lastsupper.jpg

Nice girls don't do that

LPC en the fetish garden | Junio 19, 2006

Uno de los elementos más tragicómicos de Lolita es el modo en que Humbert Humbert, enfermo de amor verdadero, edita con frecuencia las expresiones de su amante hijastra, que encuentra demasiado explícitas para su delicada naturaleza. Cuando Humbert interroga a Lolita sobre sus días con el otro, la mancillada flor responde con una palabra que Humbert, como buen hipócrita ilustrado, sustituye espantado por su homónimo francés: souffler. Y es ese momento que Christopher Hitchens aprovecha para empezar As American as Apple Pie, una reflexión sobre un pasatiempo que él describe errónamente como intrínsecamente americano: la mamada.

Dicen que todos los americanos poseen una biblia, sólo que los intelectuales la suelen utilizar para equilibrar mesas paticortas o guardar hojas de maría convenientemente lejos del sol y la humedad. Por la temática deduzco de Hitchens es de los segundos; si hubiera leído la biblia recordaría sin duda el Cantar de los Cantares del rey Salomón: como un manzano entre los árboles silvestres / así es mi amado entre los hombres. / Bajo su sombra me senté y disfruté / tan dulce era su fruto en mi boca. De esta cita cariñosa -intuyo- sacó su famosa y poco valorada metáfora la ex-presidenta consorte Ana Botella. Que ella sí lee la biblia y no como otros que yo me sé.

En cuanto a la pobre lolita, cualquier misterio que se llevara Nabokov a la tumba quedó resuelto sin arte ni vergüenza en la segunda versión cinematográfica del libro, donde la nínfula es una señora de al menos veinte años que se pasa la película comiendo plátanos y enseñando su aparato dental. Nos quedan al menos las fiestas asiaticas dedicadas al falo donde prepuberes vestidas de campanilla cabalgan a la bestia bajo la mirada sonriente de sus padres y el objetivo indiscreo de los turistas. Pero eso no tiene nada que ver. Volvamos, si no les importa, a la palabra de Dios.

Se ha dicho que la biblia prohíbe cualquier encuentro diferente a la copulación (dentro del matrimonio y sin anticonceptivos) por aquello de no malgastar simiente. Efectivamente, el antiguo testamento tiene reservas en cuanto a la semilla derramada, pero no son morales sino higiénicas. Onan, el más malinterpretado vástago de Dios después del propio Jesucristo no se lleva la bronca por darle al manubrio sino por darle a la mujer de su hermano y derramar la simiente en un matojillo cercano para evitar procrear, contraviniendo la voluntad divina que ya tenía comprada la ropa para el fruto del encuentro. Como la biblia no es americana (todavía) Hitchens pasa de Lolita al Mundo según Garp y del fenómeno como secreto a gritos más o menos institucionalizado al acto como representante de una partícula social degenerada: las locas. Y explica delicadamente:

El monopolio queer de la mamada era el resultado de la anatomía, obviamente, así como del deseo de muchos gays de practicar el sexo con un hereosexual. Era una creencia generalizada que sólo un hombre sabe cómo hacer bien el "trabajo", ya que ellos mismos eran habitualmente víctimas atormentadas del mismo instrumento.

Y hasta cita un poema explícito de Auden (Mad to be had, to be felt and smelled...) donde podría mentar a Ralf König, pero es que estamos Vanity Fair, mind you.

Nice girls don't do that. Felizmente ajeno a la biblia, el artículo circula por entre las referencias de rigor: la primera trilogía milleriana e Historia de O en los 50, ¿Crumb?, Hair en los 60 y la liberación sexual, Philip Roth, Leonard Cohen... Por el camino desgrana una de esas anécdotas que nos gustan tanto y que son la sal de la blogosfera literaria. Sicilia, 1969. El Padrino.

