lastsupper.jpg

Crueldad intolerable

LPC en videojuegos | Agosto 31, 2004

zeldas.jpgMe cambio de bando: los videojuegos si incitan a la violencia, y mucho. Despues de tres semanas de sufrimiento intenso, masoquismo incontrolado y lo que podria ser un episodio de epilepsia leve tengo unos niveles de adrenalina que estoy por irme a practicar tiro a algun colegio de monjas. Mientras los niños de la vecina disfrutan ruidosamente de sus ultimos dias de vacaciones yo paso gran parte de la tarde tratando de decidir si quiero que se estampen contra la pared del bar o que cojan una venerea en cuanto la metan en caliente. Odio al señor que reparte las cervezas porque hace ruido con el camion y grito a mi novio cuando tropieza con el cable que va desde la consola a mis manos -mi nuevo cordon umbilical- o cruza el espacio sagrado que hay entre la tele y yo cada vez que quiere ir al baño. En estos dias he hecho y he dicho cosas que mis amigos no creerian. Despues de estas tres semanas de entretenimiento multimedia soy mucho peor persona. De largo.

No se vayan a pensar que estoy hablando de Quake, de Doom o del Unreal tournament, todos ellos ejercicios de satisfaccion inmediata que proporcionan paz espiritual y armonia con el universo y que deberian recomendarse en los colegios, institutos y centros de atencion psiquiatrica.

La verdadera cara del mal. La cultura japonesa nos enseña que no hay nada mas letal que una adorable jovencita vestida de colegial mirandote con ojos de bambi y haciendo mohines. Por mucho que en europa la sigan vistiendo de latex, la nueva mujer fatal parece un lindo gatito que, en cuanto bajas la guardia, te ha sacado los ojos y esta metiendo tus tripas en su caja de los lapices. Y la Leyenda de Zelda, con todos sus pixelcitos de colores brillantes y esos pequeños mohines que te hacen llorar de puro cuteness es la consecuencia justa y necesaria de esa verdad absoluta.

Mi amigo Nuño me dijo una vez que no podia ganar al warcraft porque es incapaz de matar elfos. A mi me parecio muy dulce y no pense mucho mas en ello hasta que me vi en la tesitura de intentar sobrevivir en Zelda. No solo te ves obligado a machacar todo lo que crece por aire, mar y tierra en plan caballo de Atila para conseguir unas rupias de mierda que luego te gastas en la tienda de un timador. Encima tienes que elegir entre dejar morir a tu hermanita, decepcionar a tu abuela y ser un perdedor para el resto de tu vida o convertirte en la version pixelada y colorista del puto Darth Vader .

Uno espera que, por pura higiene mental, todo lo que se te pone a tiro sean bichos repugnantes a los que destruir con desparpajo y chuleria para impresionar a los chicos y hacer gritar a las chicas. Pulpos gigantes con ojos inyectados en sangre, escorpiones asquerosos que vomitan fuego y, en general, gente de mal vivir con trastornos violentos y tendencias criminales que te quitan un par de vidas pero te dan la satisfaccion de estar salvando el planeta mientras te sacas un dinero y te ligas a una pajara. Lo que no procede, señor Miyamoto, es sembrar el terror y derramar la sangre de criaturas inocentes que claramente necesitan un poco de atencion y un platito de leche. Hace una semana me quede atascada en una planta por culpa de las bolitas negras con ojo que le guardan los zapatos a Chihiro. No te quitan vida ni te roban las perras; la verdad es que solo te saltan encima y te hacen ir mas despacio pero es motivo suficiente para reventarles la cabeza con un boomerang. Y ¿como se siente uno despues de cazar por la espalda a una familia de susuwataris que ni siquiera se defienden? Pues mal, muy mal. Mi gato hace exactamente lo mismo y yo le doy latitas de premio.

Lo malo de los videojuegos no es matar, ni que te maten; es la tortura psicologica. Porque esta mierda es como el jaco; las primeras dos veces es gratis y te deja como dios; saltando de planta en planta, acumulando diamantes y recogiendo collares de la felicidad con pericia y malabares. Solo cuando la cosa se empieza a poner turbia y tienes que degollar inocentes para saltar sobre una liana te das cuenta de donde te has metido. No quieres hacerlo. ¡Tu no eres asi! Pero estas ya tan metido que solo hay una manera de quitarte y es acabar, contigo mismo o con el juego. En cuanto te has decidido por la segunda opcion ya no te importa en lo que te has convertido. Tus horarios de comida se vuelven mas y mas confusos, tu relacion de pareja entra en punto muerto y abandonas a tus amigos por un webmaster de diecisiete años (de ahora en adelante, tu dealer) que te manda de cuando en cuando sus propios walk-throughs.

Al final, como Scarface, lo peor no es la coca sino la soledad. Porque ni siquiera ese nuevo romance (posiblement estupro) con el especialista en mapas, el maniatico de los trucos o el guia de pantanos dura mas de dos semanas. Cuando te metes en una de esas de puro jaque mate en la que todas las opciones te llevan a una muerte rapida pero emocionalmente dolorosa y bajas corriendo a los foros -el telefono de la esperanza de nuestro tiempo- a ver como salir del marron te encuentras con que, de manera muy conveniente, o no conoce la sala, o ha olvidado esa sala o se ha ido de compras con su madre y el resto ha decidido de mutuo acuerdo hacer como si esa sala no existiera. La vanidad de experto diria yo; ninguno quiere admitir que paso de encontrar un tesoro por no saber resolver el problema.



