lastsupper.jpg

la necesidad de la ironía (formalmente hablando)

LPC en Reflexiones | Abril 19, 2006
Magritte_Pipe-2005.10.07-17.14.44.jpg

Hace unos dias entre en Nodoyuna y me encontre con el siguiente post: Luftfrieg und literatur. Comprensiblemente, le llame alarmada y le dije: Nuño no te pongas nervioso pero alguien te ha puesto luftfriegundliteratur en tu blog y lo está viendo todo el mundo. Y me dice: no, hombre no, es que me estoy autoparodiando. Me quedé como Lois Lane cuando la agarra Supermán en pleno vuelo y le dice "no te apures que ya te sujeto yo". Le dije: y ésto ¿lo saben ya los demas?

La autoparodia. Que les voy contar de la autoparodia que ustedes ya no sepan. La punta de la lengua emprende un viaje de ida y vuelta desde el fondo de la garganta para besar el aire y descansar, en el tercero, en el borde de los dientes. La fuerza de la autoparodia es poderosa, y nos dejamos arrastrar porque es mucho mas gracioso -y menos cansado- autoparodiarse uno mismo que descojonarse de otros, actividad que requiere mucha observacion y un genuino interes por el projimo. Lo malo es que a veces se queda uno solo en el intento, mientras que el resto -oh amables lectores, abrumados por la responsabilidad de sus respectivos blogrolls- llegan con prisa, nos leen en diagonal y se dejan arrastrar por la famosa espiral de violencia sin sentido, que en la blogosfera lleva directamente al sistema de comentarios. ¡Y que modales! Si un mal dia diosnoloquiera una catastrofe destruye todo en este mundo salvo los servers, las generaciones venideras se pensaran que progre, jalalelroscoatuputamadre y guerracivilistas son palabras de verdad. Piensen en esto por un momento antes de seguir leyendo.

A mi este problema de la autoparodia me angustia un poco, la verdad. Porque ya no se trata de que la blogosfera no tenga -o tuviere- sentido del humor, sino de que sepa distinguir el zurullo de coña del que no lo es. Y aqui SI vendemos zurullos de coña, solo que hay gente que no se entera. Cada vez que alguien dice que "la Petite Claudine roza la autoparodia" se me llevan los demonios. ¿Como que ROZA? ¿Es que no saben leer? Tampoco dejan de sorprenderme las largas columnas de insultos que crecen bajo posts completamente descacharrantes, solo porque al ingenuo del blogger se le olvido advertir a los telespectadores que las imagenes que van a ver a continuacion pueden -o deberian- despertar hilaridad y no indignacion racial o movilizacion de estudiantes contra la discriminación de genero. Pero es que, hay que reconocerlo, vivimos tiempos dificiles. A mi, sin ir mas lejos, se me han ido los acentos del sistema y ni siquiera se por que. La serie mas popular de la tierra va de autopsias, Marylin Manson es un radical y hay un grupo patrio -o lo hubo- llamado Avant Garde. Uno ya no sabe que suelo pisa.

El otro dia sin ir mas lejos enlace una pagina que me parecio graciosa de verdad. Dias despues, leyendo sus comentarios, me entro la duda. ¿Y si cada palabra de esa web ha sido escrita desde el fondo mismo de las entrañas, como el Yo Acuso de Zola o la autobiografia de Naomi Cambell? ¿Y si resulta que todos aquellos maestros del humor a los que he ensalzado en esta su casa no pretendian ser graciosos, sino que querian acabar con el sistema establecido y destruir a la sociedad burguesa para levantar sobre sus cimientos una sociedad mas noble, mas libre y mas acorde a sus necesidades como hombres jovenes en edad de merecer? Lo que me lleva de vuelta al motivo de este post: la puntuación irónica, el point d’ironie, el tag *todo lo que van a leer a continuación debe ser apreciado en su acepción belicosa y/u descacharrante*. La imperiosa necesidad de. La luz que iluminara nuestro camino y nos ayudara a diferenciar la parodia de la comedia accidental, para bien y por los restos.

Presentando su libro sobre la puntuación, Jose Antonio Millán decía: como tenemos pocos signos, se usan para muchas cosas. Nos faltan algunos signos. Jorge Luis Borges decía que era una pena que no hubiera signos para cuestiones como la indecisión. Respondiendo, quiza, a la preocupacion de Borjes, los manuales dicen que el signo de interrogacion encerrado entre parentesis expresa duda o ironia. ¡Como si fueran la misma cosa! Monseuir Marouzeau -autor del superexito de ventas Lexique de la terminologie linguistique- dice:

Los signos tipográficos subrayan las intenciones del autor. Y defiende la tesis de que la puntuación es, no sólo la guía de lo que se dice, sino un modo de expresión. La puntuación corriente –nos informa– en opinión de algunos, no basta: se ha intentado, a veces, emplear una “semicoma” y una “coma interrogativa”, y algunos autores inventaron nuevos signos como el "punto o signo de ironía".

