lastsupper.jpg

Inteligencia Colectiva II: La blogosfera

LPC en Reflexiones | Agosto 02, 2006

En la blogosfera, el colectivo tiene efectos mucho más interesantes. Ya no es solo que la existencia del observador -en moderado número, el público; a gran escala, la audiencia- sea un factor determinante (del gato de Schrödinger a Bertold Brecht, esto ha sido explicado muchas veces). La distancia objetiva que se abre entre el autor de un libro o el director de una película se ha cerrado de golpe y el realizador ha bajado de su pedestal para convertirse en un igual, como el hijo de los vecinos que fue contigo al colegio y de repente se pone a hacer cortos. Y la tendencia más fuerte del colectivo para con un igual no es mejorar ni compartir sino normalizar y censurar, que en términos de laboratorio cultural son la misma cosa.

El colectivo no es tan inteligente como el más inteligente de sus miembros, ni tampoco, gracias a dios, tan idiota como el más idiota. Sólo el individuo lo es (en ambos casos), y lo es a pesar y el contra de la comunidad de la que forma parte. Y, si bien ese colectivo es y ha sido el único instrumento de insurrección capaz de generar los más asombrosos avances sociales, no podemos decir lo mismo de los avances científicos o las grandes obras del arte, la música o la literatura. Es más, ni siquiera como generador de cambios sociales se vale por sí solo, como demostraron las últimas revueltas de París. Hizo falta un líder, un comité organizativo de individuos preparados, que saliera de las llamas y llevara el barco a su sitio. En su ausencia, las circunstancias de los amotinados han acabado peores de lo que eran antes de empezar, una pérdida para ellos y para todos. El colectivo trabaja con el mínimo común denominador, una cualidad que constituye su fortaleza pero también su enorme, terrible debilidad.

Están ustedes leyendo la segunda parte de Inteligencia Colectiva My Ass, una reflexión personal sobre la cosa 2.0.

La tendencia normalizadora no es, por supuesto, una originalidad de la Red. Los que hemos ido al colegio ya sabemos cómo funciona: tolerancia cero contra todo lo que se sale del tiesto. Eso incluye a los más altos, los más gordos, los más pobres, los más listos, los más feos, los más guapos y los raros, que son cualquiera cuyos intereses no sean compartidos por el resto de la clase. ¿Y los más guapos por qué? -preguntan por ahí. Porque se lo tienen muy creído. La belleza viene siempre acompañada de vanidad. La rareza de desprecio: prefiere leer cómics que saltar a la goma con las demás. La inteligencia de arrogancia: se cree mejor que los otros porque sabe más. La riqueza de chulería, porque tiene zapatillas con airbag y los otros no. Hace un tiempo, alguien se burlaba de un amigo mío bajo la premisa de que dicho amigo era un pijo de la Moraleja. Cuando le dije que tal persona vivía en el barrio de Moratalaz, se echó a reír y con mucha mala baba sentencio: ¡qué pringao! Con los imbéciles, los resentidos y los envidiosos no se puede ganar nunca. Con el colectivo, tampoco. Salvo, claro esta, que normalices y tu, como individuo, seas indistinguible de la masa.

Desde Frankenstein y King Kong a ET y Eduardo Manostijeras, este conflicto individuo-colectivo ha sido tratado innumerables veces con gran éxito de crítica y público, demostrando que todos nos sentimos un poco "raritos" cuando nos enfrentamos al colectivo implacable. Por aquello de encajar y salvar el culo, pasamos parte de nuestra vida maquillando las diferencias, limando bordes y dejamos las rarezas para los encuentros privados, donde las excentricidades puntúan doble. O aquellos proyectos donde nuestras habilidades únicas son la única herramienta que tenemos para triunfar en el mercado plural. El verdadero problema de la blogosfera, los wikis y todo lo que se ha constituido como la web 2.0 es que arrastra el laboratorio, la máquina de escribir y el lienzo de vuelta a la fiesta, donde millones de invitados no identificados tienen el mismo derecho a escribir, criticar, editar o, incluso, borrar el material expuesto al tiempo que se produce, aturullando al autor y desmantelando la obra. Y muchos tienen criterio, conocimiento y sentido común, mientras que otros lo que tienen es la boca muy grande y la capacidad de raciocinio de un helecho común. En la blogosfera, su voto vale lo mismo, pero no su voz. En la blogosfera y en cualquier parte, el helecho siempre grita más fuerte.

