lastsupper.jpg

cupido en la red (I)

LPC en Reflexiones | Abril 01, 2005

misteriousdate.jpgHace unos dias, en una charla en la Universidad Autónoma de Madrid acerca del sexo en la Red y las relaciones online comentaba con los asistentes un punto oscuro de las redes de contacto virtual, desde los más genéricos IRC, Friendster y similares hasta los específicos encuentra-el-amor-de-tu-vida como quedaconmigo.com. Que no sabes con quién estas hablando. Y eso, quieras que no, afecta al resultado.

Las relaciones sociales están basadas en la desconfianza y por eso valoramos mucho -aunque inconscientemente- las circunstancias, el modo y los gestos que acompañan a la persona que acabamos de conocer. El contexto, para empezar, define casi el 80% de nuestra respuesta inmediata. Por ejemplo: si una persona se acerca a nosotros en un club y nos invita a una copa, asumimos inmediatamente que esa persona quiere ligar. Si es un hombre pensamos que es un oportunista, si es una chica asumimos que es fácil. Él tiene más posibilidades de ser rechazado de antemano y ella, de acabar echando un polvo mediocre con alguien que le ha perdido el respeto desde el primer momento. La misma situación en una biblioteca, en un parque o en una piscina se ve suavizada por el entorno y la reacción inicial es menos agresiva que la anterior.

Si esa misma persona nos es presentada por unos amigos en una fiesta, coincide con nosotros en una cena o hace su aparición en nuestro entorno profesional, esa circunstancia no intencionada lo cambia todo de manera radical. Es mucho más fácil que despierte nuestro interés porque viene avalada por un tercero (un amigo, un colega, un familiar) al que sí conocemos y esa circunstancia añade a su presencia un elemento de familiaridad. La familiaridad inspira confianza y la confianza facilita el camino a cualquier tipo de relación.

Las circunstancias no son lo único importante. Otros elementos que construyen nuestra opinión sobre los demás son la educación, los gestos, el aspecto físico, la espontaneidad y la existencia de intereses comunes. Es verdad que normalmente tratamos de mostrar la parte más atractiva de nuestra personalidad cuando conocemos a alguien pero esconder las verdaderas intenciones es más difícil de lo que parece. Una persona impaciente, nerviosa, falsa o afectada emite señales que pronto aprendemos a identificar y rechazar. Toda esa información que tan valiosa nos resulta en el mundo real desaparece en las redes de contacto online. Y, por algún motivo, nadie parece tenerlo en cuenta.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







"La misma situación en una biblioteca" ¿que alguien te invite a una copa en la biblioteca? ¿pero ahí no se va a estudiar? Hmmm, bueno, la verdad es que de todos es sabido la excitación sexual que en todos produce el estudio prolongado, juasjuas... y pegar un kiki para desetresar nunca viene mal ¿quien me invita?


Puesto por Maggie Wang Kenobi a las Abril 4, 2005 10:26 AM

No sé, a mí lo que más miedo me da es la total falta de recelo de algunas personas en la red. Alguien que voluntariamente revela y expone tanto, ¿¿qué demonios trata de ocultar??


Puesto por Ming deMongo a las Abril 4, 2005 10:41 AM

Marta, "La Petite Claudine" aparece en el número de este mes del Muy Interesante en un artículo titulado: "Bienvenidos a la Blogosfera".

Pues eso. Un saludo ;)


Puesto por Rors a las Abril 4, 2005 01:01 PM

Está la cosa muuu malita... yo sigo remitiendo a la copulación de la paloma como ejemplo a estudiar...


Saludos


Puesto por Steam Man a las Abril 4, 2005 01:59 PM

Maggie Wang Kenobi, que no te sorprenda, por aquí tenemos alguna biblioteca a la que se le llama la "ligoteca". Hay bastante barullo, ellas se dedican a pasearse tipo modelis y ellos a mirar y babear. Estudiar, imposible. XD


Puesto por ifrit a las Abril 4, 2005 02:26 PM

Como decía un viejo chiste que rondaba esos interneses de Dios: "en la red nadie sabe que eres un perro". Luego algunos pobres desgraciados acaban en el programa de la Quintana llorando el haber ligado con un/a cuarentón/a más feo que picio, a quien hasta conocerlo pensaban que era el hombre/la mujer de su vida. Un desastre, un desastre; lo peor es que cuando le pasa a algún conocido (que en todos sitios cuecen habas) parece que hasta te siente mal decir "te lo dije".


Puesto por AOH/Rasczak a las Abril 4, 2005 11:21 PM

No me ha quedado clara una cosa: ¿a que llamas tu perder el respeto a la chica? Lo de chica fácil paso a la historia, nadie tiene en mente ese cliché cuando se le acerca una tia.


Puesto por spicoli a las Abril 5, 2005 10:33 AM

Es cierto que escribiendo es más fácil mentir que en una conversación y que realmente nunca estás seguro de que la persona sea quien dice ser pero aún así pienso que internet puede ser un buen medio para conocer gente. No siempre sale mal: desde pasar un fin de semana envidiable y nada más, hasta parejitas estables fruto del chat. Es arriesgado sí, pero ¿no puede ser el riesgo algo valorable en ciertas ocasiones y siempre que sea algo asumido? Por no hablar de los amantes del amor y del cibersexo a los que les encanta la fantasía y el juego que puede dar la red, sin buscar nada más. Pues eso... I love chat :)


Puesto por Tiki Tiki a las Abril 5, 2005 06:38 PM