Que es precisamente nuestro invitado de hoy. El punto de ironía: ؟. Lo propuso el poeta Alcanter de Brahm (alias Marcel Bernhardt) a finales del XIX y fue recuperado por Hervé Bazin en su libro Plumons l’oiseau (¿Escritores con pluma?), en 1966. En dicha obra, el autor propone unos cuantos signos de puntuacion como la duda (Pointdedoute.jpg), certeza (Pointdecertitude.jpg), autoridad (Pointdautorite.jpg) o amor (Pointdamour.jpg). Si se fijan en los garabatos, podran adivinar el comienzo de un lenguaje tipografico muy caracteristico de nuestro tiempo: el emoticon. Solo que los primeros fueron mas o menos como en Dvorak, nunca fueron utilizados o entendidos por otro que no fuera su propio instigador, mientras que los ultimos llegaron con la mensajeria instantanea y el SMS y se convirtieron en la vergüenza de nuestra generación.

El punto de ironía se representa como & #1567 o 0x061F en su HTML, con el resultante '؟' . Junten el amperio con el resto de sus amigos y obtendran un ؟. Aparentemente, no todos los navegadores lo renderizan, lo que lo hace doblemente últil: no sólo consiguen que sus colegas y lectores abandonen el monitor satisfechos en lugar de cardíacos sino que se aseguran de estar a la última mientras leen sus blogs favoritos. El punto de ironia, elegante a la par que discreto, les ayudara a distinguir a los trols con oficio de los aficionados quue llegan como los bots de google, buscando tres palabras clave y lanzandose a llamear sin haber acabado un parrafo. El punto de ironia es sutil, no añade color ni elementos extraños al resto de los signos que conforman el español, por lo que no arruina el efecto humoristico (el redoble de tambor) y otros recursos estilisticos de su ingenio inolvidable. Y viste mucho mas que un monigote no me digan que no.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Considerando la pertinencia del comentario, sugiero como título alternativo: Ceçi n'est pas un post.


Puesto por Aquiles a las Abril 20, 2006 12:10 PM

Brillante como de costumbre! De todos modos debo decir que el uso de la pintura de Magritte no es el más apropiado. En mi opinión, Magritte (http://es.wikipedia.org/wiki/Magritte) no pretende ser irónico (aunque lo sea) sino que su principal intención es hacer reflexionar entre el concepto intelectualizado del objeto que representa (la pipa)y el objeto real. Reflexión útil en nuestro intelectualizado mundo de las etiquetas. Etiquetas que a menudo nos impiden prestar la atención adecuada a ese objeto o a esa persona que rápidamente estereotipamos para pasar a la siguiente. Por ejemplo: "joven tecnófila con tendencias homosexuales de profesión periodista". Etiqueta que no nos deja mirar mucho más allá a la persona que habita, o incluso se oculta, tras semejante sarta de estereotipos. Abrazos, D.


Puesto por elintripido a las Abril 21, 2006 04:37 AM

El poeta Alcanter de Brahm tuvo una idea cojonuda, lástima que se quede en eso, en una buena idea. Brillantísimo.

Los emoticonos...al principio, como dibujitos hechos con caracteres, tenía su punto. Luego pasaron a ser iconos que desentonaban exageradamente en el mar de letras. Y ahora que son hasta animados... merecen desaparecer. Cuanto daño ha hecho el messenger...y lo que le queda por hacer.


Puesto por dr Boiffard a las Abril 21, 2006 11:41 AM

Todos nos hemos encontrado varias veces con un marronazo porque al lenguaje escrito le falta el tono y nos ha tocado explicar y explicar lo que en realidad queríamos decir, en fin, un fastidio. Emoticonos, una solución si se usan con cuentagotas, pero como hay gente con incontinencia emoticonera pues se acaba la posibilidad de comunicación. Yo opto por dejar a los textos solos. Lo que estás planteando es el gran problema de la interpretación desde que existe el texto escrito, apasionante. Y encima lo unes al distanciamiento irónico, foh. Confiemos en la inteligencia de los lectores (vaya superargumento, jj)


Puesto por Carmen a las Abril 21, 2006 10:17 PM