lastsupper.jpg

Arno Breker, Borges y lo que vale un lector

LPC en Reflexiones | Julio 23, 2006

Breker_Junglingsgestalt.jpg

Es un arte silenciado, si es que se puede considerar arte, el del alemán Arno Breker (1900-1991), el escultor favorito de Adolf Hitler. Los cuerpos perfectos y fuertes formados por Breker decoran el Estadio Olímpico de Berlín, y hubieran marcado la estética de la ciudad soñada por Hitler: Germania (Berlín). Nadie hasta ahora se había atrevido a exhibir en Alemania las estilizadas figuras de Breker, el escultor admirado por una serie de artistas europeos en el momento de su mayor actividad creativa, los años 1933 a1945, pero muchos alemanes famosos le encargaron un retrato suyo, neoclasicista, inspirado en la escultura griega y en la de Auguste Rodin, tras la desaparición del nazismo alemán y la destrucción de un 90% de la obra de Breker por los aliados. Éste fue el caso, entre otros, del canciller alemán democristiano Konrad Adenauer o de la atleta Ulrike Meyfarth, que llegó a posar para la escultura Ulrike la diosa griega en los años ochenta. Breker seguía creando, pero nadie había vuelto a hablar de él hasta ahora, más de 60 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial y del Holocausto.

(sigue leyendo el artículo de en El Pais)

Fué precisamente pensando en la exposición de Arno Breker en la Schleswig-Holstein-Haus que me puse a buscar el ensayo de Borges sobre los precursores de Kafka. Borges dice que cada escritor crea sus precursores, dando a entender que la obra de Kafka -así como todas las obras literarias de peso- modifican sensiblemente aquellas otras que la preceden porque, a través de las segundas, entendemos mejor las primeras y a veces el efecto es tan grande que parece como si las leyéramos por primera vez. Y es una influencia sana y enriquecedora. Qué diferente de la influencia que tienen la historia, los cambios sociales y la audiencia. Sobre todo si la audiencia es el mismo demonio.

A Breker se le ha demonizado por su afiliación con los nazis de quien recibió grandes sumas de dinero y un castillo bávaro. Sesenta años más tarde, su primera exposición en casa le ha cortado la crema a la inteligencia alemana, la misma que ha decidido desmantelar el Palacio de la República para levantar un hotel de cinco estrellas con dinero público. Der Spiegel ya ha dicho eso de cómo un museo público se atreve a exponer "lo inimaginable". El presidente de la Academia de Bellas Artes de Berlín acusa al museo de ramplón y sensacionalista y recuerda que el escultor fué uno de los principales orfebres de la propaganda nazi, quien le dio una visibilidad a la imagen del hombre de los nazis, a aquel racismo de la raza superior. El caso Breker demuestra, entre otras cosas, que el sentimiento de culpa no ha abandonado Alemania y que sus políticos de la cultura gustan de utilizar esa culpa para reafirmar su poder caduco, novayaser.

Hasta ese punto es vergonzosa su taimada actitud que su premio Nobel de Literatura ha tenido que recordar que el escultor tuvo vida y obra antes de los Juegos Olímpicos y la siguió teniendo tras la caída del Tercer Reich, cuando el 90% de su producción fue destruída por los aliados. Igual que Leni Riefenstahl, con quien la historia ha sido más benevolente, bien por sexista hijadeputa, bien porque ya fué castigada a fondo por los aliados americanos y especialmente los franceses, que la encerraron en un manicomio donde recibía electroshocks mientras trataban de montar los rollos de su película Tierra Baja para comercializarla por su cuenta.

Pero estos son colaboracionistas y su obra quedó teñida para siempre como resultado de su afiliación. ¿Qué pasa cuando el artista, al igual que los precursores de Kafka, no tiene ni voz ni voto y, sin embargo, su afiliación no deseada con el maligno ocupa la primera línea de todas sus biografías? ¿Beneficia o injuria la obra de Wagner saber que el Fürer se ponía Tristan e Isolda para relajarse después de cenar? ¿Facilita la comprensión de Nietzsche saber que tenía entre sus fans al genocida? Si es verdad que cada escritor crea sus precursores, no es menos cierto que cada lector crea a cada escritor. Y algunos lectores tienen más peso que otros.

En tierras menos lejanas y bajando unos cuantos kilómetros el listón, qué sorpresa se llevó la artista kirtch Rowena cuando encontraron tres de sus cuadros en en el nidito de amor de Saddam Hussein. Su artista favorita, se choteaban los periódicos, generando una inesperada popularidad que resultó muy traidora. I utterly hate Saddam Hussein -tartamudeaba la pobre.- I loathe everything he is and everything he stands for. Ahora se pelea en los tribunales por recuperar las obras y confiesa horrorizada que no sabe qué podría haber en su obra que haya tocado la fibra del dictador.

