lastsupper.jpg

tacita a tacita II

LPC en Reflexiones | Julio 25, 2005

brewing-tea.gifEl corazón conoce motivos que la razón no entiende, y yo he tenido que pedirle perdón a Julian por llamarle neurótico menopáusico tras darme cuenta de que el delicado asunto de la leche antes-o-después del té es de hecho un motivo de conflicto histórico entre los paises de la Common Wealth. Para que luego digan que en los blogs no se aprende tolerancia. Nuestro agente secreto en las islas se ha encargado de la investigación:

Antes que nada, mis fuentes coinciden en que poner la leche antes es inaceptable socialmente. Esto quedó, al parecer, firmemente establecido por Nancy Mitford en U/NOn U. Pero la cosa está lejos de acabar aquí. Copio unas cuantes opiniones:

Douglas Adams's guide to making a cup of tea: si cree que le va a gustar más con leche lo mejor es que vierta un poco de leche en el fondo de la taza antes de servir el té. Si vierte la leche en una taza de té caliente escaldará la leche.

Esta práctica es socialmente incorrecta. La manera socialmente correcta es verter la leche después de servir el té. Tradicionalmente, la corrección social no tiene nada que ver con la razón, la lógica o las leyes de la física. Es más, en Inglaterra saber acerca de cosas o pensar está considerado socialmente incorrecto. Es conveniente tenerlo en cuenta cuando se va de visita.

George Orwell's guide to making a cup of tea. ...el té se vierte en la taza primero. Éste es uno de los puntos más controvertidos; de hecho toda familia británica contiene dos escuelas de pensamiento enfrentadas sobre esta materia. Los argumentos de la escuela de primero-la-leche son razonablemente sólidos, pero yo mantengo que mi único argumento es incontestable. Esto es, que vertiendo el té en primer lugar y removiendo a medida que se añade [la leche], uno puede regular de forma exácta la cantidad de leche, mientras que resulta fácil poner demasiada leche cuando se hace al revés.

Aportación de un lector: gente distinta parece tener diferente opinión sobre el modo elegante de servir el té. Recuerdo un programa de televisión sobre cómo se hizo Upstairs Downstairs que decía que los sirvientes echaban primero la leche para evitar que sus tazas baratas se cascaran. Sin embargo, las costosas tazas chinas que usaban los nobles eran capaces de soportar el aumento brusco de temperatura, así que éstos vertían antes el té (presumiblemente para poder decidir la cantidad de leche con más facilidad).

Según la teoría de la leche escaldada de Douglas Adams, esto significa que en la planta de abajo el té sabía mejor.

Aportación de un [segundo] lector: lo de la leche primero o después es irrelevante al gusto. La técnica se adoptó para evitar que las primitivas tazas de barro medieval se cascaran, bajando la temperatura del té a medida que era servido. A mi me lo contó Terry Jones*.

Y, finalmente, la modesta contribución de su blogger favorita, teinómana irredenta y fetichista descontrolada de polémicas de carácter histórico y contenido absurdo. Es fundamental el papel de la anfitriona en aquellos eventos sociales en los que se servirá el té. Tanto si se trata de una reunión de tupper-ware como si es un encuentro para coordinar una manifestación sufragista o el rodaje de una película porno, la anfitriona es la que sirve el té y nadie más toca la tetera. Esto se hace así con la doble intención de agasajar a los huéspedes y evitar la posiblidad de que la prima tonta que nunca debió salir del pueblo se cargue la porcelana china y deje la salita hecha un lodazal. Una vez hechos los honores, vienen los refreshments o extras: los invitados ya pueden verter la leche, exprimir limón o remojar los pies en la taza. Si la porcelana está a salvo, no hay más que hablar.