¿Quién representa a un colectivo que no quiere representantes? Se habrán fijado que todos los blogs con una clientela constante tienen al menos un matón que se ocupa de pasear a grandes zancadas por el sistema de comentarios. Es como el Moe del lugar, el sheriff cuya tarea -completamente autoimpuesta- es la de mantener a raya a los comentaristas y al propio blogger, al que palmea en la espalda cuando hace algo que le gusta y amonesta severamente cuando hace algo que no. Esto incluye hablar de libros que no ha leído, poner mal una peli que le gusta y, sobre todo, alabar, enlazar o juntarse con un blogger que no es de los nuestros. Con ambición de poder pero sin carisma para ejercerlo, el matón ha encontrado su oasis en el blog de alguien mucho más interesante que él mismo, donde se dedica a sentar cátedra de una manera o de otra con la audiencia garantizada a costa de talento ajeno. En la ecuación blogosférica, el matón representa a la comunidad, que respalda al blogger con entusiasmo siempre y cuando siga sus normas al pie de la letra. Y el blogger es el individuo cuya individualidad es tan grande como su capacidad para resistir la tiranía del matón.

Es una resistencia difícil, diaria, constante, porque todos somos sensibles a los halagos y el matón es un gran adulador. Pero redunda en beneficio de todos porque, cuanto más obediente es el blogger, más se parece al matón, que es la quintaesencia de la censura populachera, la envidia malsana y la ignorancia cerril que prefiere un mundo de tuertos donde pueda ser perro del rey que uno donde sólo destaque por su falta de cualidades.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







¿No les pasa que quieren dejar un comentario diciendo qué razón tienes pero lo encuentran redundante?

Al matón de los comentarios lo veo yo un poquito como al troll, la soledad intrínseca del terrorista que no le queda poca cosa más que hacer que destacar por gritos y tampoco tiene la posibilidad de envolverse de un halo de romanticismo. En el trolliverso no hay Hans Solos, ni siquiera samurais en busca de redención. Just people.

¡Un saludo!


Puesto por Alvy Singer a las Agosto 2, 2006 04:06 PM

clap, clap, clap!
coincido con el comentario de Alvy en lo de la redundancia.
me quedo pensando en aquellos que sólo leen, que no comentan ni escriben su propio blog. Tal vez da para un post completo, tal vez no valen la pena...


Puesto por fav a las Agosto 2, 2006 06:40 PM

Bueno, el post es de esos que hace pensar y darle un par de vueltas para pensar y pensar en tu propio comportamiento ante un post.
La verdad, soy uno de estos mirones a los que se refiere uno de los comentarios anteriores, alguien que lee los post, los reflexiona y en algunos casos los comenta con las amistades o forja descripciones del propio mundo que luego comparte a través de otros canales y por supuesto no con el autor.
Pensando porque alguien se limita a leer y no comentar se me ocurre que más bien será porque, como se describe en este post y en el anterior: si nadie de tu entorno escribe blogs, lee blogs y en muchos casos no saben ni quieren saber que es un blog, ¿vas a ser tu diferente y ponerte a escribir y opinar en blogs? incluso como propone el post anterior, ¿vas a dedicar una parte de tu tiempo a escribir un blog? .
La verdad es que: el ser diferente de aquellos con los que convives cada día y la seguridad que tarde o temprano tendrás que contarle a tus compañeros de trabajo, tu familia y a tu suegra que escribes blogs inhiben en muchos casos las ansias de participar de una forma activa en la blogocosa o como quiera que gustes de llamarle.


Puesto por vitus a las Agosto 2, 2006 08:41 PM

Me asalta la duda, ante tanta brillantez. ¿Son necesarios, pues, los comentarios o son tan sólo un sistema de autocomplaciencia de los lectores del blog?

Por lo demás, brillante, Marta.

(Creo que quitaré los comentarios de mi blog: para exhibirse ya basta uno y vanidad no falta)


Puesto por Martín Cué a las Agosto 2, 2006 08:48 PM

Interesante la perspectiva sobre "el matón". Un ángulo que no había pensado pero que tiene sentido. Soy de las personas que moderan los comentarios de sus blogs, por la sencilla razón de que hay gente que es particularmente alevosa cuando llega el momento de comentar, más aún cuando tienen algo personal en contra tuya, aunque, por supuesto, nunca dejan de verse por el moderador. Usualmente los dejo pasar, pero no gratuitamente. Soy terco y se nota... :-)


Puesto por Luis Andrade a las Agosto 2, 2006 09:03 PM

chica, eres un tesoro


Puesto por ... a las Agosto 3, 2006 09:40 AM

Qué artículo más jodidamente impresionante.


Puesto por SebastianDell a las Enero 18, 2007 04:00 PM

digamos que la individualidad es la mas perfeccionada inteligencia colectiva ;p


Puesto por baudrillard a las Marzo 7, 2007 02:12 AM