lastsupper.jpg

memoria 2.0

LPC en Reflexiones | Septiembre 08, 2006

En la historia de la cultura occidental, siempre ha habido un estrecho lazo entre la memoria y la escritura; de hecho, la raíz latina de la palabra "memoria" significa al mismo tiempo memoria y memoir (memoria biográfica). Remontándonos al siglo V, los poetas griegos e historiadores ya se fijaron en que la escritura tenía el poder de hacer las ideas permanentes, de alargar la memoria humana. Y, sin embargo, escribir también se consideraba peligroso para las operaciones de la memoria. En su Fedro, por ejemplo, Socrates le cuenta a Fedro una historia sobre el origen de la escritura. En ese mito, Theuth (Hermes), el inventor de la escritura, le va con el cuento al faraón Thammus, que alaba la ocurrencia pero rechaza lo que él llama "la receta de Theuth" para recordar, razonando que la escritura no es más que un truco que disfraza la apariencia de realidad. El rey advierte a Theuth que, por culpa de la escritura, los que saben olvidarán lo que saben y los que no saben aparentarán saber, convirtiendose en sabios aparentes en lugar de sabios de verdad.

«¡Oh artificiosísimo Theuth! A unos les es dado crear arte, a otros juzgar qué de daño o provecho aporta para los que pretenden hacer uso de él. Y ahora tú, precisamente, padre que eres de las letras, por apego a ellas, les atribuyes poderes contrarios a los que tienen. Porque es olvido lo que producirán en las almas de quienes las aprendan, al descuidar la memoria, ya que, fiándose de lo escrito, llegarán al recuerdo desde fuera, a través de caracteres ajenos, no desde dentro, desde ellos mismos y por sí mismos. No es, pues, un fármaco de la memoria lo que has hallado, sino un simple recordatorio. Apariencia de sabiduría es lo que proporcionas a tus alumnos, que no verdad. Porque habiendo oído muchas cosas sin aprenderlas, parecerá que tienen muchos conocimientos, siendo, al contrario, en la mayoría de los casos, totalmente ignorantes, y difíciles, además, de tratar porque han acabado por convertirse en sabios aparentes en lugar de sabios de verdad.»


Platón, Fedro. "Oralidad versus escritura". (Selección) | Memoria y escritura | Umberto Eco sobre la escritura digital



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Probablemente por eso Sócrates no dejó ninguna obra escrita. Si no hubiera sido por las obras de Platón, no conoceríamos su pensamiento, ni siquiera sabríamos de este recelo hacia la escritura.

Curiosamente, hace poco mentuve un conversación sobre este mismo tema; creo que surgieron algunas ideas interesantes, pero no logro recordarlas: debería haberlas puesto por escrito. ;-P


Puesto por Insignificante a las Septiembre 8, 2006 06:48 PM

El poderoso siempre es un aguafiestas que pretende conservar el estado de las cosas por las buenas cartas que le han tocado. El sacerdote defiende la exclusividad de su interpretación del Libro, vital para la continuidad de la comunidad. El moralista advierte del peligro de seguir normas ajenas a las suyas. El acceso popular al conocimiento parecía que algún día conseguiría ponerlos en su sitio. Viva la madre que parió a Gutemberg.


Puesto por Sr.Marqués a las Septiembre 8, 2006 08:21 PM

Tan culpable el poderoso por querer mantener el secreto como el rebaño por aspirar a robarlo. En todo caso es la idea la que nos hace libres, no la palabra, que nos ata una vez más a algo ya vivido, nos impide definitivamente la originalidad, nos impone límites.

Eso sí, límites dentro de los cuales crecer, desarrollarse. Eso es lo importante. No buscar y darle vuelta a la palabra, la palabra es un animal salvaje, se revuelve contra quien intenta juguetear con ella. Buscarnos a nosotros dentro de ella, y crecer.


Puesto por Balcius a las Septiembre 9, 2006 06:26 AM

buenísima entrada. cualquier semejanza con la realidad y los miles de bookmarks esperando ser revisados es mera coincidencia


Puesto por delátex a las Septiembre 9, 2006 02:05 PM