A mi pobre muchacho lo que le molesta es que le pongan la leche después del café, porque según él, la leche se corta y le da mucha grima. En su descargo debo decir que, efectivamente, la leche se separa en pequeños puntitos cuando alguien vierte leche fría en el café directamente del cartón. O cuando la mira fijamente durante diez minutos porque ha visto al camarero echarla al final. De momento hemos resuelto el problema bebiendo café solo en todos lados salvo en casa donde, si en un despiste el orden de los factores pudiera alterar el producto, le echo la culpa al agua de mierda de esta bendita ciudad.

Mi pobre muchacho agradece mucho al no escritor el esfuerzo que ha hecho recopilando estos impagables documentos. Aunque fuera haciéndose el digno y diciendo ¿ves? desde el otro lado del ordenador.

* Suponemos que éste y no éste aunque esperamos confirmación. [N. del T]



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Bueno, en realidad el trabajo lo hice hace tiempo, tirando de otro hilo. Ahora se trataba de recordar en qué trozo de mi pasado lo dejé, que lo tengo todo un poco disperso.

(Espero que Terry Jones sea el de Monty Python, pero tampoco lo puedo asegurar)


Puesto por nonwriter a las Julio 26, 2005 01:14 AM


Quieres decir que UTILIZAS AGUA DEL GRIFO para hacer el té!!!!!!!!! :oS

Dios, y luego discutes sobre la leche!!! Ayayayayay. Y yo que creía que yo NO era demasiado extremista porque no necesitaba Bezoya para hacer el té, con cualquier agua mineral baja en sales me vale.

Aunque claro, jamás se me ocurriría matar el sabor del te con la leche. Excepto, claro, si necesito un té en un local publico donde lo hacen CON AGUA DEL GRIFO, en un intento agónico de que la leche oculte en lo posible el sabor repugnante del agua...

Ayayayayayayayay


Puesto por Dani a las Julio 26, 2005 10:57 AM

Yyyy estoy pensando que igual tu eres de Madrid, y claro en Madrid, con ese agua mineral que sale del grifo, que te duchas y no necesitas ni suavizante de lo bien que deja el pelo... quizá en Madrid sea aceptable hacer té con agua del grifo.

Vente pa Valencia y sabrás lo que es arrancar costras de cal cada vez que limpias los baños... y cada vez que limpias una tetera que use agua del grifo!

Si naciste en algún lugar con benditas aguas "blandas" quedas perdonada... ;o)


Puesto por Daniagain a las Julio 26, 2005 11:42 AM

La leche no sabe más amarga por encima de 75 grados.

La leche es una emulsión de varias sustancias en agua, mayoritariamente grasa (nata), proteínas lácteas (el suero) y lactosa, que es un azúcar. Cuando se calienta, aumenta la solubilidad de la lactosa, y la leche sabe **más dulce**, como sabe cualquiera que se haya tomado un vaso de leche caliente antes de irse a la cama.

La leche fría no se corta en contacto con el café caliente. Las grasas no son solubles en agua. Cuando calientas la leche, tanto las proteínas como la lactosa se disuelven, pero la grasa tiende a separarse en la superficie (esa nata que quitábamos de pequeños, y algunos de mayores). Algo parecido ocurre al verter leche fría en el café caliente.

En la leche o la nata se ha producido una separación de todos los sólidos (las proteínas y la grasa) que forman grumos de sabor amargo, porque no contienen lactosa.

Pero todo esto no es importante. Cuando se trata de los sentidos, es tan fácil sugestionarse que la verdad se convierte en una opinión.

D


Puesto por Darius a las Julio 26, 2005 01:44 PM

Nada. Los ingleses NO saben como hacer té. Los que saben de verdad son los polacos, con agua fría de grifo y una espera de unos tres minutos tras hervir el agua de forma violenta. Y dicen que está bueno, pero yo me confieso cafetero.


