lastsupper.jpg

Bloomsday 06 : no querias copyright pues toma dos tazas

LPC en la biblioteca | Junio 13, 2006

james-joyce-190x287.jpgCómo pasa el tiempo. Hace ya un año que escribía acerca de un hombre muy importante para la literatura contemporánea: Joyce. No, no James Joyce; ese murió hace 65 años. Es Stephen James Joyce -su nieto- el que te preocupa. Sin su santa, enloquecida y avariciosa voluntad, el Ulises no existe. Hoy, en el New Yorker, le pega un cuidadoso repaso por que eso de que estamos a pocos dias del 16 de Junio, más conocido como Bloomsday. Y porque este año trae cola: Lawrence Lessig va a llevar a juicio al nieto de Joyce por abuso de Copyright:

This week, to coincide with Bloomsday celebrations, Lessig plans to file a suit against Stephen Joyce in United States District Court. He believes that it is the first to accuse a literary estate of “copyright misuse”; the charge is usually levelled against corporations in patent disputes. Lessig is a capable lawyer, and at Stanford he has considerable resources; four attorneys work on his staff, and he has free help from law students. “It’s in the DNA of lawyers not to be intimidated,” he said. In other words, Lessig intends to fight on and on, just as Stephen Joyce does.

Stephen James Joyce, que tenía nueve años cuando su abuelo murió, mantiene que todo artista tiene derecho a que su trabajo se reproduzca de la manera que le parezca más conveniente. También desprecia a los academicos por oscurecer el Ulysses con palabrería esotérica, probablemente la unica opinion razonable de su repertorio; compartida por el poeta Patrick Kavanagh [ What weapon was used / To slay mighty Ulysses? / The weapon that was used / Was a Harvard thesis]. Pero eso no explica su pasión por boicotear aquellos eventos en los que el publico general se vería especialmente beneficiado, como las reediciones baratas, las lecturas públicas o los documentales para la televisión.

Stephen Joyce permite a algunas Universidades organizar lecturas y festivales en torno a la obra de su abuelo siempre y cuando le inviten como conferenciante; insulta a los biógrafos, marea a los periodistas, es irascible, imperioso, grosero y chantajista con los académicos y esperó al ultimo minuto antes de la mayor fiesta literaria que se ha celebrado en Europa (el primer centenario del Bloomsday, hace dos años en Dublin) para advertir al alcalde que llevaría a los tribunales a cualquier institución, publica o privada, que organizara una lectura publica de la obra. Robert Spoo, editor del James Joyce Quarterly abandonó su trabajo para convertirse en abogado de Copyright tras años de entrenamiento peleando con Stephen Joyce. El Joyce Studies Annual cerró, después de doce años porque no podían seguir lidiando con "el problema".

Hace unos años Stephen se topó con una académica que no se dejó amilanar: Carol Shloss. Hay que decir, ante todo, que el propósito de esta buena señora era bastante ridículo; convencer al mundo de que Lucía Joyce, hija esquizofrénica del escritor, era parcialmente responsable de Finnegans Wake como creadora y musa de lo que la crítica ha llamado el "flujo de conciencia", característico de FW y de algunas partes del Ulysses. Desoyendo la primera negativa tajante de Joyce nieto, Shloss siguió investigando para su manuscrito, cosa que irritó doblemente a nuestro heroe. Después de varios años en que Stephen Joyce acosó, amenazó y espió, no sólo a la escritora sino a sus editores y colegas, el libro se publicó, con el numero de citas reducido a las 6.000 palabras, máximo recogido bajo el "fair use". Es este caso y no otro el que Lawrence Lessig lleva a los tribunales en el primer caso conocido de abuso de Copyright por parte de un testaferro literario. F. Scott Kieff, abogado especialista en Propiedad Intelectual ha dicho: seria fatal que Shloss ganara. Si todo lo que tengo que hacer para acceder a tu propiedad es decir que las restricciones que tu pones son injustas -y con injustas quiero decir poco populares- entonces todo aquel que no sea popular perdería los derechos sobre su propiedad!

Lessig, sin embargo, cree que el caso es posible y necesario.

