lastsupper.jpg

What Price Art?

LPC en politech | Marzo 30, 2006
friedrichstrasse.jpg

Tracey Emin colabora en Channel 4 (la cadena de The IT Crowd y Green Wing que por cierto se está comiendo a la BBC con patatas) con ArtShock, un programa de arte moderno acerca de cosas extremas, rollo neo-gótico-post-punk, modificaciones corporales, gente que escribe puta (puto, cómemela, follar y variaciones) en las paredes de los museos, que folla o se mea o se hace cortes con hojas de afeitar en público. Ya me saben el percal: como los jueves en Chueca pero con la luz encendida. Su último programa, sin embargo, es un documental acerca de la diferencia entre las mujeres artistas y sus colegas masculinos en los grandes museos. Una diferencia de muchos ceros. Es más sutil que las campañas de las Guerrilla Girls y lo ha hecho con descaro y -con perdón- cojones. Se llama What Price Art?

Hay una gran cantidad de artistas mujeres de categoría y yo soy una de ellas, pero es muy habitual que su trabajo se valore mucho menos que el de sus iguales masculinos -empieza el Emin -Y si una mujer artista se las apaña para ser valorada, rica y famosa, qué sacrificios habrá tenido que hacer por su arte?

La de los sacrificios es la Emin plañidera; los hombres también tienen que renunciar a miles de cosas por su arte, como tener un trabajo "serio", reconocimiento por sus méritos, estabilidad económica y emocional y, la mayoría de las veces, familia. La vida del artista está llena de frustraciones pero eso ya lo sabemos todos; si no estás dispuesto a malcomer, maldormir y llevar una existencia miserable, es mejor dedicarse al paisajismo de jardín o la administración de empresas. Pero la Emin con más cerebro que ovarios tiene razón: la Historia del arte es sexista. No el Arte ni los artistas, sino la Historia y la Industria del Arte, que es al fin y al cabo la que le da de comer. Histórica, sociológica y económicamente sexista.

Como dice claramente, no es cuestión de dinero sino de reputación. Según la Academia, Frida Kalho es la única mujer verdaderamente relevante en la Historia de la Pintura y aún sus biógrafos están más interesados en su apasionada historia de amor con Diego Rivera y su incapacidad para procrear que en su originalidad artística o su talento irrepetible. Si hubiera tenido hijos -parecen decir- no habría pintado una mierda. Sylvia Plath tuvo dos hijos, pero estaba como un cencerro y poco después se mató. Si no hubiera estado majara -parecen decir- no habría escrito una mierda. Según la Historia del Arte -patriarcal, hipócrita y moralista- para ser artista, lo suyo es no ser mujer, o serlo de manera deficiente. Por eso me disgustan las exposiciones "de mujeres" y las asociaciones "de mujeres" y la literatura "hecha por mujeres-para mujeres", porque alimenta esa alienación en los mismos términos que despreciamos.

traceyemin.jpgA mi me cuesta mucho darle la razón a un artista cuyo trabajo me parece una broma. Por eso cuando Tracey Emin se queja de que le pagan menos que a Chris Ofili porque es una mujer, mi reacción en caliente es pensar que bastante ya que le paguen por las chupinadas que hace y que si no tuviera tetas saldría menos en la tele. O, al menos, saldría tanto como Chris Ofili (es decir, sólo cuando abre una exposición). O que, si se dedicara a hablar de arte en lugar de repetir una y otra vez lo difícil que es tener ovarios y ser artista y todas las cosas a las que tiene que renunciar para ser una superestrella del arte moderno no tendría una columna semanal en un periódico progre. En mi defensa quiero añadir que esta reacción, claramente injusta y despreciable, ocurre muy raramente, mientras que estoy muy familiarizada con el caso contrario: Picaso era un desgraciado, Rikle era un caprichoso y Elia Kazan seguirá siendo uno de mis directores favoritos, aunque se demuestre que mataba rojos con rollos avinagrados en la oscuridad de la sala de edición. La moral no tiene nada que ver con el arte. Lo que me falta es aprender a aceptar que un artista mediocre puede tener razón. Oscar Wilde decía que sólo los malos poemas dicen la verdad.

