lastsupper.jpg

Macondo es Aracataca pero no al revés

LPC en la biblioteca | Junio 30, 2006

32d5ef74b8.jpgEn una entrevista hace muchos años García Márquez dijo que "lo mágico puede transformarse en lo real con la misma facilidad que lo real en lo mágico" y que "no hay un lugar que sea mas real, o mágico que otro, porque todo puede intercambiarse y todo es parte de la misma realidad total."

Cogiéndo lo mágico por los cuernos y volteándolo así un poquito, el alcalde de Aracataca, pueblo natal del autor, propuso fundir los nombres de ambas localidades en uno solo, Aracataca-Macondo, en un intento de redireccionar el turismo literario a un lugar a medio camino entre un Señor de los Anillos y Graceland. "La materia prima de la obra de Gabo (García Márquez) está aquí en Aracataca; el Macondo de Gabo es Aracataca" -dijo el alcade. Se propuso una votación y se abrieron las urnas. Con una abstención-protesta de más de dos terceras partes de la población, la población le dió a su alcalde amante del realismo mágico dos tazas de realidad. Aracataca se queda como está y punto. Que una cosa es una cosa y otra, lo demás.

A raiz de la propuesta, hay un bonito artículo de finales del año pasado donde se analizan las vidas paralelas de Macondo y Aracataca:

El abuelo de Gabriel García Márquez, al igual que José Arcadio Buendía, fue uno de los fundadores de Aracataca. La novela cuenta que José Arcadio abandonó su pueblo al verse perseguido por el fantasma de Prudencio Aguilar, al que tuvo que matar por un problema de honor. La fundación de Aracataca, tal como Nicolás Márquez se lo contaba a su nieto, era muy parecida. Su abuelo también mató en un duelo a Merardo Pacheco y como consecuencia se vio obligado a emigrar con su familia. Así llegó a Aracataca, el pueblecito donde nueve años más tarde nacería Gabriel García Márquez.

Nicolás Márquez era un sobreviviente de las dos guerras civiles que se convirtió en el modelo del coronel Aureliano Buendía que “promovió treinta y dos guerras y las perdió todas. Tuvo diecisiete hijos varones de diecisietes mujeres distintas, que fueron exterminados en una sola noche. Escapó a catorce atentados, a setenta y tres emboscadas y a un pelotón de fusilamiento”.

Úrsula Iguarán está inspirada en la abuela de Gabo, Tranquilina, que no solo le prestó el apellido a Úrsula, sino, al igual que el personaje, murió ciega y loca.

La inmensa y asombrosa casa de los abuelos es la misma casa de la familia Buendía en Macondo.

Los padres de García Márquez cuando se casaron, fueron a vivir a Riohacha. Luego él hace mención de este pueblo en su novela, ya que José Arcadio Buendía y su mujer, como también su familia, vivían allí hasta antes del remordimiento de la muerte de Prudencio Aguilar.

El mismo Gabo contó en repetidas ocasiones la historia de cómo nació Cien años de Soledad, una historia emocionante y muy novelada, lo que sólo puede ser copherente con el espíritu de su obra y la frase que abre este artículo. Aquí un mapa interpretado de Macondo que hicieron en una escuela episcopal de Houston. No encuentro un mapa de Aracataca decente para comparar.

READ: Laura Casielles: en Macondo comprendí…



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Gracias a Dios no cambiaron el nombre de Aracataca. Gracias a Dios los habitantes de Aracataca son conscientes, y pueden diferenciar la ralidad de la realidad mágica.

Al pueblo deberían adherirle un papelito que dicte "Aracataca", para que a ciertas personas no se les olvide cómo se llama.


Puesto por DuXtin a las Junio 30, 2006 05:34 PM

La realidad de Aracata hoy lastimosamente no es para nada mágica, y de una u otra manera bastante similar a la de mi país, las oportunidas escasean y la pobreza está en cada esquina.

Visito este blog con frecuencia, un saludo desde este país tropical atravezado por el dolor y la pasión.


Puesto por legalv a las Julio 2, 2006 05:24 AM

Soy Colombiano. . y la verdad el resultado de la votación es un reflejo de algo que me ha molestado un poco, y es temor al cambio y a la adaptación cultural.

Veo que en general que los Colombianos deseamos mantener recuerdos estáticos guardados en baúles para que no se dañen. Prefiero una identidad de territorio con mayor grado de dinamismo.

Colombia es un país joven (poco menos de 200 años de conformación) y muchos de sus territorios no tienen por que amarrarse a nombres que aun no sostienen ninguna tradición ni referente local, ya que en su mayoría fueron impuestos por "conquistadores" (aunque no es el caso de arcataca).

El nombre de un municipio no es su identidad, hace parte de un referente imaginario, que cobra valor en la memoria de quienes lo tiene por referencia. es un referente de identificación. Y en estos términos, el "rotulo" como imaginario es muchísimo más fuerte que para definir un pueblo.

... Bueno, será en otra oportunidad, en otro espacio y tiempo distinto ya sea real o imaginario.


Puesto por Nelson Cruz a las Julio 2, 2006 06:39 AM