lastsupper.jpg

Genios

LPC en la biblioteca | Noviembre 15, 2009

lee_wideweb__470x3190.jpg

Nabokov escribió Sobre un libro llamado Lolita en 1956, un año después de la aparición de la novela. En dicha obra, el autor se choteaba alegremente de los cinco grandes editores norteamericanos que rechazaron su libro por obsceno y escandaloso. Según Nabokov, tenían tres motivos: había un ateo feliz, un matrimonio mixto bendecido por hijos sanos y un adulto que seduce a su hijastra menor de edad. En retrospectiva, a Nabokov le hacía gracia que estos señores citaban a Dante y a su oscura selva en su italiano original pero ponían los ojos en blanco pensando en la pequeña Lo. Lo de Dante era otra cosa, por supuesto. Lo de Machado, Petrarca, Lewis Carroll, Edgar Allan Poe y John Ruskin también. La pedofilia es carne de ensayo, no de novela. Sólo los grandes genios se la pueden permitir.

En su día, también Byron nombró a los Genios (en su caso griegos, franceses y alemanes de pompa internacional) para justificar la cosa recurrente que tenía con el incesto y, al parecer, con su media hermana Augusta, una relación que le llevó, en ese orden, a la paternidad, el exilio, la cumbre creativa y la muerte. Dicen que nadie es profeta en su tierra pero lo que dicen lo dice mal. Hay que tenerlos cuadrados para soltarse de todas las manos en tu propio pueblo y qué gasto inútil pasar toda tu vida tratando de reunir el valor. Todo el que tenga ambiciones y no los tenga cuadrados hace bien en huir de su casa cuanto antes.

Quisieron Dios y la academia que Nabokov fuera un gran genio y Lolita prosperó. En 2006, Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas, cumplió cincuenta dos veces: cincuenta años y cincuenta millones de copias. Uno de los libros más venerados de la literatura contemporánea, escrito en inglés por un emigrante ruso que escapó por los pelos del campo de concentración (su familia no tuvo, ay, tanta suerte) cumplió sus bodas de oro en perfecto estado de salud. Lo que, en estos días, significa domesticado hasta el lugar común, la editorial de moda, la boutique especializada, el remake.

Aunque Byron los tuvo cuadrados, tanto dentro como fuera de Inglaterra, su valor tampoco impidió que el incesto se pusiera de moda, igual que las tijeritas después de T.A.T.U. y The L word.

En una entrevista para Playboy, Nabokov dijo que lo único relevante que había conseguido su libro era que, a partir de su pulicación, los padres dejaron de llamar a sus hijas Lolita. El nombre, sin embargo, alcanzó una gran popularidad entre los caniches.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Como has dicho una obra absolutamente vigente en la actualidad


Puesto por R a las Noviembre 15, 2009 05:57 PM

Me encanta tu blog! Me hace feliz ver tantos latinos con blogues en Español. Regresaré pronto!


Puesto por Juguetes Sexuales a las Noviembre 16, 2009 04:47 AM

Marta, no caigas en un error muy comun: Dante se enamora de Beatriz cuando ella tiene nueve anhos recien cumplidos, eso es verdad... pero es que el esta a punto de cumplir los diez. Cosas de ninhos, de amorios desde la infancia, algo que tiene una larguisima tradicion literaria. Como si quisiera enfatizar este punto Dante nos deja las edades muy claritas, hasta repite la suya dos veces. Despues el romance (o lo que sea) que se relata en la Vita Nuova no empieza de verdad hasta que vuelve a verla con los dieciocho anhos cumplidos.

Dicha esta pendanteria literaria, apetece comentar cuan curioso es que nadie diga absolutamente nada de Machado y Leonor.


Puesto por Antonio a las Noviembre 17, 2009 06:30 PM

Lolita me perturbó tanto que veía a Nabocov como un fabricante de esos inquietantes chismes que carga el Diablo. La vocación censora reavivada me preocupó mucho menos que los perturbados de mi tipo y de los otros. Para mí está claro que a cualquier gran obra para adultos-adultos le corresponde su merecido escándalo (y a cualquier fabricante de armamento su caldeado círculo).


Puesto por sm a las Noviembre 28, 2009 11:36 PM