Tracey Emin es lo que llaman una artista confesional y/o autobiográfica. Su "pieza" más famosa ardió en la Tate Modern y era una tienda de campaña llena de nombres. Se llamaba "toda la gente a la que he compartido cama de tal a tal año" e incluye a sus ex-novios, a su madre y al niño que nunca tuvo. Como ya he dicho, tiene una columna semanal en el Independent en la que habla de sus cosas: sus novios, sus pastillas para dormir, su aborto, sus depresiones, la violación. Una de sus últimas hazañas es salir a teta medio pelada en una edición limitada de cerveza Beck. Hay quien la llama la Camille Paglia del arte moderno -una piedrecita más en mi camino hacia la trombosis cerebral- pero eso es porque las dos son "mujeres con carácter". De esas que no se casan y que no tienen niños. Imagínate. Una vez leí un artículo sobre Tracey que decía que todos nos la habíamos llevado al descampado del pueblo y luego le habíamos roto el corazón. Me quedé estupefacta, parecía evidente que el crítico estaba poniendo un gran esfuerzo de su parte o tenía cosas que resolver con su madre. Pero es que poco más se puede hacer con una artista que presenta una cama llena de condones usados y alcohol y unas bragas manchadas de sangre y lo llama: mi cama. A mi también me dan ganas de decirle: no eres tú Tracy, soy yo. No estoy preparada para lo nuestro.


Pero Tracy Emin es muy lista. Y una insider privilegiada en la Industria del Arte, que se pilota la zona mucho mejor que cualquier otra diva de su generación, exceptuando a Damien Hirst. Por eso, a pesar de su histrionismo, el documental es interesante y demoledor y me recuerda a otro que vi hace años en el que Billie Jean King -seis veces ganadora del trofeo de trofeo Wimbledon y fundadora de la Asociación Femenina de Tenis- comparaba los premios en metálico de los torneos más importantes (Wimbledon, Roland Garros y el Abiertos de Estados Unidos) según el sexo del jugador. Las cosas han cambiado mucho desde entonces -resultado, sin lugar a dudas, del esfuerzo continuado de Billie Jean y sus colegas tenistas por establecer la igualdad de géneros en el campo- aún hoy, la diferencia es notable.

Más indignante aún, el mismo documental argumentaba que las tenistas se benefician más de sus contratos publicitarios que los hombres, lo que "redondea" en su favor al final del año fiscal y equilibra la situación. Ponían como ejemplo a Monica Seles, que de aquella firmo un contrato con Nike de 25 millones de dólares y a Anna Kournikova, que firmó con Adidas por 50 millones de dólares. Y no sólo no es verdad -el mismo año Nike le ofreció el mismo contrato a Tiger Woods por 100 millones de dólares-, les faltó añadir que, al ser más guapas y más sociables, también aprovechaban mejor la oportunidad de casarse con estrellas del cine y de la canción, que ganan aún más dinero que un tenista. Me recordó al año que viví en Londres, donde las camareras ganábamos menos que los camareros porque "hacíamos tres veces más propinas".



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Gracias por el post, me ha gustado mucho. Tienes que escribir más!


Puesto por leven a las Marzo 30, 2006 10:51 PM


¡Y si no, que se lo digan a la infeliz de Artemisia!