Puesto por Gonzalo a las Julio 26, 2005 05:04 PM

Pues fíjese V., querida Petite, que yo, como teinómano avanzado, y respetante de las normas generales de elaboración (tetera precalentadita con un poco de agua caliente para que no pegue el bajón térmico al verter el agua hervida, one spoon por each'n one for the pot, no poner leche en el Earl Grey normal, etc, etc), de toda la vida había sido de los de "leche después". De hecho, me fue contado que el repudio de la "leche antes" trae causa de las preparaciones masivas de tazas de té en caso de catástrofes (señaladamente en conflictos bélicos). Se preparaban cien mil tazas y se servían con "de leche, una nube" [(c) Astérix en Bretaña] previamente puesta en la taza, a la que se adicionaba después el té.
Tu criterio utilitario de mensurar lo servido es muy sensato, también.
En todo caso, las prevenciones lácteas no evitarán que el/la torpe de turno destruyan nuestra favorite china. No chance. Un saludo a mi asistenta/colaboradora hogareña, known 'chez nous' as "Little Destroyer" (en inglés en el original) dada su escasa dimensión, inversamente proporcional eso sí a su capacidad de destrucción, y otro saludo a mi Rosenthal favorito. Flash, se llama la colección.
P.S.: Para mi vergüenza y oprobio he de reconocer que en ocasiones empleo un apero, una a modo de cuchara blindada bifaz, que los adictos conoceréis sin duda, y que si queréis describiré para los no iniciados, para hacerme tés unipersonales. Ya lo siento, sé que así pierdo puntos.


Puesto por Hans a las Julio 26, 2005 06:30 PM

Perdona, pero en el post no hay ninguna info de lo que es conveniente platicar -y de lo que no es conveniente- durante un sesión de thé. Me pregunto que tipo de cordura hay que emplear, para evitar gongorismos.

También me preocupa levantar en dedito meñique mientras alzo mi taza..

¿qué dice el manual de carreño?

Pd

Que el agente porfa investigue, no importan los gastos...

:)

saludos


Puesto por Naxos a las Julio 26, 2005 09:29 PM

Da gusto ver que aquí se debate de cosas importantes (sin ironía). Sólo me gustaría añadir una observación sobre si una determinada forma de servirse el té es correcta o no: en los hogares de verdadera clase alta nunca afearán a un huesped por hacer lo que no debe en la mesa. Supongo que conoceréis la historia del invitado que se bebió el agua del bol de lavarse las manos después de comer marisco; su anfitrión, lejos de dejarle en mal lugar, se bebió el suyo también. Dicho esto, yo soy de los de la leche primero (para PG o similares), porque, curiosamente, la calculo mejor; pero si alguien la echa después, no pasa nada: lo divertido es discutir sobre ello y después hacer lo que te da la gana.
P.S. Orwell tiene un opúsculo en defensa de la comida británica que más de uno debería leer antes de criticar (en general, no en particular). Un saludo.


Puesto por Xesús Fraga a las Julio 26, 2005 09:50 PM

Donde habeis encontrado tanta información sobre el té? Yo sólo me guío por mis gustos porque despues de naufragar por internet buscando una pagina digna y sencilla don explicara los diferentes tratamientos, rituales y demas caracterisiticas de mi elixir de la vida desespere en el intento. Me podrias recomendar una buena dirección y donde comprar buen té inglés en madrid?


Puesto por Feyryqweeny a las Julio 27, 2005 11:30 AM

Un saludo.
Yo bebo café, poco en verdad, por lo que no puedo decir que soy "cafetero", porque también me encanta una buena taza de te. Si es verde, pues solito; si es negro, pues con leche, eso sí, añadida al final. Nunca me he parado en consideraciones tales sobre el vertido de la leche antes o después. No he hecho de ese acto toda una ceremonia oriental ni me he detenido en consideraciones filosóficas ni químicas.
Ahora bien, Con respecto a ese asunto en particular, la terquedad de los ingleses en favor de un método en detrimento del otro no me sorprende nada, dado lo apegados que son a los usos y costumbres, bases éstas sobre las que están cimentadas sus leyes, al contrario que la mayoría de los paises. Además, siendo para ellos una costumbre ancestral el realizar algún acto de una manera específica, les ahorra tener que ponerse a pensar y demostrar ideas propias, que pudieran ser socialmente inapropiadas. Por otra parte, si se gastaron una enormidad de libras para realizar un estudio científico que determinara qué ángulo era el más apropiado para introducir las galletas en el te para que se ablandaran mejor sin llegar a partirse, no me extrañaría nada que, ahora, lo hicieran con el asuntillo de la leche, para tratar de demostrar científicamente sus afirmaciones.
Alfredo.


