lastsupper.jpg

flower power

LPC en the fetish garden | Abril 04, 2005

flowerwithcharms.jpgDicen que las flores son los órganos sexuales de las plantas; cuanto más grandes, aromáticos y coloridos, mejor. Paradójicamente, los seres humanos (que no somos abejas ni colibrís) valoramos más la exhuberancia sexual de las plantas que la de las damas. Un caballero bien dotado despierta la admiración de sus pares y el interés de sus vecinas, triunfando al mismo tiempo en el gimnasio y en el baile local. Aquellas féminas que florecen de manera excepcional y que no podan sus atributos a edades tempranas son castigadas con el horror de sus madres, el rechazo de sus parejas y, en casos extremos, la fama internacional como freaks del hardcore.

Parece, sin embargo, que este rechazo generalizado, más relevante en el mundo occidental que en otras culturas más civilizadas, tiene un punto intenso de homofobia. Aparentemente, muchos hombres se sienten incómodamente identificados con el comportamiento de cualquier botón del amor que crece hasta convertirse en una pera de agua y les apunta bajo la falda con tanta expresividad. Es como tener otro tio en la cama -se quejan algunos, como diciendo que entre tenerlo grande y ser travelo dista un quítame allá esas bolas y tecnicismo de nada.

Diríjanse hacia la luz que es roja y parpadea. Otros, sin embargo, agradecen que el botoncito -esa delicada cereza que nunca saben dónde encontrar- se manifieste con la claridad de una boca de metro y se materialice con sus caricias, en lugar de hacerse el estrecho bajo kilómetros de piel. Para algunos, cuanto más grande, mejor. Así hasta llegar a Jerome, un dramaturgo de Seattle que piensa que sería genial que una chila lo tuviera tan grande que te lo pudiera meter por el culo.

Independientemente de lo sospechoso que nos resulta Jerome, cuyo entusiasmo y razonamiento resultan, cuando menos equívocos, parece que las damas generosamente dotadas reciben, por el mismo precio, otros dones a considerar: un apetito sexual muy superior a la media y la capacidad -más bien masculina- de alcanzar el orgasmo en menos de lo que yo tardo en escribir zarzaparrilla. Eso, y la multiplicidad. Porque aunque rápidas y voraces, siguen siendo multiorgásmicas.

Eso no significa que las flores pequeñas, más delicadas y tímidas, deban dejarse de lado en beneficio de las demás. ¡Muy al contrario! Hay que combinarlas en grandes y frondosos ramos como muestran los expertos floristas porque lucen mucho más y mejor cuando están así todas juntas. Pero si, después de leer estos estimulantes testimonios, la vida no parece lo mismo sin una flor exótica que llevarse a la boca, la tecnología pone a nuestro alcance diversos métodos de riego (sanguíneo) para hacer crecer a la béstia, momentáneamente o para siempre jamás: bombeadores y esteroides.

Gracias Dario por los enlaces.




BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Como tio reconozco en esto mi apego al viejo canon griego: todo es cuestión de proporciones. Unos labios gruesos y prominentes enmarcados por un muslamen del grosor del bambú falto de riego dan un yoquesé-queseyó de mujer a medio castrar francamente desagradable.
Los mismos labios arropados por dos muslos de proporciones en armonia con su protuberancia generan el deseo de penetrar hasta el fondo la exhuberancia.
La belleza es una cuestión de proporciones. Aunque con excepciones.


Puesto por frunze a las Abril 4, 2005 05:29 PM

Visto así... no está tan mal eso de los 'chochazos' ;-)


Puesto por Chupacabrax a las Abril 4, 2005 05:32 PM


Ja ja ja! Cómo te pones los lunes, Martita...

Doggy


Puesto por a las Abril 4, 2005 06:26 PM

Pues yo no acabo de verle la gracia al asunto...

En esto me declaro conservador.


Puesto por propia voluntad a las Abril 4, 2005 07:42 PM

jaté, que cosas que pasan... De la Yola Berrocal dicen que tiene una cosa enorme entre las patas. De cualquier forma, más que homofobia, tiene que ver con la transfobia. No quiero ponerme purista pero, sinceramente, las soluciones a los problemas de los homosexuales no pasan (muchos de ellos) por el mismo camino que las soluciones a los problemas de transexuales.