Puesto por Ondurman a las Marzo 30, 2006 11:44 PM

La historia del Arte (entelequia) es sexista en tanto que la sociedad lo ha sido. Y lo es menos porque la sociedad también, afortunadamente, evoluciona.
Actualmente las mujeres son abundantes (por lo que yo conozco) ejerciendo de comisarias, críticas, periodistas especializadas, editoras y gestoras culturales; y absoluta mayoría en cuanto a estudiantes de Arte e historia del Arte y "artistas" Veo actualmente sexismo en el Arte, pero sólo en el guetto plañidero y endogámico que cierta rama feminista se construye (dudo que esas chicas hayan leído a Camille Paglia).
Yo no me considero artista, pero dudo que ninguna mujer ganara menos que yo haciendo lo que yo hago.
Considero cuanto menos cuestinable abordar el problema de la mujer entérminos de comparativas de ganancias "top ten". La horrible vida del artista se lleva porque no se tiene más remedio. Porque no se puede vivir "sin". Sin crear, se entiende. Casi sin dinero, se puede vivir, o ganando poco en un supermercado.
Para no extenderme repaso mentalmente los últimos eventos artísticos a los que he asistido en los últimos meses (incluyo copyfight y game as critic as art) donde mujeres que reconozco por su inteligencia y criterio de calidad a la hora de elegir no programaron, mujeres, o fue en un porcentaje minúsculo.
Todavía no he visto ninguna foto de Damien Hirst y ni siquiera sé si es hombre o mujer; y me importa un carajo. Su obra, amigos, su obra.
Flaco favor hacemos reivindicando para las mujeres los mismos "derechos" en el sistema vomitivo que los hombres hemos construído.
Todo esto, entre otras observaciones, no es una valoración de la mujer en cuanto a su capacidad artística. Y si muchas abandonan la apuesta por querer tener un hijo, qué quieren que les diga, me parece una sabia decisión que la mayoría de los hombres no toman por pura idiotez. (Creo que C. Paglia estaría de acuerdo ;) )


Puesto por jesúsb a las Marzo 30, 2006 11:57 PM

La Paglia estaría de acuerdo y yo también, caballero. Y eso que, pese a la ambigüedad de mi alias, soy mujer. Hasta donde me alcanza la vista, claro.

¡Cómo me pone la Paglia, señores! Berraca, Paca.

Y les cito, les cito. Que la polémica es lúbrica y excitante.

"One of the many lies of women's studies is that European art history was written by males and that feminism has conclusively rewritten that history by discovering and restoring major female artists excluded from the pantheon by patriarchal conspiracy. But European art history was not written but created by white males. We may lament the limitations placed on women's training and professional access in the past, but what is done cannot be undone.

The last twenty years of scholarship have brought many forgotten women artists to attentions, but too often their presentation has been marred by anachronistic feminist rhetoric. Nancy G. Heller's lucid, evenhanded Women Artists is a noteworthy exception to this depressing trend. Germaine Greer's The Obstacle Race regrettably veers again and again into agitprop, worst of all on the last page, where Green declares that the reason there have been no great female artist is that you cannot get great art from "mutilated egos". I would argue that great art comes only from mutilated egos.

Feminism, for all its boasts, has not found a single major female painter or sculptor to add to the canon. It did revive the reputations of many minor women, like Frida Kahlo or Romaine Brooks. Mary Cassatt, georgia O´Keeffe, and Helen Frankenthaler were known and did not need rediscovery. Artemisia Gentileschi was simply polished, competent painter un a Baroque style created by men.

Women's studies has not shifted the massive structure of art history one jot. It is scandalous that our most talented women undergraduates are being tutored in attitudes of juvenile resentment toward major male artists of the rank of Degas, Picasso, and Marcel Duchamp, who have become virtual untouchables. We will never get great art from women if their education exposes them only to the second-rate and if the idea of greatness itself is denied. Greatness is not a white male trick. Every important world civilization has defined its artistic tradition in elitist terms of distinction and excellence."

