lastsupper.jpg

La música bien, gracias ¿y usted?

LPC en Reflexiones | Enero 24, 2005

Cuando era pequeña, yo leía Ragazza. Ya está, ya lo he dicho. Me da vergüenza admitirlo, pero hay momentos en la vida de una blogger en que una tiene que hacer lo que tiene que hacer. Por favor, sigan conmigo. Hay desenlace sorpresa si llegan hasta el final.

Por ponernos un poco en situación y para aquellos que no sepan de lo que estoy hablando, Ragazza es una especie de Cosmo para niñas, más genérico que el Bravo, más pijo que el vale, que explora todas aquellas materias en las que una señorita joven se debe instruir. Esto es: edad y signo de los cantantes de moda, estado civil de las estrellas de Hollywood, tono y textura de maquillaje correspondiente a cada tipo de piel e historia, técnica y sociología de la manicura francesa. Uno de los momentos cumbre de cada número es, sin lugar a dudas, el test.

No se rian que es cosa seria. Como todo el mundo sabe, el test ha sido elaborado por un equipo de psicólogos, sociólogos, antropólogos y psiquiatras especializados en tests y sus resultados son técnicamente infalibles. Si ustedes han visto alguna serie adolescente americana, sabrán además que hay dos tipos de tests: el que se hace con las amigas mientras os arrancáis tiras de cera ardiendo las unas a las otras de la parte de atrás de los muslos y el que se realiza a solas en la intimidad. Los primeros, ¿Eres una buena amiga?, ¿Es ese el chico que más te conviene? y ¿Estás preparada para tener una relación? son un tema tan fascinante que vamos a guardarlo para otra ocasión. Hoy quiero hablar de los otros, de los íntimos. Concretamente del clásico: ¿Qué clase de persona eres?

Hay un motivo por el cual este test se hace a escondidas: hagas lo que hagas, pongas lo que pongas, siempre te sale la clase de persona que no quieres ser. Como a mi con el defensor base. Esta verdad irrefutable es un motivo constante de frustración para la sufrida adolescente, que acaba haciendo trampas como en Elige tu propia aventura, mirando los resultados y haciéndolo para atrás, para salir de C) eres inteligente, divertida y generosa. Tus amigos tienen motivos para confiar en ti aunque a veces te sientes un bicho raro y acabar en A) eres la chica más popular del colegio. Todos quieren ser amigos tuyos. Pero cuidado, ¡a veces se está muy solo en la cima! Y claro, todo este proceso resulta demasiado patético como para soportar la presencia de público. Pero éste tampoco es el tema, asi que dejen de preguntar.

¿Qué clase de persona eres? era como el DSM-IV pero sagazmente resumido en veinte preguntas y tres conclusiones. Su estrategia consistía en coger a la lectora desprevenida, para así asegurar que las respuestas eran honestas, genuinas y no habían sido meditadas de antemano. Así, junto con la sorprendente Cual es tu color favorito y la siempre inesperada Qué clase de películas te gustan: románticas, policíacas o de acción, había siempre alguna que te daba mucho que pensar. La mía era la siguiente:

Tu grupo favorito acaba de sacar un disco y toca en tu ciudad la próxima semana, pero tus padres te han recortado la paga y sólo tienes 2.000 pesetas hasta final de mes. ¿Qué haces?

a) Voy al concierto. ¡No me lo perdería ni loca!

b) ¡Me compro el disco! Cuesta lo mismo y puedo escucharlo todas las veces que quiera.

c) Me da tanta rabia tener que decidir que me gasto todo en helado, me paso el día del concierto llorando en el hombro de mi mejor amiga y engordo 300 gramos.