Ainsss, si es que no me soporto cuando me pongo profunda, jurjur


Puesto por Maggie Wang Kenobi a las Abril 5, 2005 12:18 PM

Muy interesante. Jamás he visto algo parecido a lo que hablas, pero muy interesante...


Puesto por rafa a las Abril 5, 2005 01:48 PM

Permitaseme la vulgaridad, pero es que en castellano viejo eso se llamaba tener un un gran papo. R.A.E.: parte abultada del animal entre cabeza y cuello. Buche.Cada uno de los trozos de tela ahuecada o en figura de bollo, que sobresalen por entre las cuchilladas de los trajes antiguos.


Puesto por frunze a las Abril 5, 2005 02:08 PM

JAjajajaj, me he reido un montón con el tono tan metafórico del artículo, ácido y gamberro guay!!

Saludos!


Puesto por Steam Man a las Abril 6, 2005 11:43 AM

Muy interesante post.
Y me ha hecho gracia leerlo, porque mi pareja siempre me dice últimamente que mi "botón del amor" tiene un tamaño importante (si él lo dice, creeremos que es un tamaño especial, a mí tampoco me parece que sea nada raro, jejej).. y le encanta!!
La verdad es que es curioso, sí, tanto bombo con eso de que el tamaño importa, tanta importancia a que ellos tengan su cosa lo más grande posible.. y si nosotras también tenemos un atributo importante (llamémoslo así) ya se nos tiene que ver mal o se ve como algo desagradable? Ay ay ay ay..


Saludos Marta :)


Puesto por Susurro a las Abril 9, 2005 02:31 AM

Un magnífico artículo. Está claro que la obsesión por lo mensurable es algo típicamnte masculino. García Calvo hablaba de la sumisión al "reino de la cantidad" como un defecto de los varones:

"El terror masculino es el terror a la cuantía innumerable.El sexo dominante sabe que es el dominante preciamente gracias a su limitación. El ser se funda en el número. En eso que llaman las señoras hacer el amor se sabe muy bien que hay una desigualdad tremebunda entre los sexos en principio; los hombres son limitados, numéricos; el más atlético de todos los que se pongan a a hacer el amor, queda, por así decir, encerrado dentro de números que se cuentan con los dedos de la mano, y generalmente sobran casi todos. Frente a esto, en el otro lado no es que haya mucho sólo: es que no hay ningún motivo de limitación, más que, en todo caso, el puro agotamiento, que no se podría llamar cansancio, porque el cansancio parece correlativo del trabajo, y se supone que en este caso no se trataría de trabajo."

De: Los dos sexos y el sexo: las razones de la irracionalidad

Las afirmaciones de García Calvo se podrían matizar bastante -por ejemplo, no reconoce la existencia de un período refractario en muchas mujeres- pero, en esencia, creo que son muy acertadas.

El miedo al gran clítoris se podría explicar por razones de competencia y por el terror a la ambiguedad. De ahí que consideremos que otros atributos sexuales -el culo o las tetas- sean mejores cuanto más voluminosos, pero en el caso del botoncito prefiramos que no sea muy prominente, no sea que vayan a suscitar en nosotros dudas sobre nuestra hombría. En realidad, el desinterés masculino por el clítoris -en la cultura occidental, que no en otras- tiene una larga historia que llega hasta nuestros días, como se puede comprobar en este artículo:

Clitoris more than just a little hill
http://yarchive.net/med/clitoris.html

Y ya que estamos con la obsesión masculina por pesos, medidas y tamaños, aquí va una web que se podría llamar el Libro Guiness de los sexos, con el clítoris más grande jamás encontrado:

Longest human clitoris
http://www.world-sex-records.com/sex-015.htm


Puesto por johnnylingam a las Abril 9, 2005 01:03 PM

Hey man...sorry I missed the party.


Puesto por laurette a las Abril 26, 2006 12:00 PM

que estan bien creisis


Puesto por a las Septiembre 7, 2006 06:33 PM