(Vamps and Tramps, pp. 114-115)

Aún recuerdo mis núbiles años de inocente estudiante de Filología Inglesa. Asistí a un curso de la UNED sobre Literatura de Minorías. Y recuerdo con espanto cómo la organizadora defendía que la autobiografía de un esclavo negro era infinitamente mejor que la de Benjamin Franklin. (Un coñazo hasta puesto de tripi aquesta, por cierto.) Porque su condición de oprimido le hacía hiperconsciente de la necesidad de transmitir su maltrecha vida con un dominio de la oratoria que ni Dragó en Negro sobre blanco. Llena del preciso lenguaje de un martillazo en el dedo gordo. Una perla de la literatura hasta entonces enterrada en las plantaciones de algodón.

Paparruchas.

Y, sí, todos lamentamos la segregación, los latigazos, las lumbalgias al sol y demás crímenes. Pero de ahí a reclamar excesivos reconocimientos artísticos por una "igualdad" mal entendida es el despiporre, el acabose y el semen que se encuentra con la caca y no puede concebir. Margarita dixit.


Puesto por Monsieur Venus a las Marzo 31, 2006 03:14 AM

Un amigo me dijo hace años que le jodia ser fan de los Manic, pero no por los Manic sino por los fans. A mi eso me ha pasado, de toda la vida, con Sylvia Plath pero con la Paglia no me había ocurrido hasta hoy. Ahora me explico que algunos quieran regular hasta el derecho a cita y que no lo llamen censura sino defensa personal.



Puesto por marta a las Marzo 31, 2006 03:52 AM

Uf, eso mismo me pasa a mí con muchas cosas. Es el pan de cada día.


Puesto por surlaw a las Marzo 31, 2006 11:59 AM

Plas plas, martita, me ha gustado mucho, aunque eso ya no es novedad...


Puesto por Pierre a las Marzo 31, 2006 12:31 PM

¿Arte es solo cuando consigues llenar la cuenta de ceros?
¿El Arte deberia estar en manos del libre mercado(cada cual compra o vende) o deberiamos dejarlo en manos de un planificador(Ministra de cultura y sus Museos)?
Quiza deberias escribir sobre esto antes de destripar si existe discriminacion sexual en el Arte.
Por cierto tendria tanto exito este blog si en vez de "La petite Claudine" se llamase "Le petit Francoise" o "Paco el bizco",directamente.


Puesto por nosecual a las Marzo 31, 2006 02:10 PM

lo de "Paco el bizco" no lo he cogido, explicate

: )

estoy interesado


Puesto por nombre a las Marzo 31, 2006 02:24 PM

A propósito de las mujeres artistas. Se te olvidó comentar algo de Luis Burgeois... otra que también tuvo un padre que era cualquier cosa menos un padre


Puesto por manu a las Marzo 31, 2006 02:26 PM

No sabia quien era la tal Emin, pero desde luego una artista que suelta esto de "Hay una gran cantidad de artistas mujeres de categoría y yo soy una de ellas, " ya me repele antes de conocer su obra.


Puesto por ColdWind a las Marzo 31, 2006 04:25 PM

A propósito de mujeres artistas...

¡¿Donde os escondéis?!

Muchos odiamos el canon actual aplicado a la mujer. Nos gustaría saber más de vosotras.

Por eso tu blog es genial.


Puesto por Psicópatas Corp. a las Marzo 31, 2006 06:53 PM

La mujer ha sido injustamente oprimida y desvirtuada por la sociedad patriarcal. Eso es cierto y nada ganamos con quejarnos pese a que no sobre la denuncia como parte de un proceso de toma de conciencia y cambio de actitud.
Es momento de que la mujer empiece a tomar su merecido lugar en todos los ámbitos,pero eso no se logrará con quejas sino con acciones.


Puesto por GM IV a las Marzo 31, 2006 09:14 PM

Mi mujer es historiadora de arte, le encanta Frida Kahlo y no es la única.
¿Patriarcal, hipócrita y moralista? En la facultad de Historia del Arte se encuentran los estudiantes que más alzan el puño sobre el tema. Bastante más que en la facultad de informática, si me permites.

El mito de que hay que estar loco para hacer arte no tiene genero.

Pero, sí, así y todo, estoy de acuerdo, hay machismo.


