lastsupper.jpg

¿Le sirvo un poco más de té, señor Nabokov?

LPC en la biblioteca | Julio 19, 2006

Lolitap.jpg

Yo no soy Conan Doyle quién, por esnobismo o pura estupidez, prefería ser conocido como autor de una historia de África (risas), que imaginaba muy superior a su Sherlok Holmes. Y es muy interesante plantearse como hacen ustedes los periodistas, el problema de la tonta degradación que el personaje de la nínfula que yo inventé en 1955 ha sufrido entre el gran público. No sólo la perversidad de la pobre criatura fue grotescamente exagerada sino el aspecto físico, la edad, todo fue modificado por ilustraciones en publicaciones extranjeras. Muchachas de 20 años o más, pavas, gatas callejeras, modelos baratas, o simples delincuentes de largas piernas, son llamadas nínfulas o "Lolitas" en revistas italianas, francesas, alemanas, etc. Y las cubiertas de las traducciones turcas o árabes. El colmo de la estupidez. Representan a una joven de contornos opulentos, como se decía antes, con melena rubia, imaginada por idiotas que jamás leyeron el libro. En realidad, Lolita es una niña de 12 años mientras que Mr. Humbert es un hombre maduro, y el abismo entre su edad y la de la niña produce el vacío entre ellos; entre ese vacío, ese vértigo, la seducción, atracción de un peligro mortal. En segundo lugar, la imaginación del triste sátiro, convierte en criatura mágica a aquella colegiala americana tan trivial y normal en su género como el poeta frustrado Humbert lo es en el suyo. Fuera de la mirada maníaca de Mr. Humbert no hay nínfula. Lolita, la nínfula, sólo existe a través de la obsesión que destruye a Humbert. Éste es un aspecto esencial de un libro singular que ha sido falseado por una popularidad artificiosa.

Nabokov, que odiaba ser entrevistado, aceptó conversar con Bernard Pivot para el programa Apostrophes con varias condiciones: saber las preguntas de antemano y poder beber durante la entrevista, pero no agua sino whisky, porque la cosa duraba una hora y era además en francés. Usted -sugirió el ruso- pone el whisky en una tetera, y, durante el programa, me va preguntando: ¿Le sirvo un poco más de té, señor Nabokov?.

Lee toda la Entrevista, extraída de la serie de videos de Los Monográficos de Apostrophes y traducida por Lluis María Todó.

La imagen se la he robado a alguien (una señorita, creo, con un bonito blog en español) y no consigo encontrarla de nuevo. Si les suena de algo no dejen de decirmelo para que la pueda enlazar Lucinda de su colección de flyers.

MAS: Lolita | Nice Girls Don't Do That



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Conozco de buena tinta a una de esas nínfulas que cada día se encierra a follar con su novio de 17 años en el lavabo del centro donde trabajo. Además, juguetea hasta con la máquina de los snacks. Pero claro, ésta tiene 13 ya. Se entiende...


Puesto por jesúsb a las Julio 19, 2006 02:50 PM

Luego vendrían los neo-puritanos clamando contra la 'perversión' implícita de la novela. Quizá sea, en realidad, un retrato triste y veraz de cómo la obsesión puede marcar de manera funesta a un hombre.


Puesto por solodelibros a las Julio 19, 2006 03:46 PM

"Fuera de la mirada maníaca de Mr. Humbert no hay nínfula"
-This is the question!


Puesto por Tökland a las Julio 19, 2006 04:35 PM

Buff, Buff, bufff.... Creo que esto son demasiadas emociones fuertes para un día. Miles de gracias. Gracias mil.


Puesto por Alvy Singer a las Julio 19, 2006 04:50 PM

Teniendo en cuenta que en Holanda se ha legalizado el partido de los pederastas... ningún problema!


Puesto por Jeremy Irons a las Julio 19, 2006 08:02 PM

Reducir la cantidad de vergüenza alborota y escandaliza porque el fariseo se cree manchado por el pecado ajeno. La persistencia en el tiempo de lo reprensible no es un defecto periodístico. Quienes hacen avanzar lo que se va conociendo del hombre transitan por terrenos inseguros de los que regresan sembrando más escándalo que admiración. La clase de Literatura 311-312 de Cornell fue popularmente rebautizada como Literatura Sucia para entenderse mejor; pero no sólo por eso. Los que se llevaron por juicios apresurados y eligieron asignaturas alternativas se perdieron las clases magistrales de un extraordinario profesor que inculcaba una actitud profunda y afectuosa hacia la literatura. Si hubiesen pensado un poco antes en algo que Nabokov repetía -"acariciad los detalles"-, probablemente hubieran estado más atentos para poner en duda cualquier etiqueta. Los iconos triviales tienen tanta utilidad como las cartillas escolares básicas, pero convendría que fueran reemplazados con algo más de rapidez.


Puesto por Sr.Marqués a las Julio 19, 2006 09:44 PM

No han querido contestarme esta pregunta en el blog de al lado:

Una novela calcada a la de Nabokov que en vez de presentarnos a una Lolita colocase en su lugar a un Lolito, es decir, a un menor precoz y víctima de acoso, ¿qué calificación os merecería? ¿Pornográfica? ¿Realista? ¿Avanzada? ¿Reaccionaria?


Puesto por melke a las Julio 21, 2006 08:51 PM

El deseo es tema universal, el objeto del deseo poco relevante, el valor de la obra es cosa del autor y si existiera uno calcadito a Nabokov, como acontecimiento mundial, ya sería como para no pedir más. Hollywood tendría el problema de que si hay segunda parte de la película ya no podría maquillar a fondo a Orlando Bloom. En el mundo debe haber una proporción similar de enamorados y enamoradas, de rechazados y rechazadas, de obsesionados y obsesionadas... Son sentimientos humanos, que no tienen sexo, no creo que exactamente simétricos, pero sí transferibles. Intentar describirlos hasta límites inusuales sin entrar a juzgarlos es una acción que debería quedar al margen de la cuestión de cómo encaja en nuestra moral de hoy. Los eternamente escandalizados ya tienen entretenimiento suficiente sin que se les preste mucha atención. Rechazar la reflexión es lo reaccionario.


Puesto por Sr.Marqués a las Julio 21, 2006 11:57 PM

Yo no he leído esa novela, pero tengo el suficiente sentido común y conocimiento general como para llevar toda mi vida abominando de lo que se ha hecho con el término 'lolita'.


Puesto por surlaw a las Julio 23, 2006 05:27 PM

Cada día me tiendo a parecerme más al señor Humbert...


Puesto por hagaki a las Noviembre 4, 2006 03:39 PM