New York Review of Books"... ok, a este ultimo no se si podremos llamar revista pero se recomienda.

ya que hablaste del "McSweeney's Quarterly Concern" no se pierdan el DVD magazine "Wholphin"... fucking amazing.



Puesto por Phil a las Septiembre 13, 2006 02:03 AM

Lardín in da house. Qué nivel, oye.


Puesto por Jorge a las Septiembre 13, 2006 02:52 AM

Hola, Petite. Soy editor de una revista de Bogotá, Colombia, llamada El Malpensante. Quisiera entrar en contacto contigo. ¿Me escribes, por favor? Gracias. Y qué buen blog.


Puesto por Camilo Jiménez a las Septiembre 14, 2006 01:52 AM

yo rogaría a algún editor amable que publicara en español "the believer" (franquicia de mcsweeneys sobre música, libros, cómics y todas esas cosas): los trozos de la conversación del mes de junio entre don delillo y greil marcus sobre la música rock que han colgado en su web hacen que uno tenga ganas de darle al paypal pidiendo todos los números atrasados y los futuros que vendrán


Puesto por willy a las Septiembre 14, 2006 01:59 AM

anoto las fallecidas lateral y travelling. ésta pudo haber sido algo distinto en cine, con su sección de cortos, de videoclips, de anuncios... en fin, con los ojos algo más abiertos. busquen en el rastro.


Puesto por santiago a las Septiembre 16, 2006 11:05 PM

estais invitados a mi blog podeis participar en un concurso de blogs


Puesto por soyal a las Octubre 28, 2006 09:49 PM