Puesto por Oscar H. a las Marzo 31, 2006 09:55 PM

Artista.


Puesto por La-Ruina a las Abril 1, 2006 07:40 AM

Lo jodido es que mientras algunos chicos empezamos a comprender estos argumentos (no sin necesitar tiempo para ello y sin tener que golpearnos la dura mollera), algunas chicas todavía preguntan "¿pero está bueno?" y no entienden nada. La mención a los colectivos pro-cualquiercausafemenina y demás revolucionarias alteradas que hacen más daño que otra cosa la dejaramos para otro día...


Puesto por DrGonzo a las Abril 1, 2006 10:24 AM

No sé, no sé. Me crispa ver a personajes como Tracey Emin mientras pienso que Cumbres Borrascosas se publicó con un pseudónimo masculino hasta después de la muerte de Emily Brontë.

Está bien denunciar los casos de discriminación, no inventárselos, exagerarlos o hablar siempre de arreglar una discriminación histórica que sólo se enmendaría realmente resucitando a los muertos o viajando atrás en el tiempo.


Puesto por Anoninato a las Abril 2, 2006 03:47 PM

Mmmm... la verdad es que con este artículo me ha hecho darle vueltas al tema. Cuando explicas tu reacción en caliente ante Tracey Emin te entiendo a la perfección porque también es la mía pero luego al leer tu reflexión mmmm... ¡joder! la comparto... y es que a veces ciertas denuncias son necesarias.

No conocía la de Oscar Wilde, "sólo los malos poemas dicen la verdad" y me ha encantado :)

Luego sobre lo de Plath y ahora Paglia jeje... me siento culpable.

un saludo y gracias por tus artículos


Puesto por kahlo a las Abril 3, 2006 04:20 AM

Ya sé que ha sido un inocente lapsus machinae, pero el apellido de la pintora es Kahlo, no Kalho. Esto último en gallego/portugués se lee 'callo' y la chica tampoco era tan fea.


Puesto por post scriptum a las Abril 3, 2006 10:04 AM

Me encanta ver celosa a la Petite


Puesto por Estimado lector a las Abril 3, 2006 01:54 PM

Celosa de qué, ¿de la Tracey Emin? Me crispa lo idiotas que son los comentarios de esta pagina. Por ejemplo, este articulo. Lees los comentarios y esta claro que 98% de los que han comentado no se han leido ni el articulo. Por qué no se lo ponemos mas facil y dejamos un resumen en la primera linea? Asi, "el articulo va de que las mujeres cobran menos que los hombres por hacer el mismo trabajo y eso esta mal aunque lo diga una imbecil". Ah y yo también he estudiado arte y en la facultad de Historia del Arte, los estudiantes que más alzan el puño sobre el tema son los que organizan jornadas sobre la mujer y antologias de mujeres como también apunta Claudine, parrafo cuatro, al final. Y yo tambien soy tan moderna que me he leido a la paglia y no me gusta el feminismo de babero igual que no le gusta a Claudine y lo critica con tanta saña que le siguen preguntando que si es un tio y la llaman machista en otros blogs.

Me estoy enrollando y en realidad lo que queria decir era simple. ¿Por qué no leeis los articulos de los blogs antes de poneros a comentar como locos? ¡Haceis que el sistema de comentarios no valga para nada! A mi me flipa este blog y nunca escribo comentarios porque me da vergüenza aparecer entre gente tan subnormal. ¿Es mucho pedir que useis el cerebro antes que los dedos?


Puesto por me crispais los nervios a las Abril 3, 2006 05:06 PM

El tal canal 4 británico ¡¡¡ES PÚBLICO!!!
No pertenece a la BBC porque no tiene producción propia.


Puesto por Peter a las Abril 3, 2006 08:47 PM

Gracias por decirlo tan clarito, mecrispaislosnervios. A ver si te hacen caso.


Puesto por Nilde a las Abril 5, 2006 05:34 AM