BUSCA en LPC

  

ULTIMOS POSTS
Todo cuanto se explica, en la belleza, ni explica la belleza, ni es lo bello; la parte que consiente...

Yo descubrí a Ellizabeth Smart de rebote. Rondábamos los dieciocho y un novio al que le gustaba juzgar el libro...

Esto tiene que ser lo que ocurre cuando la gente de fuera del sistema solar intenta hacerse pasar por...

Esta ha sido la Olivetti Lettera 32 de Cormac McCarthy durante 50 años. Y esto es lo que dice...

Tomas alternativas de Branquias bajo el agua, inéditos de Décima Víctima, letras des-hechadas, directos y maquetas de Esclarecidos, Kaka de...


ENVÍA ESTA ENTRADA

A la dirección de correo:


Tu dirección de correo:


¿Quieres incluir un mensaje?




LPC en tu buzón

Archivos







Sabio. Muy sabio.


Puesto por Tones a las Septiembre 1, 2004 10:35 AM

Del lado yonqui del videojuego he querido hablar esa semana en mi bitácora, con bastante menos estilo que la Petite, claro:

http://hronia.blogalia.com/comentarios/21053


Puesto por Epaminondas Pantulis a las Septiembre 1, 2004 02:42 PM

No sabes lo peor. En la caja del videojuego no hay un zelda, hay dos. Regalaban dos por el precio de uno. ;-)


Puesto por Nacho a las Septiembre 1, 2004 06:58 PM

Ja, ja!

Yo, por suerte, me acabé el juego, a pesar de las bolitas negras con ojo.
Luego se lo dejé a la novia de mi hermano y nunca más lo he vuelto a ver: al juego.


Puesto por Jordi a las Septiembre 1, 2004 07:28 PM

No Petite, mate, mate, y vuelva a matar. Revivirán, créame. Ellos son así, irritantes y eternos. Monos, pero irritantes y eternos, y por eso debe matarlos. No se deje embaucar por su aparente indefensión. De hecho ellos seguirán viviendo, irritando a otros jugadores, cuando nosotros ya no estemos aquí para clavarles una espada o un headshot en condiciones. Mátelos, ahora que puede.

Y por favor, la próxima vez que tenga esas ideas, no olvide que hasta las fichas del Tetris, ahí tan monas y coloridas donde las ve, son un peligro a eliminar de cuatro en cuatro filas:

http://www.penny-arcade.com/view.php3?date=2003-01-24&res=l


Puesto por David a las Septiembre 1, 2004 08:10 PM

como en todos los juegos de rol, los limites de la realidad se difuminan y el juego pasa a ser parte de la vida real; quizas sea esa la clave de su gran triunfo en el ambito de los videojuegos y la formacion de grupos especializados dentro de la sociedad. asi como en la vida real tambien existen problemas sin aparente solucion, la actitud frente a ellos corre por cuenta propia.

me quedo con el arquetipo de la femme fatale de hoy dia, la verdad es que lo habia pensado hace algun tiempo y me alegra ver que no soy el unico que piensa asi.


Puesto por pureherz a las Septiembre 1, 2004 08:41 PM

joder qué pedante pureherz

di qué sí Petí, ahí waka waka todo el día con esas manitas que ya son muñones! pixels como puños!


Puesto por Kroy a las Septiembre 1, 2004 09:43 PM

Miralo por el lado bueno Marta: Después de matarlas, el que se toma un platito de leche y pide un poco de atención es el que juega.


Puesto por jopeta a las Septiembre 1, 2004 10:58 PM

Totalmente de acuerdo, a mi cuando aparece el puto perro en la zona sur de la primera pantalla y se abalanza contra ti, me entran unas ganas terribles de matarlo. Y lo peor de todo es que NO SE PUEDE!!!. Ay que joderse.


Puesto por IVAN a las Septiembre 2, 2004 10:21 AM

Buff... estoy consternado tras la lectura de tu artículo.

Verás, yo fui adicto a Zelda allá por el 95/96... cuando pude devorar la versión para Super Nintendo que cayó en mis manos.

Creeme que comprendo y suscribo todas y cada una de las palabras anotadas ahí arriba... Pero todavía tengo un dato que añadir:

Por aquel entonces yo vivía en el nido familiar... ¿a que no adivinas quién terminó enganchado al jueguecito?

- Jo, papá. Venga, que me toca a mi.
- Tú a estudiar que tienes exámenes.

En fin... un saludo :)


Puesto por DrGonzo a las Septiembre 2, 2004 02:31 PM

Yo, por suerte, me acabé el juego, a pesar de las bolitas negras con ojo.
Luego se lo dejé a la novia de mi hermano y nunca más lo he vuelto a ver: al juego.


Puesto por Burgess a las Enero 29, 2005 10:18 AM

anger online casinos I read you Pro.


Puesto por Damien Jaylan a las Marzo 2, 2006 10:22 PM