Si el propietario del Copyright hace mal uso del mismo queremos que todo el mundo sepa que no va a quedar así. Ya no es sólo el tono de las cartas de Stephen Joyce sino a quién fueron enviadas: investigadores, académicos, archivistas y bibliotecarios; gente que juega según las reglas. Tiene que ser posible para la gente hacer las cosas bien.

A Stephen Joyce le toco la lotería por segunda vez el uno de julio de 1995, fecha en que el parlamento europeo decidió alargar otros 30 años los derechos de Copyright para ajustarse a la legislación americana. En su afición por castigar a los seguidores del autor al que representa post-mortem se une Valery Eliot, viuda de T.S.Eliot, quien se niega a permitir biografias de su difunto esposo motivada, al parecer, por unos celos tambien post-mortem hacia su primera mujer. Pero, si consideramos las circunstancias en que Ulysses fue escrita y publicada, esta historia es mucho mas deprimente. A Joyce se le fué media vida en conseguir que su libro más preciado se pudiera leer. La censura que le amargó la vida entonces ha renacido carne de su misma carne. Qué ironia mas negra.

READ: Bloomsday: Copyright Estates and Cultural Festivals | International James Joyce Foundation: Frequently Asked Questions about Copyright and the Estate of James Joyce

MAS: Bloomsday, Bloody Bloomsday | Lucia: A Portrait of the Artist's Troubled Daughter

HAPPY BLOOMSDAY READINGS: Todas las obras e Joyce | James Joyce's Ulysses: One Page Every Day | The James Joyce Scholars' Collection | Joyce to the World | extractos | guia de la BBC | Roddy Doyle sobre el Ulysses: overlong, overrated and unmoving

En Berlin: BERLIN BLOOM`S DAY en la Casa de la Literatura.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Estoy llegando a la conclusión de que los parentescos con los genios son malignos para los seres humanos. Los contaminan de envidia, desidia, locura, y los llena de hastío. Sino no me explico al actitud de Stephen.

¡Un saludo!


Puesto por Alvy Singer a las Junio 12, 2006 05:56 PM

Ese tío es un memo, vale. Pero por otro lado, ¿Joyce merece tanto ruido?, no sé. En mi opinión Ulises está sobrevalorado.


Puesto por kowalinsky a las Junio 12, 2006 07:11 PM

La verdad, es difícil saber quién es peor como ser humano, el abuelo, el nieto, o el personaje llamado Stephen. Vaya trío. Venga, a la hoguera los tres.

Y kowalinsky, sin duda es la novela más importante del s.XX. Otro día hablamos de la diferencia entre importancia y excelencia estética.


Puesto por Antonio a las Junio 12, 2006 08:06 PM

Hombre, buenas noticias:

Stephen had a melancholy side to him as well. “I have no children,” he said. “The line dies with me.”


Puesto por Antonio a las Junio 12, 2006 08:17 PM

Y aqui viene uno de nuestros superheroes de barrio favoritos a enfrentarse al Ciclope. Lo podria dejar ciego como Bloom al nacionalista en el capitulo XII.

In the midst of her fight with Stephen, Shloss met Lawrence Lessig, a law professor at Stanford, who was willing to take on her case pro bono. Lessig had just argued before the Supreme Court against Congress’s 1998 extension of copyright. He had lost the case, but he was eager to find another way to show that distended copyright laws were not in the public interest. Shloss gave him the correspondence that Stephen had sent her over the years, and he was excited by what he read. “The letters were extreme,” he recalled.


Puesto por Antonio a las Junio 12, 2006 08:24 PM

Stephen had been “invited to leave Harvard because he wouldn’t study.”

:).

Venga, al final se licencio despues de OCHO años.


Puesto por Antonio a las Junio 12, 2006 08:30 PM

Mi opinión como no metido en el tema es que los derechos de autor no debieran ser heredables. O por lo menos, que lo fueran pero bajo restricciones, como aquí se da a enteder. Yo no puedo ser merecedor de derechos absolutos sobre una obra sólo por ser descendiente del que la parió. Es ridículo. Viene a ser ensalzar la importancia de la sangre como en los viejos tiempos. Por otro lado, no veo que tampoco pueda ser de otra forma si el legado nace de la voluntad propia del autor en vez de por herencia genética. Independientemente al periodo de vigencia del copyright, quien no es autor directo, sea quien sea y tenga los derechos por lo que los tenga, no puede poseer esa libertad absoluta sobre la obra que al autor sí veo razonable concederle. Supongo de todas formas que será un tema muy trillado.