That would be a horrifying thought -dice -He in his twisted mind must have read something into it. Y se me ocurre que, en realidad, la idea tan odiosa no es lo que Hussein haya "leído" sino lo que haya "escrito" en esos cuadros. Desde que sabemos que le gustaban tanto que no compro uno sino tres, las fantasías eroticofestivas de una pintora americana de tercera categoría se han convertido en algo muy distinto, como más interesante y revelador.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







espero que la exposición sea completita y haya al menos una pequeña comparativa con la obra de Georg Kolbe


Puesto por jesúsb a las Julio 24, 2006 01:08 AM

Buff, y a mi que me da por remontarme a la noche de los tiempos... y qué tal gente eran los faraones? qué mensajen querían mandar los colosos de Abu Simbel al mundo?... Debemos demoler el Coliseo de Roma? Vale que sus heridas estan infinitamente mas lejanas, pero se empieza tirando del hilo del jersey...


Puesto por el joaquín rampante a las Julio 24, 2006 01:26 AM

mi comentario es vulgar pero no puedo evitar una idea comun, la homosexualidad y los nazis, ese estereotipo del militar homosexual y homofóbico al mismo tiempo; es todo lo que me queda de tan brillante texto.


adulación.


Puesto por javier a las Julio 24, 2006 08:32 AM

recuerdo a Bolaño que contaba de la hermosa mujer, intelectual que reunía en su hogar a los menes más claras que sobrevevían a la dictadura chilena. Al mismo tiempo que las reuniones donde se revolucionaba el arte en su forma más pura, en el sotano del mismo edificio se torturaba algún izquierdista, revolucionario, desaparecido semanas atrás. Poco después el torturador se lavaba las manos y al ritmo de música clásica subía las escaleras para participar en la conversación del piso de arriba.


Puesto por el forastero a las Julio 24, 2006 10:27 AM

El arte y la cultura siempre han sido usados por los políticos de manera recurrente, aun cuando a estos "arte" y "cultura" les resulten ajenos por naturaleza, y si lo unimos a "Política" resulten ya términos necesariamente excluyentes.

El diseño gráfico alcanzo carta de naturaleza y acuño algunas de sus primeras obras de arte estando al servicio de los ministerios de la guerra. Sin embargo, el objeto de sus mensajes no las desproveen de su valor artístico y la escuela que constituyen para los que hoy día siguen elaborando mensajes visuales.

La magnitud y la belleza de cualquier legado del genio artístico humano es independiente de sus convicciones políticas, religiosas o personales e incluso de las intenciones de los promotores que las impulsaron o las encargaron. Privarse de poder oir el coro de los peregrinos de Tanhäusser porque Wagner fue "un precursor del nazismo", es de una estupidez tal que solo puede atribuirse a la mente de un político. Si no podemos oirlas sencillamente porque formaron parte del Hit Parade del Tercer Reich, entonces ya es para llorar.

Es notorio como la obra del compositor alemán ha sido retirada de los circuitos musicales y teatrales de este país desde hace ya muchos años. Y algunos estamos ya hasta los cojones de que solo programen otra vez Aida, La Traviata y Carmen... e incluso de vez en cuando La Flauta Magica por aquello del desagravio a la masonería, tantos años perseguida.

Hace pocos días murió el escultor del Valle de los Caídos. También hasta los mismos de cobrar en reproches por un legado escultórico que somos incapaces de valorar en lo que vale desproveyéndolo de cualquier contexto político.

Por este mismo motivo, y atendiendo a la naturaleza déspota e infame de muchos mecenas y promotores, también deberíamos de olvidarnos de las obras de Miguel Angel. O fijándonos ya en lo personal, también de las de Picasso si tenemos en cuenta la mala leche que gastaba el "genial malagueño".

No obstante los administradores del Arte con mayúsculas siguen siendo los mismos, alcaldes, concejales, presidentes y ministros... todos con carnet de uno u otro signo y con la misma remota puta idea acerca del arte. Si bien, los de izquierdas invierten más dinero de las arcas públicas en él, todos lo emplean desde su estúpida e incompetente óptica "de partido".

Ellos sabrán darnos lo que necesitamos.


Puesto por sr pocacossa a las Julio 24, 2006 11:52 AM

El sostenimiento público del desarrollo de la obra de artistas colaboradores en genocidios es una obligación del estado muy secundaria frente a la universalización de los derechos humanos. Miguel Angel se lo jugó todo cuando defendió a la repúblia florentina frente a las tropas del Papa y las del Emperador. Cuando la república cayó como era de esperar -elegir ese bando fue una elección temeraria-, escapó del asesinato con mucha suerte. Esculpió su David soñando en una república sin señores absolutos y esa obra de concentración en el instante antes de arrojar la piedra contra el poderoso fue acogida como símbolo de los que creían en la soberanía de los ciudadanos.


Puesto por Sr.Marqués a las Julio 24, 2006 01:33 PM

POR QUÉ TANTA CENSURA??? SI EL TIPO NO ERA POLÍTICO NI NADA, QUÉ TIENE DE MALO?? DEJEN LA PARANOIA, BASTA DE CENSURAR, ACASO NO ESTAMOS EN DEMOCRACIA?? QUÉ MENSAJE TERRORÍFICO QUIEREN MANDAR?? LA VERDAD QUE VIENDO SUS OBRAS NO LO PUEDO DECIFRAR, AL CONTRARIO, ME PARECEN MUY INTERESANTES SUS OBRAS.

PARANOICOS!!!


Puesto por Penny Lane a las Octubre 26, 2007 07:28 AM