Como ven, la opción Ally McBeal está siempre disponible. Pero las otras dos son jodidillas. Porque veamos: mi grupo favorito no viene a tocar a mi pueblo todas las semanas y el disco me lo puedo comprar cuando mis padres me perdonen la trompa del pasado sábado y me vuelvan a subir la paga a 5.000. Pero ¿para qué coño quiero ir al concierto si no me sé las canciones? No hay una solución perfecta. Al menos, no la había hace quince años cuando yo leía el Ragazza y tenía que elegir. Pero hoy, a poco que el intrépido equipo de profesionales expertos del que hablábamos antes tenga hijos, conexión a la Red o un mínimo contacto con la realidad, habrá adaptado las tres opciones poco más o menos a:

a) Qué pregunta más tonta. Me bajé las canciones antes de que saliera el disco y me compré la entrada en la web con un 20% de descuento.

b) ¿Mi grupo favorito? ¿Pueden ser más específicos? Porque hay más de 900 grupos distintos en mi disco duro de 40 gigas y me gustan todos...

c) Estoy tan confusa por la estupidez de esta pregunta que creo que me voy a gastar todo en helado y a pasar el resto de la tarde llorando en el hombro de mi mejor amiga.

Tierra llamando Estopa y a Def con Dos. Los músicos lloran en la radio porque el señor MP3 les roba los dineros. La SGAE se queja en los tribunales de que sus ingresos han bajado por culpa del Peer to Peer. Pero lo cierto es que las salas, las promotoras y los músicos programan más giras que nunca, y la SGAE ha batido su récord de recaudación del año pasado. En los tiempos que vivimos los únicos que salen perdiendo son las discográficas, las gestoras y Ragazza. El resto sólo ganamos. Incluido el músico.

nota. Nacho -periodista, blogger y compañero de grupo: Utópicos realistas.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Queridos lectores, debo cerrar los comentarios mientras realizo tareas de limpieza. Ustedes sabrán disculpar las molestias....

Aquellos que todavía piensan que la enfermedad del medio se la inventó Internet deberían leer este reportaje del New...

Buscaba un extracto traducido de El Príncipe Negro de Iris Murdoch y me he encontrado con que Alejandro Gándara...

No he llegado al Gamelab, pero me da igual porque estoy viendo la mesa de Cinacia del Foro Internet...

1. ¿Por qué las palabras censura, diletante y arribista ya no significan control que ejerce un grupo de poder...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Eso es casi como salir del armario. Confieso que yo también me he descojonado con 13 años leyendo los tests de la misma revista que mi hermana y sus amigas insensatamente hacían y dejaban marcados para que un desaprensivo como yo compartiera sus intimas contestaciones con la pandilla de bárbaros que llamaba amigos, jurjurjur.
Ellas eran mas maduras pero nosotros nos divertíamos mas con nuestras fechorías.


Puesto por wu a las Enero 24, 2005 03:48 PM

Que las discográficas pierden?... eso es muy relativo, yo creo que hay que adaptarse a los nuevos tiempos, ya hay muchas que han diversificado y han creado una linea de producción de cedés y deuvedés grabrables o han metido más caña en el tema de festivales o conciertos...
Las cosas cambian y el que es listo, no pierde, sabe adaptarse... y si los llorones se quieren quedar ahí quejandose, alla ellos, pero si hay formas de ganar dinero con la música sin tener que vender el escaparate (el disco).

Un ejemplo y termino: Un amigo mio tiene una tienda de fotografía, lo que más dinero le daba era el revelado de fotografias. Cuando empezó el boom de las camaras digitales, le pregunté -Joder, ahora estarás notando las perdidas con esto de las digitales, no?- y me dijo que no, siemplemente, se centro más en vender tarjetas flash e impresión de fotos digitales... empezó a ganar más pasta.

No creo que la gente tarde mucho en acostumbrarse a eso, es simplemente cambiar el modelo...

Y si, yo también leía el ragazza, el superpop y el vale de mi prima...


Puesto por harryLine a las Enero 24, 2005 05:06 PM

coño, Harryline que confesiones mas interesantes! y tengo que venir hasta esta web para escucharlas.


Puesto por la pequeña Ani a las Enero 25, 2005 03:24 PM

Jeje... creo que hasta llegué a tener un poster de Rob Lowe en la pared de mi habitación... o era una maqueta a tamaño real de Kirk Cameron?... estoy confuso...


Puesto por harryLine a las Febrero 10, 2005 02:00 PM