Puesto por surlaw a las Junio 13, 2006 12:28 PM

Surlaw, el tema esta trillado pero fuera de los tribunales. Lo que quiere Lessig -dios le bendiga- es crear un precedente de control sobre los derechos de un Copyright heredado. Y dudo mucho que haya aceptado este caso porque el libro de Carol Shloss merezca tanto esfuerzo (que no es el caso) sino porque Joyce nieto se ha convertido en el buque insignia del abuso de poder sobre el desarrollo cultural y porque sus metodos (extorsion, chantaje, amenaza, etc) le facilitan el trabajo ante un tribunal.

Antonio, yo creo que le dieron el titulo por no decir que echaron a un Joyce de la Universidad. Que papelon... XDDDD


Puesto por marta a las Junio 13, 2006 12:44 PM

Hombre, surlaw, tampoco vas a quitar a los autores el derecho a dejar herencia a sus descendientes, no? ¿Tiene más derecho a heredar el hijo de un empresario la empresa que el hijo de un escritor los derechos sobre la obra de su padre?

Eso sí, muchos ejemplos tenemos de cómo los descendientes se han lucrado y han puesto trabas, han editado con criterio económico más que pensando en el legado de su padre o abuelo, etc.


Puesto por octal a las Junio 13, 2006 03:35 PM

Pienso celebrar el acontecimiento reproduciendo textos de Joyce. Como éste sobre los derechos adquiridos por nacimiento: [...] El Padre Conmee pensó en las almas de negros y pardos y amarillos y en su sermón de San Pedro Claver S.J. y las misiones en Africa y la propagación de la fe y los millones de almas negras y pardas y amarillas que no habían recibido el bautismo de agua cuando les llegaba su última hora como un ladrón en la noche. Aquel libro del jesuita belga, Le nombre des élus, le parecía al Padre Conmee una tesis razonable. Eran millones de almas humanas creadas por Dios a Su imagen y semejanza, a las que no se les había llevado la fe (D.V.). Pero eran almas de Dios creadas por Dios. Le parecía al Padre Conmee una lástima que se perdieran todas, un desperdicio, si pudiera decirse.

El premio Darwin recompensa a quien contribuye positivamente la selección natural de la especie por medio de su propio sacrificio y desaparece de este mundo sin haberse reproducido, con lo que no pasa sus genes a generaciones posteriores, y contribuye así a mejorar el patrimonio genético de la humanidad. El de 1995 se lo dieron a un individuo que, intentando sacar una lata de Coca-Cola sin pagar, desequilibró a golpes una máquina que le cayó mortalmente encima. Es una lástima que los escritores como Joyce no se reproduzcan con facilidad y que cualquier cantidad que consiga rebañar Stephen acabe repartida entre abogados, inspectores, vigilantes privados, notarios y albaceas.


Puesto por Sr.Marqués a las Junio 13, 2006 05:00 PM

Octal, por eso he añadido esa disyuntiva en mi segunda frase. No se puede quitar a los autores el derecho a dejar a quien quiera -no a los descendientes necesariamente- los derechos sobre su obra, pero sí se pueden limitar esos derechos cuando son adquiridos por esa vía. Si la transferencia es completa se pueden dar paradojas fruto de que no existe la transitividad perfecta en deseos, intenciones o cualquier otra cosa que concierna a los humanos. Yo lo veo lógico y no creo que el ser autor o heredero de derechos sobre algo me hiciese cambiar de opinión.

Respecto a la herencia de fortunas tengo mi propia visión del tema. Y tiene semejanzas con lo anterior, por lo que no hay ninguna contradicción.


Puesto por surlaw a las Junio 13, 2006 08:30 PM

¡Que se busquen la vida los críticos!


Puesto por October Simphony a las Octubre 15, 2006 10:36 PM