lastsupper.jpg

adele: cómo está el pixel, señores

LPC en arte | Julio 18, 2006

adele-bloch-bauer.jpeg

La han vendido por 135 millones de dólares (107,4 millones de euros), lo que quiere decir que se ha meado en los girasoles y del Garçon a la pipe de nuestro-malagueño-más-internacional y que se quedará en el Museo de Arte Contemporáneo Austro-alemán de la quinta avenida hasta que alguien la reclame de nuevo. Hay otro más modesto que permanece en la galería Belvedere de Viena de donde nunca debió salir. Aunque la dama murió víctima de una meningitis en 1925, su legado ha corrido más aventuras que Indiana Jones.

La culpa la tuvo su marido, que encargó los cuadros y cedió a la dama pero se negó a seguir las indicaciones de su esposa. En su lecho de agonía, Adele le hizo jurar que cedería los dos cuadros a la Belvedere de Viena y don Ferdinand Bloch-Bauer, industrial judío amante del arte, juró pero no cumplió. Los cuadros fueron legados a sus sobrinos para, ionmediatamente después, ser confiscados por los Nazis cuando huía de Alemania en 1938. Tras varias vicisitudes, los cuadros volvieron al lugar al que pertenecían -la Belvedere de Viena- hasta la semana pasada. La sobrina superviviente, ciudadana norteamericana, ha luchado contra el gobierno austríaco por su recuperación de su herencia hasta el año pasado, para venderla finalmente al magnate Ronald S.Lauder -de los Lauder de las cremitas- para el museo de Nueva York.

Lauder, en nombre de la Neue Galerie, ha calificado a Adele como nuestra Mona Lisa. En Peter Schjeldahl en el Newyorker se ha apresurado a reclamar: de Mona Lisa nada. Yo he visto la Mona Lisa y Adele no tiene nada de Mona Lisa. No hay nada misterioso en este caramelo. Como diciendo que entre la tensión sexual y el resplandor post-coitum todavía hay un par de capítulos que conviene considerar. Por el honor de la dama y el legado de su señor.

En ese mismo momento, a muchos kilómetros de allí ... una primera edición de Shakespeare se vende en subasta por 2.8 fucking million pounds.

El caso Bloch-Bauer (documentos en inglés y alemán) | Newyorker: The Golden Girl | El Pais: Bienvenida a la ciudad, Adele | La Vanguardia: Un cuadro de Klimt se convierte en el más caro de la historia



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







La expresión nuestra Mona Lisa es un hallazgo afortunado de quien se ocupa a fondo en promocionarse. Nuestra dice el abogado estrella a sueldo, la sobrina expatriada, la ciudad que pierde un símbolo, los nazis al servicio del pueblo. Confiscaciones, falsificaciones, exilios, retenciones, sentencias... y pasando siempre por encima de todo, la santa voluntad del que paga.


Puesto por Sr.Marqués a las Julio 18, 2006 04:44 PM