El libro de Puzo fue un éxito no por la cabeza de caballo y la técnica de pesca siciliana y lo de te voy a hacer una oferta que no puedrás rechazar. Fue un éxito del boca a boca por la famosa escena sobre la cirugía para elastificar la vagina que pronto fué conocida como The Godfather tuck y por escenas como ésta, protagonizada por el cantante mafioso "Johnny Fontane":

And the other guys were always talking about blow jobs, this and other variations, and he really didn't enjoy that stuff so much. He never liked a girl that much after they tried it that way, it just didn't satisfy him right. He and his second wife had finally not got along, because she preferred the old sixty-nine too much to a point where she didn't want anything else and he had to fight to stick it in. She began making fun of him and calling him a square and the word got around that he made love like a kid.

¡Terremoto! ¡Escándalo! Los teléfonos arden en el mundo angloparlante. Ya da igual que a Johnny Fontane le guste o no, ¿de qué están hablando? ¿Y qué es eso que llaman el "blow job"?

Y hasta aquí puedo leer. En el Vanity Fair tienen el resto del artículo. Pronto les hablaré del día en que nació la industria del porno y Gerard Damiano acuñó el término Deep Throat.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Me encanta esa foto.

el artículo como siempre fantástico.


Puesto por El baron a las Junio 19, 2006 06:09 PM

Lo cierto es que en EE. UU. es donde mas "triquiñuelas" (alternativas) se buscan para evitar penetraciones vaginales. Ya sea por religion, desinformacion, malformacion...
Generalizar es sano.
No conozco chicas en españa que antes que sexo vaginal te propongan oral y anal.
Conozco poco españa.


Puesto por Hope pope a las Junio 19, 2006 08:12 PM

No tengo claro sobre a qué se opone expresamente la Biblia en esta materia. Si hubiese entrado en detalles como la casuística o la normativa de lo nefando habría sido luego reeditada con supresiones por graves doctores ya en la senectud. Si los retirados profetas hubiesen llegado a entender dictados sobre las combinaciones posibles contra el sexto mandamiento, los habrían interpretado como consignas envenenadas del maligno. Natura non da sermones aunque sí pone límites a los degenerados que al final no pueden contemplarse en las caritas de sus retoños porque su estirpe se extingue. Dejarse llevar por el instinto natural llegó a costarle caro del todo a Nínive, Babilonia, Sodoma, Gomorra… Otros menos contumaces consiguieron salir del lío. Por ejemplo a Clinton se le tuvo en cuenta el ser de la opinión de que un caballero no habla de lo que puede comprometer a una señorita. Cuanto más se aleja una cultura de lo natural más extiende su dictado de lo que es antinatural.


Puesto por Sr.Marqués a las Junio 19, 2006 08:52 PM

Demasiado bueno. A propósito de aquello de "Nos quedan al menos las fiestas asiaticas dedicadas al falo...", un enlace interesante que había revisado alguna vez:

http://asia.elliottback.com/archives/2006/04/12/japans-celebration-of-the-penis/


Puesto por El Tecnorrante a las Junio 19, 2006 08:59 PM

Bueno, la biblia puede ser bastante más laxa que eso, basta con interpretarla como te dé la real gana... o como hicieron los tipos de sexinchrist.com/ Desde "La masturbación, el gran regalo de Dios" a "Pornografía para Cristianos", una joyita (gracias, Captain Librarian)


Puesto por Yeray a las Junio 19, 2006 09:13 PM

Pobre señorita Swain, que tendría 16 o 17. Cierto es que es larga y que era mayor que en la novela ¡pero no le ponga usted más años, que eso jode mucho!


Puesto por Su a las Junio 19, 2006 11:10 PM

Aquí una mamada se le hace a alguien con quien se folla habitualmente y se tiene confianza. En América se hace ANTES de follar, es un paso intermedio entre el meterse mano y meterse en la cama, algo como que no compromete mucho...
Por es o Clinton no mentía al asegurar que no había mantenido relaciones sexuales con la Lewinski.


Puesto por hidromuria a las Junio 20, 2006 09:43 AM

Jajaja, estoy completamente de acuerdo con Hidromuria... más que nada porque muchas veces le he dado vueltas al asunto.

Mmmm...


Puesto por BetitebB a las Junio 20, 2006 09:56 AM

Jajaja, estoy completamente de acuerdo con Hidromuria... más que nada porque muchas veces le he dado vueltas al asunto.

Mmmm... genial el artículo.


Puesto por BetitebB a las Junio 20, 2006 09:57 AM