Puesto por J. Alfredo Díaz G. a las Julio 27, 2005 02:56 PM

Feyryqueeny, puedes probar aquí:
http://www.thefoodhall.es/


Puesto por Xesús Fraga a las Julio 27, 2005 08:48 PM

Ese asunto de la leche antes o después se me ha convertido ahora en un problema de tipo existencial debido a su caracter de ociocidad, creo que después de esta lectura prefiero tomar agua directo del grifo.


Puesto por julios alvas a las Julio 28, 2005 05:09 AM

De la página "Ciencianet" (http://ciencianet.com/teyleche.html), para avivar un poco la polémica:

Hay tantas maneras de preparar un té que hasta los propios británicos no están de acuerdo sobre cuál es la adecuada. Sin embargo prácticamente todo el mundo está de acuerdo en que, si se quiere tomar té con leche, se debe echar primero la leche y sobre ella el té. De la misma manera, hay acuerdo en que la leche debe ser fría y sin que previamente haya sido hervida.

Los taninos, uno de los principales componentes del té, son los responsable de su sabor amargo y astringente.

Al añadir leche al té, los taninos se unen a las proteínas de la leche y disminuye en gran manera su astringencia.

Si se echa la leche sobre el té caliente, las proteínas de aquella se desnaturalizaran en parte perdiendo entonces la capacidad de enmascarar a los taninos. Al echar el té caliente sobre la leche fría se consigue que la temperatura aumente lentamente, dándole tiempo a la leche a realizar su tarea. De la misma manera, en la leche hervida, las proteínas ya se encuentran desnaturalizadas.

Saludos :)


Puesto por Remo a las Julio 29, 2005 12:53 PM

Como adicto al TÉ, reconozco que el agua de Madrid es una gozada. Intente hacer TÉ en Tarragona, lamente mucho la perdida sufrida. El resultado fue tirar todo al retrete. El agua tiene que ser lo mas baja en sales posible.

Odio el que en un bar me pongan la leche caliente y luego dentro la bolsita de TÉ. En mi opinión son unos analfabetos. Teniendo en cuenta los actuales materiales que soportan perfectamente el calor, pongo mi “Pot” ( no se si lo digo correctamente) calentado en el microondas, le hecho dos cucharaditas de TÉ y al final cuando pasa el tiempo suficiente, si en ese momento me apetece un poco de leche semidesnatada. Con eso me aseguro que no tenga nata. No lo cuelo, tengo bigote y eso me sirve de filtro, je,je,je .


Puesto por Rafa a las Agosto 3, 2005 11:31 AM

¡Uy, por fin, cómo busqué este post! Esperaba que me ayudara a resolver una pequeña disputa intrafamiliar. Pero no.

Me pongo a pensar (y lo aclara una lacteoadicta que le pone leche al té y al café) que ponerle "jugo de vaca" a una bebida india es una asquerosidad añadida por la ignorancia del imperio y que realmente da igual si la atrocidad se comete antes o después.

Respecto a levantar el dedo meñique, Naxos, (no me preguntaste a mi pero) DO NOT. Según manuales un poco más modernos que el de Carreño (de este siglo o el pasado, por lo menos) como el "Si Fa, Non Si Fa", levantar el dedo meñique mientras alzas la taza, la copa, etc. Unicamente pondrá en evidencia tu escaso refinamiento.


Puesto por daniela a las Agosto 24, 2005 05:21 PM

estas rica


Puesto por yense a las Septiembre 19, 2006 10:02 PM