lastsupper.jpg

El diario a diario

LPC en citas | Septiembre 04, 2006
Un señor toma el tranvía después de comprar el diario y ponérselo bajo el brazo. Media hora más tarde desciende con el mismo diario bajo el brazo.

Pero ya no es el mismo diario, ahora es un montón de hojas impresas que el señor abandona en un banco de plaza.

Apenas queda solo en el banco, el montón de hojas impresas se convierte otra vez en un diario, hasta que un muchacho lo ve, lo lee y lo deja convertido en un montón de hojas impresas.

Apenas queda solo en el banco, el montón de hojas impresas se convierte otra vez en un diario, hasta que una anciana lo encuentra, lo lee y lo deja convertido en un montón de hojas impresas. Luego se lo lleva a su casa y en el camino lo usa para empaquetar medio kilo de acelgas, que es para lo que sirven los diarios después de estas excitantes metamorfosis.


El diario a diario es un cuento de Julio Cortazar. Podía haber sido peor.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Delicioso.


Puesto por Alvy Singer a las Septiembre 5, 2006 01:09 AM


Crudo y auténtico, como era Cortázar. Yo escribí durante un tiempo en periódicos, y a veces me llevaba tremendas sorpresas, llegando a encontrarme algún texto mío de relleno dentro de unas botas, cubriendo los bordes algún objeto que iba a ser pintado, y cosas así. Una de las sensaciones más extrañas que he sentido, porque cada uno de esos pedazos de papel tenía para mí una historia detrás: el cómo y el dónde los había escrito.


Puesto por David a las Septiembre 5, 2006 01:15 AM

Hace pensar en la idea de que algo es aquello para lo que sirve. Es algo que nos dijo una vez nuestro profesor de filosofía: las cosas no son el material de que estan hechas, o su forma; son lo que representan para nosotros.


Puesto por MrBlonde a las Septiembre 5, 2006 02:24 AM

¡Viva Cortázar!


Puesto por purixinella a las Septiembre 6, 2006 03:15 PM